Artículos de Monseñor Héctor Aguer en InfoCatólica

Monseñor Héctor Aguer

Arzobispo Emérito de La Plata Académico de Número de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Académico Correspondiente de la Academia de Ciencias y Artes de San Isidro. Académico Honorario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino.

Las cosas claras

Me ha parecido necesario hacer esta aclaración, por amor a la verdad; sería penoso que la falsa noticia incluida en aquel comentario de aparente autoridad femenina se instale en la opinión general como algo cierto.

Política, ética, virtud. Ante una nueva celebración del 9 de Julio

Hace más de 160 años Fray Mamerto Esquiú formulaba este juicio severo sobre la situación nacional: «Permitidme que os revele mi amarga convicción: si en los cuarenta años que han transcurrido no hubiera habido legislaturas a manos de la política, la corrupción no sería tan honda y los gobiernos no habrían tiranizado tan descaradamente a los pueblos». El ilustre fraile pronunció estas palabras en 1856; al parecer, en aquella época no llamaba la atención que un joven sacerdote se ocupara de esas cuestiones de interés público: a nadie se le ocurrió acusarlo de «meterse en política».

La Iglesia de la propaganda

Quienes molestan son quienes adhieren, por razones históricas y teológicas, sobrenaturales, a la Gran Tradición católica, y se resisten a adoptar los «nuevos paradigmas» propuestos y sostenidos oficialmente.

¿Claustrofobia?

¿Qué pensar de estos hechos insólitos y de la severa invectiva contra la conducción romana de la vida monástica?

La josefología de San Francisco de Sales

La escena de Jesús recién nacido inspira sentimientos de ternura al Obispo de Ginebra, quien expresa el deseo de que San José nos haga participar de la consolación, María de su amor, y el Niño expanda sus méritos en nuestro corazón y en este contexto le dedica otro título «gran gobernante del pequeño Rey».

La grieta en la Iglesia II

Mons. Aguer disecciona la dimensión operativa de lo que denomina progresismo eclesial y su impacto en seminarios y la actividad pastoral, bajando a detalles como el «odio» a la sotana como antesala de otros comportamientos.

Adiós, España

Es penoso tener que recordar que en la descatolización de España ha jugado un papel importante el progresismo eclesiástico; ha sido una concausa en todos los órdenes del derrumbe de la catolicidad. La enseñanza heterodoxa, durante décadas, de teólogos que con sus clases y sus publicaciones han inficionado al clero causando estragos doctrinales y espirituales, también envenenaron la formación de generaciones de seminaristas.

Kerigma y doctrina; pastoral y estudio

Pareciera que la misión apostólica ya no es procurar que todos los pueblos reconozcan a Jesucristo como Salvador universal y se hagan discípulos suyos. Hace años ya, se ha difundido subliminalmente la teoría de Karl Rahner: todos serían «cristianos anónimos»

La fornicación (Nueva versión, corregida y actualizada)

Encabezo deliberadamente esta nota con un título chocante; lo es porque la palabra empleada ha caído en desuso y puede causar extrañeza. No cito la definición del Catecismo sino la del Diccionario de la Real Academia Española: «Tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio».

Un falso matrimonio en el «fin del mundo»

Hechos como el que comento inducen a pensar que esa mutación es posible, sobre todo si los pastores, responsables de custodiar la intangible verdad católica, no hablan con claridad, siguiendo la exhortación, el conjuro de San Pablo a su discípulo Timoteo.

Cuestionamiento del discurso presidencial

En realidad, y desde hace tiempo, disposiciones legales y sentencias judiciales admiten el aborto en diversas circunstancias. Lo que ahora se busca es una legalización total.

Apostillas sobre la ley abortista

El gran responsable es el presidente de la Nación, y eso lo enorgullece en lugar de avergonzarlo. Ha dicho que «ahora somos un país mejor». Mejor seríamos, por cierto, si hubiera hecho algo, y con éxito, para sacar de la pobreza a más del 40% de la población, hundida en una situación indigna e injusta.

Calamidades argentinas

Como católico, me apena reconocer que las declaraciones y actitudes de nuestros hermanos los cristianos evangélicos han sido más claras, elocuentes y firmes –sin vueltas- que las del Episcopado argentino. Se acepta en la Iglesia argentina como hecho irreversible la secularización de la sociedad, contradiciendo la enseñanza del Concilio Vaticano II

Crimen abominable

En estos días se reclama el reconocimiento de un derecho a liquidar a los niños por nacer. Ese nefando delito nunca puede ser un derecho.

