InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: Cruz

14.09.14

(50) La Exaltación de la Cruz y la Mater Dolorosa, causa de nuestra alegría (desgranando el Stabat Mater)

iconocalvar.

La Madre piadosa estaba
junto a la cruz y lloraba
mientras el Hijo pendía.

Cuya alma, triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.

El horror contemporáneo a la Cruz es radiografía de la debilidad de una civilización, que es como un cuerpo que  ha renunciado a su esqueleto.

Unos amigos que tienen un local de artículos religiosos, no saben ya qué cara poner cuando le piden “cruces que no den idea de dolor”, o “por favor, que no se vea a Jesús sufriendo”, o “lo más bonitas posibles, para disimularla”…

De un lado y otro de las ideologías mundanas, se argumenta falazmente contra la presencia de cruces en lugares públicos, pero tal vez lo más doloroso es el intento de eliminación de la cruz por parte de los mismos cristianos, que hasta con subterfugios teológicos, pretenden desplazarla defendiendo la eutanasia, la desobediencia al Magisterio, la dispensa de los votos, y justificando, en fin, todo tipo de infidelidades porque han descubierto la pólvora:“hay que admitir que todos somos pecadores”. Por eso mismo, justamente, bendita sea la Cruz, “porque por  tu Santa Cruz redimiste al mundo”.

Leer más... »

3.09.14

(48) Ante ecumaniáticos e idólatras, el mástil de la Cruz

cruzenbruma

“No, Venerables Hermanos, no hay verdadera fraternidad fuera de la caridad cristiana,
que por amor a Dios y a su Hijo Jesucristo, nuestro Salvador, abraza a todos los hombres,
para ayudarlos a todos y para llevarlos a todos a la misma fe ya la misma felicidad del cielo.
Al separar la fraternidad de la caridad cristiana así entendida, la democracia,
 lejos de ser un progreso, constituiría un retroceso desastroso para la civilización.”
(S.Pío X, Notre charge apostolique)

Ya se sabe que el sistema demoliberal es un circo que sirve de pantalla a todos los abusos y atropellos, siempre que se esgrima convenientemente el banderín de la libertad. No me detendré aquí en el abismo que separa la concepción de libertad cristiana (que no es un fin en sí misma sino un medio, orientado a un bien objetivo y verdadero) y la que tiene de ella el liberalismo, que con matices, podemos sintetizar en un mayor o menor desprecio del bien común, la caridad y la justicia, para que el egoísmo y las pasiones reinen a sus anchas. Y como las pasiones son ciegas, uno nunca sabe hacia qué remotos horizontes de estulticia y ridiculez puedan conducirnos si las divorciamos del Bien y la Verdad. Hoy puede llevarnos al “matrimonio” con las libélulas o con la torre Eiffel; mañana a la proclamación de los DCM (derechos civiles de los moluscos), o a la incineración forzada de los que tienen improductivo el brazo izquierdo, o a la educación obligatoria y universal del “reggaeton”… Pero la  risa deviene llanto cuando los que promueven ese tipo de “cultura” se dicen católicos sin que nada les haga cosquillas.

Leer más... »

10.06.14

(40) Beato Rolando Rivi, el "niño mártir de la sotana"

“A quien me confesare delante de los hombres…”(Lc.12,8)

RRivi

Quien ingrese en la iglesia de San Valentino di  Castellanaro,  podrá encontrar la tumba de Rolando Rivi, muerto a los 14 años asesinado por odio a la fe en 1945, a manos de un grupo de partisanos “luchadores por la libertad” (en Argentina los llamarían “jóvenes idealistas"). Sobre su lápida, está la inscripción Io sono di Gesù: una frase que él repetía muy frecuentemente.  Para él, la vestimenta talar era signo elocuente de aquella pertenencia proclamada y vivida, por eso ante la sugerencia de disimularlo cuando arrecia el peligro de la persecución, responde: «No hago daño a nadie, y no veo por qué iba a quitarme la sotana, signo de mi consagración a Jesús».

