InfoCatólica / Caritas in Veritate / Categoría: Gracia y libertad

25.10.16

(141) Lutero y la desintegración de nuestra cultura

tapaluteroHace unos días se ha reeditado en Bs.As. este libro de Guillermo Gallardo (*) -historiador, crítico y periodista argentino-, cuya primera edición impresa es de Ed. Mikael, Seminario de Paraná, 1981.

Hay que agradecer, pues, a Bella Vista Ediciones  el haberlo acercado nuevamente al público, incorporando en esta edición, además, como oportunos apéndices, la Bula Exsurge Domine, de condena de los errores de Martín Lutero, dada por el papa León X el 15 de junio de 1520, y la Bula Decet Romanum Pontificum de “condena y excomunión de Martín Lutero, el hereje, y sus secuaces”, del 3 de enero de 1521.

Es mérito de este libro, además de su breve extensión -de fácil lectura para ser divulgado aún entre el público no avezado en cuestiones teológicas e históricas-, el gran poder de síntesis con que su autor logra dar un pantallazo de las numerosísimas consecuencias del pensamiento y obra del Gran Hereje en la historia y cultura occidental, que era una “resultante de la infusión por la Iglesia, sobre los nuevos estados nacidos de las ruinas del Imperio Romano, de cuanto en la cultura grecolatina era compatible con la verdad revelada por Dios a los hombres. De ahí que en esa cultura se pueda señalar elementos helénicos, romanos y hebraicos, amalgamados todos ellos por la actividad vital del catolicismo, que no es una simple doctrina sino una forma de vida…” Y esta forma de vida no puede sino descansar sobre ideas y conceptos, íntimamente ligados y recíprocamente influyentes, pues quien no vive como piensa, termina pensando como vive…

Leer más... »

5.10.16

(135) ¡Gracias, Alberto Caturelli; descansa en paz tras el Buen Combate!

Caturelli“He combatido el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la fe.” (II Tim.4,7)

El Señor se vale a veces de ciertos hombres para bendecir a algunas naciones, y “sanar” algunas épocas de la historia, alimentándonos la esperanza a través del conocimiento de sus virtudes, sus obras, y su pensamiento, sobre todo cuando éste no hace sino orientar a las almas no hacia sí mismo o hacia las novedades de su tiempo, sino hacia la Verdad imperecedera; hacia el Sol, y no hacia los espejismos.

Es el caso del gran filósofo argentino hoy fallecido Alberto Caturelli, para quienes tuvimos la gracia de conocerlo personalmente y percibir diáfanamente una bonhomía difícil de hallar y de describir…

Leer más... »

1.10.16

(134) "Lutero y su circunstancia" (conferencia de Bernardino Montejano*)

LuterotesisProcurando satisfacer el pedido de quienes por razones de distancia sobre todo, no han podido ni podrán asistir a las conferencias del Ciclo que organiza este año el Instituto de Filosofía Práctica (Infip) de Buenos Aires (referencias sobre el mismo en este post) “Lutero, ¿Santo?”, ofreceremos a nuestros lectores los videos correspondientes, esperando con ello alentar tan oportuna iniciativa, que aporta un significativo rayo de luz para muchos fieles de buena voluntad, que en estos días van siendo presa de la perplejidad, conforme nos aproximamos a algunas celebraciones tendientes a enaltecer a este singular personaje.

La presente conferencia considera ordenadamente los siguientes puntos, en base sobre todo a la cita de documentos (algunas de sus frases, por cierto, pueden servir para ir imprimiendo las “estampitas” del monje hereje…):
1) Lutero y sus antecedentes. 2) Lutero y el Papado. 3) Lutero y el Imperio. 4) Lutero y Enrique VIII. 5) Lutero y Erasmo. 6) Lutero y la Universidad.

Agradecemos asimismo el generoso trabajo de los integrantes de TLV1, gracias al cual podemos contar con la grabación de este curso.

Que la disfruten.

…………………………

* Bernardino Montejano es doctor en Ciencias Jurídicas, ex profesor titular de la UCA (Filosofía del Derecho) y  de la Universidad del Salvador. Actualmente se desempeña como escribano. Ha sido también profesor titular de Filosofía del Derecho en la Universidad de BsAs.

Autor de varios libros, entre ellos: Curso de Derecho Natural; Aproximación al Principito;  La Universidad, ayer, hoy y mañana.

