InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Vita brevis - Libros

12.01.11

Carmina Catholica

Me han pedido un par de veces que explique el contenido de mi libro Carmina Catholica, publicado en Vita Brevis, así que, a riesgo de hacerme publicidad a mí mismo, contaré un par de cosillas. A fin de cuentas, varios de los poemas del libro tuvieron su origen en este blog.

Empezaré explicando el nombre de Carmina catholica (pronunciado cármina). Creo que es necesario porque, cuando se enteró mi mujer, me dijo algo así como: “con ese título tan friki no lo va a leer nadie”. Y muy probablemente tenga razón. En cualquier caso, significa, en latín, “versos católicos” o “cantos católicos”. Son poemas de tema religioso en su mayor parte, pero no en su totalidad. Es decir, son católicos en el sentido de que forman parte de una manera católica de ver la realidad. Además, la mayoría han sido escritos durante el pasado año, así que también podrían denominarse “versos infocatólicos”.

Leer más... »

18.06.09

Vita brevis: Castellani

Varios lectores me han pedido que recomiende libros y creo que conviene seguir en esto el consejo paulino de dar satisfacción al prójimo en lo bueno. Comienzo, pues, una nueva sección del blog, dedicada a hablar de buenos libros católicos o relacionados de alguna forma con la fe o el pensamiento. La sección se llama Vita brevis, en referencia a una frase de Hipócrates: Ars longa, vita brevis (o, para quienes prefieran el original, Ὁ βίος βραχὺς, ἡ δὲ τέχνη μακρὴ). Es decir, a grandes rasgos, el arte, la ciencia o cualquier tarea importante son inacabables, pero la vida es breve y no se puede abarcar todo.

En tiempos de Santo Tomás, uno podía leer prácticamente todos los libros que existieran sobre un tema determinado. Hoy en día, los libros y, sobre todo, los malos libros son legión. Por eso creo que conviene saber qué libros merecen la pena, para no perder el tiempo con los demás. La vida es breve y no se puede desperdiciar en tonterías y plúmbeos bodrios a mayor gloria del marketing editorial. Hablemos, pues, de libros que uno se alegrará de haber leído y dejemos el resto a los que no tengan nada mejor que hacer.

Leer más... »