Tuve la primera noticia de Rolando (“el niño mártir de la sotana”, como se lo conoce popularmente) cuando en los primeros días de su pontificado, el Papa Francisco anunció su cercana beatificación, y al poco tiempo llegó a nuestras manos su biografía italiana, a cargo de Pablo Risso. A través de sus líneas, hemos cobrado una sincera devoción al heroico niño, seguros de que era preciso propagar su ejemplo, de una tremenda actualidad, y por ello encaramos su traducción. Así, este Pentecostés nos ha traído la alegría de haberla ingresado en imprenta, convencidos de que animará a muchos católicos a la esperanza con su breve y luminosa vida.

- Actualidad del “sí-sí”, “no-no”. Decimos que Rolando Rivi es por una parte, actual como todos los mártires, cuya sangre es un verdadero “grito” que da testimonio de la Cruz de Cristo como bandera de victoria, en medio de tantas vidas sin sentido.Sin sentido porque se le ha dado la espalda a Dios, pretendiendo neciamente destronar a Cristo Rey.

Pero es también actual y elocuente de una manera especial hoy, en que la “asepsia” laicista ha convencido a muchos católicos de que todo es pasible de ser negociado, hasta la propia fe, y de que todo debe ser tolerado, hasta la blasfemia, y el dar la vida apenas despuntada la juventud, por la aparente “nimiedad” de la vestimenta sacerdotal, a muchos puede parecer un inútil sinsentido.

Es oportuno conocerlo, en una época en que más allá de todo peligro, lo que amedrenta a muchas almas es la pura apariencia, y el respeto humano va llevando insensiblemente a algunos -laicos y consagrados-  a desdibujar su definición de católicos, buscando disimular todo lo posible los gestos, palabras y signos que hagan referencia a su propia identidad, hasta mimetizarse con el mundo para lograr su aplauso o al menos evitar su rechazo. Hoy, entonces, el sencillo y humilde orgullo de “ser de Jesús” de Rolando, sacude las conciencias de los hijos de la Iglesia (¡jamás huérfanos!), actualizando las palabras del Evangelio que nos sirven de epígrafe.

Leer más... »

2.05.14

(36) “¡No hay que ver al demonio en todas partes!”

demonGiotto

Acudimos a León Bloy una vez más, compartiendo unos párrafos de su Exégesis de lugares comunes. Uno de éstos reza “no hay que ver las cosas demasiado negras”, y Bloy reflexiona:

“Un poco, pasablemente y hasta muy negras, si les parece a ustedes, pero no demasiado. Una amable prudencia aconsejaría, más bien, verlas blancas o color de rosa. Tal es, por lo menos, la opinión de X, que no quiere que a los agonizantes se les haga saber la proximidad de la muerte “aunque la deseen”. No lo quiere absolutamente. El coma le parece preferible a la acción de prepararse a morir y la “atroz costumbre” de la extremaunción lo subleva singularmente. Leo estas cosas en una crónica (…) que tiene un público felizmente liberado de las “crueles exigencias de la fe”:“Adoctrinémonos en la piedad, la dulzura y la compasión, inclusive cuando se trata de velar los signos de la muerte que llega a la cabecera del enfermo. Habituémonos menos al sacrificio que a la cortesía benéfica, que aparta de uno las penas inútiles y las aflicciones superfluas”.

Es evidente que habiendo dejado de ser esencial la salvación del alma, el colmo de la cortesía consistiría en despachar a los enfermos sin más trámite, con lo que se les ahorraría seguramente angustias y dolores. Siglos antes de la era cristiana los antiguos habían encontrado ya eso.”

Pero veamos, ¿por qué no pueden verse las cosas demasiado negras, cuando efectivamente lo están, y ya de tanta “cortesía", corremos el riesgo de vivir en la hipocresía?

