La importancia de los santos en la vida del cristiano

Una lectora me pide que trate en el blog la importancia de los santos en la vida del cristiano y lo hago de mil amores, porque es un tema fascinante. Gracias a Dios, en mi familia, como en tantas otras familias católicas, los santos siempre han tenido un papel significativo, tanto a la hora de nombrar a los niños como de pedir su intercesión o de encontrar ejemplos de vida cristiana.

Algunos católicos, sin embargo, víctimas de modas de origen protestante que han sacudido al catolicismo europeo y norteamericano en las últimas décadas, ya no son conscientes de la importancia de los santos para su vida, algo que no había ocurrido en los diecinueve siglos anteriores de historia de la Iglesia. Qué triste es ver que hay familias católicas que han perdido la costumbre de celebrar el día del santo de cada uno de sus miembros o de invocar a esos santos y que en ciertas iglesias modernas los muros desnudos de cemento ocupan el lugar que antiguamente estaba dedicado al recuerdo de los que murieron por causa de la Palabra de Dios y por el testimonio que dieron (Ap 6,9).

La veneración de los santos no es una costumbre pasada de moda, como sugieren algunos con el atrevimiento que nace de la ignorancia. Al contrario, es la realización concreta de una de las grandes verdades de la fe cristiana, tan importante que tiene su propio artículo del Credo: creo en la comunión de los santos. No sólo estamos unidos en Cristo a los demás católicos que viven hoy en el mundo, sino también a los que vivieron en otros tiempos y que están en el purgatorio o en el cielo.

En las iglesias católicas orientales, las paredes están cubiertas por completo con iconos no solamente de Cristo y de su vida, sino también de los santos de la historia de la Iglesia, adornados con el oro que simboliza la gloria de Dios que los baña por completo. Estos iconos recuerdan poderosamente el misterio de la comunión de los santos. En virtud de esa comunión, los católicos nunca estamos solos. Como dice la Carta a los Hebreos 12,1, una nube de testigos nos rodea (recordemos que, en griego, testigo se dice “mártir”). Cristo no fundó una mera institución, sino que creó una familia, que es la Iglesia. Los mártires, los confesores, los doctores de la Iglesia, las bienaventuradas vírgenes, los santos pastores y todos los santos en general son nuestros hermanos, nos preceden en el camino de la fe y están ya en el cielo al que, si Dios quiere, también nosotros llegaremos un día.

Si sólo Dios es santo, ¿cómo puede haber santos? Como recuerda Santo Tomás, bonum diffusivum sui, es decir, el bien tiende a repartirse. Dios, que es el único Santo, nos regala generosamente su santidad a manos llenas: seréis santos como yo soy santo (Lev 19,2). Cristo se entregó por su esposa la Iglesia para santificarla y hacer de ella una nación santa, pueblo adquirido por Dios (1P 2,9). Como dice el Catecismo, “al canonizar a ciertos fieles, es decir, al proclamar solemnemente que esos fieles han practicado heroicamente las virtudes y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios, la Iglesia reconoce el poder del Espíritu de santidad, que está en ella, y sostiene la esperanza de los fieles proponiendo a los santos como modelos e intercesores” (Catecismo de la Iglesia Católica 828).

Por ello, los santos y especialmente la Virgen, que es la Reina de todos ellos, son una gracia para la Iglesia y para cada uno de nosotros. Dios nos los da como compañeros, hermanos, ejemplos, intercesores, amigos, protectores y maestros. En ellos, se nos manifiesta Cristo: quien os escucha, me escucha a mí (Lc 10,16), de manera que nosotros, que vivimos dos mil años después de la vida terrena de Jesús, podemos contemplar humanamente a nuestro Señor en aquellos que, fieles a la obra del Espíritu Santo, reflejan su Rostro y tienen los mismos sentimientos de Jesús (Flp 2,5). Ellos son los amigos de Dios, los que glorifican al Cordero en su trono celeste, los que oran incesantemente por nosotros (cf. Ap 5,8).

Al igual sucede con todas las cosas buenas, es cierto que pueden existir personas que deformen el culto a los santos e incluso lo conviertan en poco más que una superstición. Si una pobre señora pone perejil a San Pancracio para tener “buena suerte”, probablemente necesitará una catequesis que la ayude a entender que los santos están en el cielo y no necesitan nada de nosotros (bueno, y a comprender que eso de la “buena suerte” no es cristiano). Sin embargo, como dicen los juristas, abusus non tollit usus, es decir, el hecho de que alguien abuse de una práctica y la deforme no es razón para abandonar esa práctica bien entendida.

