12.05.14

(37) ¿Iglesia católica o iglesia “montonera”? -sobre homenajes y homenajeados-

“Les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante.El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El llama a cada una por su nombre y las hace salir.Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz.Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz".(Jn.10,1-6)

homenajemugica1

I)  Poco antes de concluir su primer viaje internacional a Brasil (29/07/13), el Papa Francisco en su reunión con el órgano directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) pidió tener cuidado sobre la tentación que existe de ideologizar el mensaje evangélico. Señaló allí que ella consistiría en «buscar una hermenéutica de interpretación evangélica fuera del propio mensaje evangélico y fuera de la Iglesia». El reduccionismo socializante es la «pretensión interpretativa en base a una hermenéutica según las ciencias sociales y abarca los campos más variados, desde el liberalismo de mercado hasta la categorización marxista». Sería - según su análisis - la ideologización más fácil de descubrir y ya afectó mucho a la Iglesia pues en el pasado fue muy fuerte.

Hace algo menos de tiempo (1-3-14), Francisco volvió sobre el tema en un discurso pronunciado en el Vaticano ante los miembros de la Pontificia Comisión para América Latina, y admitió que hubo miembros de la Iglesia que empujaron a la lucha armada a muchos jóvenes católicos en la convulsionada década del ‘70. Allí el Papa dijo textualmente: “Nosotros en América Latina hemos tenido experiencia de un manejo no del todo equilibrado de la utopía, y en algún lugar, en algunos lugares, no en todos, en algún momento nos desbordó, y al menos en el caso de la Argentina podemos decir ¡Cuántos muchachos de la Acción Católica, por una mala educación de la utopía, terminaron en la guerrilla de los años ‘70!  

En los días previos habían analizado la cuestión de la transmisión de la fe en el marco de la educación.

Hasta aquí, parece claro que no pasa desapercibido el peligro que conlleva la imprudencia en la acción docente (educativa) de la Iglesia, la cual no se ejerce solamente a través de las instituciones, sino también –y a veces con mayor eficacia a largo plazo- a través de los medios de comunicación, o los actos públicos, por ejemplo.  La prudencia es la primera de las virtudes morales, y esto implica que sin ella no hay justicia ni fortaleza, ni templanza.

>

Leer más... »

2.05.14

(36) “¡No hay que ver al demonio en todas partes!”

demonGiotto

Acudimos a León Bloy una vez más, compartiendo unos párrafos de su Exégesis de lugares comunes. Uno de éstos reza “no hay que ver las cosas demasiado negras”, y Bloy reflexiona:

“Un poco, pasablemente y hasta muy negras, si les parece a ustedes, pero no demasiado. Una amable prudencia aconsejaría, más bien, verlas blancas o color de rosa. Tal es, por lo menos, la opinión de X, que no quiere que a los agonizantes se les haga saber la proximidad de la muerte “aunque la deseen”. No lo quiere absolutamente. El coma le parece preferible a la acción de prepararse a morir y la “atroz costumbre” de la extremaunción lo subleva singularmente. Leo estas cosas en una crónica (…) que tiene un público felizmente liberado de las “crueles exigencias de la fe”:“Adoctrinémonos en la piedad, la dulzura y la compasión, inclusive cuando se trata de velar los signos de la muerte que llega a la cabecera del enfermo. Habituémonos menos al sacrificio que a la cortesía benéfica, que aparta de uno las penas inútiles y las aflicciones superfluas”.

Es evidente que habiendo dejado de ser esencial la salvación del alma, el colmo de la cortesía consistiría en despachar a los enfermos sin más trámite, con lo que se les ahorraría seguramente angustias y dolores. Siglos antes de la era cristiana los antiguos habían encontrado ya eso.”

Pero veamos, ¿por qué no pueden verse las cosas demasiado negras, cuando efectivamente lo están, y ya de tanta “cortesía", corremos el riesgo de vivir en la hipocresía?

Tal vez porque como dice el refrán, “a grandes males, grandes remedios”, y si uno no está dispuesto a poner las barbas en remojo para el remedio, sencillamente parece más conveniente no mencionar siquiera los males. Total, todo se arregla enmendando Códigos, ensanchando mangas, aboliendo Mandamientos y sobre todo, mirando para otro punto cardinal, cuando se huele algo podrido en Dinamarca. ¿Con apartar la nariz, el basural desaparecerá quizás, milagrosamente? –¡Pero estamos en Pascua! –Por eso mismo, porque hay Esperanza, y porque la Cruz es plenamente el signo de Victoria, no se la puede ocultar.

Leer más... »

15.04.14

(35) La PUCE (Pontificia Universidad Católica de Ecuador) ¿elegirá a Barrabás o a Pilatos en Semana Santa?

Parece que las gravísimas incoherencias de las supuestas Universidades Católicas no es novedad en el globo, pero…creo que sería abominable que nos acostumbremos a ello, sin reacción enérgica y urgente.

