InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: Cristo

3.09.14

(48) Ante ecumaniáticos e idólatras, el mástil de la Cruz

cruzenbruma

“No, Venerables Hermanos, no hay verdadera fraternidad fuera de la caridad cristiana,
que por amor a Dios y a su Hijo Jesucristo, nuestro Salvador, abraza a todos los hombres,
para ayudarlos a todos y para llevarlos a todos a la misma fe ya la misma felicidad del cielo.
Al separar la fraternidad de la caridad cristiana así entendida, la democracia,
 lejos de ser un progreso, constituiría un retroceso desastroso para la civilización.”
(S.Pío X, Notre charge apostolique)

Ya se sabe que el sistema demoliberal es un circo que sirve de pantalla a todos los abusos y atropellos, siempre que se esgrima convenientemente el banderín de la libertad. No me detendré aquí en el abismo que separa la concepción de libertad cristiana (que no es un fin en sí misma sino un medio, orientado a un bien objetivo y verdadero) y la que tiene de ella el liberalismo, que con matices, podemos sintetizar en un mayor o menor desprecio del bien común, la caridad y la justicia, para que el egoísmo y las pasiones reinen a sus anchas. Y como las pasiones son ciegas, uno nunca sabe hacia qué remotos horizontes de estulticia y ridiculez puedan conducirnos si las divorciamos del Bien y la Verdad. Hoy puede llevarnos al “matrimonio” con las libélulas o con la torre Eiffel; mañana a la proclamación de los DCM (derechos civiles de los moluscos), o a la incineración forzada de los que tienen improductivo el brazo izquierdo, o a la educación obligatoria y universal del “reggaeton”… Pero la  risa deviene llanto cuando los que promueven ese tipo de “cultura” se dicen católicos sin que nada les haga cosquillas.

Leer más... »

25.12.13

(22) Que exulte el Universo, ¡ha nacido Cristo!

“Celebremos el nacimiento del Señor con la asistencia y aire de fiesta que merece.

Exulten de gozo los varones, exulten las mujeres: Cristo nació varón, pero nació de mujer; ambos sexos quedan honrados. Pase, pues, ya al segundo hombre quien había sido condenado con anterioridad en el primero. Una mujer nos indujo a la muerte, una mujer nos alumbró la vida.

Exultad, vírgenes santas: la virgen os parió a aquel con quien podéis casaros sin corrupción alguna, vosotras que no podéis perder lo que amáis ni concibiendo ni pariendo.

Exultad, justos: ha nacido el Justificador.

Exultad, débiles y enfermos: ha nacido el Sanador.

Exultad, cautivos: ha nacido el Redentor.

Exultad, siervos: ha nacido el Señor.

Exultad, hombres libres: ha nacido el Libertador.

Exultad cristianos todos: ha nacido Cristo.”

(San Agustín, Sermón 184)

Les deseo a todos los lectores y a la querida familia de InfoCatólica, una Muy Feliz y Santa Navidad, pidiendo la gracia de que nuestros gozos y tristezas sean siempre según el Corazón de Cristo, sin dejarnos arrastrar por los criterios de la carne ni del mundo, que este Niño Divino ha venido a restaurar.

25.10.13

(17) "Las Leyes del Desorden -lineamientos jurídicos contra el Reinado de Cristo-""

En la brega de los bautizados por el Reinado Social de Cristo (pues éste no es mero enunciado piadoso, sino que requiere del compromiso de aquellos), se hace necesario tomar conciencia de los elementos que obstaculizan este Reinado, y éstos no son sino los clásicos enemigos del alma –mundo, demonio y carne- que, según las diferentes épocas, toman nuevos y variados “estilos”, pero siempre convergentes hacia el mismo fin:

“No preguntéis quién es el enemigo; ni qué vestidos lleva. Éste se encuentra en todas partes y en medio de todos. Sabe ser violento y taimado. En estos últimos siglos ha intentado llevar a cabo la disgregación intelectual, moral, social, de la unidad del organismo misterioso de Cristo. Ha querido la naturaleza sin la gracia; la razón sin la fe; la libertad sin la autoridad; a veces, la autoridad sin la libertad. Es un enemigo que cada vez se ha hecho más concreto con una despreocupación que deja todavía atónitos: Cristo, sí; la Iglesia, no. Después: Dios sí, Cristo no. Finalmente el grito impío: Dios ha muerto; más aún, Dios no ha existido jamás. Y he aquí la tentativa de edificar la estructura del mundo sobre fundamentos que Nos no dudamos en señalar como a principales responsables de la amenaza que gravita sobre la humanidad: una economía sin Dios, un derecho sin Dios; una política sin Dios. El enemigo se ha preparado y se prepara para que Cristo sea un extraño en la universidad, en la escuela, en la familia, en la administración de la justicia, en la actividad legislativa, en la inteligencia entre los pueblos, allí donde se determina la paz o la guerra. Este enemigo está corrompiendo el mundo con una prensa y con espectáculos que matan el pudor en los jóvenes y en las doncellas, y destruye el amor entre los esposos.” (S.S.Pío XII, alocución del 12-10-1952)

Y tal como está el mundo, parece ser que uno de los modos más efectivos y “elegantes” de persecución de los cristianos es la vía de lo “legal".

Leer más... »

21.10.13

(16) Misericordias prohibidas -a propósito del caso Priebke-

Si algo hay de apasionante y maravilloso en nuestra fe es su dimensión totalizante, integral, absoluta. Nada humano ni divino le es ajeno, porque su centro es precisamente Cristo. Y el Catecismo, con su preciosa trama de correspondencias internas, nos lo recuerda. Y como nada humano se le escapa, todo lo bueno y verdadero de cada cultura halla su sitio en el corpus de nuestra doctrina, desarrollándose en su plenitud a la luz de la Revelación.

Sin embargo, los conceptos de piedad, misericordia, compasión, adquieren con el Cristianismo un relieve característico prácticamente impensable para el mundo pre-cristiano, aunque con algunas excepciones.

Leer más... »

15.10.17

(14) Todos los que militáis...

Por supuesto que no podemos dejar pasar su fecha sin recordar a nuestra Santa Teresa “la Grande”, con todo lo que tiene todavía para decirnos -¡ella siempre es tan actual!- , y con todo lo que a la vez, nosotros podemos pedirle, en este consorcio tan bendito de la Comunión de los Santos.

Transcribimos, entonces, una de sus poesías más bellas, a nuestro juicio, por más que sea harto conocida, y a continuación, algunas oraciones en verso que le dedicara el P. Leonardo Castellani en enero de 1947, y por cuya pluma nos dirigimos a la santa Doctora, pidiendo su intercesión.

Todos los que militáis

debajo de esta bandera,

ya no durmáis, no durmáis,

pues que no hay paz en la tierra.

Si como capitán fuerte

quiso nuestro Dios morir,

comencémosle a seguir,

pues que le dimos la muerte.

Oh, qué venturosa suerte

se le siguió de esta guerra!

Ya no durmáis, no durmáis,

pues Dios falta de la tierra.

Leer más... »