Oraciones cotidianas que vuelven el mundo del revés

Una de las consecuencias más sutiles del pecado original es nuestra tendencia a despreciar las cosas pequeñas y cotidianas como si no tuvieran importancia y a desear volublemente lo espectacular, lo grandioso y lo nuevo. A Dios, en cambio, le gusta lo pequeño: basta leer los Evangelios para darse cuenta de ello.

Teniendo en cuenta esa predilección de Dios por lo humilde, es triste que apenas prestemos atención a uno de los tesoros más humildes y a la vez más valiosos que nos ha entregado la Iglesia: las pequeñas oraciones tradicionales de todos los días. A menudo, esas oraciones son las que han transmitido la fe concreta y real de generación en generación, al paso de los siglos. Nuestra relación concreta y cotidiana con Dios se basa en gran parte en ellas.

Por desgracia, las librerías religiosas y casas de convivencias están plagadas de libros, cursos y talleres de espiritualidades orientales, introducciones “cristianas” al zen o la práctica del yoga, la oración centrante, el reiki y demás zarandajas, que generalmente lo que consiguen es alejar poco a poco de Cristo a quienes las practican. Quizá sea hora de que descubramos que ya tenemos en casa lo que nos hace falta. Quizá lo que más necesitemos sea volver a descubrir, como niños, las sencillas oraciones cotidianas y maravillarnos ante ellas. La cuaresma podría ser una buena ocasión para hacerlo, un tiempo de gracia en que renovar nuestra oración de todos los días.

Con esa idea, he escrito un libro que quizá pueda resultar útil a los lectores: Oraciones cotidianas que vuelven el mundo del revés. En él se reflexiona con cariño y asombro sobre catorce oraciones tradicionales, como el ángelus, la señal de la cruz, el rosario, el Yo confieso, el sanctus, las jaculatorias, el amén y, por supuesto, el avemaría y el padrenuestro, entre otras. Cada capítulo es una meditación sobre una de estas oraciones, que resalta algunos de sus contenidos más profundos y sorprendentes para “abrir el apetito” y que el lector siga meditando sobre ellos por su cuenta.

Reflexionar acerca de esas oraciones es una aventura emocionante y no exagero en absoluto al decirlo. Tienen una profundidad inigualable, superior a la cualquier manual de Teología y a la de todos los libros de los filósofos de la historia. Si nos detuviésemos a pensar en ellas, encontraríamos que son una escuela de santidad y un tesoro inagotable de fe y esperanza. Expresan, mejor que ninguna otra cosa excepto el propio evangelio, la mente de Cristo.

No digo esto como promoción del libro, sino porque esa ha sido mi propia experiencia al meditar sobre las oraciones cotidianas mientras lo iba escribiendo. Pocas cosas podrían transformar nuestra oración y nuestra vida tanto como aprender de nuevo a rezar las oraciones de todos los días que a menudo recitamos sin pensar, al modo de ciegos que viven en un paraje de belleza sobrecogedora sin darse cuenta de ello.

Estas oraciones, que tienen siglos o milenios de antigüedad, no han envejecido nada. Los que envejecemos somos nosotros, fatigados y entumecidos por el pecado, y por eso necesitamos volver a enamorarnos de ellas, descubrir de nuevo sus milagros y maravillas. Si lo hacemos, se abrirán nuestros labios para alabar al Señor y, recuperada la ingenuidad de los niños, nos asombraremos y no podremos evitar comentar a los que están a nuestro alrededor: “¿Has visto esto que dice el avemaría? ¿Te has fijado en lo asombrosa que es la señal de la cruz? ¿Sabes por qué pedimos que se haga la voluntad de Dios, si Dios es todopoderoso para hacer su voluntad?”.

Tengo que hacer una advertencia, sin embargo. Se trata de oraciones tan poderosas que pueden volver el mundo del revés y a menudo así lo hacen. Quien quiera rezarlas bien, debe estar dispuesto a correr ese riesgo.

……………………………………………..

Para comprar el libro:

Formato papel: 9,99 euros

Editorial Vita Brevis, Amazon.es, Amazon.com


Formato electrónico: 3,99 euros

Editorial Vita Brevis, Amazon.es, Amazon.com, Amazon.mx, Apple, Scribd, Kobo, Barnes&Noble, etc.

38 comentarios

  
Manoletina
Pues muchas gracias, Bruno, por este libro.

