Polémica por un congreso pseudocientífico sobre el cáncer en Barcelona

El Departamento de Salud de la Generalitat (gobierno autonómico de Cataluña, España) ha abierto un expediente informativo para investigar si el contenido de un congreso pseudocientífico puede atentar contra la salud pública, según informa Jessica Mouzo Quintáns en El País.

Preocupación de los médicos de Barcelona

La Administración catalana, que recibió una alerta del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) pidiendo su intervención, envió inspectores al evento, que se celebró el pasado 13 de enero en Barcelona, para estudiar las intervenciones que se hicieron en ese encuentro, autodenominado “Un mundo sin cáncer. Lo que tu médico no te está contando”.

El COMB alertó el pasado 11 de enero de que sólo el titular de la conferencia ya “pone en duda, de manera explícita, el papel de los médicos a la hora de informar de forma veraz sobre el cáncer a los pacientes y a los ciudadanos en general”. Sin embargo, como las competencias del órgano colegial para abrir las diligencias oportunas se limitan a si en esa charla intervienen sus colegiados, el COMB trasladó la advertencia al Departamento de Salud, que es quien tiene competencias para actuar en defensa de la salud pública.

“Nuestras competencias son sobre médicos colegiados pero como institución nos tenemos que preocupar por velar por la salud pública y aquí viene implícita una sugerencia de que ocultamos información a los pacientes. Esto atenta contra la confianza con ellos y contra su derecho a la información veraz”, explica el doctor Gustavo Tolchinsky, secretario del COMB.

El director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), David Elvira, aseguró el día 11 que la Dirección General de Ordenación y Recursos Sanitarios ha activado a la inspección sanitaria para velar por que no se produzca un atentado contra la salud pública. “La inspección asistirá al acto para analizar qué se promueve o qué se informa porque no sabemos lo que se dirá”. El Departamento, que sólo puede actuar por la vía administrativa, trasladará el caso a la Fiscalía si detecta manifestaciones o actuaciones que puedan ser constitutivas de un delito.

Contra la medicina “oficial”

“Es tiempo de saber la verdad, todos merecemos conocer la historia real y auténtica. La verdad sobre el cáncer que nadie te está contando, recoge la página web donde se anuncia el congreso. La organizadora del acto es Cocó Deborah Morales, que se presenta como “especialista en Medicina Integral, Naturopatía y Nutrición” y “doctora”, aunque en su biografía no consta que haya estudiado en ninguna facultad de Medicina, sino en el Colegio de Ciencias Biológicas de la Salud de Alicante —donde se desarrollan algunas pseudoterapias como nutrición ortomolecular, bioenergética o terapia cuántica, entre otros—.

Morales aparece como una de las ponentes, junto a viejos conocidos en el mundo de las pseudociencias como Josep Pamiès, quien llegó a asegurar, en plena epidemia del ébola, que podía curar la enfermedad con sus remedios. También constan entre los participantes Txumari Alfaro y un par de supuestos expertos internacionales en medicina integral y terapias alternativas para el cáncer.

La quimioterapia y la radioterapia no son efectivas para la mayoría de cánceres. Es más, reducir las dosis de quimio permite mejorar la tasa de supervivencia respecto de las directrices que marca el protocolo sanitario. Estos dos argumentos encabezarían sin duda una información de impacto en el ámbito de la investigación y la sanidad, pero no proceden de ninguna fuente oficial. Son apenas dos de las muchas ideas, cuanto menos sorprendentes, que se han sostenido en el congreso, tal como explica Víctor Vargas Llamas en El Periódico.

“Nos tratan como herejes”

“Nos referimos a que los médicos no disponen del tiempo suficiente para trasladar al paciente toda la información necesaria para mejorar su salud. No tratamos de sustituir las terapias convencionales, sino que nos centramos en cuestiones preventivas que pueden contribuir a evitar dos de cada tres cánceres simplemente mejorando hábitos”, explicaba la organizadora, Coco March. Esta naturópata justificaba el título del acto por ser el mismo del documental que está ensamblando tras consultar “con medio centenar de doctores e investigadores de todo el mundo” para reforzar sus tesis.

“Entiendo que el título es provocativo, pero aquí no hablamos de imposición de manos, como quieren hacer ver. Yo no soy oncóloga, sólo pretendo informar a las personas de que hay que estar alerta de los factores causantes del cáncer y prevenirlos”, ha dicho. “Lástima que el COMB nos ha denunciado ante Salut pero no ha contactado conmigo para saber el contenido del acto. Nos tratan como herejes y estoy indignada. Quizás sean ellos los que ocultan algo, ha expuesto.

Tumores que vienen de conflictos

Esos eran sus argumentos y propósitos antes de que los ponentes comenzaran a exponer sus tesis. Entre el elenco de personalidades, Txumari Alfaro, el mediático comunicador conocido por sus remedios caseros y naturales. El naturópata ha argumentado que “el cuerpo grita lo que la mente calla” para abundar en la causa de un cáncer, cuyo origen es “un fuerte conflicto que no suele remontarse más allá de un año”.

