(241- y II) Acies Ordinata en Roma: Conferencia de Prensa de sus principales representantes

ConferePrensa RomaComplementando la noticia del día de ayer acerca de la Manifestación pública de laicos en Roma “Acies Ordinata” ante la Iglesia que conserva la reliquia de San Juan Bautista, convocada bajo el lema “En silencio para derribar el muro del silencio“, compartimos a continuación las intervenciones introductorias de la Conferencia de Prensa que se celebró luego, moderada por Giuseppe Rusconi, y a cargo de los principales representantes del evento. El mismo  contó con la presencia de varias organizaciones laicales de Canada, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Polonia, Francia, Eslovaquia, Italia, Perú, y otras naciones. Consideramos relevantes estas declaraciones por ser expresión de la voz de fieles de todo el mundo católico ante la grave crisis eclesial que transitamos.

Intervención de  John Smeaton (Gran Bretaña), presidente de la Society for the Protection of the Unborn Child

El Programa de Ed. Sexual del Vaticano es un monstruo

El Papa Francisco respondió a una pregunta de un periodista que dijo que las niñas de América Central quedan embarazadas tempranamente. Se le preguntó al Papa: ¿este problema es culpa de la iglesia porque la iglesia católica se opone a la educación sexual?

El Papa comienza su respuesta diciendo: “Creo que las escuelas deben enseñar educación sexual. El sexo es un regalo de Dios, “él dice,” no es un monstruo, es un regalo de Dios para amar". Cuando el Papa dice en este contexto “los sexo no es un monstruo", creo que tergiversa el problema presentado en la pregunta del reportero, y creo que el Santo Padre lo hace deliberadamente por tres razones:

En primer lugar, para seguir sosteniendo en estilo melodramático, su programa de educación sexual promovido por la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitiae tras el Sínodo sobre la familia de 2015.  En segundo lugar, el Papa utiliza esta expresión melodramática “el sexo no es un monstruo” para distraer la atención del hecho de que su enseñanza es contraria a la enseñanza de la Iglesia católica, que se refiere sobre todo a preservar la inocencia de niños y jóvenes.

Y, en tercer lugar, el Papa utiliza esta expresión melodramática “el sexo no es un monstruo” para desviar la atención pública de los aspectos profundamente negativos y escandalosos, contenidos en el tipo de educación sexual promovido por funcionarios de la iglesia en el Vaticano y por innumerables obispos católicos. De hecho, los programas de educación sexual promovidos por los funcionarios de la iglesia católica en todo el mundo, empezando por el Vaticano son un monstruo. Un monstruo con muchas cabezas, devorando los derechos de los padres como principales educadores de sus hijos, corrompiendo la inocencia de los niños y confundiendo sobre el verdadero significado de la sexualidad humana.Acies1

El Programa de educación sexual del Vaticano se llama Punto de encuentro fue desarrollado por el arzobispo Paglia, ex jefe del Consejo Pontificio para la familia. Se describe como sigue por el Dr.. Rick Fitzgibbons, psiquiatra y profesor asociado del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre matrimonio y familia en la Universidad Católica de América:

“El programa “Punto de encuentro” constituye un abuso sexual de los adolescentes católicos de todo el mundo y demuestra que ignora las enormes presiones sexuales que hay sobre la juventud de hoy que se traducirá en una consecuente confusión para aceptar las enseñanzas de la Iglesia.

Representa una grave crisis futura en la iglesia y en particular para los jóvenes y las familias católicas, de proporciones mucho mayores a la escandalosa crisis de abuso sexual de jóvenes recientemente divulgados ampliamente por la prensa.

“Los jóvenes también son perjudicados al no ser advertidos sobre los peligros a largo plazo de la promiscuidad y el uso de anticonceptivos. Como profesional que ha trabajado con sacerdotes abusadores tanto como con las víctimas de abuso sexual en la iglesia, lo que encontré particularmente preocupante es que las imágenes pornográficas que se utilizan en este programa son similares a los utilizados por depredadores de adultos adolescentes.”