Con toda la complejidad del mundo moderno, este libro espero que nos ayude a encontrar la verdadera sencillez y simplicidad como camino de autenticidad en la relación con Dios.

Habitualmente, todo lo nuevo, que busca ser más auténtico, acaba convirtiendo las cosas en algo rebuscado y ajeno a su esencia.

Lo tradicional suele tener ese poso de haber pasado el filtro de la fe vivida por otros, que criba lo innecesario y se queda con lo auténtico

Le digo a mi Pepe que se vaya agenciando uno.

Gracias!
02/03/20 11:35 AM
  
Alejandro
Qué gran novedad. Ya me he hecho con un ejemplar, en versión digital.
02/03/20 12:04 PM
  
Forestier
Con lo marginada que están las Humanidades en la enseñanza en general, y la filosofía en particular, tampoco viene demasiado a cuento decir que las oraciones tradicionales tienen una profundidad inigualable, superior a la cualquier a todos los libros de los filósofos de la historia. Son dos objetivos y métodos distintos, No olvides que Juan Pablo II, dice en Fe y Razón, que una de las causas más graves de las herejías teológocas, son debidas, al insuficiente conocimiento de la filosofía, especialmente de los grandes pensadores. Para Benedito XVI, la filosofía griega, especialmente Platón-Arisóteles, fue como una pre-revelación de la sabiduría humana, cuyas categorías metafísicas han sido de enorme utilidad para la aclaración de los dogmas católicos (Nicea, Constantinopla, Efeso...) y que Dios es el "Logos o Razón amorrosa".
02/03/20 12:52 PM
  
doiraje
Enhorabuena por el libro, Bruno. Que sirva a los fines que te has propuesto cuando lo escribiste.
02/03/20 12:53 PM
  
Palas Atenea
En realidad el libro, no sé cómo estará escrito, no es ninguna novedad. Hay multitud de libritos con oraciones de siempre, pero nunca viene mal uno más por si se encuentra algo que una no sabía y ayuda a meditar.
Yo, como siempre, como soy de la Galaxia Gutenberg, lo adquiriré en formato papel. No sé rezar con tablet ni con aparatos electrónicos y espero poder morirme sin tener que hacerlo.
Acabo de venir de hacer Adoración al Santísimo, que es una práctica diaria para mi, y suelo utilizar el Magnificat o misales para determinadas oraciones, pero, cuando entro en una iglesia, siempre apago el móvil o cualquier otro aparato. Al salir de la iglesia parroquial, en un altar lateral, están Santo Domingo de Guzmán, con el perro a los pies, y Santo Tomás de Aquino con la Summa Teológica en las manos y me paro para pedir a los santos dominicos, guardanianes de la Fe, que intercedan por la Iglesia. Ya sé que a un joven de hoy en día no le sorprendería que Santo Tomás de Aquino tuviera una tablet entre las manos, pero a mi me daría un susto de muerte.
02/03/20 12:56 PM
  
Alejandro
Palas, en realidad no es una recopilación de oraciones, sino preciosas y personales meditaciones de Bruno sobre las mismas. De hecho, el libro apenas tiene una docena de oraciones y estoy seguro de que ya te sabrás todas.

Imprescindible para todos los lectores de Bruno.
02/03/20 1:38 PM
  
Emilio
..."No digo esto como promoción del libro,...", pues para no proponértelo, a fe que lo consigues (tú venderías un frigo en los mismos cascos polares, ahora que parece ser que va a desaparecer el hielo). El mismo subtítulo es un reto cuasi irresistible. Y ese joven encapuchado, ¿es un "topo" de alguna cartuja de S. Bruno"?. ¡Ah, que pasaba por allí y entró a decirle al Padre lo de ..."ya que no como hijo, que no merezco, al menos como uno de tus criados, pero déjame estar junto a Ti"...
Y lo del precio, ¿dónde he visto antes lo de los dos decimales en 99?. Yo, por si acaso, me lo voy a pedir antes de que llegue el redondeo por haber terminado la promoción, ¡y pronto, no se vayan a acabar!.
02/03/20 1:40 PM
  
Palas Atenea
Muy fino, Emilio, finísimo.
02/03/20 2:40 PM
  
Sss
¿Qué nos propones para rezarlas bien?
Gracias.
02/03/20 2:42 PM
  
Sss
Por cierto, lo de volver el mundo del revés me suena al Mooreeffoc chestertoniano.
02/03/20 3:03 PM
  
