InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Humor

18.01.22

Leves elogios

Existe en inglés una simpática expresión, muy sutil como solía ser antaño el humor anglosajón, que dice to damn someone with faint praise. Es decir, condenar a alguien elogiándole levemente. Un ejemplo puede ser que pregunten a un catedrático por el libro de un colega y responda diciendo que, bueno, no contiene grandes faltas de ortografía. Si lo mejor que puede decir del libro es que no tiene faltas ortográficas garrafales, no hace falta seguir hablando. Un ejercicio letal del understatement británico o decir poco para decir mucho (en este caso, decir poco bueno para decir mucho malo, pero sin decirlo).

Por alguna razón, me han venido a la cabeza esas expresiones al leer lo que cuenta el card. Omella de su visita al Papa. Como el asno de Buridán, tras la lectura he quedado preso de la indecisión y no consigo resolver si está criticando ferozmente al Santo Padre with faint praise o lo que sucede es que el nivel clerical está tan bajo que un leve elogio sin sentido es lo mejor a lo que se puede aspirar.

Leer más... »

6.09.21

La protohomilía perdida

A lo largo de los siglos y a través de las edades, se han escrito numerosos tratados de homilética y oratoria con el laudable fin de ayudar a los sacerdotes a componer sus sermones dominicales. No cabe duda de que estos voluminosos y completos tratados han resultado muy útiles a incontables clérigos a la hora de sostener muebles cojos y encender chimeneas en las largas noches de invierno. No obstante, a pesar de ese carácter a la vez práctico y versátil, común a tantos libros de temas eclesiásticos, se percibe en los tratados modernos una carencia fundamental. Unum eis deest, una cosa les falta: la protohomilía.

Como sabrán los lectores, la protohomilía es un texto de venerable antigüedad que, según diversas tradiciones, establecía a grandes rasgos lo que debía decir cada sacerdote la primera vez que predicase, antes que todas las demás homilías que ese mismo clérigo pronunciaría después durante su vida, porque era absolutamente necesario para que esas homilías posteriores sirvieran de algo. Así se encauzaba bien su labor homilética desde el principio, siguiendo la vía marcada por sus sabios predecesores. A pesar del carácter excepcional y primigenio de la protohomilía, esta podía y debía repetirse posteriormente de vez en cuando, cuando el sacerdote fuera trasladado de parroquia, por ejemplo, o para refrescar su mensaje fundamental en la mente de los feligreses.

Desgraciadamente, la protohomilía, que se ha atribuido a diversos santos Padres y Doctores de la Iglesia, se perdió durante las invasiones bárbaras, persas y musulmanas tanto en Oriente como en Occidente y solo muy recientemente ha sido recuperada, merced a la labor infatigable de sesudos investigadores con los palimpsestos maronitas del lago Baikal. El blog Espada de Doble Filo se complace en ofrecer a los lectores la primera traducción (provisional) al español de este texto, realizada desde el nabateo occidental.

Leer más... »

20.11.19

Las más guapas

Para desasnar un poco a los lectores jóvenes e impartirles algo de la sabiduría ganada con los años, me ha parecido oportuno traer al blog una frase leída por ahí en Internet, del P. Manuel Martínez Cano:

“¿Por qué las mujeres católicas son más guapas? Porque la gracia de Dios perfecciona la naturaleza”.

En una frase humorística, claro, pero, como dicen los yanquis, it’s funny because it’s true, es divertida porque es verdad. Ceteris paribus, las católicas son más guapas que las que no lo son.

No me refiero simplemente a la belleza interior (que también), sino a la belleza en el sentido más habitual de la palabra. La belleza externa de una mujer es algo indefinible, que no se puede reducir a la física y las matemáticas. Incluye siempre un nosequé que hace que sea una belleza humana y no simplemente física o biológica.

Leer más... »

10.09.19

Higinio Fernández: "Yo quiero ser biodiverso"

Participante invitado: Higinio Fernández, licenciado en Teología Pastoral Buenista por la Universidad Koinonía de Teología a Distancia y profesor en el Instituto de Ciencias Sociorreligiosas de Parla (Madrid). Está casado con Loretta Apostolidis, también teóloga, y mantiene el blog Todos somos hijos de Dios en Multirreligión Digital.

…………………

Hay temas tan profundos, tan íntimos y tan actuales que solo se puede hablar de ellos en verso. En esta ocasión, pues, renuncio a la prosa y ofrezco a los lectores este romance, escrito con el corazón. En él deseo plasmar la auténtica esencia del cristianismo, desconocida para dos milenios de tradición cristiana, pero felizmente descubierta en nuestra época:

Leer más... »

7.08.17

Higinio Fernández: ¿Por qué ya no se habla del Juicio Final?

Participante invitado: Higinio Fernández, licenciado en Teología Pastoral Buenista por la Universidad Koinonía de Teología a Distancia y profesor en el Instituto de Ciencias Sociorreligiosas de Parla (Madrid). Está casado y mantiene el blog Todos somos hijos de Dios en Multirreligión Digital.

…………………

Parece ser que un lector pidió a D. Bruno que me transmitiese una pregunta, porque claramente no le satisfacía la respuesta que se había dado a la misma en este blog (el pobre D. Bruno tiene buena intención, pero la verdad es que no acierta ni una).

La pregunta era: ¿Por qué no se habla del Juicio Final? La respuesta es muy sencilla: porque todo eso del Juicio Final es una patraña y los católicos por fin se han dado cuenta de ello. Que no se hable del Juicio Final es un signo de lucidez e ilustración de la sociedad de hoy, igual que no se habla de la Atlántida, del alma o de los políticos honrados, porque son cosas que no existen ni pueden existir.

Según las últimas investigaciones, la frase “vendrá para juzgar a vivos y muertos” se añadió al Credo tardíamente, en tiempos de Pío XII. Sí, el mismo Papa que escribió la tristemente célebre Humanae Vitae (aunque hay una leyenda negra que atribuye la encíclica a Pablo VI; ¡ja!, como si un Papa progresista y buena persona pudiera escribir un engendro reaccionario y opresor como ese).

Leer más... »