(255) Mons. Juan R. Laise, In Memoriam -sin omisiones "convenientes"-

Laise1

Más de una vez hemos protestado en este portal por la odiosa costumbre de muchos católicos de canonizar ipso facto a algunos cristianos apenas ocurrido su fallecimiento, como si el Purgatorio no existiera. Ni qué hablar cuando se trata de un eclesiástico que ha tenido una notable militancia en favor de “los pobres” con los que se excusan livianamente grandes disidencias con la fe; ¡hasta altares y novenas!..

Pero en el caso que nos ocupa, por el contrario, consideramos que tal vez en las semblanzas y condolencias que se han difundido se ha deslizado cierta injusticia por omisión al callar algunos datos dignos de encomio que es preciso conocer en memoria de este honorable obispo que Dios ha concedido a la Iglesia en la Argentina.

Nos parece muy oportuno que  el Santo Padre reconozca su “dedicación y entrega pastoral”, o que se mencionen sus obras a favor del culto y la defensa de la fe –lo que por otra parte debería ser lo esperable en todo obispo fiel…- pero más allá de las semblanzas políticamente correctas ante el fallecimiento de “un obispo más” creo que es deber de justicia levantar un poco más la voz para destacar algunas grandes virtudes de Mons. Laise que por desgracia no han sido últimamente las más frecuentes entre nuestros pastores. Y es comprensible que esos reconocimientos no provengan de la propia Conferencia Episcopal, pues si algo no ha sido Mons. Laise fue un pastor “políticamente correcto”, gracias a Dios.

Por eso es grato leer el justo reconocimiento del segundo sucesor suyo, actual obispo de San Luis, Mons. Martínez, quien además de sus condolencias expresa en su Carta Pastoral,

“ante todo, un cristiano agradecimiento a Dios Nuestro Señor por haber dado a la Diócesis y Provincia de San Luis un Obispo como él,”

pues es motivo de profunda gratitud para una diócesis contar con Obispos que no se conformen al sentir del mundo y se atrevan con santa parresía a predicar “contra corriente” el auténtico Evangelio, frente a sus muchas adulteraciones.

 “Especialmente valoramos, entre otras actividades: su amor por la Eucaristía, su devoción mariana, concretada en cada pueblo; su eclesial preocupación por las vocaciones, plasmada en la fundación del Seminario Mayor Diocesano, San Miguel Arcángel; su fidelidad a la doctrina católica del Magisterio de la Iglesia; sus constantes desvelos por mantener y resaltar la sacralidad de la liturgia, restaurando la Iglesia Catedral y promoviendo el canto sacro; su cercanía a la educación católica; su particular devoción al Padre Pío, con la creación de los Grupos de Oración.”

Pero a lo que se ha dicho sobre su limpia y ascendente vida al servicio de la Iglesia (desde su temprano ingreso a los Capuchinos, su sacerdocio, la licenciatura en derecho canónico en la  Gregoriana, su doctorado en derecho civil de la Universidad Nacional de Córdoba -Argentina-, su nombramiento como Superior Provincial de los Capuchinos de Argentina) falta tal vez añadir lo que más aproxima a los discípulos de Cristo a su Maestro: sus Cruces. Es, pues, mirando sus sufrimientos (cómo y por qué han sufrido) como podemos calibrar mejor la fidelidad de los hijos de Dios.

En el caso de Mons. Laise, destacamos ante todo tres grandes cruces que rubrican a su vez tres grandes combates.

Una asunción episcopal “turbulenta":

- En 1971 fue nombrado por el papa Pablo VI obispo coadjutor con derecho a sucesión de la diócesis de San Luis, cuyo obispo estaba gravemente enfermo. Éste había sido electo años atrás como obispo Conciliar, permaneciendo durante todo el desarrollo del CVII en Roma, y a su término regresó visiblemente “aggiornado”, transformando la diócesis en un semillero de sacerdotes tercermundistas. El clero de esa diócesis, aunque escaso, estaba en efecto profundamente dividido debido a la teología de la liberación. Debido a la fuerte resistencia del sector más ideologizado y rebelde, no fue posible organizar la consagración episcopal en el territorio de lo que sería su sede episcopal, sino a 800 kilómetros de distancia, en la capilla del colegio Euskal Echea de Buenos Aires, del cual era ex alumno.