Bruno
Manoletina:

"Lo tradicional suele tener ese poso de haber pasado el filtro de la fe vivida por otros, que criba lo innecesario y se queda con lo auténtico"

A veces se dice que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Algo parecido se podría decir de la Iglesia, tanto humanamente por sus dos milenios de historia (o tres, si contamos el antiguo testamento) como sobrenaturalmente, por ser depositaria de una sabiduría anterior a la creación del universo.
02/03/20 3:53 PM
  
Bruno
Forestier:

"tampoco viene demasiado a cuento decir que las oraciones tradicionales tienen una profundidad inigualable, superior a la cualquier a todos los libros de los filósofos de la historia"

No sé si viene a cuento decirlo, pero es cierto. El hecho de que la razón y la fe no se contradigan no quita que la fe sea infinitamente superior a la limitada razón humana. Lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

Nada de eso le quita valor a la filosofía. Lo que hace es revelar el valor infinito y eterno de la revelación divina condensada en las pequeñas y humildes oraciones de todos los días, que, a diferencia de las altas filosofías, están al alcance de cualquier analfabeto. Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los pequeños.

En cualquier caso, dudo que nadie crea que precisamente yo quiera denigrar el papel de la razón y la reflexión racional. Basta leer los cientos de artículos dedicados a esos temas en este blog.

Saludos.
02/03/20 3:59 PM
  
Tannhäuser
Me compraré el libro, pero en cuanto te vea, habrás de firmármelo o ¡vive Dios! que nos batiremos a espada. Estoy seguro de que su lectura será deliciosa; no me lo perderé.
02/03/20 4:06 PM
  
Bruno
Doiraje:

"Enhorabuena por el libro, Bruno. Que sirva a los fines que te has propuesto cuando lo escribiste"

Gracias. Por ahora, ha servido para que yo pase unos meses meditando sobre las oraciones cotidianas. Con eso el libro está más que amortizado, porque he notado que ahora las rezo mejor, con más detenimiento y provecho y comprendiendo un poco mejor su profundidad insondable. Me he dado cuenta, con temor y temblor, de que vuelven mi mundo del revés.

Aparte de eso, el único fin es animar a los lectores a emprender ese mismo camino que yo me he alegrado tanto de recorrer.
02/03/20 4:24 PM
  
Palas Atenea
No amenaces, Tannhäuser, que te conozco y la estocada de Nevers a ti se te da fatal.
02/03/20 5:38 PM
  
Bruno
Sss:

"¿Qué nos propones para rezarlas bien?"

Bueno, he escrito un libro entero para proponer eso, así que no es fácil decirlo en unas líneas, pero, en resumen, propongo que no nos limitemos a recitar las oraciones cotidianas, sino que dediquemos tiempo a meditar sobre ellas. De esa forma, descubriremos riquezas y profundidades que no sospechábamos y, después, cuando recitemos esas oraciones todos los días, lo haremos de forma incomparablemente más rica y consciente.

El libro está formado por meditaciones sobre una docena de oraciones cotidianas, que intentan mostrar esa profundidad y la forma en la que estas oraciones, bien rezadas, vuelven el mundo del revés. Por supuesto, las meditaciones no agotan el contenido de esas oraciones, sino que se proponen despertar el gusto del lector por ellas y mostrarle de forma amena algunas de sus riquezas.

"Por cierto, lo de volver el mundo del revés me suena al Mooreeffoc chestertoniano"

¡Bien visto! Dios vuelve el mundo del revés para volver del derecho lo que había trastocado el terremoto del pecado original. La terrible fuerza de la rutina hace que nos parezca que el mundo caído por el pecado es lo normal, pero las oraciones tradicionales dan la vuelta por completo a ese mundo caído para que podamos contemplar de nuevo el plan que tenía Dios para este mundo.
02/03/20 5:57 PM
  
doiraje
Muy loable tu esfuerzo, Bruno. Es una propuesta digna de agradecer.

