Una catequesis dirigida al corazón

(Infocatólica) El P. Francisco Javier Carrión Armero, nacido en Cornellá de Llobregat, Barcelona, es sacerdote de la congregación de los Legionarios de Cristo y gran estudioso y conocedor de los entresijos de la filología y de las letras. Además, Don Francisco Javier, que, como dice en su blog El olivo viejo, “ejerce el doloroso y, a la vez, gozoso oficio de la poesía”, es uno de los poetas participantes en el libro 400 poemas para explicar la fe, de Yolanda Obregón.

- Escribe usted poemas de todo tipo: tanto verso libre como otras poesías con rima tradicional. ¿Está pasada de moda la poesía con métrica y rima o tiene algo que aportar?

Efectivamente, he escrito poemas según la métrica tradicional y también me he expresado en verso libre. Sin embargo, tengo más poemas del primer tipo y los estimo más.

Como todo lo clásico, el metro y la rima tradicional permanecen, no han pasado de moda. Lo que ocurre es que nuestra sociedad ha perdido el gusto por un plato tan exquisito y difícil de preparar. Es evidente que se necesita una educación literaria para saborear este tipo de versos. El metro tradicional y la rima no pasarán de moda siempre y cuando haya poetas dispuestos a mantener viva esa tradición. Creo que la poesía tradicional es el auténtico campo de ejercicio del poeta. Para escribir con métrica tradicional tienes un campo de acción limitado al metro y a la rima. El metro tiene sus propias reglas y tienes que respetarlas; esto te obliga a limar el escrito, a agudizar el ingenio, a encontrar la palabra exacta. También significa dejarte llevar por la cadencia de los acentos y las rimas. Creo que la poesía es sobre todo ritmo, repetición, música, a fin de cuentas. El poeta se une así a otros ritmos y repeticiones plasmados en la creación: las estaciones, el día y la noche, la vida y la muerte, etc.

Escribir versos no sólo es plasmar la belleza, servirse de tropos y otros recursos literarios; esto también lo puede hacer la prosa. La poesía, además de esos recursos, debería mantener su propio ritmo y cadencia, expresado sobre todo en el metro y la rima.

- Varios de sus poemas están inspirados en la Liturgia de las Horas. ¿Hay poesía en la liturgia de la Iglesia?

La liturgia de la Iglesia está cargada de poesía y ahí están los himnos para demostrarlo. Himnos con los que se expresa la Iglesia en los diversos tiempos del año litúrgico -Adviento, Pascua, festividades, etc.- y en los diversos tiempos del día -laudes o vísperas-. (De nuevo volvemos al tema del ritmo y los ciclos). El himno también está relacionado con la música y su primera expresión en la Iglesia fue la recitación de los salmos. Posteriormente, a los salmos se le añadieron composiciones poéticas que han venido a formar el material hímnico de la liturgia. La mayor riqueza hímnica, en la liturgia latina, está escrita en latín. Con la llave del latín podemos acceder a este tesoro. La liturgia en lengua vernácula nos obligó a buscar poemas religiosos, rimas sacras, entre los poetas de lengua española para sustituir a los himnos latinos. Yo he traducido algunos himnos de la liturgia latina (Sol, ecce, lentus occidens, por ejempo) y he inventado alguno que otro. En este campo mi inspiración son los himnos latinos.

- Recientemente ha participado en el libro 400 poemas para explicar la fe de Yolanda Obregón. ¿Cree que la belleza y la catequesis están relacionadas?

La catequesis, como instrucción o enseñanza, se dirige a la razón. Pero en la fe no todo es racional. ¿Cómo se explica la propia experiencia de Dios en el alma? Sin duda es algo que la propia persona tiene que experimentar en su vida y las palabras faltan para describir esa experiencia. La poesía, en cierta medida, expresa ese elemento inefable que no se dirige tanto a la razón sino más bien al corazón. En efecto, la retórica tiene recursos para expresar lo inefable mediante contradicciones, paradojas y antítesis. La belleza sería una especie de radiación de misterio, asombro, verdad y bien. Y el poeta lo expresa con los recursos de un lenguaje que causa admiración y extrañeza, un lenguaje evocador.

La antología de Yolanda Obregón quiere explicar la fe con la lógica del corazón y con el ingrediente de la fe experimentada por el poeta.

- En este contexto, el Soneto del caballero herido, ¿qué expresa?

Pues es una catequesis sobre la contrición y la misericordia, como bien ha sabido leer la editora de la antología. Pero una catequesis dirigida al corazón. Podemos impartir una catequesis dirigida a la razón, como teoría, definiendo la palabra contrición y todo lo que implica. Pero también podemos tratar ese tema basándonos en Perceval, personaje de La búsqueda del Santo Grial (cap. VI) y en la propia experiencia de vida. Esto es como una concreción y una pintura muy colorida de la teoría. Experiencia de vida, evocación literaria, metáfora, soneto, rima… no dejan de ser otro lenguaje, un lenguaje del corazón.