Lejos de pensar que los santos son algo sin importancia, la Iglesia ha organizado su mismo “programa de vida”, su calendario litúrgico, en torno a la memoria de los santos y a los misterios de Cristo. El martirologio romano, que es la lista oficial de santos de la Iglesia, recoge como un tesoro el recuerdo de los santos a lo largo de la historia. Además, desde su inicio, la Iglesia ha querido vincular la celebración de la Eucaristía a la conmemoración de los mártires. En cuanto comenzó a haber mártires, la Misa se celebraba sobre sus tumbas en el día de su martirio (que llamaban dies natalis, día del nacimiento a la vida verdadera) y aún hoy, se acostumbra a colocar reliquias de santos bajo los altares de las iglesias.

Por ello, la Iglesia nos anima siempre a pedir la intercesión de los santos, que rezan por nosotros desde el cielo, con la ventaja de estar contemplando ya el Rostro hermosísimo de Dios.  La oración sobre las ofrendas del día de Todos los Santos pide a Dios que nos conceda “experimentar la fraterna solicitud por nuestra salvación de aquellos que han alcanzado ya la felicidad eterna” y el prefacio de la solemnidad nos invita a alegrarnos “al celebrar hoy la gloria de los hijos más insignes de la Iglesia”, en los que Dios nos concede, “al mismo tiempo, ejemplo y ayuda para nuestra fragilidad”. Despreciar esa ayuda para nuestra debilidad es o bien un signo de ignorancia o de absurda temeridad.

Todo católico debería tener siempre una vida de santo en la mesilla de noche y empezar otra cuando la termine. Es un tipo de lectura espiritual sencilla y amena, que no exige el esfuerzo de un tratado de teología o un catecismo, ni la concentración de un libro de oración. Además, tiene un efecto muy particular contra la acedia y la tibieza.

Por un lado, las vidas de santos despiertan el deseo de seguir a Cristo como lo hicieron los santos, un deseo que ensancha el corazón y es fundamental para la vida cristiana, como decía San Agustín. Así se convirtió San Ignacio, leyendo el Evangelio y vidas de santos y notando que esas lecturas dejaban en él una paz y una alegría duraderas y profundas. ¿Qué puede haber mejor que desear la contemplación de San Bruno, la sabiduría de Santo Tomás, la ortodoxia de San Atanasio, la pobreza de San Francisco, el celo evangelizador de San Francisco Javier, la pureza de Santa Inés, la obediencia de Santa Teresa o el amor por la Escritura de San Jerónimo?

Por otro lado, contrarrestan eficazmente la tentación de la desesperanza, de pensar que no es posible vivir como Dios quiere. En efecto, en los santos vemos ejemplos concretos de personas que, de hecho, pudieron vivir haciendo la Voluntad de Dios. Si Santa Mónica pudo conseguir de Dios la gracia de la conversión de su hijo, su marido y su suegra, ¿por qué no voy a conseguirla yo? Si Santa Teresa de Lisieux, que no salía nunca de su convento, es la patrona de las misiones, ¿qué hago yo quejándome de esta enfermedad que me tiene postrado en la cama en lugar de ofrecerla a Dios por la salvación de los hombres? Si San Antonio dejó sus bienes para seguir a Cristo al escuchar una frase del Evangelio, ¿cómo voy a permanecer yo esclavo del dinero?

Venerar la memoria de los santos, leer sus vidas y pedir su intercesión nos recuerda, además, cuál es nuestra vocación principal: la vocación a ser santos. Dios no se conforma con menos. No quiere que seamos buenas personas sino perfectos en la caridad y santos como Él es santo, porque no hay otro camino para la felicidad plena ni existe nada mejor en este mundo ni en el otro. Que Dios nos lo conceda.

Todos los santos, rogad por nosotros.

51 comentarios

  
Paco
Que homilía tan bella para la fiesta de Todos los Santos o de algún santo en particular. Gracias Bruno, me gusta mucho cómo escribes.
25/02/16 8:56 AM
  
Palas Atenea
Acabo de terminar el libro de Joseph Pearce "C.S.Lewis y la Iglesia Católica" y parece que la aproximación de éste a la Iglesia en cuestiones tan poco anglicanas como el Purgatorio, no incluyó ni a la Virgen ni a los Santos. A pesar de que el eje donde se apoyaba era el Credo de los Apóstoles donde claramente se dice: "Nació de Santa María Virgen" y "Creo en la Comunión de los Santos, tenía un rechazo muy de protestante del Ulster a la veneración tanto de la Una como de los Otros (dulía e hiperdulía). También es frecuente encontrar esa resistencia en aquellos que vienen del protestantismo.
Para un católico-y ortodoxo también, por supuesto-el calendario litúrgico ordinario está plagado de festividades de la Virgen y de los Santos y tanto la Una como los Otros ayudan al católico con su ejemplo.
El otro día estuve visitando el Santuario de la Mare de Deu del Vinyet, en Sitges, donde un hermoso pasadizo que conduce a la Virgen está lleno de azulejos con representación de distintos santos.
En el Barroco, el arte más católico de la Contrarreforma, la representación de la Virgen y de multitud de Santos es habitual, pero el Barroco tuvo su mayor eclosión en el Nuevo Mundo, España, Italia, Austria y, en general, los países católicos. Solamente las formas voluptuosas de este arte pondrían de los nervios a un puritano.
El Barroco representaba los dos extremos: la vida y la muerte, y el género Vánitas de Valdés Leal no es más que un pudridero que nos recuerda que la vida es efímera.
Ha habido anglicanos convertidos, sobre todo en Italia, que han llegado a comprender el punto de vista católico pero a otros protestantes les produce urticaria. Debe ser una cuestión cultural.
25/02/16 9:24 AM
  