La desmesura

Un aspecto no menor de lo ocurrido, causa de lógica indignación: el gobierno que encerró al país durante ocho meses para cuidar la salud amenazada por la pandemia, eliminó de hecho todo protocolo en un vergonzoso espectáculo que él mismo ha organizado.

Raíces teológicas del antropocentrismo eclesial

Benedicto XVI ha subrayado la importancia de la noción de naturaleza, de ley natural, y orden natural, con el objetivo de perfilar un auténtico humanismo, sensible a la cuestión de la verdad y del bien como realidades objetivas, que tienen su fundamento en Dios. Nada más lejano del moralismo jesuítico de cuño kantiano, que se afianzó como consecuencia del «giro antropológico», y que asoma en las propuestas culturales y sociales del antropocentrismo eclesial

Educación y libertad

Son continuas las presiones sobre el Subsistema Educativo de la Iglesia -así llamo yo a la organización de la enseñanza católica- para que adopte aquellos programas y las publicaciones que los sostienen. La libertad de educación está en juego ante las incursiones totalitarias del Estado.

La fornicación

De la predicación ordinaria ha desaparecido la consideración de los Diez Mandamientos, especialmente del Sexto. He oído decir que antaño se abusó de ese argumento; no me consta, no tengo registro de ello en mis recuerdos infantiles. Lo cierto es que ahora se mutila la exposición de la moral cristiana; se impone la obsesión por las cuestiones acerca de la justicia, la ecología y la fraternidad universal.

La familia: esposa, esposo, hijos. A propósito de una declaración papal

Siendo arzobispo de Buenos Aires, el entonces Cardenal Bergoglio, en una Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, propuso aprobar la licitud de las uniones civiles de personas homosexuales por parte del Estado, como una posible alternativa a lo que se llamó -y llama- «matrimonio igualitario». El plenario de los obispos argentinos rechazó aquella propuesta con un voto adverso.

El Adam, ¿naturaleza o construcción?

Nuestro siglo, que ya ha avanzado dos décadas, ha heredado y agravado el despiste y la confusión del precedente. El hombre se inquieta por los problemas ecológicos y por las desigualdades sociales pero no se conoce a sí mismo, no sabe qué es, quién es, para qué se encuentra en el mundo, y cuál es su futuro y destino

La liturgia, ¿culto de Dios o del hombre?

La desacralización de la liturgia exhibe un problema más amplio que afecta a la Iglesia desde hace más o menos medio siglo: la caída del teocentrismo al antropocentrismo, y la penetración en la comunidad de los fieles de la cultura propia de la Revolución anticristiana.

El mérito: en la vida civil, en la vida en Dios

Resulta muy penoso advertir que en algunos ambientes eclesiásticos en los que, de un modo silente o más o menos declarado, se profesa la misma ideología del movimiento al que pertenece el presidente, y que tiene un historial arraigado en el siglo XX, se comparte la misma incomprensión del valor del mérito y se lo critica, acentuando la confusión que muchos fieles padecen a causa de la crisis que vive la Iglesia.

Mala memoria

Llama la atención la lenidad del episcopado, salvo alguna honrosa excepción, que debió y debe protestar sin vacilaciones contra el atentado que se está perpetrando; para numerosos fieles se trata simplemente de complicidad con la destrucción de lo que resta de la España católica

¿El culto de Dios no es una «actividad esencial»?

En este caso se verifica una confirmación de un problema más amplio: el Estado argentino padece una congénita inclinación al autoritarismo, que con el actual gobierno se desliza hacia el totalitarismo; a sus partidarios se les atribuye el lema «¡vamos por todo!».

La formación sacerdotal. Las vocaciones

La mala memoria, o el parentesco ideológico, lleva a cancelar el recuerdo de lo que se ha vivido décadas atrás en el orden eclesial, con sus gravísimas consecuencias en la vida social y política; se disimula así el fracaso estruendoso del progresismo, con todos sus matices.

La ideología de género. Su imposición en la Argentina

En la ideología de género se desposan el constructivismo gnoseológico, moral y social, y la dialéctica marxista, presente en la oposición agresiva varón - mujer propia del feminismo extremo y en la antinatural superación de la duplicidad humana originaria, en el invento subjetivista de los géneros.

Crisis – decadencia de la Iglesia

El desmedro, la decadencia, no son uniformes, y en algunas regiones alejadas del centro eclesial se podrán reconocer crecimiento y un cierto apogeo, pero la débacle es estridente en casi todas partes, sobre todo en los países de vieja cristiandad, en los que se impone el imperio destructor del progresismo.

Política y Religión entre los siglos XIX y XX. Albert de Mun y Charles Maurras

Es notable observar cómo León XIII, un pontífice extraordinario y de excelente doctrina, cometió un grave error de estrategia pastoral que lo llevó a concesiones, que continúan siendo actualmente para la Iglesia una permanente tentación.