- Hace tiempo, publicó el libro de poemas “Venid, almas, a mi huerto”, que incluye tanto una meditación de la pasión como una serie de poemas. ¿Podría ser un ejemplo de esa unión entre belleza y catequesis?

Mi meditación sobre la pasión es prosa poética. Participa de todos los elementos de la poesía excepto de la métrica (aunque incorporo poemas métricos en el texto). Efectivamente, belleza y catequesis se unen al tratar de la pasión de Cristo de otro modo, haciendo que uno de los olivos del huerto sea el protagonista y narrador del misterio de la pasión de Cristo. La prosopopeya y la metáfora entran en juego.

- ¿Cuáles son, en su opinión, los principales problemas de la catequesis hoy en día?

Más que de problemas prefería hablar de sugerencias para la catequesis. Primero cada católico debería mantenerse en una formación catequética continua ya que sólo así podrá formar a otros, desde los propios conocimientos. Después habría que unir la doctrina (más racional) a la experiencia de vida (más cordial): uno advierte el fuego con el que hablan de Cristo las almas enamoradas de Él. Y tercero, ejemplificar la fe con las artes: artes plásticas, literatura, cine. Así se habla al hombre completo, no sólo a la cabeza. Esta antología va encaminada a esta última sugerencia.

- En uno de sus poemas dice “me inunda la sorpresa”. El hombre moderno, que se las sabe todas, ¿puede aún sorprenderse?

Si somos capaces de sorprendernos significa que podemos advertir que hay cosas que se escapan a nuestro raciocinio y experiencia, significa que hay lugar para el misterio, la esperanza y la providencia. Creer que lo sabemos todo es, a fin de cuentas, soberbia. Vivir sorprendido por el misterio de la vida, por las cosas que nos rodean, indica un sentido espiritual muy fino. Es lo contrario del alma burda e insensible. Creo que la sorpresa es un indicio de salud espiritual. Pero el mundo nos embrutece o nos llena de actividades que distraen para privarnos de la contemplación que origina la admiración y la sorpresa. El mundo promueve la vida exterior, pero lo que necesitamos es vida interior.

Probablemente la sorpresa sea la principal cualidad de la infancia. Y no olvidemos que es necesario mantener la infancia espiritual porque de los que son como niños es el reino de los cielos.

Esa admiración es lo que dio origen a la filosofía. Tenemos que volver a saborear las cosas, la creación entera. Y percibir, sobre todo, la providencia de Dios, culmen, a mi modo de ver, de la admiración, la maravilla y la sorpresa.

9 comentarios

  
Bruno
PUBLICIDAD
Título: 400 poemas para explicar la fe
Editora: Yolanda Obregón
Editorial: Vita Brevis
Puede adquirirse en: Editorial, Amazon.com, Amazon España, Amazon México, iBooks, Kobo, Nook, etc.

Existe en nuestra lengua un inmenso tesoro de poesía religiosa, acumulado a lo largo de siglos y casi desconocido para la mayoría de los católicos. La belleza y el arte son una vía privilegiada para crecer en la fe y en el amor a Dios, de modo que los hispanohablantes no podemos descuidar este tesoro a la hora de transmitir la fe a las nuevas generaciones.

Para animar a padres, sacerdotes, catequistas y profesores a aprovechar el maravilloso legado de poesía religiosa que hemos recibido, la editorial Vita Brevis presenta este volumen, que contiene una amplia selección de unos cuatrocientos poemas católicos en español de todas las épocas, desde la Edad Media hasta la actualidad. Con el fin de facilitar su uso en las catequesis, homilías o clases de religión, los poemas se ordenan según los grandes temas tratados al transmitir la fe. Asimismo, cada poesía está acompañada de un breve comentario sobre los contenidos de la fe católica que refleja y de notas que explican las palabras o expresiones más complicadas.
01/07/19 1:05 PM
  
maru
MUY INTERESANTE!!
01/07/19 1:31 PM
  
Luis López
El libro es una auténtica delicia. De las mejores antologías de poesía cristiana que podemos encontrar.
01/07/19 6:05 PM
  
Yolanda
Cuánto me alegro de conocer al P. Francisco Javier Carrión Armero, es decir, de ponerle cara, porque ya habíamos hablado por correo electrónico.

Muy interesante entrevista: saborear las cosas, la creación entera, con el asombro del que nació la Filosofía, y con el corazón del que brota la poesía.

En cada hermoso poema de los poetas verdaderos, un verso suele impactar como un fogonazo, en el Soneto del caballero herido incluido en 400 Poemas para explicar la fe, fue este

"Templa otra vez mi espada, Castellano."

Pero es un soneto, y los otros trece versos no se limitan a arroparlo sino que los catorce dan sentido al caballero que cabalga de nuevo hacia la altura después de haber caído en la miseria.