rastri
Y aquí el dilema:
¿Hasta dónde y cuando los santos como seres vivos en comunión con los justos, aquellos quienes estamos aquí pecando siete veces al día; ellos, tienen capacidad operativa no solo en recordado ejemplo en su vida pasada sino de palabra y obra en la vida de los que en ellos creen?

Dicho de otro modo:
Yo, que me tengo por hombre creyente hasta el compromiso, digo que San Juan Evangelista, en su libro el del Apocalipsis, no escribe hoy día lo que hace 200o años pudo haber escrito para las gentes de aquel tiempo.

La razón no ya de fe celestial sino de lógica temporal: Este Libro no está escrito para las gentes del principio del cristianismo sino para las gentes del fin del mismo que somos nosotros.

Vamos, lo dicho, como si canta un carro

25/02/16 10:45 AM
  
Bruno
Modernista:

En mi blog no se recomienda la basura. Quien quiera hacerlo, que se cree su propio blog (sugiero el título La basura, si no es pura, no es basura de verdad).

Porque esas dos recomendaciones, la verdad, eran pura basura. Hay libros de herejes y cismaticos muy buenos o muy interesantes, que se pueden recomendar a personas inteligentes, pero esos dos autores solo producen estiércol, los pobres. Y puestos a recomendar productores de estiércol, mejor ensalzar a una vaca, que además de abono puede dar estupendas chuletas.

Saludos.
25/02/16 11:26 AM
  
Bruno
Paco:

Ja, ja. No pretendía que fuera un sermón, pero me alegro de que te haya gustado.
25/02/16 11:29 AM
  
Palas Atenea
A grosso modo me he enterado más de lo que no cree Uta Ranke-Heinemann que de lo que cree: no cree en la Trinidad, ni en que María sea Madre de Dios, ni en la Redención, ni en que Jesús sea el Unigénito Hijo del Padre (lo que lleva lógicamente a la inanidad de la Virgen que sería algo así como la madre de Confucio). Considero que su teología es perfectamente lógica para ateos pero no para creyentes porque no es teología, evidentemente. Lo que piensa de los santos no lo dice la Wikipedia, que es todo lo más que le puedo conceder, pero ya me lo imagino. Ese recorrido se puede hacer sin necesidad de ayuda, de hecho todos los ateos lo hacen. Hasta los herejes deben de tener más chicha que eso para que una les preste atención.
25/02/16 11:51 AM
  
Francisco de México
Aunque muchos no católicos pudieran negar la comunión de los santos, si creen en la trascendencia en las acciones: una persona santa comparte su bondad y la contagia, y nunca se pierde, la santidad de nuestros abuelos nos ha llegado de manera indirecta.
25/02/16 3:02 PM
  
Yolanda
Qué paciencia...
25/02/16 5:06 PM
  
cjuarez
O San Yo-Mi-Mio patron de los modernistas.
25/02/16 5:08 PM
  
Juan Carlos
Si no tenemos nada bueno que aportar bien caen las burlas.
25/02/16 5:10 PM
  
Haddock.
Modernista:
No voy a entrar en sus evidentes inclinaciones coprófilas, ni en su incontinencia verbal nunca satisfecha (tres comentarios en diez minutos) pero es mi deber, recordarle que aunque uno sea bajito, feo y estéril, el dogma de la Comunión de los Santos, no se puede rechazar sin incurrir en herejía.
La Modernidad, bajita, fea y estéril, lleva 50 años pretendiendo en su condición de cabestro, fecundar el no sé qué.
Si no fuera por la gravedad de la situación eclesial, los modernistas serviríais como muñeco del Pim-pam-pum en las merendolas escolares.

25/02/16 5:57 PM
  
Luis Fernando
Modernista está colaborando muy activamente a favor de que se implemente la condición de registrarse -con datos comprobables- para poder escribir comentarios en InfoCatólica. Ese es un método que facilita mucho librarnos de trolls indeseables.