Es uno de los cultores más notorios de la tradición del derecho natural clásico en el mundo hispánico. Son de destacar, entre muchos ensayos, sus monografías sobre el racionalismo jurídico y la relación entre nación y familia. Su carácter pedagógico sobresale con especial intensidad y claramente se ven reflejados en sus obras y estilo, la pasión por la verdad, la seguridad de doctrina y el esfuerzo por hacerla asequible y fructuosa. Sus escritos, fruto de su labor universitaria de los últimos años, constituyen un servicio para preservar a generaciones de juristas argentinos de la atmósfera asfixiante del positivismo. Es además presidente del Instituto de Filosofía Práctica desde el año 2005 y del Instituto de Filosofía del Colegio de Escribanos.

……………………………………………..

Infocatólica agradecerá vuestra generosa colaboración; le sugerimos cómo hacerlo.

23.08.16

(127) Sobre la Gracia y el Libre Albedrío -Mérito y culpa; misericordia y Justicia- (S.Bernardo de Claraval) - III

sbdoext

Cerramos esta serie con la publicación de la tercera y última parte de este Tratado, en que se detiene a considerar el tema del mérito y la culpa, refiriéndose especialmente, en un comienzo, a los mártires y los apóstatas.

Encomendamos a María Reina y al Santo Abad el fruto de esta obrita en cada uno de los lectores.

————————

TRATADO DE LA GRACIA Y EL LIBRE ALBEDRÍO (S.Bernardo de Claraval) -III

Capítulo 37

§ 1 Otras veces parece decirnos la Escritura todo lo contrario: A cada uno le viene la tentación cuando su propio deseo le arrastra y le seduce. EL cuerpo mortal es lastre del alma, y la tienda terrestre abruma la mente pensativa. O, como dice el Apóstol: Siento en mis miembros otra ley que repugna a la ley de mi mente, y me encadena a la ley del pecado, que está en mis miembros. Todo esto puede interpretarse como una coacción de la voluntad, por la que se le priva de la libertad. Sin embargo, por muchas que sean las tentaciones interiores y exteriores, la voluntad siempre permanece libre en cuanto a la libertad de elección, y siempre es libre  para juzgar y consentir. Por lo que se refiere a la libertad de deliberación o de complacencia, al tener que luchar contra la concupiscencia de la carne y las miserias de la vida se siente menos libre. Pero nunca es mala mientras no consienta en el mal.

Leer más... »

20.08.16

(126) Sobre la Gracia y el Libre Albedrío (S.Bernardo de Claraval) - II

BernardusEn su fiesta, ofrecemos la II Parte de este interesante tratado del abad de Claraval, cuya sombra se proyecta sobre todo el siglo XII, impulsor de la Orden Cisterciense en Europa y a quien también se conoce como el citarista de María.

Glorioso San Bernardo, Doctor Melifluo, caballero trovador de las glorias de la Virgen Madre, te rogamos nos asistas y aconsejes como lo hiciste en Claraval con tus primeros hijos, a fin de que, meditando tus enseñanzas e imitando tus virtudes, lleguemos algún día a contemplar contigo la gloria en la eternidad.  Así Sea.

Oración:“Dios nuestro, que hiciste que el abad san Bernardo, encendido en el celo de tu Casa, no sólo ardiera en tu amor, sino que resplandeciera en tu Iglesia para iluminarla en tiempos de confusión, concédenos, por su intercesión, que, animados de ese mismo espíritu, vivamos siempre como auténticos hijos de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo”.  Amén 

———————————————————–

TRATADO DE LA GRACIA Y EL LIBRE ALBEDRÍO (S.Bernardo de Claraval) - II

Capítulo 12

§ 1  Más adelante trataremos la cuestión de si el primer hombre gozó de todo esto. En cambio, sí estamos seguros de poseerlo cuando, por la misericordia de Dios, alcancemos lo que pedimos en la oración: Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Esto acaecerá cuando lo que hoy es natural en toda criatura racional, es decir, el albedrío -libre por esencia de toda clase de coacción- se dé también en los elegidos -como ya sucede en los ángeles- y vivan plenamente seguros de no pecar, preservados también de toda miseria.

§ 2   Y con la experiencia de esta triple libertad sabrán lo excelente, agradable y perfecta que es la voluntad de Dios. Mientras llega esto, el hombre sólo posee plena e íntegramente la libertad  de juicio. La libertad de deliberación es siempre limitada, incluso en los hombres espirituales, que han crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos, y en cuyo ser mortal no reina ya el pecado. Si no reina se debe a la libertad de deliberación. Y si no ha desaparecido por completo el pecado, está cautivo el libre albedrío.

Leer más... »