Pocas semanas después el Obispo de San Luis murió. Tan pronto como se convirtió en obispo de San Luis, la reacción del grupo de sacerdotes altamente politizados hacia el marxismo no se hizo esperar, y un número importante de ellos dejaron la diócesis y se trasladaron a la diócesis vecina de la Rioja donde el ambiente era más acorde a sus ideas, y donde por entonces era obispo el devoto montonero Enrique Angelleli... Algunos fueron incluso más lejos abandonando directamente el ministerio sacerdotal. Esto fue un duro golpe para Mons. Laise, ahora al frente de una diócesis casi sin clero (ya antes tenía muy pocos sacerdotes pues no había habido ordenaciones sacerdotales en los 18 años anteriores, y en ese momento había sólo un seminarista, pero este éxodo disminuyó aún más el número). La actitud previsible podría haber sido “contemporizar” o bien optar por un “diálogo” que mantuviera a cualquier precio un status quo que no le complicara demasiado la vida, pero sin embargo su coraje, su tesón y sus dotes de gobierno le permitieron encontrar una manera de revertir la situación según el sentir de la Iglesia y del Corazón de Cristo, haciendo desde el principio su prioridad el fomento y cuidado de las vocaciones, no sólo en cuanto a su número sino sobre todo lo más arduo y eficaz: su formación, creando en 1980 el seminario diocesano “San Miguel Arcángel".

Treinta años después, al cumplir 75 años y abandonar el mando de su diócesis, había más de cincuenta seminaristas, y un joven y numeroso clero que trabajaba activamente en las ciudades y pueblos de la provincia. Del mismo modo, promovió la instalación de diversas congregaciones religiosas, especialmente la creación de una nueva congregación femenina, el Instituto Mater Dei de carácter diocesano que ha pasado las fronteras de la provincia con una casa en Buenos Aires, y del país con fundaciones en Chile, Canadá, España y Francia.

Desde el principio, su actividad fue múltiple e incesante: la fundación de casas religiosas, escuelas, una extensión de la Universidad Católica, numerosas iglesias y capillas para los nuevos distritos de una provincia cuya población está en constante crecimiento y la organización de congresos y conferencias, han dotado a la provincia de San Luis de una fisonomía plenamente diversa del resto, haciendo de su catolicidad una nota distintiva incuestionable.

Las directivas apostólicas se sucedieron en el espíritu y las decisiones del obispo Laise, a un ritmo febril, pero como religioso capuchino sabía bien que la actividad, incluso la más noble, como la del apostolado, no es fructífera si no nutre sus raíces en la contemplación. Es por eso que también alentó la instalación en la diócesis de comunidades contemplativas.

 

El combate por la dignidad de Cristo SacramentadoLaiseySarah

- En segundo lugar, podemos hablar de un buen combate por lo que fue en lo que se ha destacado de modo especial: la piedad y devoción eucarísticas. Ella se ha traducido de manera especial en la Adoración del Santísimo Sacramento, que por su expresa voluntad ha sido expuesta cotidianamente durante todo el día en la catedral desde los años 80. También se manifestó en su cuidado por la organización de la fiesta y procesión solemne del Corpus Christi por las calles de la ciudad, y en sus homilías para la ocasión.

Por esta razón, se comprende que en 1996 se encontró con una grave responsabilidad, ante la decisión de la Conferencia Episcopal Argentina de solicitar un indulto de la Santa Sede para dar la Sagrada Comunión en la mano. Éste, que además de haberse obtenido en un principio a través de una desobediencia frontal al Papa que se oponía claramente a la introducción de ese uso, constituía indudablemente una manera menos devota, al hacer menos clara la Presencia Real y la especificidad el Sacerdocio y multiplicar las posibilidades de sacrilegios y profanaciones. Por este motivo, al obtenerse el indulto, tras haber presentado sus reparos a la Sda. Congregación de Ritos, Mons. Laise determinó no hacer uso del mismo, siendo San Luis la única provincia argentina en que no está permitido comulgar en la mano.