Por eso, así como hace unos meses manifestamos nuestro repudio a un acto semejante realizado en la UCA, hoy este repudio se convierte en indignación cuando el asesinato de inocentes es sometido a “debate” nada menos que en medio de la Semana Santa:PUCEJudas

  http://eventzz.net/Repensando-el-aborto-perspectivas-sobre-la-despenalizacion-del-aborto-en-casos-de-violacion-Quito/576508559123570

Como se ve en el aviso, un colectivo abortista ha obtenido el auspicio y el espacio de la Pontificia Universidad de Ecuador, con sede en Quito, para organizar un “debate” (sic) para ver si en caso de violación está bien asesinar a los bebés no nacidos, y ha elegido el Miércoles Santo para el circo.

No se nos escapa que en un clima en que muchos están especialmente sensibles ante las injusticias, la prédica sofística sobre los presuntos derechos de la mujer violada, viene como anillo al dedo para pescar a más de un incauto. La penalización del aborto será presentada como intransigencia machista, y la “crucificada” de estos días sería la mujer víctima, olvidando completamente a la criatura, que sería en realidad víctima y consuelo si se le permitiera vivir junto a su madre, pese a todos los dolores.

En fin…conocemos de sobra los argumentos siempre falaces y necios del lobby abortista, pero lo que no puede admitirse es que una presunta Pontificia Universidad Católica mire para otro lado, se desentienda de ello, y les dé no sólo un lugar, sino un auspicio, en vez de organizar algún acto de reparación por el crimen del aborto, para que por lo menos pueda ostentar con dignidad el nombre de cristiana.

No fue novedad cuando hace unos años Benedicto XVI señaló durante un Jueves Santo, que Judas seguía sentado a la mesa. Y buena comilona que se está dando, gracias a los Pilatos que se reproducen como alimañas en la Viña del Señor.

No sé si los organizadores de este “evento” se habrán enterado de que en la Iglesia Católica hay principios no negociables, no debatibles, no admisibles ni susceptibles de ser relativizados. Uno de ellos es el deber de respeto y protección de todo niño no nacido desde su concepción.

El crimen del aborto no puede ser jamás sometido a debate en sitios que se espera sean refugio y fortaleza, en fiel custodia de la Fe, la Verdad y la Vida, y clama al cielo que quienes deben formar y clarificar se hagan corifeos del negocio de la muerte. ¿O hay que explicarles a estos señores que el último eslabón del debate abortista es un gran negociado internacional, amasado con la ingenuidad de los imbéciles, la falta de esperanza y el odio revolucionario?

Esperamos que el Sr. Cardenal tome cartas urgentemente en este asunto, para que se impida la mofa de la chusma del Sacrificio Redentor de Cristo, al usar espacios de Su Iglesia para relativizar el derecho a la vida de nuevos inocentes. 

————–

P.D.: El evento, gracias a Dios, ha sido cancelado el día martes por la tarde, según lo que da cuenta el comentario del grupo organizador. No obstante creemos necesario alertar sobre el escaso control que reina en las universidades católicas ante actos de este tipo, que contradicen profundamente su identidad.

7.04.14

(34) Educación católica en Argentina, “¿Hay alguien en casa?”

educacionarg

Hace unos años, se notaba con relativa frecuencia en ambientes católicos argentinos, la subsistencia del sentido común que reconocía la necesidad de resistir ante la avalancha de basura que se nos venía encima con la Ley de Educación -ya vigente-, apelando a diferentes estrategias más o menos aceptables, pero insisto, con la intención clara de oponer un dique ante el diluvio de inmundicia. No reinaba el fervor de San Francisco Javier,  pero sí de cierto sentido común al menos.

Hoy la verdad es que no sé si serán los cambios climáticos, o el olor a azufre que nos va embotando los “reflejos”, el caso es que me parece vivir eclesialmente en la ciudad de la Bella Durmiente del Bosque. Sí, muchos piensan que yo sigo “creyendo en los cuentos de hadas”, pues ya he pasado hace rato los 12 años, pero sigo completamente convencida de que la Verdad debe ser servida y para ello, debe ser amada, y que si a las almas se las acostumbra a nadar en la mentira y a respirar falacias, ese amor no puede crecer y desarrollarse como debe.

En el mundo de Tolerandia, pienso que no debe tolerarse el error sistemáticamente impartido, pertinazmente sostenido y cínicamente defendido. Pero quienes pensamos así, recibimos como respuesta de más de un sacerdote, representante legal, obispo y vicarios, miradas atónitas y urticarias súbitas, como si pidiéramos carrozas de calabazas.