La grieta en la Iglesia

No es arbitrario considerar que la grieta actual de la Iglesia está íntimamente relacionada con las proyecciones del Concilio Vaticano II. Leyendo las discusiones de los Padres en el aula se advierte la contraposición de dos tendencias.

La comunión en tiempos de pandemia. ¿Y después?

Me parece innecesario, y peligroso mirando al futuro, que se decrete a causa de la pandemia que se ha de comulgar en la mano -y, por consiguiente, de pie- ¿A quién se desea conformar con una medida semejante?

Las llagas de Cristo… y de la Iglesia

La Iglesia debe recuperarse, ante todo, de la crisis interna que la afecta, para cobrar relevancia en el orden cultural y social, de modo que pueda ayudar al hombre a orientarse hacia su auténtico destino.

Sexo sí, hijos no

El testimonio profético de Pablo VI es más necesario hoy que en 1968, ya que el comportamiento contrario a la enseñanza de la encíclica se ha convertido en una práctica generalizada, ante el silencio culpable de los pastores.

Pandemia, cuarentena, funcionarios, pastores. Una reflexión incómoda

Cuarentena eclesial

Podemos afirmar, sin duda, que la fraternidad universal es una finalidad de la misión de la Iglesia, pero otra fraternidad que la masónica, unida indisolublemente al mandato de anunciar el Evangelio, y comunicar la gracia que este contiene como Novedad absoluta.

Predicar a Jesucristo

El anuncio de Cristo incluye la presentación del programa de vida nueva asentada en la fe, y que debe desplegarse en el amor -agápe- hasta la plenitud de la santidad.

¿Castigo de Dios?

Basta hojear en la Biblia los relatos del peregrinaje del pueblo de Dios registrado en los libros del Éxodo, los Números, y el Deuteronomio, para encontrar numerosos testimonios de la actitud divina ante la infidelidad, reiterada y contumaz, de los judíos.

La lección de Ratisbona y la «teología del pueblo»

En su discurso, Benedicto XVI se refiere brevemente a una tercera etapa de deshelenización del cristianismo, que se encuentra en plena difusión. Este nuevo horizonte que se pretende desarrollar es, en mi opinión, el que inspira la «teología del pueblo»

Un aniversario para no olvidar: los 25 años de «Evangelium vitae»

El 25 de Marzo la Iglesia celebra la solemnidad de la Anunciación del Señor, es decir, la Encarnación del Hijo eterno de Dios en el seno de María Santísima, que acogió con obediencia el mensaje del ángel. Ese día se cumple este año un cuarto de siglo de la publicación de la encíclica Evangelium vitae, de San Juan Pablo II.

Relato y mentira

La tradición ética de Occidente, con base greco-romana e iluminada por el pensamiento bíblico a través del cristianismo, ha distinguido tres tipos de mentira

¿Homofobia?

Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados, contrarios a la ley natural, ya que les falta la debida complementariedad afectiva y sexual, que solo se verifica en la relación varón-mujer, tal como está inscripto en sus cuerpos; por tanto, aquellos actos están cerrados a la procreación, a la comunicación del don de la vida.

El aborto no será obligatorio (¡menos mal!)

El valor pedagógico de la ley se invierte, de tal modo, que los antivalores sancionados en ella penetran paulatinamente en la cultura vivida y la deforman. Un ejemplo emblemático: la ley de divorcio vincular, aprobada en los años ochenta, ha llevado finalmente a que hoy en día la gente no se case.

El actual gobierno argentino y el aborto

Es preciso resistir a esta nueva intentona abortista del Estado, que de concretarse acarreará desgracias mayores de las que está sufriendo la sociedad argentina. Sería un paso más hacia el abismo de la degradación de la comunidad nacional, el triunfo del materialismo y el individualismo egoísta que privaría a nuestro pueblo de el futuro digno que merece.

¿Ha cambiado la misión de la Iglesia?

Si el movimiento de salida eclesial fuera alejamiento de la naturaleza y misión de la Iglesia, de su identidad –es imposible que toda la Iglesia lo haga- la katholiké (κᾰθολῐκή) dejaría de ser lo que es.

El aborto, nueva intentona

El aborto envilece a la mujer, la vulnera en lo más bello e íntimamente femenino, la capacidad de crear, de proteger, de comunicar la vida. Dan pena, provocan un profundo dolor las manifestaciones exaltadas, inhumanas de mujeres con pañuelos verdes; color, en realidad, de primavera, de vida, de esperanza.