La expresión del Papa “el sexo no es un monstruo” es una línea de argumentación engañosa que desvía torpemente la atención de la crisis probablemente más grave que afrontan los jóvenes hoy y que es-su corrupción en la escuela, en las clases mediante programas de educación sexual que han sido promovidas por las autoridades seculares y eclesiásticas en todo el mundo.

 

Intervención de Michael Matt (USA), director de la Revista Remnant

¿A qué llamamos clericalismo?

Los católicos en mi país se decepcionaron el 20 de agosto de 2018 ante la “carta de Su Santidad el Papa Francisco al pueblo de Dios", en la que el Pontífice culpó por la crisis del abuso sexual del clero a lo que él llama “clericalismo".

En primer lugar, es un término que todavía carece de una definición universalmente aceptada. El clericalismo puede significar una actitud desordenada hacia el clero, lo que hace que los católicos laicos den por sentada su superioridad moral. El Papa Francisco sostiene que es cuando “los clérigos se sienten superiores, [y cuando] están lejos de la gente".

Pero el Papa observa que el clericalismo puede ser “favorecido tanto por los propios sacerdotes como por los laicos". Incluso el “pueblo de Dios” puede caer en el clericalismo, dando a sus sacerdotes demasiado poder sobre su vida cotidiana. Entonces, al abordar la crisis, ¿la Iglesia tiene que comenzar por el pueblo culpable de clericalismo o por los sacerdotes?

Incluso ahora, las ovejas se confunden con esta falta de claridad.

Ciertamente, en un sentido, el “clericalismo” parece ser lo que el Vaticano está ejerciendo, dado que, ante esta crisis, incluso el mismo Papa utiliza su poder como jefe de la iglesia para desacreditar al arzobispo Carlo Maria Viganó, quien en este momento se halla en la clandestinidad y cuyo testimonio pertinente en esta reunión de la cumbre no será escuchado.

Además, en el pasado, las figuras eclesiales clave que han participado personalmente en el abuso y la encubrimiento han sido re-habilitadas e incluso promovidas por el Papa Francisco, desde el ex cardenal Theodore McCarrick, al cardenal belga Godfried Danneels, cuyo intento de encubrir años de abusos ha sido registrado en cintas y, sin embargo, apareció en el pórtico cuando Francisco fue electopara convertirse en el próximo Papa, y más tarde fue elegido por el propio Papa para asistir al Sínodo sobre la familia. Aquí también, todo esto parece ser clericalismo en los más altos niveles. 

Otro punto que preocupa en las referencias de Francisco al “clericalismo” es que, esencialmente, parece mencionado a propósito para evitar abordar la verdadera raíz de la crisis, que es la homosexualidad entre los sacerdotes.

Del informe de John Jay aprendemos que el 81% de las víctimas de abuso sexual clerical son varones de 14 a 17 años de edad. Se trata de crímenes cometidos por varones contra otros varones, donde los casos más llamativos se refieren a obispos que abusan sexualmente de los seminaristas y de los sacerdotes jóvenes.

Dos palabras están ostensiblemente ausentes de la carta del Papa del 20 de agosto: “homosexualidad” y “obispo".

El pueblo de Dios no puede poner fin a la crisis del clero. El pueblo de Dios no puede poner fin al encubrimiento. Los católicos americanos concuerdan con el cardenal Burke que ha insistido en dos ocasiones diferentes que sólo el Papa puede lidiar con la negligencia y la mala conducta de los obispos: “es el Romano Pontífice, el Santo Padre, quien tiene la responsabilidad de regular estos situaciones y es él quien debe actuar, según los procedimientos establecidos en la disciplina de la Iglesia.  Esto es lo que incidirá eficazmente sobre la situación.”

