Artículos de Monseñor Héctor Aguer en InfoCatólica

Monseñor Héctor Aguer

Arzobispo Emérito de La Plata

La lección de Ratisbona y la «teología del pueblo»

En su discurso, Benedicto XVI se refiere brevemente a una tercera etapa de deshelenización del cristianismo, que se encuentra en plena difusión. Este nuevo horizonte que se pretende desarrollar es, en mi opinión, el que inspira la «teología del pueblo»

Un aniversario para no olvidar: los 25 años de «Evangelium vitae»

El 25 de Marzo la Iglesia celebra la solemnidad de la Anunciación del Señor, es decir, la Encarnación del Hijo eterno de Dios en el seno de María Santísima, que acogió con obediencia el mensaje del ángel. Ese día se cumple este año un cuarto de siglo de la publicación de la encíclica Evangelium vitae, de San Juan Pablo II.

Relato y mentira

La tradición ética de Occidente, con base greco-romana e iluminada por el pensamiento bíblico a través del cristianismo, ha distinguido tres tipos de mentira

¿Homofobia?

Los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados, contrarios a la ley natural, ya que les falta la debida complementariedad afectiva y sexual, que solo se verifica en la relación varón-mujer, tal como está inscripto en sus cuerpos; por tanto, aquellos actos están cerrados a la procreación, a la comunicación del don de la vida.

El aborto no será obligatorio (¡menos mal!)

El valor pedagógico de la ley se invierte, de tal modo, que los antivalores sancionados en ella penetran paulatinamente en la cultura vivida y la deforman. Un ejemplo emblemático: la ley de divorcio vincular, aprobada en los años ochenta, ha llevado finalmente a que hoy en día la gente no se case.

El actual gobierno argentino y el aborto

Es preciso resistir a esta nueva intentona abortista del Estado, que de concretarse acarreará desgracias mayores de las que está sufriendo la sociedad argentina. Sería un paso más hacia el abismo de la degradación de la comunidad nacional, el triunfo del materialismo y el individualismo egoísta que privaría a nuestro pueblo de el futuro digno que merece.

¿Ha cambiado la misión de la Iglesia?

Si el movimiento de salida eclesial fuera alejamiento de la naturaleza y misión de la Iglesia, de su identidad –es imposible que toda la Iglesia lo haga- la katholiké (κᾰθολῐκή) dejaría de ser lo que es.

El aborto, nueva intentona

El aborto envilece a la mujer, la vulnera en lo más bello e íntimamente femenino, la capacidad de crear, de proteger, de comunicar la vida. Dan pena, provocan un profundo dolor las manifestaciones exaltadas, inhumanas de mujeres con pañuelos verdes; color, en realidad, de primavera, de vida, de esperanza.

Literatura de género

Estos temas no figuran en la predicación ordinaria de la Iglesia, de modo que los fieles quedan desguarnecidos y el público en general sin la oportunidad de conocer la verdad.

La naturalización de lo antinatural

El relativismo y el subjetivismo dominan en una especie de moral existencialista e individualista, ajena a la dimensión social del ser humano. El favor oficial promueve estas nuevas orientaciones culturales.

¿Santo Tomás abortista?

Para que el Dr. Fernández advierta que los tomistas, y en general los que repudiamos el aborto como un «crimen abominable» (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51), no somos giles, me detengo a exponer sintéticamente la compleja enseñanza de Tomás de Aquino sobre el embrión humano.

Su Dios es el vientre

Sigmund Freud se acerca a la doctrina católica al sostener que la sodomía y el onanismo son perversiones e impudicias que menoscaban la cualidad personal del cuerpo humano en la relación sexual. Los nombres de esas conductas antinaturales proceden de la Biblia.

La sangre y el perdón. Homilía en la Misa del Corpus Christi

El cuerpo carnal del Señor y su sangre preciosa, tomados de María, hacen presente en el sacramento eucarístico a la persona misma de Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre: cuerpo, sangre, alma y divinidad, como aprendí a recitar del catecismo a los siete años. Esa presencia del Resucitado, que lleva los estigmas de la Pasión, el cuerpo entregado y la sangre derramada, anticipan la comunión celestial de los fieles con él y nos inducen a valorar debidamente la vida humana, la carne y la sangre de todo hombre, imagen de Dios.

La formación sacerdotal: ¿está superado el Vaticano II?

La denominación «espíritu del Concilio» ha caído casi en desuso, pero durante medio siglo fue la bandera de todas las arbitrariedades doctrinales y prácticas que abrieron en el cuerpo eclesial llagas dolorosas de división, de cismas expresos o disimulados.

Los demonios fueron legión

Conviene recordar que los Montoneros surgieron del seno de la Iglesia: nacionalismo católico, Acción Católica, Pastoral Universitaria, con el aliento de los Sacerdotes para el Tercer Mundo y el horizonte ideológico de la teología de la liberación, el presunto mensaje de Medellín y un supuesto «espíritu del Concilio».

El concubinato, el adulterio y… otras yerbas

Como pastor de la Iglesia no juzgo ni condeno a nadie (no soy ni escriba ni fariseo); quisiera llegar a cada uno de mis contemporáneos y hablarles con las palabras mismas de Jesús, que ya he citado. Los Apóstoles hicieron lo mismo, y con absoluta claridad alertaron a las primeras comunidades sobre el paganismo circundante que se infiltraba en ellas.

El Carmelo de Nogoyá y la penitencia

Quien conoce un poco de cerca las Carmelitas Descalzas puede saber que es mucho más que unas penitencias aisladas. Como decía santa Teresa: «Ya sabéis que en muchas penitencias os voy a la mano…» La Santa Fundadora prefería las virtudes sólidas de humildad, caridad fraterna, pobreza, oración, entrega generosa por la Iglesia en favor de los hombres… Lo que se diga ahora habrá que tamizarlo con los inevitables prejuicios de un mundo que no entiende de renuncias, de generosidad en su máxima expresión, de virginidad vivida alegremente por el Reino de los Cielos, de oración y amor a Dios, de fraternidad compartida sin la competitividad de nuestra sociedad, sin las ambiciones mezquinas de tantos que solo buscan su propio bien por encima o a costa de los demás.

La fornicación

En el contexto de una recta antropología, de una idea completa del ser humano en la que se asume su realidad biológica y psicológica, es fácil comprender que el acto sexual tiene una doble finalidad: es unitivo y procreativo. El gesto de la unión corporal acompaña, ratifica e incentiva la unión de las almas. La fornicación lo convierte en una gimnasia superficial y provisoria, propia de parejas desparejas, sin el compromiso de por vida que integra la expresión sexual en el conjunto de la convivencia matrimonial, con la apertura a los hijos.

A mis sacerdotes

Es lo mejor que puede hacer un obispo: hacer partícipe a un fiel cristiano del ministerio apostólico del cual él participa en plenitud, para que pueda celebrar el sacrificio del Señor, perdonar los pecados, pastorear a los fieles, procurar la salvación de todos.

Virtudes, política y civismo

Es posible que un pueblo esté constituido en su mayoría por buena gente, de valores encomiables, pero que no son buenos ciudadanos: omiten la colaboración que les corresponde en la marcha y la suerte del país, votan irreflexivamente arrastrados por la propaganda partidaria, se aferran a la ilusoria esperanza propia de clientes del Estado.