El dolor de ya no ser

El dolor de ya no ser

Nos duele la Argentina que ya no es. El General Charles de Gaulle acuñó acertadamente, una definición de país: «Un país necesita tres elementos esenciales: una moneda, un idioma, y un ejército».

¡Acertaron, queridos lectores! El título de esta nota es el verso de un tango: «Cuesta abajo», de 1934, obra de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera. Me gusta el tango, sobre todo, Gardel y Piazzola. El Mudo «cada vez canta mejor», y don Astor asumió lo esencial, el ritmo, y lo llevó a la categoría de música superior. Algunos tangos, pienso en el pesimismo profético de Discépolo, expresaron popularmente una filosofía del sentido común.

 Nos duele la Argentina que ya no es. El General Charles de Gaulle acuñó acertadamente, una definición de país: «Un país necesita tres elementos esenciales: una moneda, un idioma, y un ejército». Argentina Presidencia, la ex República Argentina, es un NO País: ni moneda, ni idioma, ni Fuerzas Armadas. Nunca en la historia habíamos caído «cuesta abajo en la rodada», tan profundamente, hasta la dolorosa inexistencia.

 Que no tenemos moneda es una comprobación cotidiana: devorados por la inflación, no hay precios. Es preciso desprenderse cuanto antes de los pesos, porque se convierten en nada en cuanto salen de la máquina emisora, sin respaldo alguno. Ningún ministro de Economía podrá resolver el problema monetario sin decidir una reforma del Estado, que financia su gasto tan exorbitante como su estructura, emitiendo pesos fantasmagóricos. La cuestión de la moneda es de carácter macroeconómico y político, más aún filosófico. Pero con efectos terriblemente concretos: casi la mitad de la población ha caído en la pobreza, y un alto porcentaje en la indigencia. Un país como el nuestro, que podría alimentar a más de cien millones de personas, porque es potencialmente rico, exhibe la vergüenza de que muchos niños pasen hambre.

El idioma castellano es arruinado oficialmente por la imposición de la ideología de género, que difunde el lenguaje «inclusivo». Ignorancia pura en la cúpula del gobierno, que justifica la ruina del idioma por la referencia al habla del Sumo Pontífice, cuando se dirige a «fratelli e sorelle». En francés se diría «frères et soeurs», en inglés «brothers and sisters», y en alemán «brüder und schwestern». En esos idiomas hay palabras diferentes para designar al sexo masculino y al femenino, pero en español, el idioma oficial de nuestro país, una sola palabra: «hermanos» designa a varones y mujeres, ya que masculino es un género no marcado (así lo designa la Gramática de la Real Academia), que incluye la designación del sexo femenino. La ignorancia de la casta política va unida a su impertinencia: el gobernador de la provincia de Buenos Aires ha exhortado a los jóvenes a rebelarse y a «hablar como les dé la gana»; y el presidente de la Nación no se avergûenza de decir «chicos, chicas, y chiques». El gobernador lanzó este disparate: «Somos independientes, no tiene que venir España a enseñarnos cómo hablar». El mal ejemplo es tanto o más ridículo cuando la sociedad, en todos los niveles, no adopta esa deformación del habla. El reciente Censo ha registrado que solo el 0,12 por ciento se identifica con un «género» que no es el masculino o el femenino; se podría pensar que esas personas adoptan el idioma «inclusivo». Esta cuestión del idioma es fundamental; de Gaulle ha visto muy bien que integra la identidad de un país. Somos independientes, y hablamos español. Existe, por cierto, el patois o lunfardo de la ciudad de Buenos Aires, al que José Gobello llevó a nivel académico.

 El tercer elemento son las Fuerzas Armadas, menoscabadas por la casta política, que se ha hecho dueña de la «democracia recuperada», y vive a costa del pueblo trabajador. Gracias a Dios, no debemos preocuparnos por una perspectiva de guerra, porque el material militar está oxidado por la obsolescencia, y los sueldos del personal son una miseria. Las guerras suelen impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías. La invasión rusa de Ucrania, y la defensa del país agredido, han mostrado el despliegue de drones de extraordinaria eficacia, y misiles antitanques de última generación, un arsenal de armas impresionante del que nuestras Fuerzas Armadas están lejos. Pero no existe un país si no está protegido por una teoría y un presupuesto de Defensa Nacional. A la casta política este asunto la tiene sin cuidado; otras son sus preocupaciones. En el Ministerio de Salud Pública (no estoy seguro de que sea ésta la nomenclatura) se ha creado recientemente una Secretaría de Talento Humano. De paso, debo mencionar la persecución de que se ha hecho objeto a militares acusados de violación de los derechos humanos, en la década del '70, manipulando el concepto de «lesa humanidad». Muchos murieron en la cárcel sin estar condenados con sentencia firme. La casta política, entre tanto, baila en la cubierta del Titanic.