Intervención de Scott Schittl (Canada), representante del portal LifeSiteNews

Sobre la verdadera caridad y cuidado pastoral

El Papa Francisco dice que la actitud de la Iglesia hacia la homosexualidad debe ser de misericordia y de cuidado pastoral. ¿Cuál debería ser según él, la posición de la Iglesia sobre la homosexualidad?

AciesLife site NewsLa posición de la Iglesia sobre la homosexualidad debe ser, sin duda, de misericordia y de atención pastoral. Pero la verdadera misericordia y el cuidado pastoral deben basarse en una preocupación caritativa para aquellos que están experimentando la atracción hacia el mismo sexo.

No hay ni amor ni misericordia en permitir que los hijos se comporten incorrectamente sin corregirlos. Los padres a menudo admiten que es más fácil no mirar la realidad y no dar la atención adecuada al comportamiento equivocado. Pero precisamente por amor y misericordia, los padres deben corregir y regular a sus hijos por el bien de éstos.

Por esta razón la iglesia, y especialmente sus pastores -los padres de las almas-deben nutrir su rebaño, deben enseñar las verdades no importa cuán difícil o políticamente incorrecto sean. Esta es la verdadera misericordia y cuidado pastoral.

El Vaticano advirtió contra el silencio sobre la cruda verdad de la homosexualidad. El Papa emérito Benedicto, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hizo una declaración pública dirigida a los obispos de la Iglesia católica en la que afirma que el silencio sobre la enseñanza de la Iglesia concerniente al peligro espiritual causado por los actos homosexuales representa una caridad falsa y que esto “no es ni amoroso ni pastoral”.

El documento de la CDF de 1986 titulado “Carta a los obispos católicos sobre el cuidado pastoral de las personas homosexuales” subraya la necesidad de “afirmar claramente que la actividad homosexual es inmoral".

La Instrucción a los obispos de todo el mundo sobre la homosexualidad añade:

“pero queremos subrayar que la desviación de la enseñanza de la Iglesia, o el silencio en este sentido, en el esfuerzo por ofrecer atención pastoral, no es ni caritativa ni pastoral. Sólo lo que es verdadero puede ser finalmente pastoral. Ignorar la posición de la Iglesia impide que hombres y mujeres homosexuales reciban el cuidado que necesitan y merecen”.

No sólo muchas revistas médicas han destacado los peligros de los actos homosexuales, sino que a veces los propios activistas homosexuales han admitido estos peligros.

El 17 de febrero de 2009, el periódico gay más famoso de Canadá, XTRA, informó sobre un grupo de activistas homosexuales que exigían al sistema de atención sanitaria de Canadá más atención a la “comunidad gay". Los activistas homosexuales declaran entonces:

“tenemos uno de los peores niveles de salud en este país… Los canadienses queer sufren de una esperanza de vida más baja que un ciudadano canadiense promedio, niveles más altos de abuso de sustancias, suicidio, depresión y acceso inadecuado al tratamiento contra el VIH/SIDA". “Hay tantos problemas de salud que son endémicos de nuestra comunidad".  Y concluye: “ahora que podemos casarnos, todo el mundo asume que no tenemos más problemas. Muchas muertes en nuestra comunidad están ocultas, no las vemos. Los que trabajamos en la primera línea de rescate los vemos, y estoy cansado de ver morir a mi comunidad “.

Más allá de cualquier otra consideración, incluso la de la salud, la vida depende de donde pasaremos la eternidad – en el cielo o en el infierno. Ante esta cruda realidad, ¿no es un acto verdaderamente caritativo advertir a aquellos con tendencias homosexuales ocualquier otra aberración sexual que pongan en peligro su vida eterna?

