(294) El "anti-belén" del Vaticano y el discernimiento de espíritus en el arte -un video del P. Raúl Sánchez-

antiblelen

“Yo he venido en nombre de mi Padre, y vosotros no me recibís,  si otro viniere usurpando mi nombre, le recibiríais” (Jn. 5, 43)

Señala el Catecismo de la Iglesia Católica que

El arte sacro es verdadero y bello cuando corresponde por su forma a su vocación propia: evocar y glorificar, en la fe y la adoración, el Misterio trascendente de Dios, Belleza supereminente e invisible de Verdad y de Amor, manifestado en Cristo, “Resplandor de su gloria e Impronta de su esencia” (Hb 1, 3), en quien “reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente” (Col 2, 9), belleza espiritual reflejada en la Santísima Virgen Madre de Dios, en los Ángeles y los Santos. El arte sacro verdadero lleva al hombre a la adoración, a la oración y al amor de Dios Creador y Salvador, Santo y Santificador.

2503 Por eso los obispos deben personalmente o por delegación vigilar y promover el arte sacro antiguo y nuevo en todas sus formas, y apartar con la misma atención religiosa de la liturgia y de los edificios de culto todo lo que no está de acuerdo con la verdad de la fe y la auténtica belleza del arte sacro (cf SC 122-127).

Ahora bien, en una Navidad signada como pocas por el interés concertado universal en promover la muerte (aquí el aborto, allá la eutanasia…), no puede sernos indiferente el esperpento que hace unos días fue colocado en el Vaticano en donde debería haber habido una representación piadosa del Nacimiento del Redentor del mundo. Máxime cuando no sólo no mueve a la devoción, sino que ha acarreado ya un sinnúmero de repudios y burlas por parte del mundo, provocando de paso el escarnio de las sagradas figuras representadas del Niño Dios (en cuna “roja"??), Nuestra Reina y Madre y San José, por lo que cabría esperar algún desagravio público antes de Navidad.

Acostumbrados a la subversión cultural en todas sus formas, lo cierto es que muchos “aggiornados” ponen cara de entendidos -como la ponían quienes miraban las obras más horribles de Picasso, de quienes él mismo se burlaba, despreciándolos-, mientras el escándalo y estupor del pueblo fiel sigue su curso, fortaleciendo a unos, y desmoralizando a otros.

En dicho contexto, hay quienes consideran que no sería oportuno responder a las sorpresas desagradables que ya son pan cotidiano para los fieles, pero nos preguntamos si será coherente callarnos cuando quienes amamos y celebramos la Vida sabemos que en última instancia, no hay vida verdadera sino en Cristo, Dios hecho hombre para que el hombre pueda ser hijo de Dios.

Y cuando en tiempo de Navidad se ataca el misterio inconmensurable de la Encarnación por el que somos cristianos con una parodia cuasiblasfema, y este ataque no proviene desde “fuera” sino de las venas mismas de la Iglesia, es urgente clarificar, señalar, denunciar la impostura, para que los más débiles no sean presa de la corrupción que todo lo va impregnando con un tufo siniestro.

Por supuesto que ese tufo no nos quita la esperanza, pero estamos convencidos de que en la medida de las posibilidades de cada uno, es deber de caridad distinguir y ayudar a diferenciar entre el  oro y el oropel, el trigo y la cizaña, el pastor y el asalariado, la verdad y el sofisma, y cómo se diferencia lo auténticamente cristiano de su más radical negación, no perdiendo de vista que lo propio del Anticristo es ser el más egregio Simulador de Cristo. Pues como bien señala el filósofo argentino Federico Mihura Seeber,

“Del modo como una trampa para cazar patos se parece a un pato, así el Anticristo estará en condiciones de atraer cristianos a la perdición, haciéndoles creer que él es la salvación. A cristianos no advertidos. Pero el cristiano que esté alerta a esta semejanza engañosa no sólo no se dejará embaucar por ella sino que se aprovechará para tomar conciencia de a actualidad del verdadero Cristo…” (Cf. El Anticristo, Samizdat, Bs.As., 2012, p.41).

Y contra la prevención de quienes crean que estas observaciones puedan ser desalentadoras, respondemos que por el contrario, reconocer el engaño, descorrer el velo de toda mentira, es siempre un gozo para quien ama la Verdad, cuyo Rostro Divino es el Cordero Inmaculado.

