18.02.19

Pequeñas medallas y grandes milagros

—Me habría gustado poder despedirme de Tony —dijo el Sr. Crouchback—. No sabía que se iría tan pronto. El otro día busqué una cosa para él y quería dársela. Sé que le habría gustado tenerla: la medalla de Nuestra Señora de Lourdes que llevaba Gervase. La compró estando de vacaciones en Francia el año que estalló la guerra y siempre la llevaba. Me la enviaron después de que muriera [en la guerra], con su reloj y otras cosas. Tony debería tenerla ahora.

—No creo que haya tiempo ya para hacérsela llegar.

—Me gustaría haber podido dársela en persona. Enviarla por correo no es lo mismo. Es más difícil explicar.

—Bueno, a Gervase no le protegió mucho, ¿no?

—Claro que sí —respondió el Sr. Crouchback—, mucho más de lo que podría parecer. Me lo contó al venir a despedirse, antes de marchar otra vez al frente. El ejército está lleno de tentaciones para un muchacho. Una vez, en Londres, en la época en la que todavía estaba haciendo la instrucción, se emborrachó con algunos compañeros de su regimiento y, al final, terminó solo con una chica que habían encontrado en algún sitio. Ella empezó a tontear, le quitó la corbata y entonces encontró la medalla. En un instante, los dos se serenaron y ella empezó a hablar del convento donde había ido al colegio y después se marcharon cada uno por su lado, como amigos y sin que pasara nada. Yo diría que eso es estar protegido. He llevado una medalla toda mi vida. ¿Y tú?

—A veces. En este momento no tengo ninguna.

—Pues deberías, ahora que están cayendo bombas y todas esas cosas. Si te hieren y te llevan a un hospital, sabrán que eres católico y llamarán a un sacerdote. Me lo dijo una enfermera. ¿Te gustaría llevar la medalla de Gervase si Tony no puede hacerlo?

Evelyn Waugh, Hombres en armas, 1952

Leer más... »

15.02.19

Monseñor Schneider responde al cardenal Kasper

En una declaración enviada a LifeSiteNews, Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astana (Kazajstán) apoya la Profesion de Fe publicada hace unos días por el cardenal Müller, antiguo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y responde a las críticas del cardenal Kasper contra ella. La declaración me ha parecido tan interesante que he decidido traducirla para el blog.

Hace unos días, el cardenal Kasper afirmó que la Profesión de Fe del card. Müller era una “verdad a medias” y, por lo tanto, no era la “verdad católica". También indicó que le había “horrorizado” y comparó a Müller con Lutero por atreverse a hablar del Anticristo, a pesar de que solo estaba citando lo que decía el Catecismo de la Iglesia Católica sobre el tema. Otros prelados defendieron y elogiaron al cardenal Müller, como Mons. Thomas Tobin, obispo de Providence (Estados Unidos), pero ninguno con tanto énfasis como Mons. Schneider acaba de hacerlo.

Conviene señalar que, en lenguaje eclesiástico, la respuesta de Mons. Schneider es durísima. En efecto, en la actualidad es muy poco frecuente (casi nunca visto si exceptuamos el precedente del propio Kasper), que un obispo critique así en público a otro de esta manera, llegando al extremo de poner directamente en duda que su fe sea verdaderamente católica: “lo único que ha demostrado el cardenal Kasper es que ya no vive la fe de los Apóstoles”. Difícilmente podría encontrarse una acusación más grave para un obispo católico, porque la fe de la Iglesia es la misma que la de los Apóstoles y, si alguien tiene otra, es que su fe no es auténtica.

La corrección pública es aún más llamativa si tenemos en cuenta que Mons. Schneider solo es obispo auxiliar de una diócesis remota, mientras que Kasper es cardenal y demostró gozar de una gran influencia en los Sínodos de la Familia, hasta el punto de que suele considerarse el principal impulsor de la comunión a los divorciados vueltos a casar, una idea que llevaba décadas defendiendo. La historia de la Iglesia, sin embargo, está llena de obispos, clérigos e incluso laicos que no han dudado en alzar la voz para rechazar desviaciones de la fe, vinieran de quien viniesen. Quizá “David contra Goliat” no sería una comparación exagerada en este caso. Y ya sabemos cómo, contra todas las predicciones, terminó aquella historia.