Intervención de Julio Loredo (Perù), socio fundador de Tradición y Acción por un Perú Mayor

El testimonio de la historia en la Evangelización de América

 El Papa Pío XII ha definido a la evangelización de las Américas “la mayor epopeya misionera después de la Fundación de la iglesia". De hecho, en menos de 100 años, todo el continente se dirigió amorosamente a la fe católica, por las manos de valientes misioneros españoles y portugueses, muchos de los cuales fueron canonizados. Esta epopeya fue posible porque claramente tenían el propósito de su misión: anunciar a estos pueblos la buena nueva de Jesucristo, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y así llevarlos al seno de la Santa Iglesia romana, dentro de esa inmensa familia espiritual que configura la civilización cristiana.

Estos misioneros no operaban “desde abajo”, es decir, no transigían con las costumbres paganas entonces corrientes entre los indios, incluyendo el infanticidio, el canibalismo, el genocidio, la violación ritual, la poligamia y la homosexualidad. Cualquier cesión habría implicado el empobrecimiento del mensaje cristiano y, por ende, la quiebra de su misión. Contra los abusos sexual, los misioneros presentaron el ideal católico en su integridad, seguros de que la gracia divina haría el resto.

Más allá de las consideraciones teológicas, morales o canónicas que pueden ser elaboradas, este enfoque demostró ser históricamente exitoso. Diríamos que pastoralmente fue exitoso.

Este enfoque fue repropuesto, más recientemente, por el Papa Juan Pablo II cuando, con motivo de los 500 años del Descubrimiento de América, convocó a la XXV Asamblea General de la congregación para América del Sínodo de los obispos. En la Exhortación Post-Sinodal Ecclesia in America, el Papa Wojtyla fue muy claro:

“los formadores cuiden de acompañar y guiar a los seminaristas hacia una madurez afectiva que los haga capaces de abrazar el celibato sacerdotal y poder vivir en comunión con los hermanos en la vocación sacerdotal ”  (Ecclesia in America, 22 de enero de 1999, n° 40].

No creo que la abolición del celibato sacerdotal sea el remedio más eficaz contra el abuso sexual. El remedio más eficaz es la oración y la buena formación sacerdotal, invirtiendo así el ambiente de laxitud moral, litúrgico y doctrinal introducido en los seminarios desde los años sesenta. El resto lo hace la gracia divina, en la que debemos confiar.

Como hijo agradecido de la épopeya evangelizadora en el nuevo continente, esta es mi firme convicción, corroborada por el testimonio de la historia.

Intervención de Jean-Pierre Maugendre (Francia), presidente de Renaissance Catholique

La auténtica Reforma: indicar claramente el camino al Cielo

Que la iglesia necesita reforma es indiscutible. Pero necesitamos saber cuáles son los principios que guiarán esta reforma. De hecho, ineluctablemente, los principios muestran sus consecuencias lógicas. No parece que los organizadores del próximo Sínodo tengan la intención de volver a los principios que llevaron a la Santa Iglesia de Dios a la trágica situación que hoy vive. Es de temer que no siempre se presente la reflexión de pleno sentido de Jacques-Bénigne Bossuet, entonces obispo de Meaux, a finales del siglo XVII:

Dios se ríe de los hombres que lloran los efectos de las causas que favorecen.

 Entonces, ¿cuáles son las causas de los efectos que estamos lamentando?

Mientras que el 80% de los actos de pedofilia recientemente reportados son provocados por homosexuales, un silencio ensordecedor acompaña la observación de esta realidad. Sólo la verdad nos hace libres (Jn VIII, 32).

Esta verdad es que “los actos de homosexualidad son intrínsecamente desordenados. Están en contra de la ley natural. Bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados “(CEC § 2357). Hace 50 años, en una obra recientemente reeditada, Jean Madiran denunció la herejía del siglo XX, que fue, según él, la de los obispos que habían renunciado a enseñar la ley natural, que no es más que la ley de Dios. ¿A quién le preguntó: “¿Qué tengo que hacer para entrar en la vida eterna?” El Señor primero contesta: “Si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos” y le recordó los mandamientos del Decálogo (cf. MT XIX, 16-19).

