Santería y brujería, utilizadas por los criminales de Colombia para protegerse

Paramilitares, narcotraficantes, sicarios y cualquier tipo de delincuente busca la manera de “proteger” su actividad delictiva en Colombia. Muchos de ellos ven en la santería o la brujería ese seguro que, creen, los va a librar de la justicia, por lo menos de la terrenal; sin embargo, no hay altar o rezo que valga ante un complejo trabajo de inteligencia, según explica Gabriel Salazar en El Heraldo.

Ejemplo de ello fue el operativo realizado el pasado 2 de febrero por la Unidad de Intervención de la Policía Metropolitana de Barranquilla, que dejó como resultado las capturas de los integrantes de una misma familia que serían expendedores de estupefacientes en el suroriente de Barranquilla, y quienes se escudaban en rituales de santería para, según ellos, mantener “a raya” a las autoridades.

En una de las casas en la que vivían los presuntos delincuentes había altares para venerar a deidades como la India Tibisay, José Gregorio Hernández y a ángeles y arcángeles como San Gabriel. Tenían velas de varios colores, una biblia abierta y otros elementos relacionados con los rezos paganos.

Las explicaciones de un santero

El Heraldo consultó a Orlando Aníes, un babalao o sacerdote Ifa, quien explicó el significado de esos personajes y las aseguranzas que, según él, les brindan a quienes les piden favores. “A la india Tibisay también se le conoce como Rosa, ella es una india encargada de protección en los diferentes ámbitos de la vida como brujería. María Lionza también la utilizan realizar varios tipos de trabajos como protección y también en materia de amor, salud, dinero y relaciones familiares”, explicó.

Respecto a las velas y velones que los investigadores encontraron en la casa donde supuestamente expendían droga, Aníes precisó que el uso de cada una de ellas también tiene un propósito. “Las velas son símbolo de ofrenda a cualquier santo y cada color tiene su especificación. Por ejemplo, la roja es para el amor, pero también para otros trabajos. Eso varía, depende de las creencias de las personas que realicen el trabajo”, añadió.

Agentes de la ley: “una impresión muy grande”

Para los investigadores judiciales fue una gran sorpresa encontrar estos elementos de espiritismo y santería en el interior de esa vivienda.

“Nosotros ingresamos al inmueble y todos estaban dormidos, pero ya nosotros sabíamos que íbamos a encontrar el altar con los santos porque la labor previa de inteligencia que realizamos nos lo arrojó. Fue una impresión muy grande porque uno no está acostumbrado a este tipo de casos que tengan santería. Ya nosotros le habíamos hecho varios allanamientos, pero nunca le habíamos encontrado nada ilícito y no sabemos si estos rituales les hayan servido en su momento, pero se logró el objetivo”, dijo uno de los hombres que participó en el desmantelamiento de ‘La Familia’, como es denominada la banda.

Explicación sociológica: protección ante el peligro

Para Jair Vega, sociólogo de la Universidad del Norte, todo ser humano tiene la necesidad de creer en una deidad y estas personas que se encuentran cometiendo hechos ilícitos siempre buscarán ritos por el riesgo que corren sus vidas.

“Ha ocurrido que mezclan elementos de la Iglesia Católica con santos que llegan desde África y que puede llegar a ser santería, creencias de figuras protectoras. Las personas que están en este contexto de ilegalidad y que tienen la muerte como más cercana porque saben que en un atraco o en el narcotráfico tienen enemigos, recurren a estas prácticas”, afirmó.

Para el sociólogo, estas creencias han ingresado en Colombia desde diferentes sectores. El temor a la enfermedad, al fracaso o a la muerte ha hecho que la sociedad busque este tipo de ayudas que también pueden ser en una religión de cualquier tipo de las que han ingresado culturalmente por Venezuela, Brasil y otros países a Colombia. Hay prácticas que no son propias de la Iglesia Católica o de la religión, sino que son magia negra o magia blanca que la gente ya mira de manera negativa”, explicó Vega.

¿Es efectiva la santería?

Que reconocidos delincuentes del país cayeran a pesar de sus creencias y de la entrega que ponían a los ritos santeros o a la brujería, es muestra de que estos rituales no funcionan, según explica el redactor de la noticia.