 Entonces: ni moneda, ni idioma, ni ejército.

 En otras oportunidades me he referido a las calamidades nacionales, que perduran y se agravan mientras los políticos ya discuten por las candidaturas para el próximo turno electoral del año que viene. El electoralismo es la plaga que enferma a la democracia. Una mujer procesada por asociación ilícita, y complicada en más de diez causas de corrupción, ha sido votada como vicepresidente y es, como se sabe, quien detenta el poder real; ella es quien, según se ha dicho, «tiene la lapicera». La situación presente es el último avatar, por ahora, del transformismo peronista. El académico José Claudio Escribano ha escrito recientemente acerca de la supervivencia del mito y las cabriolas adoptadas para seguir actuando en el espectáculo de nuestra decadencia: «Imposible desatender el papel estelar que el peronismo ha protagonizado en ese campo a lo largo de más de 75 años. Ha sido campeón del transformismo, entre el estupor a menudo impotente de los opositores, y la constatación fascinada del mundo que, sin ahorrar críticas ante la extraordinaria plasticidad -o cinismo- demostrada, anota y estudia ese fenómeno casi único de la política contemporánea».

 Una cuestión elemental que no es percibida en toda su gravedad es la despoblación de nuestro enorme territorio; según el último censo, recentísimo, lo ocupamos 17 personas por kilómetro cuadrado. No me canso de citar el axioma de Juan Bautista Alberdi, el autor de las «Bases» sobre las que se ha compuesto nuestra Constitución, en 1853: «Gobernar es poblar». Necesitamos multiplicar el número de habitantes. Además de la inmoralidad de la inicua ley que despenaliza el aborto, su alcance geopolítico es terrorífico: desde diciembre de 2020, en el sistema público «de salud» se han practicado más de sesenta mil abortos. Podemos pensar, entonces, que más de sesenta mil argentinos fueron asesinados antes de nacer.

 La casta política vive ajena a los rigores de la pobreza, que sufren los habitantes de este NO país. La corrupción es un mal endémico, frecuentemente disimulado con artilugios más o menos legales. Un ejemplo escandaloso: la vice, ex presidente, cobra mensualmente dos pensiones que suman cuatro millones cien mil pesos. Es el monto que corresponde a la jubilación mínima de 110 jubilados. Además los puestos estatales favorecen a parientes y amigos, todos mantenidos por el esfuerzo de quienes tienen la fortuna de contar con un empleo estable. No se puede negar la objetividad de la injusticia que sufre toda la sociedad. Por otra parte, se ha desencadenado un ataque contra el Poder Judicial, y la mismísima Corte Suprema, vinculado con la búsqueda de impunidad de la vicepresidente, y otros funcionarios corruptos.

 Añádase a todo lo que debemos lamentar el dolor de no ser ya un país católico, ¿lo fuimos alguna vez? No estoy en condiciones de esbozar ahora una mínima historia de esta dimensión del ser argentino. Sobre el sustrato heredado de España se sumaron diversos factores negativos. Las imágenes recogidas por los artistas muestran numerosos eclesiásticos en el Cabildo Abierto de 1810, y en el Congreso de Tucumán, que declaró la Independencia el 9 de Julio de 1816. Luego sobrevinieron las luchas civiles, y la presencia activa de la masonería en la vida pública. A fines del siglo XIX, y las primeras décadas del XX, fue abundante la inmigración. Como solía decirse, los que llegaron «dejaron la religión en el barco».