Pero esta decisión no fue gratuita: pese a haber recibido por parte de Roma la autorización y aliento por su celo y responsabilidad pastoral en este tema, la respuesta hostil de sus “hermanos en el episcopado” no se hizo esperar. Como laica, doy fe del ensañamiento con que fue criticado Mons. Laise por su decisión, por parte de no pocos sacerdotes y muchos obispos. En su libro extensamente fundamentado sobre el tema Comunión en la mano. Documentos e historia, publicado originalmente en 1997, expone la reverencia que cada fiel debe dar al Santísimo Sacramento al comulgar. Con pruebas incontestables, concluye que la única forma de manifestar sinceramente con la palabra y con los hechos la fe en la presencia eucarística del Señor es el recibir la comunión en la boca, directamente de manos del sacerdote. Como difusores entusiastas de esta obra, puedo dar fe de la negativa terminante de recibirlo en numerosas librerías “católicas” de Bs. As.: “de Laise, nada”…

laisedoct

La fidelidad a la Doctrina Católica, sin adulteraciones

- Otro punto central de su actividad como obispo, al promulgarse el Catecismo de la Iglesia Católica, fue el abocarse a componer una serie de Catecismos pequeños, que fue publicando gradualmente y que consistían en una adaptación para el uso de del niños de los contenidos del Catecismo de la Iglesia Católica, por temas (la Oración, el PadreNuestro, la Comunión, la Confirmación, Los Mandamientos, etc.). Estos causaron cierta controversia por considerarlos demasiado conservadores, y pese a haber recibido gran aliento del entonces Cardenal Ratzinger, fueron también “proscriptos” en gran medida en las librerías y ambientes sedicentemente católicos.

 *********

Consideramos que el haber pasado sus últimos años en el Santuario de San Giovanni Rotondo, donde vivió durante toda su vida San Pío de Pietralcina, no fue un mero dato anecdótico, como tampoco el haber muerto confesando, siendo así medio de la más exquisita Misericordia.

Descanse en paz, siervo bueno y fiel…!

————————————————————–

 II Encuentro de Formación Católica de Ecuador - Guayaquil, 8 al 11 de Agosto:  LEX ORANDI, LEX CREDENDI, LEX VIVENDI. Informes e Inscripciones:  www.revistasanmiguel.org

————————————————————–

Infocatólica agradecerá vuestra generosa colaboración; le sugerimos cómo hacerlo.

 

10 comentarios

  
Ricardo de Argentina
Hermosa, verísima y merecidísima semblanza Virginia, muchas gracias.
27/07/19 2:49 AM
  
María-Ar
Bien merecido homenaje y reconocimiento! Gracias María Virginia!
+
27/07/19 1:15 PM
  
Luis Fernando
Treinta años después, al cumplir 75 años y abandonar el mando de su diócesis, había más de cincuenta seminaristas, y un joven y numeroso clero que trabajaba activamente en las ciudades y pueblos de la provincia
---
Y sin embargo, lo que hoy hay en Argentina son muchos más obispos como Angelelli -aunque sin llegar probablemente a su maldad- que como Laise.
-------------------------
V.G.: Pero hay resistencia, te lo aseguro. Pocos en comparación con las hordas modernistas, pero firmes y fieles, por gracia de Dios; hay esperanza.
27/07/19 2:00 PM
  
Rafa
Dios le habrá recompensado con el ciento por uno. Pastores así son los que necesitamos.
27/07/19 2:54 PM
  
Rafael
Dios recibe justamente a este santo obispo, luz de la Iglesia Argentina y mártir (testigo fiel) de la persecución progresista de otros obispos y sacerdotes..y abandonado por obispos cobardes.
No hay que olvidar tampoco hoy a quien fue su gran apoyo en su misión, el Rvdo. P. Lojoya.
--------------------------
V.G.: En la parroquia de Lojoya nos conocimos con mi esposo, y por haber fallecido unos días antes no nos pudo casar él; ¿cómo olvidarlo?!...
27/07/19 3:27 PM
  
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
Durante varios siglos la costumbre fue comulgar en la mano. Lea la extensa y prolija Obra del cardenal Bona sobre la Santa Misa, un Cardenal de la Iglesia de 1680, ahí nomás de Trento. El libro es "Rerum Liturgicarum Libri Duo de Joanne Bona Cadirnalis Ordinis Cisterciensis. Paris MDCLXXII." Ese libro hecho por un Cardenal no sospechoso de " pastelerismo o progresismo" dice claramente que la Iglesia antigua y de los Padres de la Iglesia comulgaba en la mano en forma normal y cotidiana. Desde la página 477 y especialmente desde la 481, donde cita a varios de los textos de los Padres de la Iglesia sobre esa costumbre. Bona dice " También, la misma Sagrada Comunión, en el antiguo rito no se solía recibir en la boca, sino en la MANO.; la que, quien la había recibido, la llevaba reverentemente a la boca. Hay en abundancia sobre este hecho innumerables autoridades de loa Padres Griegos y Latinos; pero para no ser extenso; guardo mesura en en el exámen de estas autoridades. ", y comienza a citar los textos de los padres de la Iglesia. Hay una traducción francesa de esta Obra. Seguramente debe de haber una traducción española, no la encontré en Internet. Es un autor muy citado por los liturgistas , sobre todo los anteriores al Concilio o muy próximos al mismo.

