2.01.22

Predicciones para 2022

Como veo que hay quien aprovecha el primer día del año para hacer predicciones sobre los siguientes trescientos sesenta y cuatro, no he querido ser menos y me he estrujado el cerebro para ver qué podía predecir yo.

Aquí tienen mis vaticinios, a los que los lectores podrán añadir los suyos. Anímense, que esto es como la lotería, alguien tiene que acertar:

Leer más... »

22.12.21

Las campanas de Belén: villancico familiar

Hace poco, un comentarista, Feri del Carpio Marek, hizo una pregunta muy interesante, como es su costumbre. En relación con un villancico tradicional, preguntaba si la frase “mi Madre es del cielo, mi Padre también”, puesta en boca de Jesús niño, era un error teológico. A fin de cuentas, como sabemos, la Virgen es una criatura, nacida en la tierra como todos los hombres. ¿Se trataría de simple ignorancia, quizá comprensible en un villancico popular, pero ignorancia y error al fin y al cabo?

A mi entender, se trata de algo más profundo, que corresponde a una característica singular de los villancicos entre otros géneros musicales. Por definición, todo villancico habla de algo completamente extraordinario, tan extraordinario que penetró hasta el tuétano de la historia de la humanidad y la quebró en dos: el nacimiento del Verbo encarnado. Es decir, versa sobre un acontecimiento que necesariamente hace insuficientes las categorías que utilizamos de ordinario al hablar.

Leer más... »

12.12.21

¿Cuáles son tus villancicos favoritos?

Como es sabido, lo mejor de InfoCatólica son los lectores. Tienen sus cosillas, claro, como todos en este mundo sublunar, pero en conjunto son de lo mejorcito que se puede encontrar. Habida cuenta de este alto nivel que tienen, me han pedido del Muy Ilustrísimo y Reverendísimo Consejo de Redacción que pregunte a los lectores por sus villancicos favoritos, para así hacer una lista que, presumiblemente, será igualmente estupenda: los villancicos de InfoCatólica.

La intención, lógicamente, es favorecer que se pongan buenos villancicos durante las Navidades, porque a menudo son auténticas catequesis populares, atractivas, entrañables y llenas de alegría (o nostalgia, según los casos). Y si se puede rezar con ellos, mejor. Como además tenemos lectores de todo el mundo, es una oportunidad para conocer villancicos que nunca hemos oído, de países o lenguas diferentes (en particular, el villancico es una de esas riquezas que España llevó a América y que ha dado abundantísimos frutos allí).

Leer más... »

8.12.21

Balbuciendo

¿Qué decir en un día como hoy? Cuando Dios nos deja sin palabras con un milagro como el de la Inmaculada Concepción de nuestra Señora, apenas se pueden balbucir algunos toscos versos:

A la toda santa

Toda santa, toda hermosa,
sierva a la par que señora,
cordera y también pastora,
hija, madre, reina, esposa.

En ti, perla generosa,
la Verdad que el alma añora
se hizo carne salvadora
que del mismo Dios rebosa.

¿De qué modo agradecerte,
sabia y divina maestra,
que nos libres de la muerte?

Apretando bien tu diestra
y, asombrados de tenerte,
llamándote Madre nuestra.

Leer más... »

4.12.21

Fumar mientras se reza y rezar mientras se fuma

Hace unos días, un lector recordaba en el blog el viejo chiste eclesiástico. Un dirigido espiritual (seglar o seminarista, según las versiones) le pregunta al director espiritual: ¿Padre, puedo fumar mientras rezo? “No, hijo mío”, le responde el sacerdote, escandalizado. “Eso sería una tremenda falta de respeto. Estás dirigiéndote a Dios todopoderoso y sería indigno que lo hicieras con un cigarrillo en los labios”. El dirigido se queda pensando sobre el asunto y, al día siguiente, le pregunta al sacerdote: “Padre, ¿puedo rezar mientras fumo?” “¡Por supuestísimo!”, le dice el clérigo con una gran sonrisa. “Todas las ocasiones son buenas para rezar. Reza siempre que fumes y te estarás ganando el cielo al hacerlo”.

El chiste, aunque ya sea muy conocido, tiene su gracia, pero lo que me sorprende es que, a menudo, se cuenta dando a entender que tiene una moraleja más o menos relativista: todo es según el color del cristal con que se mira, las cuestiones dependen de la forma en que se planteen, todos sabemos que da igual rezar fumando que fumar rezando, la hipocresía del director espiritual, etc.

Digo que me sorprende ese enfoque porque, si algo enseña el chistecillo es exactamente lo contrario. En efecto, lo que salta a la vista al contarlo es que las dos cosas de las que se habla, fumar y rezar, son cualitativamente distintas. Más aún, infinitamente distintas. De otro modo el chiste no tendría gracia. Basta sustituirlas por leer y respirar o por escuchar música y descansar, por ejemplo, y vemos que la historia pierde toda su gracia. Instintivamente sabemos que no se puede poner a Dios y a cualquier otra cosa en el mismo plano, mientras que ninguno de nosotros encontraría una diferencia sustancial entre descansar mientras se escucha música y escuchar música mientras se descansa. En cambio, cuando se trata de hablar con Dios, hay algo que no cuadra y crea la extrañeza en la que se basa el chiste.

Leer más... »