 El primer gobierno peronista (dejando de lado la estimación propiamente política que podría hacerse) cumplió con el artículo segundo de la Constitución Nacional, que establece la armonía y el apoyo del Estado a la Iglesia Católica. Pero el segundo, que comenzó en 1952, fue copado por la masonería. El vicepresidente, almirante Teissaire, y el ministro de Educación, Méndez San Martín, eran masones; probablemente también lo eran otros funcionarios. Perón promulgó una ley de divorcio, suprimió la enseñanza religiosa en las escuelas, y expulsó del país a dos eclesiásticos; a medida que su gobierno se convertía en una dictadura, crecía la oposición en la sociedad, y su populismo causó una profunda división. Hay un episodio, que una «corrección política» ha hecho olvidar, de lo que fue expresión máxima de persecución contra la Iglesia: el saqueo y la quema de doce iglesias, las más antiguas y de extraordinario valor histórico de Buenos Aires: la Catedral, Santo Domingo, San Francisco, San Ignacio, La Merced, San Roque, San Miguel Arcángel, San Juan Bautista, La Piedad, El Socorro, San Nicolás de Bari, y Las Victorias. En esta última golpearon salvajemente al padre Jacobo Wagner, sacerdote redentorista, que murió a los pocos días. Los autores fueron una horda de peronistas fanatizados que contaron con la permisión oficial; la policía y los bomberos no intervinieron. El ataque sacrílego profanó la Santísima Eucaristía, y las reliquias de santos y mártires, y destruyó sagrarios y altares a martillazos; las imágenes de Cristo y de la Virgen fueron despedazadas. La misma suerte corrieron las vestimentas litúrgicas, manteles, cálices y copones, candelabros, confesionarios y bancos. Obras de arte y tallas policromadas de la época colonial fueron quemadas; violaron las alcancías que recogen las limosnas de los fieles para alzarse con ellas. Los sepulcros de los próceres allí sepultados fueron violados, y diseminados sus restos, y arrancadas las banderas de la Patria. Quizá el caso más grave, en cuanto al valor del patrimonio, ha sido el saqueo e incendio de la Curia Arzobispal metropolitana. Además de imágenes religiosas y obras de arte, fue destruido el valioso archivo que contenía más de ochenta mil documentos, en los cuales figuraba la historia del río de la Plata, desde el año 1600, y varias bibliotecas con miles de volúmenes: tres siglos y medio de historia de la vida del período colonial e independiente. El saqueo e incendio de la sacristía de la Catedral de Buenos Aires ha hecho perder objetos de arte, y documentos. Un tesoro valiosísimo; la magnitud de la pérdida es incalculable. Recuerdo vívidamente el recorrido por las iglesias incendiadas; yo tenía doce años, y me llevaron mis padres. Muchos otros fieles hicieron esa visita, que hacía pensar en la persecución y el martirio. Conmovía profundamente comprobar que, también en nuestros días, la Iglesia podía vivir lo mismo que en tantos momentos históricos había padecido.

 Esa orgía de impìedad, de odio, y de violencia inhumana, constituye un crimen tan abominable que no puede ser olvidado; se destaca esa noche del 16 al 17 de junio de 1955 como un desfogue demoníaco de odio, y de incomprensión del Misterio sacramental de la Iglesia. La posterior peronización de la vida católica ha llevado al implícito compromiso de olvidar aquel hecho, único en nuestra historia. A propósito, en un artículo publicado en «La Prensa», Carlos Ialorenzi, ha escrito: «Es triste ver que tantos callen, ignoren u omitan recordar este hecho, incluyendo lamentablemente también a la cúpula de nuestra Iglesia».

 El dolor de ya no ser un país cristiano puede prescindir de ese ya; es, simplemente, el dolor de no serlo. Una sociedad en la que reinan los principios de la fe, y el respeto y aprecio del orden natural de las cosas -no es la nuestra- no podría soportar seguir cayendo en la rodada hacia una inexistencia sin fondo.

+ Héctor Aguer

Arzobispo Emérito de La Plata

 

25 comentarios

Gus. F.
"«Un país necesita tres elementos esenciales: una moneda, un idioma, y un ejército»."

De Gaulle omite un elemento esencial en una nación: una confesión religiosa.

Sin una confesión religiosa no se puede sustentar una etica sobre la cual se apoye un sistema legal que defienda el bien comun. Eso lo tienen mucho mas claro los paises islamicos que los occidentales.

