18.10.19

Himalayensis schola cantorum: Sabiduría ancestral en el Tíbet

A pesar de un sinfín de obstáculos, la escuelita que tenemos en el Himalaya sigue en pie y, gracias a Dios, va progresando cada vez más.
El año pasado nuestra escuelita himaláyica (St. John’s International School) tenía 43 alumnos, pero este año tiene 66 niños y 11 profesores (cuyos salarios los pagamos con limosnas, que se estan terminando).
Es una escuela clásica (o pretende serlo) y por ende está centrada en Nuestro Señor Jesucristo y basa la educación en el amor al Bien, la Verdad y la Belleza.
En este marco pedagógico, queríamos tener un profesor de música para enseñarle Canto Gregoriano a los niños. No fue nada fácil encontrarlo ya que los maestros no suelen querer ir a una aldea tan lejana como la nuestra, pero luego de un año, encontramos a uno: era el tecladista de la comunidad protestante.
Lo llamamos para una entrevista y lo primero que le dijimos fue que su principal deber iba a ser armar una Schola Cantorum para que los niños (budistas, la mayoría) aprendan canto gregoriano y lo canten en la Santa Misa.
El entrevistado no sólo no sabía qué era el Canto Gregoriano, sino que ni siquiera sabía qué era la Santa Misa. Hubo que empezar de cero. Tiene un oído magnífico y por ende aprendió rapídisimo. Y a los pocos días, ya le estaba enseñando a los niños la Misa De Angelis, la más célebre de todas las misas gregorianas.
Hace más de un año que hemos fundado esta diminuta pero emocionante escuelita de canto, la Himalayensis Schola Cantorum, compuesta de niños budistas y un director (que aun es) protestante, pero que ya está casi convertido a la Fe Católica.

Leer más... »

14.10.19

«Autoconvocadas» por Soros

I.-

La ciudad argentina de La Plata está siendo atacada por hordas de seres endemoniados, visibles e invisibles, esto es, por infanticidas, travestis, transexuales, terroristas y ángeles caídos. Hasta el año pasado decían que se trataba de un “encuentro nacional de mujeres", pero este año se sinceraron y quitaron la palabra “nacional", lo cual fue justo ya que este encuentro (si se puede llamar “encuentro” a un amasijo de hordas exaltadas y enajenadas y, a menudo, drogadas) es un culto al desarraigo, esto es, a la renuncia furiosa a todas las raíces del ser humano: Dios, la Iglesia, la Patria y la Familia. Por ende, era absurdo que pretenda llamarse “nacional". Pero, agreguemos, hay otro motivo que impide que este encuentro se llame “nacional” y es que las elites más poderosas del Nuevo Orden Mundial (BID, FMI, el abisal grupo Soros…), que traman la destrucción de las Naciones, son las que financian a estas hordas de degeneradas y asesinas.

Merece una mención especial, el judío George Soros ya que, sin disimulo alguno, es una de las piezas claves en la promoción del infanticidio pre-natal en los países de tradición católica. Si algún día, por gracia de Dios, alguna de las naciones hispanoamericanas volviese a ser bendecida con un Gobernante Católico, lo primero que deberá hacer, creemos, será extirpar los negocios de Soros y prohibir sus infernales campañas.

soros

Leer más... »

30.09.19

Que toda rodilla se doble en el cielo y en el Himalaya

“Que toda rodilla en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra se doble en el nombre de Jesús” (Fil. II, 10), le decía el Apóstol de las Gentes a sus amados filipenses, si bien estas inspiradas palabras no se aplican sólo a los filipenses, sino a todo el género humano, incluyendo (y aun privilegiando) a los niños pues, como sentenció el divino Maestro, “de los tales es el Reino de los Cielos” (Mt XIX, 14). De algun modo y bajo ciertos respectos, los niños son nuestros maestros, mas no decimos esto llevados de un deseo de coquetear con pedagogías subversivas, como la freiriana, sino que lo hacemos en el preciso sentido evocado por nuestro Señor: “quien no recibe el Reino de Dios como un niñito, no entrará en él” (Lc. XVIII, 17). Como comenta el gran Mons. Straubinger (autor de la mejor edición castellana de la S. Escritura -al menos hasta donde sabemos-), “los niños entienden muy bien las palabras del divino Maestro, porque Él mismo nos dijo que su Padre revela a los pequeños lo que oculta a los sabios y prudentes (Lc X, 21)".