Leer más... »

5.04.14

(33) La "Oración Abrasada" (de S. Luis María y nuestra)

OrAbrasada

Podemos decir que el Credo en sí, el tesoro de la Fe, es inseparable de aquellos que están brillando como luceros junto a nosotros gracias a esa misma fe, que confesaron con su palabra y vida de manera ejemplar. ¿Cómo divorciar la atracción de la fe de nuestra familiaridad con los santos, “nuestros hermanos, las águilas”, como los llamaba Sta. Teresita?

947 “Como todos los creyentes forman un solo cuerpo, el bien de los unos se comunica a los otros […] Es, pues, necesario creer […] que existe una comunión de bienes en la Iglesia. (…)"Como esta Iglesia está gobernada por un solo y mismo Espíritu, todos los bienes que ella ha recibido forman necesariamente un fondo común” (Catecismo Romano, 1, 10, 24).

Hace unos días, conversando con una persona desanimada, decía que ante ciertas cosas que se ven y oyen, uno se queda a veces sin palabras, con el alma en suspenso, ansiando sólo el silencio y la oración. Pero resulta que la oración es, ya, palabra; la palabra más fecunda. Y yo creo que en esos momentos, en que tal vez ni sabe uno cómo orar, la oración de los Santos, de quienes están ya mirando al Verbo “cara a cara”, es particularmente consoladora y eficaz para mostrar el rumbo.

Leer más... »

17.03.14

(32) A.Grün: la “espiritualidad invertida” que desemboca en una moral corrupta (y III)

“La librería es un templo; el librero, un predicador; los frutos que se buscan son la luz, la santidad, el gozo en Jesucristo y la vida cristiana. El mostrador es un púlpito de la Verdad” (Beato Santiago Alberione)

GEspabajo

Abusando quizá de la paciencia del lector, ofrecemos este post más extenso de lo que hubiésemos querido, por creerlo en conciencia necesario, al umbral de la llegada de Grün a nuestro país, con la esperanza de servir de advertencia a muchos desprevenidos.

Habiendo tratado de recorrer hasta ahora los puntos fundamentales en los que este autor se aleja considerablemente de la verdad revelada sobre Nuestro Señor y del misterio del hombre herido por el pecado, veremos aquí hacia adónde lo llevan estos presupuestos.

Al referirse al paso de Jesús por el Desierto, hemos visto que no vacila en rebajar el misterio del Verbo Encarnado, afirmando que allí “Jesús hace experiencia en su propia carne del animal salvaje. No huye de él, sino que intenta conciliarse con lo salvaje y con lo animal” (Luchar y amar, p.205).

Unas páginas antes, ya había afirmado que  los demonios son fuerzas internas, complejos que se apoderan de los hombres” (p.201).

No debe sorprender, pues, que nuestro autor transite un rumbo completamente torcido también en lo atinente a las principales “coordenadas” de espiritualidad, y finalmente en las cuestiones morales que preocupan más al hombre de nuestro tiempo.

Leer más... »

5.03.14

(31) Otra vez, epidemia teológica: Grün y el misterio de la Redención (II)

Grunafiche
El fenómeno de la Nueva Era, juntamente con otros nuevos movimientos religiosos, es uno de los desafíos más urgentes de la fe cristiana. Se trata de un desafío religioso y, al mismo tiempo, cultural: la Nueva Era propone teorías y doctrinas sobre Dios, sobre el hombre y sobre el mundo incompatibles con la fe cristiana. Además, la Nueva Era es síntoma de una cultura en profunda crisis y, a la vez, una respuesta equivocada a esta situación de crisis cultural: a sus inquietudes e interrogantes, a sus aspiraciones y esperanzas” (Card. Paul Paupard, Religiones y sectas en el mundo, 6, 1996, p. 7).
En la primera parte de este análisis hemos tratado de presentar un marco de la doctrina de Don Anselmo a la luz de sus principales fuentes, en lo que hay sobrado fundamento para afirmar que se inscribe en el movimiento de la New Age, ante el cual la Iglesia ha llamado la atención sobre su incompatibilidad con la fe revelada. Ahora bien, tratándose de un predicador de quien el público a menudo acude por una “espiritualidad católica”, la confusión que causa es bastante considerable, por lo que parece merecer un análisis más o menos extenso, en el que apelamos a la paciencia del lector.

Cabe preguntarnos entonces: ¿cuál sería el termómetro principal, el “eje temático” en que debería basarse el fiel incauto para saber que no está frente a un impostor que le venderá “gato por liebre”?

Debería considerar, antes que nada, lo que profesa el orador/escritor acerca del Misterio de la Redención, que al fin y al cabo, funda toda nuestra fe.

Podrían creer algunos, que aún pese a las fuentes de las que abreva, su “olfato católico” y una gracia especialísima lo hubiesen preservado de grandes errores en cuanto a la fe que suponemos profesan todavía algunos benedictinos. Pero sin embargo, nos encontramos con que para Grün la verdad no está en el Credo que profesamos los católicos.

Leer más... »