Leer más... »

12.02.19

Memento mori: Dios nos habla en la desolación holandesa

Hace tiempo que se escuchan rumores de que la archidiócesis holandesa de Utrecht, la mayor de los Países Bajos, podría estar considerando la posibilidad de deshacerse de su catedral. Esos rumores finalmente se han confirmado en varios medios de comunicación de los Países Bajos, que explican que el consejo parroquial ha iniciado la segunda etapa del proceso de secularización de la catedral de Utrecht.

La catedral de Santa Catalina es un precioso templo gótico, el único medieval que tiene la Iglesia en la ciudad, ya que la antigua catedral fue confiscada por los protestantes durante la Reforma. Como parte de esta segunda etapa, se informó a los fieles sobre el proceso y el próximo paso será recabar las opiniones de todos los interesados. Después, en su caso, se presentará una propuesta de secularización de la iglesia al arzobispo. Si concluye el proceso, que tiene ocho etapas, la catedral será vendida.

Leer más... »

7.02.19

El cardenal Schönborn y las leyes injustas

Hace años, tenía buenas referencias del cardenal Schönborn, tanto indirectas (se decía que era uno de los principales redactores del Catecismo) como directas, por algún amigo que residía en su diócesis y hablaba muy bien de él. Por ello, cuando el cardenal Schönborn defendió las interpretaciones de Amoris Laetitia más claramente contrarias a la enseñanza perenne de la Iglesia y del Catecismo, me sorprendí bastante. Cuando lo hizo con la desfachatez de apelar a Santo Tomás de Aquino (que enseña precisamente lo contrario), paradójicamente ya no me sorprendí tanto. Cuando se mostró partidario de echar por la borda la doctrina tradicional de la Iglesia sobre la pena de muerte, o de ordenar diaconisas casi no me sorprendió. Y ahora, que acaba de realizar declaraciones contrarias a los principios más básicos de la moral católica y de la enseñanza de Santo Tomás, desgraciadamente no me ha sorprendido nada.

En unas declaraciones a la revista alemana Stern publicadas hace una semana, el cardenal Schönborn recuerda acertadamente que el matrimonio se celebra entre un hombre y una mujer, pero, en relación con el “matrimonio” entre personas del mismo sexo, afirma que “hace mucho que aceptamos” que el Estado permite otra forma de matrimonio. Si una mayoría parlamentaria lo quiere, el Estado debe hacerlo de esa manera”.

Leer más... »

26.01.19

Al Arzobispo de Canterbury no le importa que los anglicanos se hagan católicos

O pentecostales, luteranos u ortodoxos. Al menos eso ha dicho hoy Justin Welby, arzobispo anglicano de Cantérburyprimus inter pares del anglicanismo, en una entrevista publicada en The Spectator. Cuando le preguntaron sobre los anglocatólicos que habían vuelto a la Iglesia Católica a través de los ordinariatos creados por Benedicto XVI, respondió:

“¿A quién le importa? Todo eso me da igual. En particular si la gente se marcha a Roma [es decir, se hacen católicos], que es una fuente de inspiración. Recibí un correo electrónico de un viejo amigo, un sacerdote anglicano que ha decidido marcharse a Roma. Le respondí, diciendo: ¡Qué estupendo! Mientras sigas tu vocación, estarás siguiendo a Cristo. Es simplemente estupendo. Lo que necesitamos es que las personas sean discípulos de Jesucristo. No me importa si lo son en la Iglesia de Inglaterra, en Roma, con los ortodoxos, los pentecostales, los luteranos o los baptistas. Son discípulos fieles de Cristo”.

Quizá haya algunos a quienes esto les parezca muy bien, una muestra de apertura de mente. Incluso lo considerarán un indicio de que el arzobispo anglicano va más allá de las divisiones entre cristianos y se remonta a lo esencial. Los tiros, me temo, no van por ahí. Como dije hace tiempo (por desgracia, en referencia a un arzobispo católico), esto ya no es herejía, es el lugar donde las herejías van a morir.

Leer más... »