Una delicia de poema.
01/07/19 9:40 PM
  
Yolanda
Gracias, luis López.
01/07/19 9:40 PM
  
Raquel D. Catequista
Gracias, gracias por este hermoso post sobre "Como todo lo clásico, el metro y la rima tradicional permanecen, no han pasado de moda" y son grandes auxiliares en La Catequesis.
El verso libre se ha tomado el puesto de los hermosos poemas donde el metro y la rima era esencial... tratándose de Sonetos y otros poemas literarios.
Siempre me llamó la atención el Acróstico, sencillos pero oportunos, conservando junto con el inicio del verso, el orden que le corresponde, como el metro y la rima tradicional de los versos que lo conforman. Pero veo con tristeza que al presentarlos, los descuadernan... y NO tienen en cuenta la letra inicial de cada verso, o no les importa la rima ni la métrica.
Lástima que ahora no se profundice en los colegios en la Preceptiva Literaria! Se redujo a un capítulo de enseñanza del Castellano o Español... y depende de quien lo dirija, si tiene esa vena literaria. Antes, para regocijo de quienes amábamos la poesía, había tiempo de trabajar en Literatura y hacer que los alumnos hicieran sus primeros pinitos. Me gozo con tener entre mis mejores alumnos, dos periodistas que reconocen cómo fue importante en su carrera universitaria, el estudio de La Preceptiva Literaria que en sus comienzos iniciaban con sencillas coplas, poemas y artículos para el periódico o las revistas de colegio... ¡Bendito sea Dios!
01/07/19 10:47 PM
  
A tiempo y a destiempo, Catequista.
AL Dr. LUIS CARLOS GALAN S.

-Radur 18 Ag./2019- 30° Aniversario del Colgalán

L ibre... Lo meció la geografía santandereana
U n líder carismático, valiente y aguerrido
I zó el tricolor, Bebió su quinta-esencia
S onrió al sacrificio precoz de su existencia.

C cansina la mirada tornósele en Soacha
A cariciaba un sueño : Gobernaría la Patria
R ecorría las villas enseñando Democracia
L ibrábanle batalla desleal sus enemigos
O scuros sentimientos perseguíanle escondidos
S entíanse a su paso renacer las esperanzas

G rande es la patria unida. Soñaba verla grande
A callaron su voz las balas asesinas
L as ideas renacen cuando se eclipsa el Líder
A ún resuena su pálpito anhelante :
N i un paso atrás, siempre adelante!

S oñemos hoy: ¡LUIS CARLOS GALÁN vive en la Patria!
A unemos los esfuerzos por LA PAZ que está herida
R etiren sus discordias las fuerzas indistintas
M iremos solidarios el alba matutina
I cemos la bandera unidos en la cima
E ncaminémonos juntos para reconstruirla
N o dejemos que el Odio se adueñe de la Patria
T anto ha sufrido. . . Tanto . . . Que . . .
O rfandad la desangra!


V olvamos a AMAR nuestra Patria colombiana
I (y) no seamos inferiores a la Historia y la Verdad
V olvamos a soñar con una Patria Unida
E ncontrémonos, sumémonos; y cantemos Libertad!

H oy como ayer, los héroes nos invitan
O (h)oy como ayer, el triunfo: La Oración,
Y sumemos nuevas fuerzas, que nazcan del Perdón

( Acróstico)
01/07/19 11:17 PM
  
Francisco de México
Uno de las mejores catequesis dirigidas al corazón es el poema de autor desconocido. Se señala como posible autor a mi paisano Fray Miguel de Guevara pero también se barajan los nombres de San Juan o a Santa Teresa de Avila, Lope de Vega, San Ignacio del Loyola, San Francisco Javier entre otros.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
02/07/19 1:42 PM
  
Luis Piqué Muñoz
Fantasía, Poesía, Lírica, bellísima Liturgia de las Horas, Latín ¡Lengua fortísima y Madre, la cristiana Roma Antigua! la Gloria de la Misa, la dulce y Pura catequesis ¡todo verdadero y glorioso Rostro del dulce Jesús, el apasionado Amor de Dios! ¡La Virgen Santísima, Pura y dulcísima, una Rosa de fragancia celestial en el Jardín del Paraíso, Humo Blanco de Pureza que sube hacia el Cielo! ¡El castísimo y amadísimo San José, el Esposo de la Pureza! Todos los Santos, los bienaventurados del Paraíso ¡La Gloria eterna e Infinita de las Almas del Purgatorio! ¡Ay, el Infierno! ¡La Fantasía es Dios, y Dios Existe, es la Omnipotencia, el Amor Infinito! Nada más ¡Viva la Fantasía! ¡Viva el Amor! ¡Viva el Papa! ¡Viva la Iglesia! ¡Viva Dios!
02/07/19 4:37 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.