02/03/20 6:03 PM
  
Luis Piqué Muñoz
En efecto, Gran y admirado Bruno ¡qué maravilla en las pequeñas y básicas ¡repetidas hasta la saciedad! Oraciones, es milagroso! La Humildad ¡la Verdad! ¡Dios, el dulce Jesús, siempre tan Humilde, hasta en su Muerte de Cruz, no ha habido Hombre más Humilde que El ¡Dios! está en lo pequeño, lo que el Necio puede despreciar y no tener en Cuenta, como si No existiera ¡y sin embargo lo maravilloso, milagroso de lo Pequeño es lo que da la Felicidad, es la Felicidad en este Mundo y Eternamente! El bellísimo Padre Nuestro, la bellísima y dulcísima Ave María, el formidable y precioso Credo ¡Son Palabras ¡Palabra de Dios! que lo dicen todo, que nos llevan a lo Infinito y Eterno ¡la Felicidad! ¡el Amor! ¡Dios, el Verbo, es Amor! ¡Viva las Oraciones! ¡Viva la Humildad! ¡Viva Dios!
02/03/20 6:36 PM
  
Haddock.
Hay una colección de libros en una editorial de cuyo nombre no me da la gana de acordarme, titulada "Fe adulta".
Vale. Pero mis recuerdos del parvulario, cuando tenía una mirada expectante y atemorizada ante lo que no comprendía, fue el acueducto (no el puente) que devolvió el agua vivificante a mi actual catolicismo.

Será que no estoy capacitado para nada grande, pero como la petite Thérèse de Lisieux, me quedo con la ternura,con la dulce intimidad que sientes cuando rezas en la penumbra.

02/03/20 6:48 PM
  
Bruno
Tannhäuser:

"Me compraré el libro, pero en cuanto te vea, habrás de firmármelo o ¡vive Dios! que nos batiremos a espada"

Firmaré, firmaré, con tal de no enfrentarme a tu espada, vencedora en cien batallas como la del franchute aquel.
02/03/20 6:52 PM
  
Bruno
Emilio:

"pues para no proponértelo, a fe que lo consigues"

Je, je. No tengo ninguna habilidad para vender. De hecho, mis libros son los que peor se venden de la Editorial. Mis propios gustos no son los de la mayoría de la gente y soy incapaz de adaptarme a los gustos de esa mayoría para tener más éxito. Qué le vamos a hacer.

En cualquier caso, gracias por comprar el libro. En efecto, como indica la portada, es un buen libro para hijos pródigos que quieren volver a casa para estar junto a Él. Ese es nuestro verdadero Hogar.

Saludos.
02/03/20 10:21 PM
  
Bruno
Palas Atenea:

"En realidad el libro, no sé cómo estará escrito, no es ninguna novedad. Hay multitud de libritos con oraciones de siempre, pero nunca viene mal uno más por si se encuentra algo que una no sabía y ayuda a meditar"

Como dice Alejandro, el libro no es una recopilación de oraciones, sino que está formado por meditaciones sobre esas oraciones. Estoy seguro de que encontrarás cosas que no sabías o en las que no habías pensado, aunque, por supuesto, lo importante es lo que ya sabemos pero necesitamos que nos recuerden una y otra vez.

"Yo, como siempre, como soy de la Galaxia Gutenberg, lo adquiriré en formato papel. No sé rezar con tablet ni con aparatos electrónicos y espero poder morirme sin tener que hacerlo"

A mí me parece incomparablemente más satisfactorio el papel, pero desde hace años he ido haciéndome alérgico a los libros viejos (que eran prácticamente los únicos que leía durante mi juventud, porque los nuevos son muy caros), así que ahora me veo obligado a leer a menudo en formato electrónico, si no quiero estar hecho polvo de alergia.
02/03/20 10:26 PM
  
Bruno
Luis Piqué:

"lo maravilloso, milagroso de lo Pequeño es lo que da la Felicidad, es la Felicidad en este Mundo y Eternamente!"

Eso es. La felicidad está en lo pequeño, porque Dios ha querido estar en lo pequeño para que pudiéramos encontrarlo.

"El bellísimo Padre Nuestro, la bellísima y dulcísima Ave María, el formidable y precioso Credo"

Sí. Ya he dicho que son más profundos que los libros de filosofía, pero además son más bellos que los mejores poemas, como dices.

