Italia: una testigo de Jehová muere tras rechazar una transfusión

Una mujer de 70 años, testigo de Jehová, prefirió morir desangrada antes que someterse a una transfusión de sangre en el hospital de Piedimonte Matese, a 70 kilómetros de Nápoles, al sur de Italia. La familia se sintió orgullosa de su gesto, hasta el punto de que sus hijos afirmaron: «Nuestra madre ha dado una lección a los médicos». Lo cuenta en el diario español ABC su corresponsal en Roma, Ángel Gómez Fuentes.

Los detalles del caso

Se ha desencadenado así un debate sobre la voluntad de un paciente contra la obligación de los médicos para salvar una vida. La señora ingresó en el hospital con fuertes dolores abdominales. Se le diagnosticó una «gastritis hemorrágica». Era necesario actuar con rapidez con transfusiones.

Pero de inmediato surgió la firme oposición de la mujer por sus creencias religiosas. «No quiero transfusiones», manifestó la señora al doctor jefe del departamento de Cirugía General, Gianfausto Iarrobino. El médico le dio todo tipo de explicaciones, asegurándole que era la única solución para salvarle la vida. Pero no hubo forma de convencerla.

La mujer estaba ciega con su fe en el movimiento de los testigos de Jehová que practican una religión basada –según ellos, aunque no es cierto– en la restauración del modo de vida e ideas de los primeros cristianos del siglo I, rechazando así la transfusión. Una página web de esta confesión religiosa asegura que abstenerse de la sangre es «tan importante como hacerlo de la inmoralidad sexual y la idolatría».

A pesar de todo, el médico insistió con sus explicaciones, para hacerle ver que con absoluta seguridad le salvaba la vida con transfusión de sangre. Pero la señora no quiso saber nada de enzimas, células y transfusiones, que para ella era solo aburridas e inútiles explicaciones. Ante la insistencia y amargura del doctor Iarrobino, un hijo de la señora le dijo: «Mi madre lo ha decidido así». Quedó así muy claro que había una complicidad entre la mujer y su familia.

Esta historia de Piedimonte Matese se produce poco después del caso de una niña de 10 meses operada de urgencia en el hospital de Legnano (Milán), cuyos padres, testigos de Jehová, se negaron también a una transfusión de sangreTuvo que intervenir la fiscalía del Tribunal de menores de Milán que suspendió temporalmente la patria potestad de los padres, para que se le pudiera hacer la transfusión de sangre, aunque finalmente no fue necesaria.

Conmoción e irritación del médico

En el caso de la señora de Piedimonte Matese el hospital ha reconocido que no se pudo hacer nada más: «No se puede obligar al paciente en estos casos. La mujer estaba lúcida y había firmado el informe clínico pidiendo que no se le hicieran transfusiones».

«El caso me ha conmocionado desde el punto de vista profesional y humano», ha dicho el doctor Gianfausto Iarrobino, que ha confesado su amargura en su cuenta de Facebook: «Hoy estoy triste y al mismo tiempo completamente irritado. Una paciente ha fallecido en mi departamento porque ha rechazado una transfusión de sangre. Era testigo de Jehová. La hubiera salvado al 100 %, pero la ha rechazado y ha muerto. Me he enfrentado con todos sus familiares pero… nada. Al final, los hijos se han exaltado diciendo: ‘Mamma, has sido una grande, has dado una lección a todos los médicos y a todo el departamento’», escribe el médico, que se declara objetor de conciencia, es decir, no dispuesto a intervenir en un caso en el que un paciente pida un suicidio médicamente asistido.

El doctor Gianfranco Iarrobino concluye así su escrito en Facebook: «Me pregunto: 1) ¿Cómo puede una religión todavía hoy permitir un suicidio? 2) ¿Cómo es posible que yo, comprometido por juramento a salvar las vidas humanas, haya sido obligado a presenciar y garantizar un suicidio asistido?».

En este caso, las creencias fanáticas de una secta se han impuesto a la razón y a la ética. En nombre de una doctrina, la señora ha preferido voluntariamente irse al otro mundo. Su historia ha creado sensación porque Italia está inmersa hoy en un gran debate sobre el suicidio médicamente asistido, algo que autorizó la semana pasada para casos extremos el Tribunal Constitucional italiano en una sentencia histórica.

Comentario a la espera de moderación

Esta publicación tiene 6 comentarios esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.