“El volumen del tumor es proporcional al volumen conflictual”, ha sostenido. Ha completado su teoría con una relación causa-efecto entre la extensión de la patología oncológica y las emociones: “Si la metástasis se da en el pulmón se debe a que el paciente tiene un gran miedo a morir en breve; en el caso del hígado es por el conflicto mental de temer dejar de llevar comida a casa, de alimentar a los hijos”. Ha hablado de niños no deseados y la falta de afecto mientras están en el útero y lo asocia con cánceres infantiles. Fundamenta sus teorías en “las evidencias” obtenidas en “más de 2.600 regresiones” a pacientes.

Para mantener la expectación de los cerca de 500 asistentes al acto (el coste de entrada era gratuito, un buen aliciente para la captación) ha intervenido quien se ha presentado como doctor Antonio Jiménez, propietario de 3 clínicas de terapias alternativas contra el cáncer, en las que ha garantizado que su alocución podía “cambiar la vida” del auditorio. “La mayoría de oncólogos recurren a los antecedentes familiares para justificar un diagnóstico de cáncer. Si su padre tuvo cáncer… La realidad habla de que menos de un 5 % de casos declarados se deben a factores genéticos”, ha argüido.

Rechazo de la quimioterapia

Jiménez ha expuesto un índice del 79 % de supervivencia entre sus pacientes a los dos años de completar el tratamiento antes de apelar a un estudio de la Universidad de Iowa para justificar la “inteligencia social de las células cancerígenas”, su capacidad de resolución de problemas y de “adaptarse y sobrevivir ocultándose al sistema inmunológico”.

Un preludio que le ha servido para justificar que “la quimioterapia no elimina a las células cancerígenas madre, las que generan las metástasis” y, según su opinión, no se aprecian en tomografías y otras pruebas de diagnóstico. De ahí que cuestione las voces médicas que anuncian la remisión total del cáncer, subrayando que es “una enfermedad 100 % sistémica”. Más objeciones respecto a los dogmas científicos, al hablar de los tratamientos habituales. “No estoy cien por cien en contra de la quimio, porque para algunos casos sí que se requiere”, ha sostenido con contundencia.

La réplica que Jiménez propone se sintetiza en siete pasos, que incluyen aspectos como terapias no tóxicas, incluyendo las de luz y sonido, y la energía térmica, en lugar de las sesiones de quimio y radio. Otras de sus propuestas tienen que ver con la oxigenación y “la sanación emocional y espiritual”, la que ha considerado primera y fundamental de todas las acciones a emprender. También ha pedido controlar la alimentación y evitar el azúcar refinado, no tanto el natural: “Dios no pone en el jardín alimentos para enfermar, lo he contrastado con expertos bíblicos”.

Enfermos entre el público

El controvertido agricultor Josep Pàmies, que sostiene que el ébola se puede curar con un extracto de plantas, ha retado a los inspectores de Salut a identificarse, entre el alborozo del público, al tiempo que ha sostenido teorías de impacto, como que el 80 % de las medicaciones son “inútiles para la salud”, que el juramento de muchos doctores más que hipocrático es directamente “hipócrita”, y que hay una mafia en el sector del cáncer. “El doctor Javier Herráez comprobó que bajar la dosis de quimio mejoraba las expectativas de vida de los pacientes y le dijeron que siguiera el protocolo o le echarían”, ha sostenido.

Aplausos del público e incluso ovaciones, como cuando March, que se ha presentado como multimillonaria, ha recordado los reparos del colectivo médico ante el evento, celebrado en un hotel de Barcelona. “Intentan pararnos. ¿Vamos a dejarles?”, ha espetado, en una puesta en escena propia de un telepredicador. El público ha respondido con un no rotundo. En un momento del acto se ha preguntado cuántas personas enfermas de cáncer había en la sala. Se han alzado una treintena de manos.

El “merchandising” de los charlatanes

Durante la celebración del congreso los organizadores han repartido un folleto informativo en el que se ofrece una oferta de suscripción anual a una serie de servicios para cumplir con el propósito del acto. El más caro, valorado en 997 euros se refiere a 12 aulas educativas on line con “la doctora” Coco March, donde los usuarios “podrán preguntar en directo”. La propia March se ha presentado como naturópata, no como oncóloga.

El paquete incluye 24 vídeos y entrevistas exclusivas “con médicos e investigadores de todo el mundo”, así como una newsletter con las últimas noticias sobre investigaciones, descubrimientos y entrevistas exclusivas, y una copia firmada del libro de March Un mundo sin cáncer. El colofón de la oferta es el acceso libre al “grupo secreto” que la organizadora del acto tiene en Facebook. El precio total superaba los 1.600 euros, pero se rebajaba notablemente hasta los 197 euros en una “oferta exclusiva” para el día del acto.