Yo se lo agradezco de corazón.
25/02/16 7:23 PM
  
Feri del Carpio Marek
Bruno, muy bueno este post. Me gustó tu enseñanza de que leer la vida de santos es un buen arma contra la acedia y la tibieza, y contra la desesperanza. ¿Qué fuentes aconsejas para hacernos con este tipo de lecturas? (Además de las de Forbes, que vi que sugieres en otros posts). Y más generalmente, ¿qué lecturas católicas sugieres, especialmente para niños y adolescentes? Me gustaría pedir que en un colegio católico de ciudad se den lecturas católicas para que los chicos lean en la clase de lenguaje, pero no tengo muy claro cuáles vale la pena sugerir, y menos claro aún, cuáles son más aptas para niños de 9-12 años.
25/02/16 8:56 PM
  
Feri del Carpio Marek
Jeje, si Modernista piensa que las vidas de san Atanasio o santa Mónica son aburridas, pues el cielo le parecerá tan aburrido que acabará prefiriendo el infierno... pensándolo bien, no sé por qué comencé el comentario con un "jeje", eso no tiene nada de gracioso, es muy trágico.
25/02/16 9:00 PM
  
Bruno
Feri:

Lo más fácil en general, tanto para niños como para adultos que no estén acostumbrados a leer libros densos, es leer vidas de santos noveladas. En ese sentido, en general son muy buenas (algunas, mágníficas) y amenas las de la colección Arcaduz de la editorial Palabra.

A mí me gustaron especialmente:

El oriente en llamas
Corazón inquieto
San Antonio de Padua
El mendigo de Granada
El cura de Ars
San Juan Crisóstomo
25/02/16 9:05 PM
  
Bruno
Otra vida de santo magnífica, que recomiendo a todos los lectores:

"Si tú le dejas", sobre Santa Maravillas de Jesús. Una verdadera delicia.
25/02/16 9:16 PM
  
Bruno
Además de las vidas de santos, para doce años yo sugeriría Cartas del diablo a su sobrino. Suficientemente curiosa y fantástica para que les llame la atención, pero llena de sustancia. No lo entenderán todo, pero no hace falta.

También estarían bien algunas obras de teatro más sencillas del siglo de oro, que están llenas de religiosidad y sentido católico de la vida.

Yo les animaría a leer el Hobbit, aunque no sea directamente religioso, pero les gustará y, si se aficionan a libros de Tolkien, ayudará a despertar en ellos una visión sacramental de la vida.
25/02/16 9:19 PM
  
Bruno
A mi entender, aunque esto daría más bien para un post entero, los criterios que usan en los colegios para las lecturas de los niños parecen estar diseñados por personas que odian a los niños y que están decididas a conseguir que no lean nunca más.

Por dar sólo dos puntos importantes, sin enrollarme:

- Hacer que los niños lean libros que puedan disfrutar. Es más importante despertar el gusto por la lectura que el hecho material de que un niño lea un libro de gran valor literario o filosófico.

- Nunca encargar a los niños que lean un libro entero por su cuenta. Intercalar capítulos leídos por el profesor a los niños en clase con otros capítulos leídos en casa. Esto exige más tiempo y esfuerzo por parte del profesor, pero si el profesor lo hace bien y lee con habilidad y entusiasmo, interrumpiendo la lectura en un punto emocionante, logrará que los niños estén deseando llegar a su casa para leer la continuación.
25/02/16 9:34 PM
  
Bruno
Otras dos vidas de santo noveladas muy buenas:

Tres monjes rebeldes (sobre los fundadores del Císter, San Roberto, San Alberico y San Esteban Harding)

La familia que alcanzó a Cristo (sobre San Bernardo y su familia)
25/02/16 9:52 PM
  
Palas Atenea
Para adultos son muy buenas también las biografías de San Francisco de Asís (Encuentro) y la de Santo Tomás de Aquino (Cobel) de Chesterton.
25/02/16 10:01 PM
  
Palas Atenea
Como curiosidad que permite estudiar la situación de los católicos en la Inglaterra de los Tudor la biografía de San Edmund Campion SJ, de Evelyn Waugh, es muy interesante.
25/02/16 10:27 PM
  
Feri del Carpio Marek
Dios te pague, Bruno, por todas tus diligentes sugerencias. Y que san Bruno te acompañe en esta peregrinación a la casa del Padre.
25/02/16 10:33 PM
  
Palas Atenea
Es también importante, según mi criterio, aprender a leer la simbología para ayudar a los jóvenes a reconocer a los santos según su iconografía: el que tiene una iglesia en la mano es fundador, el que lleva una palma es mártir, etc... Todavía recuerdo el asombro de los niños de mi escuela al entrar en una vieja ermita y decirle que las imágenes de santos eran las de San Pedro y San Sebastián. Y aquellos dos franceses perdidos en el antiguo Leningrado, hoy San Petersburgo, dentro de L´Hermitage, ante un cuadro de El Españoleto que representaba a Santa María Magdalena y cuyo título estaba escrito en cirílico. Tuve que indicarles que era La Madelein y entonces cayeron en cuenta.
En general a los jóvenes de hoy en día les produce gran asombro que una mire una imagen y diga que es San Martín de Tours, como si fuera posible confundir a este santo con San Antonio Abad o con San Cristóbal. Sabrán mucho de ordenadores pero en un museo se pierden, dentro de poco cualquier gracioso podrá hacer de guía y decir que es San Mateo un cuadro que representa a un evangelista con un águila.
25/02/16 10:58 PM
  