Tal vez porque como dice el refrán, “a grandes males, grandes remedios”, y si uno no está dispuesto a poner las barbas en remojo para el remedio, sencillamente parece más conveniente no mencionar siquiera los males. Total, todo se arregla enmendando Códigos, ensanchando mangas, aboliendo Mandamientos y sobre todo, mirando para otro punto cardinal, cuando se huele algo podrido en Dinamarca. ¿Con apartar la nariz, el basural desaparecerá quizás, milagrosamente? –¡Pero estamos en Pascua! –Por eso mismo, porque hay Esperanza, y porque la Cruz es plenamente el signo de Victoria, no se la puede ocultar.

Leer más... »

15.04.14

(35) La PUCE (Pontificia Universidad Católica de Ecuador) ¿elegirá a Barrabás o a Pilatos en Semana Santa?

Parece que las gravísimas incoherencias de las supuestas Universidades Católicas no es novedad en el globo, pero…creo que sería abominable que nos acostumbremos a ello, sin reacción enérgica y urgente.

Por eso, así como hace unos meses manifestamos nuestro repudio a un acto semejante realizado en la UCA, hoy este repudio se convierte en indignación cuando el asesinato de inocentes es sometido a “debate” nada menos que en medio de la Semana Santa:PUCEJudas

  http://eventzz.net/Repensando-el-aborto-perspectivas-sobre-la-despenalizacion-del-aborto-en-casos-de-violacion-Quito/576508559123570

Como se ve en el aviso, un colectivo abortista ha obtenido el auspicio y el espacio de la Pontificia Universidad de Ecuador, con sede en Quito, para organizar un “debate” (sic) para ver si en caso de violación está bien asesinar a los bebés no nacidos, y ha elegido el Miércoles Santo para el circo.

No se nos escapa que en un clima en que muchos están especialmente sensibles ante las injusticias, la prédica sofística sobre los presuntos derechos de la mujer violada, viene como anillo al dedo para pescar a más de un incauto. La penalización del aborto será presentada como intransigencia machista, y la “crucificada” de estos días sería la mujer víctima, olvidando completamente a la criatura, que sería en realidad víctima y consuelo si se le permitiera vivir junto a su madre, pese a todos los dolores.

En fin…conocemos de sobra los argumentos siempre falaces y necios del lobby abortista, pero lo que no puede admitirse es que una presunta Pontificia Universidad Católica mire para otro lado, se desentienda de ello, y les dé no sólo un lugar, sino un auspicio, en vez de organizar algún acto de reparación por el crimen del aborto, para que por lo menos pueda ostentar con dignidad el nombre de cristiana.

No fue novedad cuando hace unos años Benedicto XVI señaló durante un Jueves Santo, que Judas seguía sentado a la mesa. Y buena comilona que se está dando, gracias a los Pilatos que se reproducen como alimañas en la Viña del Señor.

No sé si los organizadores de este “evento” se habrán enterado de que en la Iglesia Católica hay principios no negociables, no debatibles, no admisibles ni susceptibles de ser relativizados. Uno de ellos es el deber de respeto y protección de todo niño no nacido desde su concepción.

El crimen del aborto no puede ser jamás sometido a debate en sitios que se espera sean refugio y fortaleza, en fiel custodia de la Fe, la Verdad y la Vida, y clama al cielo que quienes deben formar y clarificar se hagan corifeos del negocio de la muerte. ¿O hay que explicarles a estos señores que el último eslabón del debate abortista es un gran negociado internacional, amasado con la ingenuidad de los imbéciles, la falta de esperanza y el odio revolucionario?

Esperamos que el Sr. Cardenal tome cartas urgentemente en este asunto, para que se impida la mofa de la chusma del Sacrificio Redentor de Cristo, al usar espacios de Su Iglesia para relativizar el derecho a la vida de nuevos inocentes. 

————–

P.D.: El evento, gracias a Dios, ha sido cancelado el día martes por la tarde, según lo que da cuenta el comentario del grupo organizador. No obstante creemos necesario alertar sobre el escaso control que reina en las universidades católicas ante actos de este tipo, que contradicen profundamente su identidad.