Literatura de género

Estos temas no figuran en la predicación ordinaria de la Iglesia, de modo que los fieles quedan desguarnecidos y el público en general sin la oportunidad de conocer la verdad.

La naturalización de lo antinatural

El relativismo y el subjetivismo dominan en una especie de moral existencialista e individualista, ajena a la dimensión social del ser humano. El favor oficial promueve estas nuevas orientaciones culturales.

¿Santo Tomás abortista?

Para que el Dr. Fernández advierta que los tomistas, y en general los que repudiamos el aborto como un «crimen abominable» (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51), no somos giles, me detengo a exponer sintéticamente la compleja enseñanza de Tomás de Aquino sobre el embrión humano.

Su Dios es el vientre

Sigmund Freud se acerca a la doctrina católica al sostener que la sodomía y el onanismo son perversiones e impudicias que menoscaban la cualidad personal del cuerpo humano en la relación sexual. Los nombres de esas conductas antinaturales proceden de la Biblia.

La sangre y el perdón. Homilía en la Misa del Corpus Christi

El cuerpo carnal del Señor y su sangre preciosa, tomados de María, hacen presente en el sacramento eucarístico a la persona misma de Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre: cuerpo, sangre, alma y divinidad, como aprendí a recitar del catecismo a los siete años. Esa presencia del Resucitado, que lleva los estigmas de la Pasión, el cuerpo entregado y la sangre derramada, anticipan la comunión celestial de los fieles con él y nos inducen a valorar debidamente la vida humana, la carne y la sangre de todo hombre, imagen de Dios.

La formación sacerdotal: ¿está superado el Vaticano II?

La denominación «espíritu del Concilio» ha caído casi en desuso, pero durante medio siglo fue la bandera de todas las arbitrariedades doctrinales y prácticas que abrieron en el cuerpo eclesial llagas dolorosas de división, de cismas expresos o disimulados.

Los demonios fueron legión

Conviene recordar que los Montoneros surgieron del seno de la Iglesia: nacionalismo católico, Acción Católica, Pastoral Universitaria, con el aliento de los Sacerdotes para el Tercer Mundo y el horizonte ideológico de la teología de la liberación, el presunto mensaje de Medellín y un supuesto «espíritu del Concilio».

El concubinato, el adulterio y… otras yerbas

Como pastor de la Iglesia no juzgo ni condeno a nadie (no soy ni escriba ni fariseo); quisiera llegar a cada uno de mis contemporáneos y hablarles con las palabras mismas de Jesús, que ya he citado. Los Apóstoles hicieron lo mismo, y con absoluta claridad alertaron a las primeras comunidades sobre el paganismo circundante que se infiltraba en ellas.

El Carmelo de Nogoyá y la penitencia

Quien conoce un poco de cerca las Carmelitas Descalzas puede saber que es mucho más que unas penitencias aisladas. Como decía santa Teresa: «Ya sabéis que en muchas penitencias os voy a la mano…» La Santa Fundadora prefería las virtudes sólidas de humildad, caridad fraterna, pobreza, oración, entrega generosa por la Iglesia en favor de los hombres… Lo que se diga ahora habrá que tamizarlo con los inevitables prejuicios de un mundo que no entiende de renuncias, de generosidad en su máxima expresión, de virginidad vivida alegremente por el Reino de los Cielos, de oración y amor a Dios, de fraternidad compartida sin la competitividad de nuestra sociedad, sin las ambiciones mezquinas de tantos que solo buscan su propio bien por encima o a costa de los demás.

La fornicación

En el contexto de una recta antropología, de una idea completa del ser humano en la que se asume su realidad biológica y psicológica, es fácil comprender que el acto sexual tiene una doble finalidad: es unitivo y procreativo. El gesto de la unión corporal acompaña, ratifica e incentiva la unión de las almas. La fornicación lo convierte en una gimnasia superficial y provisoria, propia de parejas desparejas, sin el compromiso de por vida que integra la expresión sexual en el conjunto de la convivencia matrimonial, con la apertura a los hijos.

A mis sacerdotes

Es lo mejor que puede hacer un obispo: hacer partícipe a un fiel cristiano del ministerio apostólico del cual él participa en plenitud, para que pueda celebrar el sacrificio del Señor, perdonar los pecados, pastorear a los fieles, procurar la salvación de todos.

Virtudes, política y civismo

Es posible que un pueblo esté constituido en su mayoría por buena gente, de valores encomiables, pero que no son buenos ciudadanos: omiten la colaboración que les corresponde en la marcha y la suerte del país, votan irreflexivamente arrastrados por la propaganda partidaria, se aferran a la ilusoria esperanza propia de clientes del Estado.