Feri del Carpio Marek
A propósito de lecturas de santos, y de tus hijas, ellas ciertamente quedarán conmovidas cuando, contando con la edad apropiada, lean en la Historia de un Alma, la narración del viaje a Roma de santa Teresa, cuando visita las tumbas de santa Cecilia y santa Inés.
25/02/16 11:09 PM
  
Haddock.
Bruno:

Aunque seas algo más joven que yo, y tal vez no la conozcas, hubo en los años 70 una colección de la mejicana Editorial Novaro titulada "Vidas Ejemplares" en la que sub specie comic, nos mostraban las vidas esforzadas de muchos santos.
Con ella, y tras ver "Quo vadis" a la que nos llevaban los escolapios cada 27 de noviembre (celebración de San José de Calasanz, aunque su fecha fuese el 25 de agosto cuando estábamos de vacaciones) siendo niño aprendí y fui estimulado a ser mucho más generoso y atrevido con, y en mi vida.
POR SUPUESTO que tenemos mucho que aprender de los santos; y la lectura de sus vidas es un toque de atención denunciante de las medianías que hacemos con la nuestra.




26/02/16 12:25 AM
  
oscar de Chile
Muchas gracias Bruno, sin duda una lectura muy edificante.
26/02/16 3:03 AM
  
Maria-Ar
Que buen post, Bruno!
Desde pequeña leía la vida de los santos, hasta hoy en día. Inculqué a mis hijos y crecieron tan familiarizados con ellos que los consideran parte de la familia. Es una muy buena costumbre.
+
26/02/16 3:10 AM
  
Silvia Liliana Sueyro
Si es verdad muy edificante leer vidas de los catolicos que se convirtieron en Santos y tratar de imitarlos.Uno de mis predilectos es la vida de Santo Tomas Moro, es más cuando dieron una miniserie sobre Enrique VIII, compre los Cd, para ver la parte del martirio de Tomas Moro, y cuanto libro que haya de el, de diferentes autores, los leo .Porque ademas nos muestran su forma de vida familiar y lo que hizo cada integrante y sus amigos ,en ese tan doloroso paso que tuvo que dar por su FE en CRISTO.Hermoso articulo.
E
26/02/16 3:58 AM
  
Rafa
Magnífico artículo. A mí me resultaron especialmente gratificantes "La historia de un alma" de Santa Teresa de Lisieux (aunque no sé si catalogarlo dentro de este género) y la biografía de San Agustín de Carlo Cremona editada por Rialp (éste lo aconsejo también porque es una mezcla de estudio y novela muy bien escrito). También las Vidas de Santos de A. Butler, que recoge cientos de biografías de santos, que creo además que son las que se leen en el programa Entre Amigos de Radio María a las 16.00 h. y también a primera hora de la mañana.
Un saludo.
26/02/16 8:27 AM
  
Emilio
Bruno, que creo que he tomado tu nombre en vano en un post que puse ayer en la noticia relativa a los funerales que presidió el P. Scalia por su padre, y que han dado la vuelta al mundo por su ejemplaridad evangélica y litúrgica: ¿me perdonas?. Ya sabes, a veces el exceso de confianza...

Por lo demás, y como siempre, estoy totalmente de acuerdo contigo respecto al tema que tocas hoy: yo tengo un nombre griego latinizado, "raro" dicen los ignorantes, que procede de uno de los santos del día como era costumbre hacer antes en ciertas tradiciones, así que me imagino con los primeros mártires en el coliseo ante los leones y cantando...
26/02/16 10:25 PM
  
Gentilicio
El asunto de los santos es peliagudo...Yo he sido profesor de Religión 4 años. Para mis restos se queda la vez en que hablamos en clase de los santos y un poquito de su iconografía. Al hablar de San Jerónimo, ilustrando la lección con una diapositiva por aquel entonces de una pintura de San Jerónimo curándole la pata al león, la clase entera estalló de risas, a carcajadas. Les puse como tarea investigar sobre la vida de un santo y un estudiante me trajo documentado con pelos y señales el argumento de que Santa Teresa era una enferma psiquiátrica, refiriéndose a sus propios recuerdos de juventud, etc. Las nuevas generaciones, sencillamente, no creen. Yo hice unas oposiciones y cambié de profesión. Alguien estará cargando mi cruz.
27/02/16 2:27 AM
  
Juan Carlos
A mi me encantan dos santos:
San Miguel Arcangel, expulsando a los demonios del cielo, y San Jorge luchando contra el dragon, aunque este segundo hecho es una leyenda medieval, pero ambas simbolizan la lucha contra el mal y en favor de la justicia.
27/02/16 5:13 AM
  