Como dice la sabiduría popular: quienquiera que esté en silencio está de acuerdo, o bien “quien calla, otorga”. La iglesia parece haberse adaptado, con un silencio cómplice, a una trivialización de la homosexualidad. Nada nuevo. Durante 2.000 años la iglesia se ha enfrentado a la tentación de conformarse a la mentalidad del mundo a pesar de la advertencia de San Pablo: “nolite Conformari Huic saeculo", “no se acomoden a la mentalidad de este siglo” (Rom XII, 2). El espíritu de conciliación con el mundo ha vaciado los dogmas de su substancia, destruido la liturgia, reducido la moralidad a un vago sentimentalismo, aniquilado el espíritu misionero y reducido a la Iglesia para aspirar sólo a ser un vago movimiento de animación espiritual de la democracia universal.

Cada supuesta reforma de la Iglesia estaría condenada al fracaso si no es principalmente una reforma no sólo teocéntrica sino esencialmente centrada en Jesucristo. En este sentido, es urgente restaurar el sacerdocio católico en su realidad sacrificial y oblativa. Los simples laicos, en los últimos lugares, son testigos muertos y heridos en la desacralización del sacerdocio católico. Al joven a quien le preguntó por el camino hacia su parroquia, el cura de Ars prometió mostrarle el camino del cielo. Es la única reforma de la Iglesia a la que aspiramos: la que, de hecho, indique claramente los caminos al cielo y de al pueblo cristiano los medios para superar este camino regado de trampas.

 

Intervención de  Arkadiusz Stelmach (Polonia) –Vice presidente del Instituto Piotr Skarga,

Apelación de fieles a la Conferencia episcopal para confirmación de la Doctrina católica

Vengo de Polonia, el país que debe su existencia a la Iglesia Católica; vengo de un país que, en virtud de una ley real, ha elegido a la Santísima Virgen María como su Reina.

Como todo el mundo católico, nosotros polacos, estamos tristes por la condición de la iglesia y de la civilización cristiana. Sí, la iglesia y la civilización cristiana han sido destruidas durante más de cinco siglos por la revolución gnóstica y igualitaria.

Hoy estamos presenciando una dramática lucha entre la revolución y la contrarrevolución dentro de la Iglesia. Vemos cómo el dragón rojo en una nueva forma de neo-comunismo o neo-marxismo ha penetrado insidioso en la Iglesia, creando en ella una devastación nunca antes vista.

Desafortunadamente, mi amada Polonia tampoco está exenta de este flagelo. Vivimos como parte de la Iglesia Católica. Luchamos contra la crisis de la fe – manifestada en el declive de las vocaciones al sacerdocio, en el declive de las prácticas religiosas, especialmente entre los jóvenes, en el flagelo de la inmoralidad, en la promoción de la homosexualidad y la ideología de género. Lamentablemente, nuestros seminarios y universidades no han sido perdonados por la terrible ideología del progresismo, que efectivamente socava la doctrina, las enseñanzas y el trabajo pastoral de la Iglesia.

Hace un año, el Instituto P. Piotr Skarga, que represento, ha llevado a cabo una campaña absolutamente única “Polonia Semper Fidelis” en defensa de la indisolubilidad del matrimonio católico y el Santísimo Sacramento. Esta acción ha expresado la preocupación de los católicos polacos ante una doctrina confusa y peligrosa sobre la indisolubilidad del Sacramento del matrimonio contenida en el documento papal Amoris Laetitia. El episcopado polaco recibió, de hecho, más de 145.000 cartas, la mayoría de ellas por correo tradicional. En las cartas, los fieles polacos apelaron a la Conferencia Episcopal polaca para que confirmen la enseñanza de la iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio, y para evitar que los católicos divorciados que vivían en nueva unión no sacramental recibieran la Comunión.

Es triste que hasta ahora no hayamos recibido ninguna respuesta del episcopado polaco por la campaña. Desafortunadamente, los últimos meses han proporcionado más información sobre la magnitud de la crisis y la confusión en la Iglesia.