“Que toda rodilla se doble"… Y por eso, aun cuando esten urgidos de correr, jugar o gritar, los niños himaláyicos de nuestra escuelita misional, cada vez que pasan ante el Santísimo, no hacen ninguna “discreta” reverencia, sino una silente y piadosa genuflexión, doblando, como pedía el Apóstol, su rodila en el nombre de Jesús y ante el mismo Jesús, Cuyo sacratísimo Corazón -según entrevemos- se derrite de ternura al ver a estos pequeñuelos ofreciéndoLe el humilde homenaje de una inocente genuflexión.

Atamos a esta nota un video que tomamos en secreto sin que los niños nos vieran, mientras ellos dejaban el Centro Apostólico para irse a almorzar.

Antes de terminar hagamos una última observación: ninguno de estos niños tiene padres católicos y ninguno tiene bautismo sacramental. De todos modos, todos tienen lo que Santo Tomás llama “bautismo de deseo", el cual es suficiente para abrir de par en par las puertas del Paraíso Celestial, que estos niños muestran estar tomando por asalto. Quizá tan emocionante como un bautismo en la iglesia, fue ver a estos niños rezar así como hicieron ayer: “Jesús, danos un día por favor los Santos Sacramentos. Amen. Amen. Amen. Aleluia".

 

Que la humilde latría de los párvulos sirva de reparación a la soberbia impiedad de los racionalistas.

 

¡Viva la Misión!

 

Padre Federico, S.E.

Misionero ad gentes

28/IX/19, Naga, Himalaya

27.09.19

Todavía adoran piedras, todavía comen ratas, pero hay quienes ayudan

Hace un par de semanas publicábamos un pedido del Padre Federico Highton, SE, para ayudar a a una escuelita perdida perdida del sur de la India, que carecía de medios para subsistir y hasta para vestirse. Esto era lo que el padre nos decía:

“Hace tres años, en la meseta tibetana, le predicamos la Fe Católica a Puran, un predicador protestante que había convertido cientos de almas en su lugar de origen: Dumka, en India. A Puran lo encontramos supervisando un grupo de unos ochenta adivasis que, en nuestra zona misional, construían los caminos, sobreviviendo en miserables campamentos, hacinados, despreciados y malpagos. Puran trajo a muchos de los suyos a nuestro centro misional y les predicamos, los bendijimos y participaron de la Santa Misa muchas veces.

Puran hace meses que volvió a Dumka y por eso estuvimos mucho tiempo sin verlo. Según nuestro recuerdo, la última vez que lo habíamos visto fue en la frontera del Tibet chino. Ese día Puran filmó un video manifestando su firme voluntad de ser católico y firmó un documento con el mismo mensaje. Luego, no tuvimos más noticias. Nosotros temíamos que él hubiese vuelto al protestantismo…

Pero, hace unos días, sorpresivamente, desde Dumka, Puran vino con Manuel (un adivasi amigo suyo) a visitarme al centro misional. Padecieron un viaje larguísimo con el solo objetivo de visitarme. Ni bien llegaron me enteré de las novedades. Cuando estábamos en la sacristía preparando la Misa, pregunté a Puran si debíamos poner una hostia para él y respondió afirmativamente, lo cual nos llenó de alegría. Nos contó que en diciembre él recibió la Primera Comunión.

Celebramos la Misa amenizada con himnos latinos y cantos católicos en la lengua shantali, que es la lengua que habla la etnia Adivasi, a la que Puran y Manuel pertenecen. Pero, ¿por qué hicieron un viaje tan largo para visitarnos? Porque Manuel necesita ayuda. Mas, ¿quién es Manuel? Presentémoslo en dos líneas… Manuel Murmu tiene 24 años y a los 19 años, luego de haber salido 3 veces del Seminario por problemas de salud, fundó 2 escuelas católicas (con sus respectivos albergues) en Dumka. Es un apostolado de carácter masivo ya que, entre las dos escuelas (llamadas “San Pedro", una, y “Emmanuel", la otra) suman 700 alumnos, de los cuales la mitad son literalmente “dirmi puja", esto es, adoradores de piedras y árboles. No pertenecen a ninguna religión “organizada” (como el budismo o el hinduísmo), sino que simplemente adoran rocas y árboles.

Viven en una miseria total, espiritual y material. Su mayor pobreza es espiritual, esto es, la idolatría fito-pétrea y la ignorancia de Dios. Pero, a su vez, son paupérrimos materialmente hablando. Es gente que literalmente sale a cazar ratas y sapos para poder comer. Si uno llega a cazar una rata, se pueden pelear entre ellos pues la pobreza es tal que la rata es considerada un alimento apetecible.