La laicidad esta condenada a la autodestruccion y extincion mas vergonzosas. Quien no tiene convicciones, no puede morir por ellas. Y quien no es capaz de morir por algo, no es capaz de vivir.
26/07/22 10:55 AM
maru
Realmente, es atrozador y horrendo la historia olvidada que relata monseñor.
Por todo lo que está ocurriendo en el mundo, desde esa horrorosa e ignorante forma de hablar, a la proliferación del ateísmo que conlleva el aborto , eutanasia, corrupción, etc., nos lleva a que esta sociedad desaparezca, como desaparecieron otras. Será el fin de una era. Vamos hacia ello, a gran velocidad. Sin Dios, vale todo y ésto será nuestra ruina
26/07/22 12:15 PM
Sancho
Sólo el 0,12 por ciento, ¡no el 12!, se identifica con un «género» que no es el masculino o el femenino; y debería comprobarse quienes de ellos tienen una salud mental similar a la de quienes se creen Napoleón.
26/07/22 12:55 PM
Alvar
Lo que pasa en Argentina es similar a lo que pasa en todo Occidente, se ha utilizado el sistema "democrático" para engañar a las naciones mientras se las destruye sin pausa.
Como se refleja en numerosos documentos (Protocolos, plan Kalergi, Instrucción de la Alta Bendita, discursos documentados de Kissinger, Rockefeler... ) toda esta destrucción espiritual y material de las naciones es premeditada, buscada y llevada a cabo conscientemente.
El mal existe y opera en el mundo, e igual que asesinaron a Cristo han seguido haciendo el mal, de forma organizada y discreta, hasta hoy.
Los países que quieran salbarse de la quema han de organizarse y unirse para defender a toda costa su identidad. Países como Hungría, a pesar de tener el enemigo dentro, como todos, se jan dado cuenta a tiempo del ardid que nos conduce al desastre.
26/07/22 2:08 PM
Raúl de Argentina
Me encantaría poder decir que Mons. Aguer exagera.
Pero, en realidad, no sé si no se queda corto.
Argentina sólo se salva por un milagro de Dios.
Y venimos haciendo todo lo posible (el aborto en primerísimo lugar) para no merecer la misericordia de Dios.
26/07/22 2:30 PM
Sergio Albanese - Argentina
ACERCA DE LA QUEMA DE IGLESIAS

Patricio José Maguire (1917-1993) , fue miembro de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina.
En la publicación de la revista que dirigió "Informaciones sobre Masonería y Otras Sociedades Secretas" -luego rebautizada como "Revelaciones sobre la Masonería y Otras Sociedades Sinárquicas", sostuvo, entre otras consideraciones, que la quema de las iglesias fue ejecutada por masones.
26/07/22 3:09 PM
Guillermo de Argentina
Es muy bueno el escrito de Monseñor Aguer, pero como bien comenta Sancho, el porcentaje de individuos que en el último censo de este año 2022, que se consideran de un sexo distinto al masculino y femenino, es del 0,12 %, y no del 12 %, por lo cual de una población de casi 50 millones, esas personas no llegan al número de 60.000. Lo cual da a las claras la instrumentación de una reingenieria social, aquí y en todo el mundo, de control de población por medio de la imposición de todo tipo de leyes antinaturales y anticristianas como la ideología de genero, aborto, homosexualismo, eutanasia....y plandemia, con la ya inminente caída económica mundial para implementar el último gobierno a escala planetaria del NOM. Último gobierno porque es el descripto en la profecía de Daniel, que es Satánico con el gobierno del Anticristo aplicando el comunismo global, pero con la gran esperanza de lo que Daniel relata como conclusión, en que un piedra no arrojada por mano humana, impacta en esos pies de la estatua que es este último gobierno, pulverizandolo y destruyendo toda la estatua, es decir todos los gobiernos humanos. Dicha piedra, es la Piedra Angular, que abarcará toda la tierra por lo tanto es referencia al establecimiento del Reinado de Cristo Rey. Ánimo, no perdáis la Esperanza, que nuestra liberación, de los que amamos a Dios en Su Amor y Verdad, amparados bajo el manto del Inmaculado Corazón de María, está ya a las puertas. Cuando vemos que todo el mal ya esta totalmente desatad
26/07/22 3:25 PM
Emanuel
Nadie va a quemar ninguna iglesia en argentina ya ni vale la pena si ya no hay fe en ellas.
26/07/22 6:00 PM
Jorge Cantu
Lo que me sorprende es el aura de prócer y casi santo secular que le atribuyen a Perón, algo similar a Benito Juárez, el santón de la masonería en México.

Esta disolución moral y material anticristiana está hoy generalizada, la carga de odio y resentimiento contra la Iglesia que los enemigos han sembrado en la población desde hace décadas ha dado sus frutos amargos, con la diferencia de que hoy la Iglesia luce debilitada como nunca, desarmada y desbaratada desde adentro en sus principios e integridad moral de manera que cualquier mequetrefe (o mequetrefa) se atreve a burlar de ella, a calumniarla, a acusarla de cuanta fechoría se le ocurra y hasta a cometer sacrilegios en sus templos.