En los alrededores de la sala en la que se ha organizado el evento había numeroso material de merchandising disponible. A la venta libros como El cáncer. Una guía sencilla y práctica, donde se ofrece una respuesta a cada posible problema que se asocia a la patología cancerígena, y las obras de autoayuda  Atrévete a ser tu maestro y Despertad humanos, todos ellos de la escritora Suzanne Powell.

Los asistentes también podían adquirir semillas de plantas medicinales, a las que en algunos casos se le atribuyen propiedades anticancerígenas, como el epilobio (del que se dice que puede curar afecciones de la próstata y el cáncer de vejiga), la estevia (o stevia), un potente edulcorante sobre el que hay controversia, y la tulsi, a la que algunas voces como la del agricultor leridano Josep Pàmies atribuyen propiedades contra el cáncer de páncreas, de próstata y pulmón, así como melanomas y metástasis.

Peligro de muerte

Un estudio de la Universidad de Yale cifró en hasta un 470 % el aumento en el riesgo de morir de aquellos pacientes diagnosticados con cáncer que optaron por combatirlo con técnicas terapéuticas alternativas en detrimento de la medicina convencional. Esa es la rotunda cifra que se alcanza en enfermas de cáncer de mama, pero no es mucho peor en casos de cáncer colorrectal (360 %). Tampoco se albergan dudas con el 150 % de aumento en personas con cáncer de pulmón, una estadística que se explica al ser uno de los más letales.

“Los pacientes interesados en las medicinas alternativas deberían recibir información sobre el riesgo de muerte asociado a esta opción. Un diagnóstico de cáncer te cambia la vida y lamentablemente hay mucha desinformación sobre esta patología y sobre la efectividad de sus tratamientos”, lamentaba Skyler Johnson, uno de los investigadores de Yale que realizaron el estudio, publicado el pasado agosto.

El análisis se basó en una comparación entre 281 enfermos de cáncer que utilizaron pseudoterapias frente a 560 que siguieron el protocolo de la medicina convencional: quimioterapia, radioterapia y cirugía. Entre esos pseudotratamientos, Johnson citaba las plantas, vitaminas, medicina ayurvédica y tradicional china, naturopatía, acupuntura, quiropráctica, osteopatía, meditación, masajes, dietas y relajación, entre otras.

2 comentarios

  
Angélica
Pues bien, el caso de un familiar y estos charlatanes. Le hicieron la " cura con imanes" y reiki, le diagnosticaton bichos los problemas estomacales " sin exámenes de laboratorio". Luego como la cosa se puso peor, yo la lleve hacer una endoscopía, resultó que tenía cáncer , el estómago ya no le servía y se había expandido a la tráquea; se podrán imaginar la crisis...pero para no alargar la historia, éstos pseudos médicos, tuvieron la desfachatez de llamarla y decirle que tal vez hubo un pequeño error y que ahora regrese para hacerle mejor el tratamiento, pues para ellos es una "pus" que con el imán lo moverían para expulsarlo, al ver la negativa y sabiendo que ya se iba a operar con especialistas, le llaman nuevamente para que no lo haga....'Se imaginan si esta persona les hubiese hecho caso! , claro con la ayuda de personas creyentes y católicas, que la llevamos para confesarse, para orar intensamente más la medicina científica, fue operada con éxito...Ahora lleva cinco años viva para ¡gloria de Dios!, sin metástasis.
15/01/18 11:33 PM
  
M.Angels Frigola
Pues está claro que el Departament de Salut de la Generalitat debe investigar el caso y probablemente poner a estos estafadores en manos de la justicia.
El cáncer no es una enfermedad, sino un grupo de enfermedades, de pronóstico la mayoría de las veces mortal, contra el cual disponemos de tratamientos que generalmente son muy agresivos.Tratamientos que, antes de aplicarse, han sido y siguen siendo sometidos a prueba y revisión. Algunos pacientes se curan, otros no. Sin tratamiento, no se curaría nadie (estamos hablando de cáncer), y el papel del médico sería lo que era hace 100 años, establecer un diagnóstico, un pronóstico y trtamientos paliativos. Esto seguimos hsciéndolo, con la diferencia de que ahora tenemos medios (cirugía, radioterapia, quimioterapia, recientemente fármacos moduladores de la inmunidad) que nos permiten curar muchos casos y ofrecer importantes mejorías en otros.
La ignorancia es muy atrevida.
Y la medicina que se practica en la Sanidad pública en España, y concretamente en Cataluña, es de muy alto nivell científico.Y la actitud de los médicos y personal sanitario en general ( yo entre ellos) es honesta , en el sentido de que se intenta el diagnóstico y el tratamiento correctos del paciente. Aunque nadie está libre de fallos.
18/01/18 10:27 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.