Este tiempo de Adviento recordamos, haciendo penitencia por ello al constatar su cumplimiento, que

“La luz brilla en las tinieblas, pero las tinieblas no la recibieron” (Jn.1,5).antibelenw

Tiempo de expectación en que se unen dolor y esperanza. Y es necesario y consolador advertir que los fieles están ávidos de la Luz, y por gracia de Dios la recibimos, pero tanto brillará para nosotros esa Luz cuanto más densas sean las tinieblas.

“No debe arredrarnos, pues, destacar la maldad del mal que nos rodea. No es descorazonador ni apabullante hacerlo. Es, o debería ser, en realidad, exultante, no sólo porque la intensificación del mal anuncia el triunfo del bien, sino más aún, porque en el mal se hace más patente y refulge el bien” (Mihura Seeber, Ibid, p.43).

Sin pretender ser exhaustivos, apuntamos solamente que en la descomposición social, la corrupción del arte –y en especial del arte sagrado-, juega un rol fundamental, porque no sólo expresa sino que moldea -o distorsiona- la sensibilidad. Al respecto señala Hans Graf Huynn en su magnífica obra “Seréis como dioses”, que “también el arte se halla expuesto a la muerte y a peligros constantes por causa del pecado. Siempre se halla ante el riesgo de hacerse independiente, de ceder el deseo de hacerse autónomo”, y esto lo vemos sobre todo cuando se prescinde totalmente de la Tradición, y se pretende innovar hasta lo extravagante o ridículo. En este sentido,

“Existe incluso un arte diabólico, que nos confunde con su brillo y nos perturba. Un arte que es diabólico no puede ya servir de testimonio de Dios. Está comprometido con el diábolos, ese que desconcierta toda forma de orden; que ama la disonancia en cuanto tal y acaba conduciendo al nihilismo en que todo orden se esfuma; que embauca con un orden aparente que no es orden de Dios y solamente halaga los sentidos. Diabólico es también ese no-Arte, que además de venir de una incapacidad creativa pretende ser tenido como arte cuando no es en el fondo otra cosa que mentira o apariencia vacía.” (Cf.Seréis como dioses; Eiunsa, Barcelona, 1991)

Por esta razón, Alfons Rosemberg -especialista en simbolismo del arte- observaba que

“Ese torvo paisaje de lo absurdo y lo monstruoso, de formas repulsivas y espectrales (…) coloca a la persona que lo mira tomándoselo en serio, en un estado de ánimo semejante. Todos esos fenómenos anímicos cuyo origen ha sido atribuido hasta hoy fundadamente a intervenciones diabólicas asaltan a quien se halla delante de estas obras. Lo que debe importarnos más respecto de ellas no es en absoluto estimarlas en su valor artístico, sino dilucidar el espíritu que impera sobre ellas impregnándolas. Y en esta operación hay que dictaminar o declarar sin titubeos, que los autores de semejantes obras sirven a Satanás, háganlo o no a sabiendas, ayudando a su acción en el momento actual.” (Alfons Rosemberg, Practiken des Satanismus, cit por Pfeil Hans, Engel und Teufelen Der Fels, nov.1982, pp. 322 ss)

Se comprende entonces que la denuncia, por tediosa que sea para quien la hace y para quien la recibe, es caridad si de ello se sigue la advertencia, enmienda y previsión del engaño, según lo que San Pablo nos exhorta:

“Probad lo que es grato al Señor, sin participar en las obra de las tinieblas, antes bien, denunciadlas y reprobadlas, pues lo que éstos hacen en secreto es vergonzoso hasta decirlo, (pero) todas estas torpezas, una vez denunciadas por la luz, quedan al descubierto, y todo lo descubierto, luz es.” (Ef.5, 8)

Agradecemos, pues, a sacerdotes lúcidos y claros como el p. Raúl Sánchez, que ha dejado este video sobre el anti-Belén de este año:

Para reposar el alma, y advertir el contraste, aprovecho para dejar aquí un precioso y conmovedor Nacimiento, realmente apto para la contemplación y oración, suplicando al Señor, ¡¡Ven pronto Señor, no tardes!!:

————————————————————

 Infocatólica necesita su colaboración para seguir adelante; le sugerimos cómo hacerlo en estas Fiestas.