Juan Carlos
Gentilicio: la costumbre de muchos jovenes de hacer mofa de cuestiones de la Iglesia y la fe catolica no es de hoy ni solamente de su pais. Yo en mi lejana adolescencia, hace mas de un par de decadas, una de mis aficiones (y las de mis contemporaneos) era burlarme de todo lo que era catolico, por supuesto era yo bombardeado con la propaganda anticristiana de mis idolos musicales (para variar mi musica favorita era el rock metal) y la propaganda anticatolica de los protestantes que venian a mi casa a hacer proselitismo yo habia aprendido muy bien a despreciar a la fe y a burlarme de ella, gracias a Dios me converti y aca estoy.
27/02/16 5:27 AM
  
Almudena 1
Muchas gracias por las recomendaciones y este articulo tan exhortativo.
Yo estoy leyendo historias de conversiones al catolicismo y son inmensamente enriquecedoras. No son santos canonizados pero es alucinante ver lo que Dios hace para ayudar al hombre y las respuestas de este. Muchos eran ateos, asesinos, desesperados, comunistas violentos...otros simplemente en busqueda... Un autentico encaje de bolillos de Dios para recuperarnos.
27/02/16 4:55 PM
  
Strauch
Precisamente en mi mesilla de noche se hallan ahora vidas de santos, a las que desde hace tiempo soy muy aficionado. Las que tengo ahora están a disposición de todos en pdf en la web libroscatolicos.org, del Padre Ángel Peña, Agustino Recoleto, que tiene biografías interesantísimas de santos y beatos, algunos no muy conocidos, basadas sobre todo en las Positios Super Virtutibus de los procesos de beatificación y canonización. Yo he disfrutado muchísimo con las de la Beata Madre Esperanza de Jesús, y con un gran descubrimiento para los devotos de las benditas ánimas: la de la beata Ana de los Ángeles Monteagudo, abogada de las ánimas del Purgatorio, cuya biografía deja estupefacto y hace alabar a Dios por las maravillas que hace en sus santos.

27/02/16 9:27 PM
  
Fausto David Perera Escobedo
La costumbre de poner a una persona el nombre de algún santo, refleja el cuidado, el amparo, la proteccción, la interseción sobre la cual queda la persona que es nombrada.
De ahí parte el hecho de saber elegir el nombre más adecuado para el niño o la niña; conocer la vida del santo o santa, para pedirles que intercedan por el nuevo bautizado en Cristo, saber apreciar las excelsas virtudes del santo o santa en cuestión, y sobre todo, tratar de imitar su vida, que los condujo por el camino de SANTIDAD.

HAGIOGRAFÍA: Historia de las vidas de los santos
28/02/16 6:59 PM
  
Lucía
Me ha gustado muchísimo la explicación. Espero que ayude a más de uno a entender algo más sobre la necesidad de los Santos en nuestra vida. Yo desde pequeña he sido muy lectora de vidas de Santos y es cierto que ayuda y anima muchísimo leer sobre ellos y sus andanzas. Que Dios te bendiga.
02/03/16 1:13 PM
  
antonio
"Todo católico debería tener siempre una vida de santo en la mesilla de noche y empezar otra cuando la termine. Es un tipo de lectura espiritual sencilla y amena, que no exige el esfuerzo de un tratado de teología o un catecismo, ni la concentración de un libro de oración. Además, tiene un efecto muy particular contra la acedia y la tibieza.

Por un lado, las vidas de santos despiertan el deseo de seguir a Cristo como lo hicieron los santos, un deseo que "

Es asi, muchas gracias por las sugeridas, es cierto, sigo con San Luis todas ,las noches, que caridad hacia los pobres de su Francia, que ejemplo de Matrimonio, con Margarita de Provenza(San Francisco de Sales)
Personalmente recomiendo,las Obras Completas de San Juan de la Cruz, del Padre Crisogono, toda su vida, la Universidad de Salamanca, la historia del Carmén Descalzo, su vida con el proceso de canonización, con los testigos,sus obras comentadas, la que tiene el ideario, el prologo con los autores sin nombre sobre el Concilio Vaticano II, y su vigencia.Es de la BAC.

Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
03/03/16 1:40 PM
  
antonio
San Luis


Primero Francia,su aporte notable a la Universidad de Paris, piedad increible, curaba con sus manos a los enfermos con heridas, muy feas, ninguno sabia por humildad que era el rey, hasta que pasarón los años. y las personas empezarón a manifestar era El,Banca de Castilla su madre, como lo formo,notable libro que narra biograficamente, la Francia desde Carlos Martel, Poitiers, Primo de San Fernando, realmente es enorme!!!
Su amor a Margarita de Provenza, como procuraba que la corte, fuera sin gastos, rodeada de una gran atmosfera de pudor, su valentia.

Estaba pensando en una niña Margarita de Provenza 15 años, y el Rey 20 años como se conocierón y amarón-

Y esos Niños se transformar uno en un Sabto de Proporciones modelo de la Iglesia para los gorbentantes.
Mujeres que de niñas demuestrán una virilidad inaudita en la defensa de Francia, y de la Familia, igual que ahora no !!!!

