Esto fue lo que dijeron los obispos de Ecuador a la asociación católica que mezcla yoga y oración

En un documento fechado en 2018, la Sub Comisión de Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana advirtió sobre los riesgos que suponen para la fe cristiana las doctrinas y actividades de la Asociación Escuela de Autorrealización (AEA), avalada por los propios obispos ecuatorianos, llegando a afirmar que podrían incluso ser “un cauce de captación de fieles católicos” para una secta de origen hindú.

Los antecedentes

En 2019, el arzobispo de Guayaquil (Ecuador), monseñor Luis Cabrera, advirtió a la AEA sobre algunos aspectos controvertidos de sus doctrinas y prácticas, censurables desde el punto de vista católico, tal como informó de ello Portaluz. Porque la AEA está reconocida desde los años 80 por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) como asociación privada de fieles, con el nombre de Asociación Ecuatoriana de Meditación.

Sin embargo, la situación no ha cambiado. Según puede leerse en su página web, “AEA difunde métodos y técnicas de la milenaria ciencia Yoga (Unión con Dios)”. Por eso, algunos fieles preocupados por lo que supone “escándalo y confusión” en la comunidad cristiana, han hecho circular por las redes sociales un texto firmado por Ma. Beatriz de Parducci, en el que se pregunta “por qué la Iglesia del Ecuador sigue permitiendo prácticas sincretistas con el aval de los Obispos.

La AEA, según el comunicado, no sólo toma elementos del hinduismo, sino que llega a extremos como afirmar que “Jesús también es un yogui” o “poner a Krishna [un dios hindú] en compañía de la Santísima Virgen María” o incluso “cerca de Jesucristo y con velas encendidas”. La razón fundamental es que la AEA “enseña un linaje ‘crístico’ tomado de la secta Self Realization Fellowship”. La firmante añade que “la Conferencia Episcopal Ecuatoriana en el año 2018 ha señalado que las enseñanzas de Self Realization Fellowship son incompatibles con la doctrina cristiana.

Hemos tenido acceso a ese documento de la CEE. En concreto, se trata de un informe remitido el 31 de agosto de 2018 por la Sub Comisión de Doctrina de la Fe de la CEE a monseñor Cabrera, que había consultado al organismo para recabar su criterio y analizar la posibilidad de dejar de respaldar eclesialmente a la AEA o de advertir a los fieles sobre ella.

Los pastores deben estar atentos

El documento comienza con unas orientaciones que aportan el marco para la cuestión, sintetizando los aspectos fundamentales de la Carta sobre algunos aspectos de la meditación cristiana (Orationis formas), publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede en 1989, y que concluía señalando que las propuestas “de armonización entre meditación cristiana y técnicas orientales deberán ser continuamente examinadas con un cuidadoso discernimiento de contenidos y de métodos, para evitar la caída en un pernicioso sincretismo.

Además, los obispos de Ecuador constatan que “desde ese documento de 1989, las técnicas orientales de meditación han proliferado en muchos países, frecuentemente en personas que no tienen una vida cristiana y buscan alternativas, también para huir del activismo del mundo de hoy”. Por ello, añaden, “en la actualidad se requiere una especial atención de los pastores a este fenómeno.

Los textos del fundador: confusos

Lo siguiente que hace el documento es hacer una valoración de una de las obras del sacerdote ecuatoriano César A. Dávila (1910-1999), fundador de la AEA (cabe recordar que sus escritos cuentan con la aprobación eclesiástica correspondiente). Y la conclusión es clara: “aunque no haya errores doctrinales evidentes, son pasajes algo confusos y difíciles de comprender, y algunos se pueden interpretar en contra de la doctrina.

¿Cómo se explica que, siendo así, los libros del padre Dávila estén aprobados por la autoridad eclesiástica? La CEE no cree preciso revocar dicho visto bueno oficial, porque “no se trata de valorar ahora la actuación del fundador”, que habría actuado “de acuerdo con los obispos” y cuyo deseo era “promover la AEA dentro de la doctrina católica”.