20 comentarios

  
C.V.
Uno de mis sacerdotes favoritos, por su valentía y claridad.
16/12/20 9:15 AM
  
José Luis (OFS)
Para que sea un verdadero arte, debe llevar el Espíritu de Dios, a las personas que Él mismo escoge, como lo leemos en ciertos textos de las Santas Escrituras.

Al perder la humanidad la fe, el Señor ya no da ese don del arte verdadero. Incluso el mundo disfruta con una especie de arte tan deforme, horrible, tanto en las pinturas, cuadros, que son garabatos, le llaman arte, el paganismo que es una abominación a los ojos de Dios, engañosamente se le califica de "sabiduría, arte, belleza", nunca lo serán conforme a la belleza de Dios.

Esa figuras, muestra también, mascaras de caníbales que se ponían para aterrorizar a sus victimas, máscaras monstruosas, que nada tiene que ver con la fe, sino con el rechazo a la obra de Dios.

El enemigo infernal, es quien convence a esas personas, en lo que es arte, un falso arte. No son artistas auténticos. Otras a robots de ciencia ficción, en este año no existe ninguna piedad, en esas construcciones impías y paganas, proceden del maligno, como lo ha dicho el sacerdote Raúl Sánchez, y es la verdad.
16/12/20 9:43 AM
  
María-Ar
Muy oportuno María Virginia. Exelente este artículo!
Y el vídeo del P. Sánchez no tiene desperdicio!
+
16/12/20 11:57 AM
  
Oscar Alejandro Campillay Paz
Pésima elección de este pesebre que viene exhibiendose desde hace cinco décadas en diferentes sitios.
Chesterton hablaba de la forma "equivoca" para esas creaciones que guardan desde su origen como un retorcimiento interior.
En el verdadero arte, la verdad, la belleza y el bien, deben ser inseparables.
16/12/20 2:14 PM
  
Rubén (de Argentina)
El padre Sanchez es un sacerdote enorme; todos sus vídeos son de gran edificación. Muchas gracias por traer su nombre a Infocatolica.
16/12/20 3:05 PM
  
RAR
Cada día que pasa es más evidente lo que pretenden algunos dentro de la Iglesia.
16/12/20 3:10 PM
  
Ricardo de Argentina
Si el papa Francisco ha bendecido "esto", que es un insulto y una torpe burla a lo más sagrado de la la Iglesia Católica, entonces su responsabilidad es inexcusable.
16/12/20 6:44 PM
  
Fred
Alguien tiene que decirlo. Lo que pretenden los tipos que han puesto esta bazofia, en la plaza de S. Pedro, es burlarse de los cristianos. De hecho, en el Vaticano hace años que se burlan de los cristianos. Y la gente de buena fe, no lo quiere aceptar, pero para muchos es evidente.
16/12/20 7:35 PM
  
Juan Esteban
Exelente artículo muy bien explicado , Dios siga recibiendo gloria en el mundo a través de las capacidades y talentos que nos ha dado a cada uno
16/12/20 7:40 PM
  
Carmelo
Esto refleja el tipo de odio que le tienen...a todo lo católico..a la tradición al Belén que decidió mostrarnos la Encarnación.
Esta escena no es más que un Anti evangelio, es una muestra de cinismo burlesco a aquello que fue mis primeras catequesis...de como vivió El Niño Jesús...
Lo digo porque así uno comienza a conocer a Jesús..a penetrar esos espacios físicos que el como hombre toca...y esto no es más que condición y la catequesis a un niño queda anulada, queda sin sentido algunos que el hedonismo del artista y el error filosófico que intentan plantar los ideólogos masones estos
Por mi parte...pueden cerrar el telón para los cínicos.
17/12/20 1:59 AM
  
Catalina Bellia
Realmente como católica, me espantó ver éstas imágenes como representativas del Nacimiento de Jesús, soy de Argentina donde en éstos momentos se está debatiendo para legalizar el aborto, algo que no estoy de acuerdo. Luego ver éstas imágenes, quedé horrorizada. Hacia donde nos llevan ?? nuestros representantes de la Iglesia Católica o el demonio ya está allí instalado ???? Que El Señor se apiade de todos nosotros......
17/12/20 10:07 PM
  