Las cartas del arzobispo Viganò, que expuso los escándalos del abuso sexual contra los niños y los seminaristas; los intentos de democratizar y destruir la estructura jerárquica de la Iglesia suscitan nuestra mayor preocupación.

Desafortunadamente, esto también coincide con los ataques cada vez más furiosos contra la Iglesia en Polonia por enemigos externos. Un triste ejemplo de esto es la película “Clergy” que presenta una imagen deformada y unilateral de la Iglesia como una organización corrupta.De Mattei

Esta trágica situación de la Iglesia nos llama a ser fieles a la doctrina clara y a las enseñanzas católicas tradicionales. En Polonia, mi país, la madre de Dios, la Santísima Virgen María, siempre fue venerada y es nuestra esperanza en las horas más oscuras de nuestra historia. Es por eso que debemos quedarnos con Ella y decir: yo creo en la Unam, Sanctam catholicam Eclesiiam, la iglesia que las puertas del infierno no destruirán.

Intervención de Roberto de Mattei (Italia), presidente de la Fondazione Lepanto

Hay pastores que con su silencio sepulcral, de hecho repudian la fe católica

Si la Cumbre de los presidentes de las conferencias episcopales del mundo congregados por el Papa Francisco sólo tratará sobre el abuso a menores, como anuncia el título de la Reunión, sin abordar, por ejemplo, el tema de la homosexualidad en la Iglesia, ésta será una reunión condenada al fracaso, porque no va a dirigirse a las verdaderas causas del problema. Sería hipocresía limitar los escándalos a la pedofilia, ignorando el flagelo de la homosexualidad que no es sólo un vicio contra la naturaleza, sino también una estructura de poder dentro de la Iglesia. Sería hipócrita limitarse a denunciar los escándalos morales, sin trazar sus raíces doctrinales, que datan de los años del Concilio y del postconcilio.

En cambio, parece que las autoridades eclesiásticas están interesadas en delitos como la pedofilia o la violación, no porque sean una violación muy grave de la ley divina y natural, y por lo tanto constituyen un delito contra Dios, sino sólo porque representan una violencia hacia nuestro prójimo y son sancionados criminalmente por los Estados modernos. Pero los Estados modernos que condenan la pedofilia, promueven la homosexualidad, y hoy los eclesiásticos tienen miedo de ser llamados “homofóbicos". En estos días, hay toda una operación de los medios para lanzar el libro de Frédéric Martel, Sodoma, quien argumenta que cada eclesiástico que condena la homosexualidad es un homófobo, y cada homófobo oculta un homosexual reprimido. Así que el verdadero pecado es la hipocresía de aquellos que no se confiesan públicamente homosexuales.

Este libro representa el intento de ejercer una amenaza de presión mediática sobre los obispos que se reúnen en Roma, reduciéndolos al silencio. Estamos aquí para derribar la pared del silencio. El silencio se puede romper con las palabras, como lo estamos haciendo con esta Conferencia de prensa, pero también con gestos simbólicos, como lo hicimos en nuestro evento en la Plaza San Silvestre.  Hablar no sólo significa musitar palabras, y una manifestación pública puede expresar un mensaje más fuerte que el lenguaje verbal.

  San Gregorio Magno en la regla pastoral define a los malos pastores como “perros silenciosos, incapaces de ladrar” (IS56).

“¿Qué es de hecho para un pastor el temor de decir la verdad, sino dar la espalda al enemigo con su silencio?".

El nuestro es un llamamiento a los presidentes de las conferencias episcopales, reunidos en Roma, y a los obispos de todo el mundo, para que alguien entre ellos tenga el coraje de levantarse y romper el silencio, como lo hizo el arzobispo Carlo Maria Viganò. Si esto no sucede, nuestro testimonio permanecerá como una advertencia a los pastores de la Iglesia que, con su silencio sepulcral, nacido del temor o de la arrogancia, de hecho repudian la fe católica y la moralidad.