Qie Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
03/03/16 7:53 PM
  
Palas Atenea
Que yo sepa ninguno de los citados son santos, que es de lo que trata el post, excepto San Agustín, a pesar de sus "errores teológicos". Yo he leído a San Agustín pero no sé quién rayos es Isaac García Expósito lo que me convierte en analfabeta, supongo, como a la mayoría de la gente que primero lee a San Agustín y después se ocupa de otras cosas.
En cambio te recomiendo a:

-Romano Guardini
-Robert Spaemann
-Alisdair McIntyre
-Josef Pieper
-Pável Florensky
-Edith Stein
-Henri de Lubac
-León Bloy
-Beato J. H. Newman
-Réginald Garrigou-Lagrange
-Charles Péguy (para que veas que no soy tan ortodoxa)
-Jacques Maritain
-Theodor Haecker (no te molestes que no lo vas a encontrar)
-Hans Urs von Balthasar (el sobrino nieto del beato Vilmos Apor de Altorja, ya que hablamos de santos)
Todos ellos escribieron tantos libros que no te recomiendo ninguno en especial pero, si tienes muchas ganas, puedes incluir a Karl Rahner.

03/03/16 11:40 PM
  
Palas Atenea
Naturalmente al teólogo Josef Ratzinger no lo incluyo porque te supongo lector de todos sus libros.
03/03/16 11:45 PM
  
JUAN NADIE
MODERNISPO

Viendo la bibliografía que recomiendas ahora comprendo la fijación tuya anterior.
Cada uno lee lo que quiere y se salva o condena como quiere. Ahora hay un sinvergüenza que no te admito, es el tal PAGOLA.
Ese individuo es un miserable y un canalla, que si no ha ido a la cárcel es por una exención que permitió el PSOE para que los obispos no declararan.

Tu que lees tanto puedes leerte las hemerotecas y busca al arcipreste de IRUN, un cura llamado Joserra, mas conocido en prensa como el arcipreste de ETA, por similitud con el literato. Este individuo escondió en la casa parroquial de Irun a un etarra sabiéndolo, que acababa de poner un coche bomba en Santandar donde mato a varias personas. El cura en el juicio no mintió, y confesó todo lo que hizo, y fue a la cárcel seis años, aunque luego cumpliera uno. También dijo que el llamo al Obispado, es decir a Pagola que era el que cortaba el bacalao debajo de Setíen por su cargo, y el que hacía y deshacía. Y que el obispado se lo permitió. Pagola se acogió a esa exención para no declarar para no ir a la cárcel.

MODERNISPO si me quieres citar a Pagola no lo hagas en esta página Web hazlo en otras y así te contestaré apropiadamente si es que te atreves.
04/03/16 9:31 AM
  
JUAN NADIE
MODERNISPO
Por cierto Campeón, San Agustin con sus errores teológicos y todo es santo, mientras que el expósito ese está por ver.
Y no digo que San Agustín no pueda cometer algún error, ahora bien, ya me gustaría a mi cometer todos los errores de San Agustín y la mitad de sus aciertos.
04/03/16 9:38 AM
  
antonio
La idea es que resulte amena, y que no sean apuntadas por el racionalismo vigente.

Johannes Jörgensen, converso, importante que las escribe con dedicación y unción,

La de San Francisco.

La de Santa Catalina de Siena, que el Padre Saénz, en uno de sus libros sobre los arquetipos la menciona.La Mistica del Cuerpo Mistico.
Esta es entretenida y con mucha unción, se la di a un Carmelo, la leyeron todas.

El Libro de la Vida de Santa Teresa, y sus libros son amenos, y enseñan.

Las Obras completas de San Ignacio, del Padre Camara.BAC


Las colecciones que traen una breve biografia bien escrita de un Santo, evitar el racionalismo!!!tener cuidado al comprar, leer, recuerdo que una vez un Kempis con papel de Biblia, y me daban ganas de agarrar una ametralladora, lo queme.

El secreto es la amenidad, y la formaci´´on.

No Ghandi,King, que sabemos lo que son.

Siempre estuve advertido por mi director espiritual.

Tantos Santos y leer vidas Truchisimas promovidas por el mundo!!


Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.Si se enfria la devoción es malisima.Cuidado con lo que se compra, se pierde la Fe!!
04/03/16 4:38 PM
  
antonio
Lo sobrenatural es parapsicologia, es amputado, ojo!!!con la de San Ignacio nueva!!!!!!


Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
04/03/16 4:42 PM
  
antonio
Sigo

Escritos completos de San Francisco de Asis y biografías de su epoca. de la BAC.

Obras Selectas de Edith Stein..

Las Obras Completas de Sor Isabel de la Trinidad de la BAC.