Como decíamos, Manuel dirige dos escuelas que, en total, educa a 700 niños paupérrimos. Ayer llegué del Himalaya a Jharkand, donde estan las escuelas. Estoy impactado. Me cuesta ver a tantos niños andrajosos. Lo que más pena me da es ver tantas niñas con sus vestiditos destrozados, llenos de agujeros. Nos ahorramos las descripciones. Vean las fotos…

Manuel nos pide ayuda. Por eso vine y les doy lo que tengo: bendiciones y catecismo, Misas y sonrisas. Pero también necesitan ropa y comida. A veces, comen una sola comida por día porque el arroz no es suficiente. Acá los niños son flaquísimos. No comen carne, pero no por adherir a la ideológica moda vegana, sino porque no tienen más carne que la de las ratas y los sapos. Pero, Manuel les prohibió comer ratas en la escuela.

Hoy les celebré la Misa, les prediqué y les enseñé el sagrado catecismo. Participaron fascinados. Estaban felices de aprender a responder en latín durante la Misa. Aprenden rapídisimo. Ya saben inglés. No son ningunos tontos. Guardaron un silencio cuasi-cartujano en la Misa. Durante el canon, no volaba una mosca. Manuel nos está suplicando que armemos una capilla. El terreno es enorme. Si las periferias existen, esta es la periferia por antonomasia. Sobre todo, porque el Dios verdadero no llega.

Que el Señor se apiade de estas pobres creaturas y les mande urgente socorro. ¡Viva la Misión!

Padre Federico Highton, S.E. Misionero en Asia 11-IX-19, Ramgarh, Dumka, Jharkand, INDIA”

Pues bien; luego de ello y de un pequeño vídeo que uno de nuestros colaboradores realizó, hubo gente que se apiadó y, al menos, algo de ropa se pudo comprar.

Venga entonces el VÍDEO NUEVO

Reconforta el alma…

Quien desee dar una mano siga las instrucciones de más abajo y sepa que, como dice San Pablo, “el Señor ama al que da con alegría” (1Cor 9,7).

 

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

 

 


Para donaciones a esta misión, avisar a [email protected]

Vía Paypal:     


Transferencia bancaria a Banco de Francia

Relevé d’Identité Bancaire

Titulaire :
M. FEDERICO HIGHTON

Domiciliation :
OLLIOULES
16B RUE DE LA REPUBLIQUE
FR76

Références bancaires :
Code Banque : 30003
Code Guichet : 02108
Numéro de Compte : 00050441634
Clé RIB : 93

IBAN :
FR76 3000 3021 0800 0504 4163 493

BIC-ADRESSE SWIFT :
SOGEFRPP


Aporte mensual a través de Mercadopago (débito automático), el monto que se desee, para las misiones en el extremo oriente, hacer clic en el icono:

21.09.19

Noviciado Eliata, Noviciado de Frontera

“Fiado en mi Dios, asalto la muralla” (Sal XVII, 30)

 Hace tres años y medio que misiono en soledad. La Providencia de Dios me mandó algunos voluntarios para ayudarme en la misión, lo cual fue muy fecundo en frutos de vida eterna, tanto para ellos como para los paganos. Pero, un voluntario (por más que lo sea toda la vida) no es lo mismo que un consagrado, ya que este último deja el mundo, y deja todo (y aún se deja a sí mismo) para dedicarse de lleno a Dios, a su santificación y a la salvación de las almas (cf. Mc X, 21).

Mas ahora, luego de este trienio misional en soledad, Dios se digna enviar un joven a misionar conmigo. Podemos llamarlo, “el primer novicio”. Sí, el primer novicio. Y hay otros dos candidatos que están queriendo en venir.

Será un Noviciado muy especial…

Un Noviciado que no será para todas las vocaciones eliatas, sino para aquellos que les sea conveniente, según lo vean los superiores. El Noviciado estará en Indochina, aunque de tiempo en tiempo vendremos a la Meseta Tibetana.

Formaliter, serán voluntarios. Materialiter, serán novicios. Legalmente, seremos turistas. Pero, ante todo, aspiraremos a ser ascetas misioneros o, mejor, monjes misioneros, esto es, almas que pongan en primer lugar la contemplación, es decir, la oración y el estudio, pero que no se queden engolfados en las delicias de la contemplación -como querían los Doce al ver la Ascensión (cf. Hch I, 11)-, sino que salgan a compartir alegre y generosamente la abundancia de lo contemplado, mas no a los apóstatas urbanos (que también requieren que alguien les predique), sino a aquellas tribus remotas que jamás oyeron la Buena Nueva (cf. Mt XXIV, 14), predicando, bautizando y enseñando todo lo que Él Señor nos transmitió, viviendo literalmente el divino mandato misionero, que leemos en Mt XXVIII, 19-20 y Mc XVI, 15, sabiendo que “el que crea y se bautice se salvará” (Mc XVI, 16), mas “el que no crea, se condenará” (Mc XVI, 16).

Leer más... »