La Iglesia de la Cienciología abre una nueva sede en Barcelona

La Iglesia de la Cienciología y Dianética han inaugurado ayer, 18 de mayo, en Barcelona su segundo templo en la capital catalana, un espacio de 600 metros cuadrados que cuenta con una sala de conferencias, una de exposiciones y otra para estudios. El presidente de la Iglesia de ‘Scientology’ de España, el tarraconense Ivan Arjona, que reside en Madrid, ha explicado a Efe que la Iglesia de la Cienciologia está buscando en Barcelona un edificio en el que ubicar su segunda sede española tras la que tienen en Madrid.

El nuevo templo de la secta, que cuenta con más de 3.500 miembros en Cataluña y más de 11.000 en toda España, está situado en el número 780 de la Gran Vía de Barcelona. Arjona ha reconocido que la inauguración de este nuevo centro de su iglesia intenta acercar a más gente a esta religión, que ha definido como “una filosofía religiosa aplicada no dogmática”.

Hasta ahora la Iglesia de la Cienciología, que cuenta con 14 locales en toda España, contaba únicamente en Barcelona con un pequeño espacio en la calle Dos de Mayo, desde donde daban a conocer los libros y enseñanzas del fundador de este credo, Ronald Hubbard. Arjona ha explicado a Efe que están buscando en Barcelona un edificio grande, como el que tienen en Madrid, de más de 5.000 metros cuadrados, para instalar un gran centro de la Cienciología.

La Iglesia de ‘Scientology’ de Cataluña está inscrita con el número 1558 SG/A en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia y lleva en Cataluña desde finales de 1980 “realizando campañas no solo religiosas sino de concienciación en Derechos Humanos, prevención de drogas, mejora de la educación y valores morales”, ha explicado Arjona.

Polémica en Argentina

Como informábamos hace unos días en este mismo blog, las actividades de Cienciología en Buenos Aires han originado una polémica. El alcalde porteño ya no sorprende pero asusta su liviandad al tomar medidas o al repetir errores. El año anterior, la sociedad se sorprendió cuando el gobierno porteño organizó el Primer Encuentro Espiritual del Amor donde se presentaron líderes espirituales honestos y otros de dudoso prontuario. En aquel encuentro la estrella fugaz fue el gurú Ravi Shankar de El Arte de Vivir.

Según leemos en Infonews, un año después observamos que el alcalde, Mauricio Macri, apoya a unos de los grupos religiosos más controversiales de las últimas décadas: la Iglesia de la Cienciología fundada por Ron Hubbard. El curso que auspicia bajo el título “La verdad sobre las drogas” se brinda en la sede central del culto ubicado en Ayacucho 1050, Barrio Norte, dura varias semanas y está a cargo de la máxima jerarquía de la secta en la Argentina.

Según sus métodos –muy cuestionados por la comunidad científica que los considera fraudulentos– las personas acumulan la adicción en la grasa, con lo cual se cura a través de complejos vitamínicos. Debemos recordar que este grupo niega el psicoanálisis y la psiquiatría.

La Iglesia de la Cienciología está considerada como uno de los grupos más controvertidos en el mundo de los cultos y con problemas judiciales. Fue fundada en 1954 por Ronald Hubbard, un escritor de ciencia ficción que armó una doctrina donde une un poco de hinduismo, budismo, tradiciones cabalísticas, reencarnación y técnicas psicológicas que ayudan a curar todos los males del hombre.

Hubbard nació en Nebraska en 1911 y publicó en los ‘50 un libro que se convirtió en la biblia del grupo: Dianética: El poder del pensamiento sobre el cuerpo. Allí, Hubbard dice: “Nos podemos liberar de nuestras psicosis si nos enfrentamos a los incidentes traumáticos o engramas que bloquean nuestra mente”.

Sostiene que liberarse de estos incidentes es fácil pero costoso, ya que implica una ‘audición’ con la ayuda de un ‘audímetro’ –especie de detector de mentiras– que transmite energía eléctrica muy baja, que según los cienciólogos ‘ayuda a recuperar la salud’. En realidad, terminan de convencer al nuevo adepto que cuente sus secretos, que luego se usarán para su captación mental.

Los adeptos de la Cienciología están convencidos de los delirios de Hubbard, quien expresó que hace 75 millones de años el soberano galáctico Xenu confinó en la Tierra a los ‘thétanos’, malvados espíritus que hasta nuestros días infectan las psiques de los hombres, causando males que sólo pueden curarse con dinero y sesiones de ‘clarificación’.

Esta iglesia desprecia a psiquiatras y psicoanalistas y cree en la reencarnación del alma. El hombre es bueno por naturaleza y todos lo seríamos si no fuera por los residuos traumáticos de vidas anteriores (engramas). Hubbard también despreciaba a los homosexuales.

Los cienciólogos enuncian que el dolor físico y mental se graba en las células y por lo tanto ese dolor, además de un recuerdo, es también una herida y es allí donde se produce el engrama que puede ser de esta vida como de otras pasadas. Los engramas pre natales se deben atribuir a los problemas tenidos en las entrañas maternas: pleitos entre padre y madre, golpes recibidos por la madre embarazada, accidentes fortuitos de los que la madre fue víctima.

La iglesia ha contado con el apoyo de varios famosos: desde John Travolta a Tom Cruise, entre otros. Más allá de las estrellas, ha tenido gravísimas denuncias tanto en los Estados Unidos como en Europa. En los Estados Unidos han sido investigados por el FBI durante años y varios jueces los han llevado a juicio por denuncia de padres y ex adeptos.

En 1984, el Parlamento Europeo lo consideró un grupo sectario. Ha sido cuestionado por los ministerios de Salud y Justicia del Reino Unido, de Suecia, Italia, España y Alemania. En Alemania no se lo reconoció como culto en varios estados en 1996 y con ello se le prohibió que impartiera religión en colegios. La reacción de los cienciólogos fue durísima y publicaron en 1997 una solicitada en los diarios donde señalaban a las autoridades alemanas como nazis. “En los años treinta fueron los judíos. Hoy son los miembros de la Cienciología”, dice la carta. Paralelamente le pidieron al presidente Bill Clinton que rompiera relaciones con la Alemania Nazi.

La reacción no se hizo esperar y todo el arco político alemán salió a responderle. Junto a ellos, la colectividad judía desmintió a los cienciólogos. Michel Friedman, un miembro del Consejo Central de los Judíos en Alemania agregó: “Está totalmente fuera de lugar. Hoy en día tenemos una democracia y un Estado basado en la ley. Entonces se trataba de una dictadura”.

En Francia, en 2009, la justicia consideró que estos centros de rehabilitación eran “un fraude organizado” y se sospechaba de algunas muertes. La Iglesia fue condenada a pagar 600.000 euros por los tratamientos fraudulentos. “Por primera vez, los cuerpos legalmente responsables de la Cienciología han sido condenados, no por excesos individuales, sino por el núcleo de las operaciones de la organización”, dijo George Fenech, presidente del ente de control sobre los cultos religiosos de Francia.

Esos mismos centros terapéuticos que son condenados en Europa, son auspiciados en Argentina por el gobierno porteño de Macri. Preocupante.

1 comentario

  
Justo
Cuando se deja de creer en Dios se puede llegar a creer en cualquier cosa.

No me sorprende nada la noticia. Es hasta posible que algún tontorrón se meta en la secta creyendo que va a poder conocer al famoso actor que es miembro confeso de ella.
20/05/13 1:38 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.