Saludos.
02/03/20 10:28 PM
  
Palas Atenea
El precio de los libros viejos varía mucho, los hay muy caros si son ejemplares raros. Sobre eso el que no debe tener alergia es Haddock porque es un experto en libros antiguos, me enseñó un Libro de Oración Común editado en Inglaterra allá por mil setecientos y pico, creo recordar. Yo tengo pocos libros viejos pero los míos, según cuando los compré, están ya como yo. La Biblia Nacar-Colunga, que manoseo continuamente porque va en la maleta de aquí para allá, es del 28 de febrero de 1964, es decir que tiene ya 56 años, pero el papel biblia no adquiere ese olor característico a papel viejo. Es de cuero azul con una Menorah en la cubierta y el crismón con dos hojas de olivo en la contracubierta, ambos dorados, y los cantos dorados también. Me encanta el continente y el contenido.
03/03/20 12:26 AM
  
Borgio
AL POETA QUE ME DICE QUE EL TIEMPO DEL MUNDO SE ACABA YA Y QUE HAY ZOZOBRAS

Dices que el tiempo se acorta,
que ya hay señales que apremian,
y que muy rápido y presto
apurar el paso importa,
pues los ángeles se agremian
con el muy escaso Resto;

que hay avisos y prodigios,
males ingentes que aterran,
blasfemias que se agigantan;
que solapados litigios
de los cielos nos destierran
y contra Dios se levantan;

que ya la barca se hunde,
que han dejado el gobernalle
sin piloto de tormentas;
que por doquiera el mal cunde,
que no hay quien los vientos calle.
dome las olas violentas.

Cerca, muy cerca está el fin,
me dices con voz urgente,
pues ya todo se completa;
que ha de sonar el clarín
y vendrá desde el oriente
el colofón del planeta.

Aprovechando que Dios
me dispensó algunos dones
de ministril y juglar ,
antes de decir adiós,
te diré yo mis razones
en mondo y rudo trovar.

Hubo en las tierras lejanas
de Navarra y de Aragón,
en las rías de Galicia,
en las tiendas Castellanas,
en los feudos de León,
hombres de doble milicia.

Job el justo declaró
en su sagrada sentencia
que ya en oro se ha esculpido:
“El hombre al mundo llegó
a militar sin licencia
todo el tiempo concedido.”

Y esas lumbreras de España,
con la espada y con la pluma,
llevaron doble pendencia:
en la guerra gran hazaña,
y , exhibiendo aptitud suma,
en las artes excelencia.

Los dos diestros Garcilasos,
el Marqués de Santillana,
y don Manrique de Lara ,
dieron épicos sablazos,
y con mano soberana
letras de fama muy clara.

Y como ejemplo señero,
de todo el Parnaso hispano
en ese escogido lote,
entre todos va primero,
quien nos dio con una mano
al eminente Quijote.

Rudo pues habrá de ser,
quien no tiene ciencia y parte
con tan ilustres varones.
Mas para bien responder
no es menester tanto arte
sino de limpias razones

Ante todo he de alegar
trayendo aquí el argumento
del docto obispo de Hipona:
«que no por mucho alertar
que ha llegado ya el momento,
será lo que se pregona.»

«Surgieron guerras tras guerras,
cundieron tribulaciones,
y nadie tuvo reposo,
mas no cedieron las tierras,
ni fue el fin de las naciones,
ni fue el tiempo del Esposo.»

Desde niño yo he escuchado
gentes de variadas sectas
decir que el fin nos alcanza,
y que Dios ya ha preparado
para la hueste provecta
la hiel en justa balanza.

Los tiempos se han esfumado,
y esos hombres se han dormido,
y el mundo gira en su rueda,
los augurios han fallado,
los ha tragado el olvido,
ni el recuerdo de ellos queda.

Me dirás que Cristo vuelve.
Te diré: no es novedad,
es parte de nuestro credo.
Mas es Cristo quien resuelve,
cuando el lote de maldad
reclama que vuelva al ruedo.

Más vale aplicar la vida,
a ser veraz y obediente,
que a descifrar las estrellas.
Llega la Muerte escondida,
y a quien visiones presiente
lo arrebata en medio de ellas.