-----------------------------------
V.G: Antonio, está tan ampliamente respondida su objeción en el libro de Mons. Laise, y en otros muchos, entre ellos le recomiendo también todos los testimonios de la Tradición en favor de la comunión en la boca que cita Mons. Schneider en su obrita "Dominus est! -Es el Señor!-" que puede hallarlo en internet.
Pero apunto sólo dos argumentos breves:
a)no se puede pasar por alto la profundización del dogma de la Presencia Real en los últimos siglos -que no puede sino verse como dada por el propio Espíritu Santo, que anima a la Iglesia-, y que en base a ello propugnó la comunión de rodillas y en la boca. Dar sólo el argumento de antigüedad es caer en arqueologismo, renegando de gracias dadas por Dios mismo a la Iglesia para conocerLo y rendirLe un culto más perfecto.
b) No tener en cuenta el incremento impresionante de abusos, profanaciones y sacrilegios que se producen cuando se permite la comunión en la mano, es a mi modesto juicio, pura necedad, porque las pruebas están a la vista. Si hay verdadero amor a Jesús Sacramentado, el solo riesgo de UNA profanación debería hacer retroceder en ese permiso.
Como lecturas, le sugiero vivamente a San Pedro Julián Eymard, y luego de unas páginas ante el Santísimo, díganme qué es lo mejor.
Y finalmente, el propio Magisterio y la historia de cómo se "vuelve" a la Comunión en la mano, por medio de una desobediencia, tal como lo recuerda S.Juan Pablo II en una entrevista dada en Fulda, en 1980: "Yo no estoy a favor de esta práctica, ni tampoco la recomiendo. El permiso fue otorgado debido a la insistencia de algunos obispos diocesanos..."
Por otra parte, en un encuentro internacional de la Masonería, por la década del '50, se dijo más o menos textualmente: "Hemos de trabajar activamente para que en los templos romanos se comulgue primero de pie, y luego en la mano; lo demás caerá como fruto maduro." (Pierre Virion, "La Iglesia y la Masonería", Acervo), Por esta razón, el Card. Feltin decía en 1953 "Nos hacen falta sacerdotes de buena salud espiritual, que no olviden que los enemigos de la Iglesia están siempre en pie, aunque guarden un momentáneo silencio, y que la Masonería trabaja y se dispone a lanzar contra la Iglesia nuevas y violentas ofensivas".
27/07/19 4:16 PM
  
Feri del Carpio Marek
Qué gran obispo! Que Dios lo reciba en su Gloria y que interceda por la Iglesia militante.

Fue el único obispo de América Latina que firmó la Declaración de Fidelidad a la enseñanza inmutable de la Iglesia sobre el matrimonio y a su ininterrumpida disciplina.
------------------------
V.G.: Muchas gracias por recordarlo!
27/07/19 10:07 PM
  