Alias Máscara fue un líder del ‘Clan del Golfo’ que consultaba a una bruja en compañía de sus hombres más cercanos, conocidos como ‘Felipe’ y ‘Rubén’. La mujer les aseguró que por medio del rito de la “reencarnación” a ellos no les iba a pasar nada, por lo que decidieron irse a la zona de Nariño y tomar posesión de varias rutas del narcotráfico.

En medio del “trabajo” que estos hombres querían hacer se desató un enfrentamiento con la fuerza pública en el que ‘Máscara’ resultó herido y se fue a donde la mujer que lo había “asegurado”. Las autoridades tenían a la bruja vigilada y fue ahí cuando llegaron varios uniformados que lo detuvieron, mientras que la mujer logró escapar.

Como el caso de ‘Máscara’ y el de ‘La Familia’ son más los que existen en Colombia, país laico en el que las prácticas religiosas son libres y en ocasiones se mezclan con la cultura ‘traqueta’, que eleva a figuras de santería al nivel de ángeles protectores. Sin embargo, cada vez son más las acciones de la fuerza pública y los organismos de inteligencia los que no sólo dejan al descubierto las creencias de los delincuentes, sino que –además– los hacen pagar por sus delitos ante la justicia terrenal.

Brujería como un arma

En 2016 llamó la atención y causó polémica que una magistrada del Tribunal de Justicia y Paz ordenara en una sentencia que se documentara la práctica de la brujería como un “arma de guerra” por parte de los paramilitares durante la guerra que se libró por el control del terreno de los Llanos Orientales y que se disputó entre los años 2002 y 2004.

Según los archivos de ese proceso, miembros del Bloque Centauros de las AUC combatieron con integrantes de los ‘Buittragueños’, de quienes se decía que tenían una aseguranza denominada ‘El niño en cruz’.

Finalmente, una mujer a quien identificaron los delincuentes como la bruja responsable del “tratamiento” fue desmembrada delante de varias personas de una población de esa región y expuesta como bruja colaboradora de los ‘Buitragueños’.

Magia negra en las cárceles

El pasado 7 de diciembre de 2020 las autoridades en Bogotá y otros puntos del país informaron de los operativos que realizaron en el interior de varios centros de reclusión desde donde venían realizando actos delictivos como el cobro de extorsiones.

En medio de las diligencias de allanamientos, los uniformados se llevaron una sorpresa, pues encontraron unos altares en los que practicaban la magia, al parecer, para que su actividad ilícita no fuera descubierta en medio de los controles rigurosos que se practican en estos lugares.

En su momento, el comunicado que detalló los por menores de la operación ‘Demoledor’ explicó el propósito de estos altares: “Uno de los puntos que impactó a los uniformados fue encontrar en otras celdas de la Picota, material de brujería y magia negra, que consistía en el empleo de unos duendes de cerámica, a los cuales los internos antes de realizar una llamada extorsiva, les colocaban un billete o monedas de diferentes denominaciones, con el fin de que la extorsión surtiera los efectos y la víctima consignara”.

Cuadernos con conjuros de brujería

La operación Agamenón fue lanzada por la inteligencia de la Policía Nacional para atacar cada una de las estructuras del ‘Clan del Golfo’ en el Cauca, Bajo Cauca y hasta Córdoba desde el año 2015 que ha dejado importantes capturas e incautaciones.

Pero el 2 de mayo de 2017, hubo un fuerte enfrentamiento entre la Fuerza Pública y varios integrantes del esquema de seguridad de ‘Pablito’, el jefe del bloque Pacificadores de esa organización criminal, quien estaba celebrando su cumpleaños en una finca en Arboletes, Antioquia, y donde llegaron Comandos de Operaciones Especiales de la Policía aseguraron que más allá de lo complejo del operativo sentían “el ambiente pesado” y no habían podido dar de baja al objetivo porque sentían especie de un campo que se lo impedía, pero se encomendaron a Dios y lo pudieron lograr.

Al tomar posesión del lugar, el terror fue mayor: encontraron una agenda con unos conjuros que utilizaban para su protección. Por ejemplo, a uno de los escoltas dados de baja le hallaron un búho envuelto en un pañuelo rojo junto con una oración que decía: “no me verán ni me tocarán”.

Los agentes participantes en estas operaciones sostuvieron que no sólo luchan contra la fuerza terrena, sino con las fuerzas del mundo espiritual a las que se encomiendan estos criminales.

Comentario a la espera de moderación

Esta publicación tiene 5 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.