Así pues, mejor parece
que la vida hay que enmendar,
sin cansancio corregir,
a Dios pedir que enderece
nuestro diario trajinar,
y nos haga bien vivir
03/03/20 5:02 AM
  
Makabusa
Pues para mí es un descubrimiento saber que escribes libros... si te expresas como en el blog, se leerán muy bien.
Ahora estoy de Misión con el Camino en el extranjero pero cuando vuelva por Semana Santa, lo compraré.
A veces se hace necesario algo sencillo que, como dices, no se vaya por las ramas del Zen y las cosas raras y ayuden a rezar.
Si me gusta te habrás ganado una lectora. Lo que la editorial también agradecerá.
03/03/20 10:40 AM
  
Argia
Aprecio muchísimo las oraciones tradicionales, mis preferidas son el Señor mio Jesucristo, aunque en esta oración siempre he hecho trampa, y desde pequeña me he saltado la frase: "también me pesa porque podeis castigarme con las penas del infierno". Cuando se dice a alguien que se le ama sobre todas las cosas, no me parecía que esto pegara en el contexto.
También me encanta el Bendita sea tu pureza, me parece de lo más alegre.
Cuando era pequeña tenia problema con : cuatro esquinitas tiene tu cama, cuatro angelitos la guardan, "La Virgen en medio", no podia comprender como la Virgen podia estar en medio de la cama, que era donde dormia yo.
Siempre me he he tomado en serio todo lo que dicen, desde mi apreciación claro...
03/03/20 12:09 PM
  
Pepe Jacobo
Genial, deseando echarle un vistazo.
03/03/20 4:30 PM
  
Bruno
Pepe Jacobo:

Manoletina - "Le digo a mi Pepe que se vaya agenciando uno"

Pepe Jacobo - "Genial, deseando echarle un vistazo"

Veo que vas ganando puntos para el Concurso de Marido del Año.
03/03/20 4:59 PM
  
Bruno
Makabusa:

"Ahora estoy de Misión con el Camino en el extranjero"

¡Estupendo! Mucho ánimo y oraciones desde aquí.

"pero cuando vuelva por Semana Santa, lo compraré"

Espero que te guste.
03/03/20 5:12 PM
  
Bruno
Farias/Nasifacto/Borgio:

Hago una excepción y le doy paso a su comentario de más arriba, porque son buenos los versos.
03/03/20 5:18 PM
  
Bruno
Argia:

"También me encanta el Bendita sea tu pureza, me parece de lo más alegre"

Me acuerdo de cuando la rezaba en el colegio y muchas veces la rezo con mis hijos por la noche.

"Cuando era pequeña tenia problema con : cuatro esquinitas tiene tu cama, cuatro angelitos la guardan, "La Virgen en medio", no podia comprender como la Virgen podia estar en medio de la cama, que era donde dormia yo"

Nunca había oído esa versión, la verdad. En la mía, solo salían los angelitos.
03/03/20 8:39 PM
  
Maria Elizalde
Argia
Nunca he tenido ese problema. La mía era:
" Cuatro esquinitas tiene mi cama,
cuatro angelitos la guardan
Y la Virgen María,.con su manto la tapa".
03/03/20 11:26 PM
  
Manoletina
Por cierto, don Bruno, la Comunión Tradicionalista Cavernaria se va a reunir el fin de semana del 16 mayo....
04/03/20 12:09 AM
  
Argia
La version que me enseñaron a mi era:
Cuatro esquinitas tiene la cama, cuatro angelitos la guardan, La Virgen en medio, anda entra y reposa, no temas a ninguna cosa.
04/03/20 8:45 AM
  
Raquel D. Catequista
Me alegra grandemente el Tema de tu Libro: Oraciones
Cotidianas - Que vuelven el mundo al revés.
Voy a ver que mi hijo me haga la transacción. A mi me la juega la técnica. Pero bendita técnica que me va a permitir leerte con este Tema que me llama mucho la atención.
Una pregunta:
¿ Qué opinas de los añadidos al Avemaría, y que llegan como deseos de nuestra Señora?
" Santa María madre de Dios ( y madre nuestra, Corredentora de la humanidad, difunde la llama de tu gracia sobre toda la humanidad) y ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Gracias, Bruno. ¡Felicitaciones por tu amor a lo simple y sencillo!
05/03/20 7:02 PM
  
ARTUR
Gracias Bruno. Es un excelente libro. Se lee con ganas. Te felicito, no ya por este libro, sino por tus muchas aportaciones que me están ayudando mucho, tanto en mi vida de oración, como en mis estudios de teología.
06/03/20 9:16 AM
  
Bruno
ARTUR:

Muchas gracias por el comentario. Me alegro enormemente de que sirva de algo lo que escribo. No hay ninguna, ¡ninguna!, disciplina tan fascinante como la Teología. Sin duda es la reina de las ciencias.
06/03/20 8:17 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.