antonio de la Posada del Fin del Mundo
Señora: Ante todo le pido un favor. O publica todo lo que le escribo o no lo publique. No quiero censuras(Esto, si lo publica por supuesto, quítelo)
La comunión en la mano es un uso válido, permitido, bueno y santo, establecido hoy por la Santa Iglesia Católica . Decir que es arqueologismo es digamos ....... un arqueologismo. Aquello que está en práctica y en uso general y universal lo que menos tiene es de arqueologismo.
Los cultos, ritos y sus modos los propone la Iglesia. Hoy la Iglesia propone este culto, rito y modo , el que de por sí debe tenerse como bueno y santo. Andar diciendo que la misa de Pío V es más perfecta que la del Nuevo Ordo, no es católico. Hoy en día la Misa Ordinaria en Occidente es la del Nuevo Ordo, la de San Pío V no lo es más. En forma alguna es más perfecto este rito que el Ordinario.
No me va a convencer de ningún modo, de que los católicos desde Trento al Concilio Vaticano II , tienen una más profunda fe y piedad eucarística de la que tenían los Apóstoles, las primeras comunidades, los Mártires (sólo le cito a Tarcisio muriendo por no entregar la eucaristía), los Santos Padres de la Iglesia latina y Griega. Jamás la Iglesia ha enseñado eso. Suena a soberbia .
Cada época expresa su piedad y vivencia de las Verdades de Fe
conforme sus usos y prácticas. ¿ Le parece pecaminoso comportarse hoy con la Eucaristía como se comportó una parte tan santa y excelsa de la Iglesia ? .
Le recomiendo que en vez de leer al extraño obispo Schneider ( el que me inspira muy poca credibilidad desde que publicó en estas páginas un artículo sobre el Papa Hereje ), lea a los Santos Padres de la Iglesia, en los textos profusos y claros que hablan de como sus comunidades comulgaban en la mano. Si la Iglesia por medio de sus autoridades vuelve a introducir una costumbre antigua y en forma universal, es atrevido y casi jansenista llamar a la misma de arqueologismo.
Lealo al Cardenal Bona que sabe un poco más del tema que Schneider y no está aguijoneado por segundas intenciones hodiernas. No me dirá que Bona es arqueologismo, porque entonces Santo Tomás y los Padres serían , conforme su postura ( por su vetustez) , meros trastos viejos con respecto a esa nueva y resplandeciente Iglesia que va de Trento al Concilio Vaticano II. Me llama la atención que un tradicionalista sea tan poco avisado con el pasado.
Eso de las profanaciones, que yo sepa en Argentina no ocurren. Y para evitarlas, donde ocurre, hay que hacer como hacen los buenos ministros de la Eucaristía : pedir que el que comulga introduzca el Cuerpo de Cristo en la boca en presencia del Ministro.
Yo comulgo actualmente en la mano y durante cuarenta años comulgué en la boca . No tengo mayor o menor piedad que antes por ese gesto corporal. Tampoco tengo ninguna objeción con los que comulgan directamente en la boca. Es una elección libre y si él la juzga buena, me parece buena. Lo que me molesta es que se considere mejor comulgante por el hecho de comulgar directamente en la boca.
Si en algún lugar se constata que se escamotean hostias consagradas : o se establece rigurosamente que el ministro constate que el comulgante la lleve a la boca ante él, o., en última instancia, se prohíbe la Comunión en la mano hasta nuevo aviso.
Y si la Iglesia, volviera a considerar que es conveniente que se comulgue de nuevo directamente en la boca; yo comulgaría así sin ninguna queja. A mí lo que me importa es comulgar; el gesto, mientras sea aprobado, me da lo mismo. Cristo está presente en la hostia, lo tome yo de mi mano o me lo introduzca el ministro en la boca.
Me parece bien que si alguien quiera lea al Santo Pedro Julián Eymard. En alguna época en que hicimos algún retiro en el Santísimo con el Padre Aristi o algún otro sacerdote lo leí. Personalmente prefiero llevar el libro de los Salmos o la Biblia, o libros de San Agustín, San Ambrosio, San Francisco de Sales, San Bernardo, etc . Como el paisano que iba a la Iglesia del Cura de Ars, lo que importa es que uno lo mire y sepa que El nos mira.. Esa piedad estuvo siempre, de un modo o de otro.
Como dice nuestro buen Papa Francisco, tan insultado por muchos que se dicen católicos, rece por mí que yo rezaré por Ud.

---------------------------------

-"La comunión en la mano es un uso válido, permitido…etc."
NUNCA he dicho que no sea uso “válido” la comunión en la mano, y no digo que quien la recibe de este modo peca por ello, sino que el otro modo expresa mucho mejor la reverencia debida al Misterio que se encierra en la Hostia Consagrada. No digo sino lo que dice también la Iglesia HOY, por boca de muchos de sus pastores legítimamente ordenados y en plena comunión con Roma. O dígame ahora que también le resulta “extraño” el Card. Sarah, actual Prefecto de la Sda. Congregación para los Sacramentos, cuya función es precisamente dar las directivas eclesiales sobre estos temas.

-"Andar diciendo que la misa de Pío V es más perfecta que la del Nuevo Ordo, no es católico." ¡Dígame en qué lugar digo esto! Pienso exactamente como ud. y estoy bastante cansada de que me trate como a una lefebvrista, porque no lo soy.
que los católicos desde Trento al Concilio Vaticano II , tienen una más profunda fe y piedad eucarística de la que tenían los Apóstoles… Tampoco he dicho nunca esto, lo cual sería una ridiculez. Pero es innegable que la fe en el dogma de la Inmaculada Concepción no la tenía Sto. Tomás de Aquino, y sin embargo el Espíritu Santo enseñó a la Iglesia posteriormente esta verdad, en concordancia con la enseñanza precedente sobre Nuestra Señora.