Sin embargo, los pastores de la Iglesia en Ecuador reiteran que “la meditación oriental es un tema cambiante, que cada vez se ha difundido más, y en el que la Iglesia debe permanecer atenta, por el bien de los fieles. Y por ello señalan que “la presentación de los cursos y la página web de AEA deberían expresar ideas que dieran claridad sobre la doctrina cristiana”, detallando siete puntos controvertidos.

La necesidad de aclarar las cosas

1. En primer lugar, los obispos apuntan a lo que supone la actividad principal de la asociación de fieles: la meditación promovida por la AEA debe ser plenamente cristiana, sin dar pasos a contenidos de otras religiones que resulten incompatibles”. Aunque no haya una referencia explícita, está claro que se refieren al hinduismo y al yoga.

2. Otro aspecto fundamental es la figura de Jesucristo. Desde el punto de vista cristiano, por parte de una asociación católica como es la AEA debe quedar claro que Jesús no es sólo el Maestro de maestros, es el Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, el Verbo Encarnado”.

3. Haciéndose eco de las quejas de los fieles que han sido testigos de las prácticas de la AEA –y cuyas fotos de altares y celebraciones pueden verse en Internet–, los obispos piden evitar difundir desde la AEA, en contexto religioso, la veneración de imágenes de personas que no han sido beatificadas o canonizadas. Conviene, además, que la distinción entre Cristo y los otros maestros sea patente”. Porque lo celebrativo debe responder siempre a la fe.

4. Con respecto a la secta ya citada, cuyo fundador –Paramahansa Yogananda– es seguido y venerado por la AEA, debería quedar clara la distinción entre Self Realization Fellowship (SRF) y la AEA, pues la primera promueve ideas incompatibles con la doctrina cristiana. Habría que evitar que la AEA, sin quererlo, sea un cauce de captación de fieles católicos para SRF”.

5. Los obispos ecuatorianos consideran importante recordar, a la vista de la praxis dudosa de la AEA, que la promoción de la meditación oriental debe ser compatible, en la práctica, con la vida eclesial y en concreto con la recepción de los sacramentos y la liturgia de la Iglesia”.

6. También llaman a incluir en las páginas web de la AEA los documentos fundamentales del Magisterio reciente de la Iglesia Católica que sirven para el discernimiento en estas cuestiones: la declaración Nostra aetate del Concilio Vaticano II (sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas), la carta ya citada Orationis formas y la cuarta parte del Catecismo de la Iglesia Católica (sobre la oración cristiana).

7. Por último, el documento afirma que “la distinción de las prácticas de yoga, por una parte, y la doctrina de la Iglesia, por otra, deben ser confirmadas en conversaciones con quienes imparten los cursos y con algunos participantes”. No sólo eso: también “habría que hablar especialmente con los sacerdotes que atienden pastoralmente a la AEA o le son cercanos”.

¿Habrá medidas?

Aunque estas siete “impresiones” del documento son suficientemente expresivas y aplicables a la realidad concreta de la AEA y su praxis, los obispos que forman parte de la Sub Comisión de la Doctrina de la Fe añadían la sugerencia de posibles medidas concretas a partir de la documentación que habían manejado, empezando por “conversar con el presidente y los directivos de la AEA sobre las cuestiones controvertidas y las posibles soluciones”.

Además, proponían la posibilidad de una visita canónica a la AEA, algo que prevé el Código de Derecho Canónico “dentro del deber de vigilancia que corresponde a la autoridad eclesiástica respecto a las asociaciones, de modo que en ellas se conserve la integridad de la fe y de las costumbres, y evitar que se introduzcan abusos en la disciplina eclesiástica. Esto podría hacerlo, según lo que determinen los estatutos de la AEA, “un arzobispo o un delegado”.

El documento añade que “si la AEA no dispone de un consejero espiritual, se le podrá sugerir que lo nombren, solicitando antes la confirmación del Ordinario del lugar”. Y determina la posibilidad de efectuar, por parte de la autoridad eclesiástica, “la revisión de cada número de la revista ‘Yoga y cristianismo’ que publica la asociación.