Sólo Cristo y María pueden remediar esta encrucijada, a nosotros nos toca dar la batalla cultural, ser fieles al Señor, orar y hacer penitencia.
26/07/22 11:34 PM
Maríto
"Sólo Dios basta" Santa Teresa de Jesús (Avila, España, 1580s).

Dios Padre, creador y existencia misma, junto con Jesús, Salvador de nuestras almas, y el Espíritu Santo, fuente de amor puro, don el único REY que dirige a la humanidad.

Nuestra Nación, Argentina, fue consecíón de Dios para que la cuidemos y administremos, según la voluntad de Dios.

Como en Samaria, los gobernantes ignoraron a Dios hasta que los opresores tomaron el mando. Hubo encierro, inflación y hambruna. Sin embargo, hubo también un remanente que oraba a Dios y ofrecía sacrificios (ayunos y penitencias). Dios escucha a estos creyentes fervorosos.

Del mismo modo que ocurrió la liberación de Samaria (2 Reyes 6, 24- hasta 7, 20) Dios librará a Argentina de estos opresores, sólo en respuesta a quienes temen ofender a Dios.

Sólo los Mandamientos, Sacramentos, obras de Misericordia y esta intención fija en priorizar lo que complace a Dios en todas nuestras decisiones y acciones, podrá concretizar esta respuesta de Dios a Su pueblo elegido y amado.

Por la devoción de nuestros ancestros católicos, de origen español e italiano (siguiendo los testimonios de los apóstoles Santiago y Pedro, respectivamente) Dios está con Italia, España, Argentina, Méjico y otros pocos países más que con el resto del mundo.

La moneda, el idioma y las fuerzas armadas son medios que emergen de un fondo y fin sólidos: el amor y el poder ilimitados de Dios.

Nuestro historial católico garantiza que Dios no nos
27/07/22 3:13 PM
Néstor
"....y plandemia". Exacto. Ahora vamos por el segundo round, parece, con la viruela del mono. Mundo plandémico. Y los protagonistas son los mismos de todo lo demás: la élite abortista, homosexualista, nuevoordenmundialista, genocida.

Saludos cordiales.
27/07/22 3:22 PM
José Luis De Napoli
Saludo a Monseñor Aguer por su excelente artículo filigranado con ribetes tangueros, aunque tengo un criterio de valoración distinto respecto a los autores que nombró y a Piazola: el autor de "Adiós Nonino" fué un claro exponente de la revolucion cultural anticristiana, diseminada en avance hacia todas las expresiones de la cultura y del arte como lo es nuestra música ciudadana. Pegó contra los módulos creativos de la medolía tradicional tanguera pero con su insistencia, propalada por el nodo comunicacional revolucionario, de configurarlo como "tango" cuando a su simple escucha difiere en ritmo y cadencia de las creaciones de tantos autores geniales de la melodía porteña.
Decir que una cosa es cuando no lo es es propio de la dialéctica revolucionaria, tal como decir que la Teología de la Liberación es la verdadera Teología de la Iglesia de siempre.
Piazola vino a cumplir una misión acorde al tiempo en que le tocó vivir, un tiempo de desvirtuación y, en su caso, se la tomó con el tango.
Pero quería expresar algo respecto del Peronismo, atendiendo a lo referido por Monseñor Aguer. Ciertamente fué gravísmo lo ocurrido con la quema de las Iglesias, aunque toda la pérdida de valores materiales es insignificante ante la profanación de las Sagradas Formas. Si la violencia se origina y se nutre del odio irracional al SER, cuanto mayor nivel puede esgrimir cuando su finalidad es destruir al Creador de todo ser, cosa que muestra su irracionalidad a destajo de una o
27/07/22 9:34 PM
José Luis De Napoli
Perdón mi queridos amigos, Uds. Me podrán reenviar integralmente el mensaje que les he remitido a propósito del excelente artículo de Monseñor Aguer y del cual pudieron publicarme el inicio nomás..???

Me gustaría conservarlo.

Muchas gracias

..!!!