Vivi
Si en El Vaticano supieran el dolor y la amargura que nos causan a los fieles con acciones como éstas...
18/12/20 2:03 AM
  
Rubén
A este padrecito lo van a misericordiar en cualquier momento, todos los días toca un tema mas candente que otro, muy jugado, Dios lo bendiga, esta dando luz en esta oscuridad.
18/12/20 2:18 PM
  
Hispanicus
Perplejidad y asombro, lejos de tocar el corazón, es lo que provoca semejante adefesio. Destierra el Misterio e incita al asco. Perturba e inquieta el espíritu en vez de sosegarlo y arrullarlo en lo inefable del Nacimiento.
Esta burla luciferina no debe desalentarnos, antes bien, debe espolearnos a los católicos a presentar batalla contra la faz modernista que pretende usurpar la Cátedra de Pedro.
18/12/20 3:30 PM
  
carmelo
hola Virginia, disculpa que te escriba en tu post...
/////////////////////////


V.G.: Comparto su dolor, no sabe cuánto.
18/12/20 3:38 PM
  
Vladimir
Al Diablo le gusta lo feo, lo malo y lo falso. Exactamente lo contrario de la Belleza, la Bondad y la Verdad.
18/12/20 4:10 PM
  
Néstor
En la primera foto ¿a quiénes o qué se supone que representan las dos figuras que efectivamente parecen tomadas de "La guerra de las galaxias"? En caso de que se suponga que representan algo, obviamente.

Saludos cordiales.
19/12/20 2:21 AM
  
Farias
Realmente es feo, y me parece inapropiado. No entiendo por qué hacer un cambio tan radical, cuando los cristianos de cualquier postura , al menos, comulgan en un pesebre navideño entendible referido a imágenes universales y aceptadas.
Puede haber diversos estilos artísticos , viejos y modernos, pero todos deben tener una sola mira: Generar la piedad y la devoción en la mayoría de los creyentes..Me cuesta imaginar que alguien pueda expresar y sentir piedad y devoción ante estas imágenes.
Creo que Leon Bloy decía que las obras de arte religioso tenían algún sentido si generaban piedad y devoción en las personas que las contemplaban ; si las mismas estaban concebidas para generar religiosidad en quien las contemplaba.
Pero más allá del mal gusto para nada comparto que por ello se quiera concebir otro propósito en el Vaticano. Quedémonos en el mal gusto, e intentemos que sea corregido y lo eviten en lo sucesivo; pero no usemos de eso como si fueran motivos para denostar al Papa Francisco y a la Santa Sede. Eso no lo suscribo en absoluto.
En las obras de arte religiosas, y en las figuradas hay muchas que no generan la menor piedad o devoción en quien los mira, a pesar de provenir de maestros consagrados. El David de Miguel Angel para nada me representa al celoso joven que enfrenta a Goliat, sino más bien a un joven griego. Hay un retrato de Leonardo Da Vinci de San Juan Bautista que lo presenta con rasgos feminiles decadentes. Este cuadro de Leonardo me parece realmente insultante, con una gravedad mayor a la del horrible pesebre plantado en el Vaticano.
Aquí en Argentina los amigos de Herodes quieren generar nuevos llantos y ayes en Ramá. Pretenden sancionar la ley del asesinato del no nacidos al día siguiente del Día de los Inocentes.
Saludos y El niño Dios nos bendida en estas Navidades

---------------------------
V.G: Gracias Farías, Dios lo bendiga. Apoyémonos en nuestras grandes coincidencias para seguir desde allí, en unidad, rezando unos por otros.
19/12/20 4:28 PM
  
Belen Lamana
Agradecida por la verdad que contiene su artículo. Necesitamos gente valiente que denuncie todas estas atrocidades...
Feliz Navidad desde la contemplación del misterio que sucede en el pesebre, Dios se encarna para salvar al hombre!!!!


-------------------
V.G: Igualmente Belén, Muy feliz y santa Navidad!! Y Dios se encarna en la Belleza, Hijo de la Madre del Amor HERMOSO!
22/12/20 7:12 AM
  
hornero (Argentina)
Los demoníacos sólo merecen un comentario: ¡DEMONÍACOS!
29/12/20 12:49 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.