InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: Historia

29.12.14

(61) Cristo, ¿vuelve o no vuelve?

Si una palabra suena y resuena en estos días entre brindis y saludos navideños, es la Esperanza.

ParusiagrA mí siempre me ha seducido especialmente, y creo que tal vez es como la “Cenicienta” de las Teologales, pues siempre hay quienes velan celosos por los abusos contra la Fe y la Caridad, pero en lo que se refiere a la Esperanza,  mientras unos gustan de falsificarla, otros la descuidan gravemente (olvidando que la desesperación es el aguijón inconfundible del desbarranco de Judas, inclusive más que la traición…).

Porque contra las virtudes podemos pecar por exceso o por defecto, y muchos que pregonan la esperanza por los caminos, saltando alegremente como arlequines (“Un nuevo sol, se levanta…”), quizá pecan por exceso, cayendo en ilusión o tontería, y eso no es esperanza sino su caricatura.  Son los de esa pandilla que se atreve a reemplazar al Cristo Crucificado de los altares por uno “Resucitado” que parece que está por saltar de un trampolín, creyendo que la esperanza viene a abolir la cruz, y entonces comprobamos que “están mirando el canal equivocado” o se les ha caído la brújula por algún lado…

Y  cuando se pierde la brújula, lógicamente, uno trata de orientarse como puede, pero a veces se pierde cada vez más, y lo mejor sería volver al sitio donde se ha comenzado la marcha.

Leer más... »

31.05.14

(39) Santa Juana de Arco, plenamente vigente

juanavoces

Hoy el pensamiento dialéctico se nos ha colado hasta la médula, aún a los católicos, y esto es muy lamentable, y tiene consecuencias más que graves en diferentes ámbitos de la vida de la Iglesia. Lo estamos padeciendo, sin ir muy lejos, en el binomio sofístico que opone la justicia a la misericordia, el amor al castigo, la paz al combate, la Cruz a la alegría.  Y también, por supuesto, se cuela este criterio entre los santos. Me llega así, hoy, propuesto para “debate” en las redes sociales, un artículo de Manuel Morillo Rubio,  quien plantea una suerte de “competencia” entre Sta. Juana y Sto. Tomás Moro, como modelo para los políticos cristianos. Y creo que esto nos deja el alma dentro del “gallinero”, es decir, a un nivel muy por debajo de donde debemos apuntar como católicos, para mirar donde las águilas, y desde su perspectiva.

Benedicto XVI señalaba hace unos años precisamente que “con su luminoso testimonio Juana nos invita a una medida alta de la vida cristiana: hacer de la oración el hilo conductor de nuestras jornadas; tener plena confianza en cumplir la voluntad de Dios, cualquiera que sea, vivir la caridad sin favoritismos, sin limites y sacar fuerzas del amor a Jesús para amar profundamente a su Iglesia”.

Traigo el tema no sólo en honor a la muy querida Santa Juana en su día, sino porque pienso que no se trata de un planteo aislado. Recuerdo que hace unos 20 años por lo menos, mantuve con una católica “progre” una discusión en la que ella planteaba -con la soberbia que sólo alcanza la ignorancia- que la Iglesia debería contar con algún tipo de ceremonia para “descanonizar” o al menos revocar como modelos a santos que “ya nada tienen que decir” a los católicos “evolucionados” de este pobre siglo. También un sacerdote -hoy obispo con cargos académicos…- me sugería que ni se me ocurriera acudir para mi formación espiritual a “santas  viejas” como Sta. Catalina de Siena, que ya nada pueden enseñar a los jóvenes de hoy. Y podría seguir dando ejemplos, que no alargo para no agotar ni deprimir al lector.

Dice el autor del artículo mencionado (con quien probablemente tengamos más coincidencias que diferencias) que “A mi me resulta mucho más atractiva como santa patrona de los hombres públicos, es decir como modelo para los políticos, Juana de Arco que Tomás Moro.
Aunque, bien pensado, quizá la Iglesia, que es muy sabia, considere, que, dado el tipo humano del político actual, es imposible ponerles como modelo lo bueno, como Santa Juana, por inalcanzable y se conforma con que algún polítco, llegado el momento, tras haber intentado salirse por la tangente, evitar el compromiso y el conflicto, y no poder, en ese momento,  no traicione la Verdad, como es lo corriente en la actualidad, y, fijándose en el ejemplo de Tomás Moro, al verse en esa tesitura dé la cara y se enfrente a las mentiras y la opresión, a las estructuras de pecado del Sistema.”

Leer más... »

12.05.14

(37) ¿Iglesia católica o iglesia “montonera”? -sobre homenajes y homenajeados-

“Les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante.El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El llama a cada una por su nombre y las hace salir.Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz.Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz".(Jn.10,1-6)

homenajemugica1

I)  Poco antes de concluir su primer viaje internacional a Brasil (29/07/13), el Papa Francisco en su reunión con el órgano directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) pidió tener cuidado sobre la tentación que existe de ideologizar el mensaje evangélico. Señaló allí que ella consistiría en «buscar una hermenéutica de interpretación evangélica fuera del propio mensaje evangélico y fuera de la Iglesia». El reduccionismo socializante es la «pretensión interpretativa en base a una hermenéutica según las ciencias sociales y abarca los campos más variados, desde el liberalismo de mercado hasta la categorización marxista». Sería - según su análisis - la ideologización más fácil de descubrir y ya afectó mucho a la Iglesia pues en el pasado fue muy fuerte.

Hace algo menos de tiempo (1-3-14), Francisco volvió sobre el tema en un discurso pronunciado en el Vaticano ante los miembros de la Pontificia Comisión para América Latina, y admitió que hubo miembros de la Iglesia que empujaron a la lucha armada a muchos jóvenes católicos en la convulsionada década del ‘70. Allí el Papa dijo textualmente: “Nosotros en América Latina hemos tenido experiencia de un manejo no del todo equilibrado de la utopía, y en algún lugar, en algunos lugares, no en todos, en algún momento nos desbordó, y al menos en el caso de la Argentina podemos decir ¡Cuántos muchachos de la Acción Católica, por una mala educación de la utopía, terminaron en la guerrilla de los años ‘70!  

En los días previos habían analizado la cuestión de la transmisión de la fe en el marco de la educación.

Hasta aquí, parece claro que no pasa desapercibido el peligro que conlleva la imprudencia en la acción docente (educativa) de la Iglesia, la cual no se ejerce solamente a través de las instituciones, sino también –y a veces con mayor eficacia a largo plazo- a través de los medios de comunicación, o los actos públicos, por ejemplo.  La prudencia es la primera de las virtudes morales, y esto implica que sin ella no hay justicia ni fortaleza, ni templanza.

>

Leer más... »