---

LF 
No podemos. Se pierde a partir de los 1500 caracteres. Lo sentimos. 
28/07/22 4:06 AM
José
Hay que amar mucho a su Patria, para mostrarla en toda su desnudez y tiene que sufrir mucho al escribir sus dolores con tanta exactitud. Un saludo afectuoso. Cuánto me gustaría que en España se abordara estas cuestiones con tanta claridad.
30/07/22 8:09 AM
Juan Mariner
En el mundo occidental padecemos por desgracia generaciones "destructivas" y "autodestructivas" desde hace decenios (fomentadas y alentadas con subsidios desde lo más alto); con leyes de divorcio, aborto, gaymonio y eutanasia activa se consolida su peor versión. Ya en los años 60 se detectó un cambio progresivo en las gentes, se dejó el vivir en familia con "el pozo y el granero, mientras se va dorando el pan" por el timo, el despilfarro, la juerga continua, el putiferio, la droga y, finalmente, la muerte física y espiritual. Detentan el poder los de lo más alto y ya casi nadie se lo discute.
30/07/22 10:35 AM
Luis
Cuando el humanismo cristiano desaparece en la formación de las personas, comienza a reinar el odio y se acercan mas al estado salvaje, sin ser "Pieles Rojas".
30/07/22 12:15 PM
hornero (Argentina)
Aclaro: mis comentarios no son para mí, yo ya los conozco. Son para Infocatólica y sus lectores.


30/07/22 7:16 PM
hornero (Argentina)
La Argentina tiene una misión relevante en virtud de la Misión que lleva adelante la Virgen por mandato de Cristo.

Desde San Nicolas, María pide la conversión del mundo entero. Ella ha fijado en esa “Ciudad de María”, como Ella ha decidido llamarla, el lugar desde el cual envía sus mensajes para el mundo.

Por esto, la Argentina está viva y tiene particular relevancia en el plan de Dios para esta hora del mundo.

“Aquí me he detenido, y aquí me quedo” (Mensaje de la Virgen en San Nicolás).

31/07/22 4:04 AM
hornero (Argentina)
Tiene razón Mons. Aguer al afirmar que la Argentina, por lo menos, digo , tiene las apariencias de no existir, en menos medida que no existe la cristiandad europea, o que no existe el occidente greco-romano.

No obstante, vemos que el tiempo del “hombre viejo del pecado” toca a su fin; se derrumban los cimientos inconsistentes de su obra: el mundo moderno. La irracional filosofía ha causado el desvarío de la ciencia, técnica, arte, cultura y política como expresiones de lo anti-humanidad, anti-realidad, anti-verdad.

Esta generación omnubilada por el pseudo-progreso, la pseudo-democracia y libertad, el pseudo-mundo, que alimentan su orgullo estéril, suicida, auto-destructor, paralizada en su mente y en su voluntad, incapaz de trazar un plan que la salve del precipicio del NOM, no entenderá, hasta que sea golpeada por los acontecimientos que le han ya sobrevenido.

Tiempo, al tiempo. Ya reconocerá su fracaso, el derrumbe de sus ídolos, de sus falsas certezas: “Como reina estoy sentada,no soy viuda, ni conoceré luto”.

Oremos por nuestros hermanos que no comprenden el tiempo que viven, ni la tribulación que los aguarda.

Oremos por que los hombres, la Iglesia toda, esperen y reciban con gozo el triunfo del Corazón Inmaculado de María en el mundo.

Oremos para que el Papa, los obispos y el mundo se enteren y alegren de que María ha recibido la Misión de llamar y llevar a la Conversión al mundo entero. Y que para hacerlo, Dios le ha mandado detenerse aquí, en San Nico
1/08/22 5:56 PM
hornero (Argentina)
Oremos para que el Papa, los obispos y el mundo se enteren y alegren de que María ha recibido la Misión de llamar y llevar a la Conversión al mundo entero. Y que para hacerlo, Dios le ha mandado detenerse aquí en San Nicolás, es decir, en la Argentina, como Nación elegida.
1/08/22 7:37 PM
hornero (Argentina)
¡Iglesia en Argentina! «Levántate y resplandece, porque ha llegado tu luz, y la gloria del Señor alborea sobre ti» (cf. Is 60, 1) (Homilía de J.P. II - Estadio «Vélez Sarsfield» de Buenos Aires, Viernes 10 de abril de 1987).

Estas palabras del Papa coinciden con las dichas por Jesús y por la Virgen en sus numerosos Mensajes dados en San Nicolás.

“Días gloriosos os esperan, en Mí os regocijáis, amados hijos Míos” (Mens. de Jesús, 17-11-1983).

