Líder de la secta MISA en Uruguay retira su demanda contra expertos en sectas y medios de comunicación

Hoy se ha firmado un acuerdo extrajudicial a instancias del ciudadano rumano Octav Fercheluc, responsable de la Academia Espiritual de Yoga Tradicional Ananda de Montevideo, sucursal en Uruguay de la secta Movimiento para la Integración en el Espiritual Absoluto (MISA), con el que se pone fin al juicio por la demanda interpuesta por Fercheluc contra dos reputados expertos en el fenómeno sectario, Álvaro Farías y Miguel Pastorino, y contra varios medios de comunicación que informaron sobre el proceder del grupo.

No hay retractación

El acuerdo extrajudicial ha sido iniciativa del propio líder del MISA en Uruguay, que era quien había planteado en el año 2016 la demanda por “daños y perjuicios” contra los dos investigadores de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y contra todos los medios de comunicación que se hicieron eco de la alerta realizada por ellos en agosto de 2015 sobre los peligros de la secta. Según Fercheluc, se había tramado una campaña mediática contra él.

Juristas consultados por la RIES coinciden en señalar lo sorprendente del hecho de que sea la parte demandante quien plantee el acuerdo, pues fue Octav Fercheluc quien inició el proceso y todo parece apuntar a que era consciente de sus escasas posibilidades de que pudiera prosperar, y así se puede anular el juicio y evitar las consecuencias de una sentencia desfavorable.

En el texto del acuerdo se especifica que ha sido firmado “sin que haya mediado acuerdo económico” entre las partes. Además, señala que por parte de los expertos en sectas y de los medios de comunicación afectados el acuerdo no implica retractación por los dichos y opiniones emitidas por ellos en el marco de los hechos que dieran mérito al proceso de autos”.

Porque, como también se puede leer, los demandados “declaran no haber tenido la intención de dañar y/o afectar el nombre y honor del Sr. Octav Fercheluc”. Y de esta manera termina todo lo relativo a este proceso, pues el acuerdo no compromete en nada las actividades o labores futuras de cualquiera de las partes, así como tampoco inhibe las acciones futuras que consideren pertinente promover”.

Libertad de expresión 4 años después

El psicólogo Álvaro Farías valora, tras la firma del acuerdo, lo que supone para él y para su compañero Miguel Pastorino, profesor de Filosofía. Después de 4 años de silencio sobre la secta, impuesto por la demanda de su líder en Uruguay, podrán volver a hablar libremente y continuar alertando sobre la realidad del fenómeno sectario en el país.

“Creemos que es una buena noticia, creemos que también es una victoria”, señala Farías, que añade que “trabajamos siempre con la conciencia tranquila, de manera seria y profesional”. A lo largo de estos años de litigio legal, “que no fueron para nada fáciles, del silenciamiento y acallamiento por parte del MISA, una de sus estrategias a nivel mundial, esto se ha terminado en el día de hoy, con la firma de este convenio”.

Lo que originó el proceso

Todo comenzó cuando en agosto de 2015 estos miembros de la RIES desvelaron que el profesor Octav Fercheluc aprovechaba el denominado Proyecto “Yoga y meditación UdelaR”, dirigido por él en la Universidad de la República desde el año anterior, para captar jóvenes que eran redirigidos a su Academia Espiritual de Yoga Tradicional Ananda, que forma parte de la red internacional de centros de la secta MISA.

Dicha actividad, como puede verse, no sólo violaba el principio de laicidad del Estado –ya que había un adoctrinamiento directo en las clases de yoga–, sino que suponía una actividad de proselitismo. Tal como explicaron los investigadores de la RIES y divulgaron los medios de comunicación, se estaba dando una captación de jóvenes por parte de un grupo acusado de trata de personas.

Una secta peligrosa

Actualmente, el fundador y líder de la secta MISA, el rumano Gregorian Bivolaru, está buscado por Europol, acusado de abusos sexuales y trata de personas. Octav Fercheluc ha reconocido públicamente en más de una ocasión que su instructor y mentor no es otro que el controvertido maestro de yoga Bivolaru.

Tal como publicaron diversos medios de comunicación el pasado mes de agosto, la Fiscalía de Uruguay solicitó proseguir la investigación de un presunto caso de tráfico de personas protagonizado por Octav Fercheluc (que habría intentado llevar a 4 jóvenes uruguayas a un campamento de la secta en Rumania), aunque finalmente la jueza desestimó la prórroga.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.