Obras Completas de Santa Teresa de los Andes


Los escritos de estos Santos, la Doctrina Espiritual de Sor Isabel de la Trinidad del Padre Philipon.


Estar con Gandhi ,es un chiste!!!!!He leido todas, las que han colocado, la que has recomendado, toma nota, es muy importante, enseña mucho, a sentir con la Iglesia,Católica Apostólica y Romana.

Todo lo del Padre Saénz sobre los arquetipos.

Tengo una colección de breves Biografias, ayer segui un poco con San Luis, pero enseguida San Antonio de Padua, que Santos SEÑOR!!!!!!

Gracias Brunos seguimos sumisos, cariños a la Familia,y siempre como las virgénes prudentes. Je!!!Je!!!como dice Alonso.Muchas Gracias!!!
04/03/16 5:01 PM
  
antonio
Por supuesto Santo Domingo, de la BAC,la de Santo Tomas Primer tomo de la Suma, Padre Rámirez, sino Fray Nelson, y mis tres familiares dominicos me matan ja!!!!Ja!!!!!!


Saludos estimado Bruno


Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
05/03/16 2:43 PM
  
antonio
De Mark Twain Santa Juana de Arco.

De Henry Bordeaux de la Academia Francesa, es realmente muy bueno!!

Manifiesta cuando se apunta a Dios y se pierde la Devoción a los Santos, se ´pierde la relación con Dios.

De El por lo que comenta Biografia de San Francisco de Sales, que no la tengo.
Santa Juana de Arco.

La increible muestra de Caridad de San Luis en tierra Santa, obsevo 2000 cadaveres de cristianos muertos por los Sarracenos, con un mal olor insoportable, nadie se atrevia a darle sepultura y El,a la Cabeza toma en sus manos esos cuerpos, y comienza la tarea, les dio verguenza a los suyos, y lo siguieron tapandose la nariz, el Rey sin eso, no se ,pero sentia olor a flores, esto puede no ser cierto, pero el caso es la ENORME Caridad del Santo, que le llamaba la atención a los Sarracenos.Sigo leyendolo y releyendola, es muy buena.

La relación entre las Navas de Tolosa, y el linaje del Santo.(Poitiers)Blanca de Castilla, hija de Alonso de Castilla, vencedor de dicha batalla.

Que Santos Señor tienes!!!!!!!!!

Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.El amor de Margarita de Provenza, mi deber es estar con mi esposo y mis hijos, este donde este.

Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
07/03/16 1:19 PM
  
antonio
Me estoy devorando la de San Luis, la voy a tener que leer con paciencia,lo de Poitiers debo leerlo de nuevo.Son excelentes, narran la geografia, la narración se hace amena, y la figura del Santo empieza a crecer con las páginas, la justicia!!!virtudes que van con la caridad.

Es un libro para que el cristiano recupere el ejemplo de la Caballeria, defender a los débiles, a los indefensos.

Es verdaderamente muy grande la figura de este Santo, y siempre como nombre al Padre Crisogono, premio en España por la de San Juan de la Cruz, y la de Santa Catalina, y otras, hay que destacar, como en esta la figura del escritor.

Que Dios te bendiga y lo haga con la Iglesia.
08/03/16 2:35 PM
  
Carlos
Cada que expongo una razón me tratan de fanático o me llaman católico empedernido, y solo contesto, jaja de verdad me gusta ese nombre lo portare con orgullo.
Uno de los temas que más encrespamiento a nuestros hermanos separados,no se si les damos muchas atención y mejor deberíamos reforzar nuestra fe, he logrado en muy pocas ocasiones hacerlos entrar en razón.
Pero cuando pienso en Jesús y todos los santos de nuestra iglesia, como Pablo, me llenan de esa energía interna llamada fe,siento esa meta que pusieron en su vida la famosa salvación, y que seguramente la lograron a pesar de tanto pecado del mundo, y digo wooow si se puede, claro que se puede.
Al leer la vida y obra de Teresa de Calcuta me asombra la humildad y servicio de esta mujer, solo alguien tocado por Dios puede hacer algo así, por que no tenerla en mi memoria para copiar sus pasos?
Si Dios no quisiera santos ,la biblia no estaría plagada de ellos en todas las escrituras ,solo hablaría de Dios mismo, pero recordemos que El no es hombre como nosotros, es de condición divina, pero se abajó a los hombres para comprenderlos, enseñarlos, y mostrarles la verdad con el ejemplo.
Ay Señor dame la oportunidad de aprender de tus clases y respetar a los maestros que enviaste a esta tu escuela llamada religión católica.
17/08/16 3:16 PM
  
patricia rios
Hola Bruno ,estoy haciendo trabajo de catedra de historia y podrias contestarme una pregunta?
seria la siguiente :Por que la gente en la actualidad recurre a las santidades catolicas ? Te agradezco muchisimo tu respuesta y explicación del tema , ya que te considero una persona erudita en el tema. Muchas gracias !!!
27/10/18 11:11 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.