La respuesta que debe dar la Argentina a este llamado, supone no sólo la que dan millones de fieles peregrinos anuales a los Santuarios Marianos erigidos por todo el territorio nacional, los millones de Santos Rosarios rezados, las medallas, estampas y ermitas levantadas en plazas, calles y espacios verdes, sino la que deben dar nuestros obispos argentinos.

Es necesario que estas multitudes de Jesús y de María, conducidas por el Espíritu Santo, sean precedidas por los Pastores, conforme al orden jerárquico establecido por Cristo.

Lo cual ha de cumplirse indefectiblemente, conforme lo anuncia María, además de sus advertencias: “Derribaré a cualquier enemigo que se oponga a Mi pedido de hacer conocer lo que digo a la humanidad. Voy a hacer de este País, verdaderos creyentes de Dios” (25-5-2014).

¡Inmensa responsabilidad de responder a esta elección de la Argentina!

1/08/22 11:11 PM
Luis
¡APRENDED FLORES EN MÍ LO QUE VA DE AYER A HOY, PUES SOL ME LLAMABA AYER Y SOMBRA MÍA HOY NO SOY!... ¡MARAVILLA SER SOLÍA PERO YA LÁSTIMA DOY, QUE DE EXTREMO A EXTREMO VOY, DESDE SER A NO SER, PUES SOL ME LLAMABA AYER Y HOY SOMBRA MÍA NO SOY!. De la Moza del Cántaro, Lope de Vega.

Del odio a la religión católica y a la cultura que España llevó, estos son los frutos.
3/08/22 1:22 PM
hornero (Argentina)
Hay una gravitación más real y efectiva que la física, la de Cristo, Rey del Universo, que mueve los mundos y las naciones conforme a su Plan de Salvación.

Tal Plan lo ha puesto en las Manos de María. Cristo llama a la conversión del mundo, lo hace por medio de Su Madre que se ha detenido entre nosotros, en la Cuidad de San Nicolás.

Desde aquí convoca a los argentinos a trabajar en su causa, o sea, en leer, aceptar, reflexionar y difundir los Mensajes que Jesús y Ella nos dan desde 1983 hasta la fecha.

Esta tarea exige ser precedida por nuestros obispos argentinos que debieran gestionar ante el obispo actual de San Nicolás, dé a conocer y difunda los Mensajes que guarda ocultos desde 2017. Todos somos destinatarios.

Entre tanto, disponen de los Mensajes ya reconocidos en su autenticidad conforme al Decreto de Juicio Definitivo expedido por el obispo anterior, Mons. Cardelli, y los reconocidos en su momento por Mons. Castagna, primer obispo que examinó el llamado “caso de San Nicolás”. Son treinta y tres años, 1983-2016.

Copio de mi comentario anterior: “¡Iglesia en Argentina! «Levántate y resplandece, porque ha llegado tu luz, y la gloria del Señor alborea sobre ti» (cf. Is 60, 1) (Homilía de J.P. II - Estadio «Vélez Sarsfield» de Buenos Aires, Viernes 10 de abril de 1987).

Estas palabras proféticas del Papa ratifican lo dicho por María. La Argentina tiene una Misión que cumplir, para lo cual debe ponerse de pie, con la necesaria participación jerárquica de
3/08/22 6:16 PM
hornero (Argentina)
Estas palabras proféticas del Papa ratifican lo dicho por María. La Argentina tiene una Misión que cumplir, para lo cual debe ponerse de pie, con la necesaria participación jerárquica de nuestros obispos.

Nuestra oración debe alcanzar este objetivo fundamental: que nuestros obispos respondan a Jesús y a María. Entonces la Argentina vendrá a ser luz entre las naciones
3/08/22 7:15 PM
Santiago.
Debemos regresar a la lectura, el discernimiento y la asimilación con profunda entrega y humildad de los textos de los primeros santos Padres.
La Catequesis de San Cirilo de Jerusalem es básico en este momento donde todo Conocimiento se tergiversa y se lo deja en el olvido. Oración, Conocimiento, Amor, arrepentimiento y Comunión, es en nuestro corazón donde se realiza el encuentro con la Supraesencial Santisima Trinidad y con nuestros hermanos.
Roguemos a la Santisima Virgen María interceda a Dios, Padre por la Santa Iglesia, Nuestra Casa comun, desde donde recibimos los Bienes Eternos.
10/08/22 2:32 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.