Sucedió en aquellos días (villancico)

Mi mujer y yo tenemos, desde hace años, la costumbre de componer villancicos que luego cantamos en Navidad. Nos ha llevado a ello la insatisfacción con tantos villancicos que se escuchan en la televisión y por las calles y que no tienen el más mínimo contenido cristiano.

Este villancico que les ofrezco hoy, lo compusimos en una época en la que una serie de desgracias se habían ido produciendo en nuestra familia, de forma inesperada y una detrás de otra. En ese contexto, meditar sobre el nacimiento de Cristo fue, para mí, un gran consuelo.

La letra del villancico es, como verán, un fragmento casi literal del segundo capítulo del Evangelio de San Lucas. El evangelista va relatando las dificultades con las que se encuentran María y José. Todos hemos leído ya tantas veces lo que cuenta el Evangelio que ya hemos perdido la capacidad de sorprendernos ante ello, pero si, por un momento, intentamos imaginarnos las penalidades reales y concretas por las que tuvieron que pasar José y María, resulta difícil no conmoverse.

En primer lugar, el Emperador tuvo la idea de realizar un censo de todos los habitantes del Imperio, cosa que sucedía cada muchos años y que, de hecho, ocasionó multitud de protestas y revueltas en Palestina y en otras zonas del Imperio. Pero además, como José era de la familia del Rey David, tenía que ir a inscribirse en el censo a Belén. Si se fijan en un mapa de Israel, verán que Belén está en Judea, al sur del país, mientras que Nazaret está al norte, en Galilea.

José y María se vieron obligados, pues, a emprender un viaje hasta Belén, pero con la “mala suerte” de que la Virgen estaba en cinta en ese momento, al final de su embarazo, lo que sin duda hizo que el viaje fuera muchísimo más difícil y trabajoso. Imaginen a una mujer embarazada de 9 meses teniendo que montar en un asno, hora tras hora y día tras día, por los caminos abruptos y llenos de polvo de la época. Además, quizá por algún retraso inesperado, no dio tiempo a que volvieran a su casa y le llegó a María el tiempo del parto al llegar a Belén, lejos de su casa, de sus amigos y parientes que podrían haberla ayudado en un momento tan difícil.

Precisamente por causa del censo, con las posadas abarrotadas, no consiguieron encontrar un lugar apropiado y José tuvo que llevar a la Virgen a un mísero establo para resguardarse en él. No debemos olvidar que no se trataba de un “establo de nacimiento", hecho de plástico y con aire pintoresco, sino un establo de verdad, con su suciedad y sus malos olores. Resulta difícil imaginar un lugar menos higiénico y menos apropiado para un parto. Sin embargo, es ése el lugar en el que la Virgen dio a luz al Deseado de las Naciones, al Rey de Reyes y Príncipe de la Paz. A falta de una cuna, lo tuvo que acostar en un pesebre en el que, un par de días antes, habrían estado comiendo las vacas.

El mismo cantor no puede evitar un “Ay", al contemplar todas estas desdichas encadenadas que tuvo que sufrir María.

Sin embargo, según nos cuenta el Evangelio, la Virgen no se quejaba al Señor como hacemos nosotros, no protestaba malhumoradamente ni pedía que cayeran rayos del cielo contra los que la abandonan a su suerte en un establo. Lo que hacía era “guardar estas cosas en su corazón“. Miraba todo lo que sucedía con los ojos de la fe: quizás sin entenderlo, pero encontrando en todo la Voluntad de Dios, el plan lleno de misericordia que el Señor tenía preparado para ella y para su Hijo.

Esa forma de ajustarse en todo a la Voluntad de Dios es precisamente lo que elogiaba Jesús, muchos años después, cuando le hablaron de su Madre: “Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen“. María sabía que en ella se estaba cumpliendo el plan de Dios y eso le bastaba.

Espero que les guste el villancico. Como verán, no es más que una grabación casera, llena de fallos y cantada por mi mujer como solista y unos amigos y yo acompañándola. Si escuchan con atención, pueden incluso escuchar al Niño Jesús.

……………………….

Sucedió en aquellos días
Que mandó Cesar Augusto
Que todos se empadronasen,
Cada cual en su ciudad.

Ay laray, laray, laray.

María guardaba estas cosas
En su corazón,
María buscaba
La voluntad de Dios.

Ay laray, laray, laray.
Ay, laralay


Subió José de Nazaret
A la ciudad de Belén,
Pues era de la Casa
Y familia de David.

Ay laray, laray, laray.

María guardaba estas cosas
En su corazón,
María buscaba
La voluntad de Dios.

Ay laray, laray, laray.
Ay, laralay


Encinta estaba María
Y llegó el tiempo del parto
Y allí en Belén dio a luz
A su hijo primogénito.

Ay laray, laray, laray.

María guardaba estas cosas
En su corazón,
María buscaba
La voluntad de Dios.

Ay laray, laray, laray.
Ay, laralay


No encontraron una posada
Que quisiera acogerles
Y María a su niño
Acostó en un pesebre.

Ay laray, laray, laray.

María guardaba estas cosas
En su corazón,
María buscaba
La voluntad de Dios.

Ay laray, laray, laray.
Ay, laralay

8 comentarios

  
Bruno
Ya publiqué este villancico el año pasado, pero me ha parecido oportuno volverlo a publicar esta Nochebuena, para los lectores que no lo conocieran.

Feliz Nochebuena a todos.
24/12/08 1:35 PM
  
asun
Gracias, Bruno.
Feliz Navidad a [email protected]
24/12/08 2:30 PM
  
Isaac García Expósito
Felices Pascuas, para ti, tu mujer y los niños.

Esperemos vernos pronto.

24/12/08 2:34 PM
  
Manuel
¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!
24/12/08 3:04 PM
  
Camino Iriarte
Feliz Navidad, Bruno y familia, y comentaristas del blog. Que Dios os bendiga. El villancico me gustó mucho... Este año me ha dado a mí por traducir los himnos latinos del breviario, y vuelvo a decir que litúrgicamente no tienen parangón -o no se dice así...- En todo caso, cantaremos con guitarra, zambomba, panderetas, castañuelas y todo lo que los críos pillen por delante, a todo pulmón, prioritariamente los villancicos tradicionales, como el de la Virgen, el ciego, el Niño y la naranja... o lo de los ratones que entran al portal y se llevan de todo... es lo mejor para que todos participen del canto y mientras, adoremos como podemos al Niño en el Portal de Belén. ¡Feliz Navidad y muchas gracias por esta temporada de posts!
24/12/08 5:34 PM
  
AMIGO
Es la familia Moreno
un hallazgo en este tiempo,
aparte de ser muy buenos
también nos dan el ejemplo… Ay laray, laray…

Lindo Villancico, si…, singular regalo para quienes se asoman a tu blog por estas fechas… (lo he grabado en mi ipod para aprendérmelo…Vale!). De destacar la cálida y bien timbrada voz femenina, la del acertado acompañante… Ah, y muy especialmente, la de ese Niño Jesús que se escucha “contento”… Os deseo, que esa mano pequeñica, regordeta y santa, del pesebre de Belén, os bendiga generosamente esta Navidad y siempre… Un abrazo
24/12/08 7:45 PM
  
Jan Baker
Que preciosos! Que voz, tan humana! Que noche! Que gracia para nosotros! Tenemos un salvador! Let's party!
25/12/08 2:15 PM
  
Tiziana
wow! estupendo! Feliz año a toda la familia!
05/01/14 9:12 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.