Para terminar, los obispos de Ecuador reconocen que la AEA, como toda asociación privada de fieles, “goza de gran autonomía de gobierno y libertad de organización”, algo que deben tener en cuenta los mismos pastores que se encarguen de vigilarla, quienes deben actuar con especial delicadeza y prudencia al tratar con las autoridades de la asociación”. A partir de aquí, se supone un itinerario de acción, la aplicación de las medidas… La carta de monseñor Luis Cabrera en 2019 supuso un primer paso, y puede verse cómo recogía en ella las indicaciones de la CEE. Pero… ¿se ha hecho realmente algo más en este tiempo? Muchos fieles creen que no.

Un ejemplo concreto: a fecha del 1 de octubre de 2020, una búsqueda exhaustiva en la página web oficial de la AEA muestra que, a pesar de lo aconsejado por la CEE, sólo podemos encontrar referencias y enlaces a la declaración conciliar Nostra aetate sobre lo positivo y bueno de las otras religiones, pero no hay ni rastro de la carta Orationis formas ni del Catecismo. Si en casi dos años no han hecho algo tan sencillo como incluir unos enlaces a documentos de la Iglesia, siendo una asociación católica… ¿puede creerse que habrán cambiado elementos centrales de su práctica sincretista? La respuesta es obvia: seguramente, todo sigue igual.

2 comentarios

  
enrique Cheli Pedraza
No dejamos de preguntar:¿Quienes,afirman ” No hay nada malo en tales ejercicios,basta no creer en su filosofía”están al tanto q filosofía, doctrina y práctica son“inseparables”(afirmado una y mil veces por los mismos maestros del Yoga)cuyo objetivo es llegar a controlar el “ prana” a través de la práctica del yoga,ya,q ,el que practica la respiración yoga, esta intentando poner a su servicio la energía divina oculta?
¿Están todos consientes ,q, a pesar de lo“inocuo” con ,q,hábilmente se presentan estas enseñanzas a la larga,tarde o temprano la práctica del yoga en cualquiera de sus variantes,lleva a la persona a un estado “ alterado de conciencia” ,q, se traduce en dificultades de comunicación con el prójimo( peleas,roces, enfrentamientos,explosiones y rupturas continuas, q,comienzan mentalmente y luego estallan externamente confirmando el refrán :“de la abundancia del corazón habla la
lengua”… )?
/¿Quienes practican yoga,están suficientemente informados,q,el Hatha Yoga,es una de las formas del Yoga,potencialmente mas peligrosas “ espiritualmente”,ya,q,cada ejercicio,tiene como finalidad,forzar el despertar de la serpiente“kundalini” a emerger del canal paralelo a la columna vertebral,a través de los chakras,creyendo,q,se puede practicar “ independientemente”de su filosofía,desconociendo los posibles futuros “disturbios” de la personalidad(ya,q,no existe,según los grandes maestros el yoga “ neutral”?
02/10/20 11:12 PM
  
enri
Esto es lo que escribe el fundador de YSS en 1917 y SRF en 1920 (hace 103 y 100 años respectivamente) en su libro : "La Segunda Venida de Cristo", en el que describe una de las muchas veces en que vio a Jesús y comulgó con Él (transcribo de forma resumida):

´´...En esa luz, apareció ante mí la radiante figura del bendito Señor Jesús. Tenía la apariencia de un hombre joven de unos veinticinco años...Sus pies no tocaban el suelo. Sus ojos eran los más bellos, los más amorosos que yo haya contemplado jamás. El universo entero brillaba en esos ojos, que cambiaban constantemente ante mi mirada. Y comprendí, intuitivamente, la sabiduría que emanaba de ellos con cada divina transición de su expresión.
Mientras me miraba desde lo alto, un Santo Grial apareció ante su boca y bajó ante mis labios, para retornar luego a él. Al cabo de unos instantes de silenciosa comunión extática, me dijo: ´´Bebes de la misma copa de la que yo bebo´´...”

Un cordial saludo.
03/10/20 10:22 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.