Pero nuestro Señor Jesucristo nos ha dicho que confesará o negará ante Dios a cualquiera que lo haya confesado o repudiado ante los hombres (MT, XI, 32; Lucaix, 26: XIII, 8-9).

(Fuente: Stilum Curiae)

———————————————————————————-

Nos adherimos a la Súplica filial para que NO se confunda a los fieles elevando a los altares al obispo pro-marxista y montonero Angellelli -

Agradecemos su firma en el sitio Liga Católica y difunda.

==============================================

Infocatólica agradecerá vuestra generosa colaboración; le sugerimos cómo hacerlo.

6 comentarios

  
Néstor
Estos excelentes laicos están pidiendo a gritos Obispos según el corazón de Cristo.

Saludos cordiales.
20/02/19 9:04 PM
  
Tulkas
La verdad es que yo siempre me había tomado a pitorreo cosas como la adicción a la ponografía, pero el otro día un comentarista de The Wanderer recomendaba una web de EEUU en la que se informa sobre ese asunto. Bien, pues entré y fui al foro, pero como sólo iba a curiosear sólo entré en el de varones de mi rango de edad. No es un foro religioso.
Algunos testimonios son estremecedores, y por lo general son personas que comenzaron con su adicción a edades muy tempranas (11-14 años).
Es terrible, y es verdad.
21/02/19 2:32 AM
  
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
Lo lamento, ya de por sí esta cúpula de Obispos no consagrados, erigiéndose en Cátedra del Papa , de los Obispos y demás Scaerdotes, hace que ni siquiera siga adelante en la lectura. Por ahí pesqué que hablan de jerarquización de la Iglesia, y ellos, simples laicos pelagatos se ponen a dictar dogmas de conducta. Chau. Buscaré agua en otra fuente, que las hay y buenas.
-----------------------------
V.G: Busque, busque nomás, y si opta exclusivamente por la consagración episcopal como criterio -no precisamente católico- de infalibilidad, abreve de los "obispos consagrados" como los Kasper, Marx, Cupich y Cía. Y de paso no olvide el "santo" magisterio del Card. Mc. Carrick.
26/02/19 6:29 PM
  
Antonio de la Posada del Fin de la Tierra
No tenga cuidado que no busco la verdad en esos Obispos que sarcásticamente menciona.. No le voy a pedir opinión a esos Obispos, hay muchos otros, a pesar de que esta Congregación de Laicos quiere pasar por ser la última palabra en materia de Fe, Moral o lo que sea. Faltan algunos conspicuos personajes de Argentina, los puede invitar a la próxima asamblea. Este es un conjunto de laicos petulantes y burlones, que no sé si caen en la categoría de los Letzim descriptos en el Salmo 1. Los Wiclefitas y Husitas denostaban a la Jerarquía y al Vaticano, también lo hizo Lutero y cuanto heresiarca rondó ese rebaño; también lo fueron los jansenistas; pero estos, muy ladinos escondían sus herejías, en cuestiones de conciencia y del papa mal informado (Recuerdo cuando los Tradicionalistas, muchos devenidos en Sedevacantistas , decían que habían suplantado la persona de San Pablo VI ( Gran Papa) , y que era un doble el que andaba en la silla Gestatoria.). También obran así una junta de Sedevacantistas y sedicentes tradicionalistas hodiernos. Señora para ser católico no hace falta que siga a esta junta que no son nadie , son tan infantes de a pie como yo. Cristo ha establecido una Jerarquía en la Iglesia, los cuales, le guste o no , SON SACERDOTES. Aprendan de David, en la lectura del último domingo, y no levanten las lanzas contra el Ungido del Señor. No he visto a los Obispos que tienen una postura tradicionalista hablar del modo que lo hacen estos seglares. Yo escucho a los Obispos católicos como los de los Dubia, no a estos jerarcas laicos, a los que no les debo ningún tipo de credibilidad.
--------------------------
V.G.: Antonio, los "obispos católicos como los de las Dubia" no opinan como ud. sobre estos laicos, pues de lo contrario no asistirían a los eventos organizados por ellos. Su acusación de sedevacantismo hacia estos laicos es una difamación, por lo que sugiero que se informe mejor, y no vea falta de respeto en donde hay un auténtico espíritu católico, filial y respetuoso, pero no sumiso en el error ni plegado a la confusión.
26/02/19 10:35 PM
  