- "Eso de las profanaciones, que yo sepa en Argentina no ocurren."
Sobre este punto permítame lamentar su ingenua desinformación, que ud. sabrá si es voluntaria o no. No se puede negar la cantidad inmensa de gente que NO comulga frente al ministro (de la Comunión, pues decir que un laico es ministro “de la Eucaristía” es un abuso, pues sólo lo es el sacerdote ordenado, como bien corrige la Iglesia en varios documentos recientes) y esto es moneda corriente en muchos templos, y puede verlo también en videos de Corpus Christi, donde ya es el colmo.

Sigamos, pues, rezando uno por el otro, sí. Creo en su buena fe, pero me molesta sobremanera que siempre tuerza las cosas que digo no creyendo en la mía.
27/07/19 11:08 PM
  
Gerardo S. I.
De acuerdo contigo "antonio de la posada del fin del mundo".
29/07/19 5:57 PM
  
Antonio de la Posada del Fin del Mundo
Señora:

Si en algo me excedí pido perdón, interpreté mal.

No me parece en absoluto que recibir la hostia en la boca o en la mano exprese mejor la piedad. Eso será según cada uno. La piedad viene del corazón, del alma espiritual dotada de inteligencia y de voluntad . Cada época puede tener un gesto exterior común de piedad, el que no necesariamente debe tenerlo siempre todo el orbe cristiano y en todas las épocas. En esta época hay modos distintos de expresar la piedad a Cristo sacramentado que no se contraponen y que no hay que estar diciendo cual es mejor que el otro.
Es más, si hoy se pretendiera cambiar así porque sí, y volver a comulgar sólo en la boca, generaría un gravísimo problema a la mayoría de los fieles que comulgan, y no a pocos sacerdotes y obispos.
El Cardenal Bona, al conjeturar sobre la época incierta en que se dejó de comulgar en la mano ( que va, conforme las regiones desde el 700 al 1100, más o menos , y ello por diversas causas, tanto de abusos , como presumiblemente del cambio de forma del pan eucarístico como el de ahora),) dice. " Evidentemente ,las cosas humanas están sujetas a perpetua mutación, y no hay algo instituido TAN SANTAMENTE, que no degenere alguna vez en superstición y en usos malos". Esto lo dice en la página 488 del libro que le cité. Fíjese como ese Cardenal, tan cercano a Trento y maestro en su tiempo, trata a la comunión en la mano como algo santo, y que se volvió dañosa a causa de varios abusos externos y de otros cambios; pero no la desdeña en sí misma, que es de lo que aquí hablamos.
No soy necio, si la distribución en la mano degenerase en usos malos y realmente se tratara al Sacramento como un caramelo o que se lo recibe para profanaciones, habría que ver seriamente el modo de remediarlo. Recuerde que la misa es Sacrificio y Convivio, y la Iglesia quiere celebrar ese sacrificio perpetuo y a la vez dar el Cuerpo del Señor a comer a los fieles a los efectos de la Unión con Cristo y de la recepción de la Gracia del sacramento.
Pero lo que en el mundo se constata es que cada vez comulga muchísima menos gente, en la mano, en la boca, arrodillado, de pie, o sentado. La concurrencia a Misa disminuye y con ella la de los comulgantes.
Deus benedicat nos omnes.

PD: Si me pegunta que misas me gustan ( no las que considero en sí mejores , ya que no hago juicios de valor).... me gustan las misas sencillas de los monasterios benedictinos que tienen Iglesias sin muchas imágenes o decorados, más bien desnudas ( con cuatro o cinco imágenes) , con el Canto Gregoriano en su única lengua , el latín. Lamentablemente en Capital no hay Monasterios benedictinos. El de Luján hasta que fui , en su capilla sencilla y con pocas imágenes, celebraba así la Misa.
Es una lástima el silencio en las Iglesias parroquiales con respecto al Canto Gregoriano; pero ya volverá. Tuvo períodos de completo silencio. Justamente el benedictino Próspero Gueranger lo trajo nuevamente a la luz. Al menos hoy hay varios Monasterios que no sólo cantan el gregoriano sino que, gracias a la técnica actual, lo difunden.

Sin embargo las Misas a las que voy jamás cantan en gregoriano, y a veces el canto no es armónico y distrae. Quien canta bien reza dos veces se atribuye a San Agustín, aunque yo no encontré todavía esa cita.
Ad Deum A Dios
29/07/19 6:00 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.