Antonio de la Posada del Fin del Mundo
Señora. lea bien mi opinión. No dije que fueran sedevacantistas. Eso lo sabrá cada uno de ellos; pero no me extrañaría si en el fondo lo fueran; como ciertos personajes argentinos que Ud, llama católicos irreprochables y sin tacha , y que tildan al Papa, de mil maneras y posturas melodramáticas, de hereje y de apostata, desde sus sillas sin Cátedra alguna; simples laicos azotavientos. Cuando los Obispos de los Dubia firmen estas declaraciones de los Obispos Laicos y las sostengan con sus voces le daré mi opinión de esos Obispos; pero por ahora ninguno se expresa en sus escritos como estos laicos. Que estos laicos sean fieles y respetuosos a la Cátedra de Pedro y la Jerarquía, el llamado Dulce Cristo de la Tierra y los sucesores de los Apóstoles , será su parecer, a mí no me lo parece. Yo a Uds. los veo cada vez más lejos de la Jerarquía, lo que es estar más lejos de la Iglesia. Es la opinión de un soldado de a pie con respecto a otros soldados de a pie. No tengo porqué estar dentro de esa Acies Petulans. No crea que Uds. son los únicos que leen teología católica. Pareciera que sólo la interpretación de esta Acies y la de los colegas de otras latitudes que adhieren a la misma, fueran los únicos poseedores de la Verdad. Lutero creía lo mismo y mire como le fue. Los Husitas del Monte Tabor, con su guerra de quince años en el Reino Checo, también creían lo mismo y miles de ellos murieron peleando por esa herejía. La Verdad es como la Brisa que admiró a Elías en su huída. Lea esa porción de la Palabra sagrada , y si tiene a algún Biblista que sepa hebreo, verá que se en esos versículos se usan expresiones semejantes a las que se expresan en el Génesís para referir la llegada de Dios a Adán, cuando lo visitaba al ocaso del día. Suaviter , pie et decenter in modo, fortiter in re.
26/02/19 11:59 PM
  
Antonio de la Torre del Fin del Mundo
Señora. Modero mi opinión. No todas las transcripciones de los expositores, me parecen desatinadas. Hay en varias de ellas reales preocupaciones por temas que duelen en la Iglesia. Con otras tengo mis reparos serios o menos serios. No puedo negar a los Laicos, de quienes el Concilio Vaticano II ha manifestado insistentemente su importante lugar ( no es que no lo tuvieran antes), que puedan expresarse; es bueno que lo hagan. ¿Pero cuál es el modo? . Está bien, pódrán decir que los habilita el "Hagan lío". Pero no creo que estos laicos se funden en esa manifestación del Santo Padre . Lo que me hace ruido es que sea al mismo tiempo que se realiza el Sínodo. A mis ojos de simple infante de a pie, me aparece como una asamblea paralela; y no creo que mucho me equivoque, dado los temas que se tratan y las palabras de varios de los asistentes, entre ellos Mattei. Todos tenemos nuestras serias preocupaciones, pero no está en la rebeldía y la desobediencia la cura. Es muchísimo más misteriosa la Providencia de Dios, y es muy peligroso querer forzarla y erigirse en intérpretes infalibles de la misma.“Ubi Petrus ibi ecclesia; ubi ecclesia ibi nulla mors sed vita aeterna". , Es de San Ambrosio de Milán, padre y doctor de la Iglesia, y de los Grandes.
27/02/19 3:02 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.