InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Moral

25.08.09

De qué lado estamos

Winston me envía este testimonio, recientísimo, de una velada contra el aborto, celebrada ante una clínica abortista.

Además del arrojo y la fidelidad de este puñado de defensores de la vida, me ha llamado la atención que cada vez está más claro que el cristiano debe definirse. No podemos mantener un perfil bajo. Y eso, antes o después, implicará consecuencias adversas para los cristianos que quieran vivir como tales.

……………………………………………………….

Venimos de dar nuestro testimonio en contra del aborto y a favor de la Vida frente al abortorio comarcal. Hoy hemos sido 8 y alguno más de carácter circunstancial que os contaré después. No ha estado mal para ser Agosto.La verdad que no está mal nunca, sea el mes que sea, que podamos desplegar nuestras pancartas: “Aquí se aborta. Padres dejad nacer a vuestros hijos”, “Libres para dar Vida, no para quitarla”, “Por el respeto a la Vida”.

Hemos rezado por todas las víctimas del aborto: los abortados, los que lo hacen, los que lo piden… y hemos hecho una lectura testimonial.

Hoy, no sé porqué, ha sido una tarde de especial movimiento en el abortorio… Ciertamente ahí realizan otras actividades, pero nos ha gustado pensar que nuestros mensajes hayan podido ser luz en las tinieblas de alguna madre desorientada e inducida a confundir un aborto con un dibujo que se borra en un papel y luego se tira.

Leer más... »

23.07.09

22.07.09

Gallizo y el pecado

Quaestio quodlibetalis XIX. En un blog católico, quien tiene un Gallizo tiene un tesoro. Lo digo porque sus comentarios me sugieren casi siempre un artículo, aunque en muchas ocasiones no tenga tiempo para escribirlo. ¿Por qué sucede eso? Yo creo que porque sus comentarios suelen ser muy similares a los que yo mismo haría si no tuviera fe. Es decir, muy a menudo los encuentro razonables y lógicos, aunque no esté de acuerdo con ellos. En ese sentido, para mí, Gallizo es un ejemplo paradigmático de ateo de buena voluntad. Cuando el Papa dedica una encíclica “…y a los hombres de buena voluntad”, me acuerdo de Gallizo.

El otro día, en un post, escribió el siguiente comentario que me resultó muy sugerente:

“Veo que nachet y Dniepper, reproducen el argumento (ya expuesto en otro debate) de que esto va de una lucha constante y sin tregua contra las tentaciones, de que nos movemos siempre sobre el filo de la navaja y que a la mínima que nos descuidemos caemos en las garras de la tentación y el pecado. Debe ser duro vivir siempre con esa sensación”.

Leer más... »

15.07.09

Cerca/lejos. Respuesta a una objeción sobre el amor

Quaestio quodlibetalis XVIIIb. Una de las mejores cosas de escribir en un blog es que recibe uno muchas preguntas interesantes, que ayudan a corregir y perfeccionar lo que se dice. Al hilo del artículo titulado “¿Nos quiere Dios a todos lo mismo?”, yo afirmaba que los seres humanos sólo podemos amar de verdad a quien tenemos cerca de algún modo. Un comentarista, Pedro-1, presentó, entre otras cosas, las siguientes preguntas/objeciones:

Subrayas en negrita que “a quien podemos querer es a los que tenemos cerca". Sería muy triste y muy poco recomendable que tuviera que ser siempre así. […] millares de monjas lavan, alimentan, curan y atienden a muchos enfermos de quienes no saben el nombre porque los quieren. Hay personas que se han metido en una vivienda en llamas para salvar a un anciano o a unos niños porque los quieren aunque no los conozcan. […]

Quien se va a una misión en África, va por amor a esas personas a quienes ya quiere y que aún no conoce. Luego los misioneros quieren muy en general. Y los sacerdotes y las monjas y los voluntarios de Cáritas y de otras organizaciones que ayudan en España y en el resto del planeta. Yo creo que los hombres podemos y debemos amar en general y en particular. […]

“Si hablamos en general, no hablamos de verdadero amor, sino de una simple benevolencia". La simple benevolencia o algo más noble ya los sienten los paganos. Pues entonces que mal hemos entendido a Jesús que nos pidió que amásemos a nuestros enemigos. Si por quienes no nos odian ni buscan nuestro mal sólo sentimos una simple benevolencia, es decir una simple simpatía ¿qué podremos sentir por quienes desean hacernos daño?

Leer más... »

13.07.09

Por qué la gente no se confiesa

No, no voy a hablar de los casos de pederastia. Son algo inexpresablemente horrible pero, al menos, son poquísimos en comparación con el número total de sacerdotes. Voy a hablar de algo mucho más extendido, que me resulta más cercano y cuyas consecuencias he sufrido en multitud de ocasiones.

El tema me lo ha sugerido un artículo aparecido en Religión Digital titulado “España ya no se confiesa. En él, se habla de cifras muy tristes sobre la confesión en nuestro país (aunque no queda muy claro de dónde salen esas cifras). Aparentemente, el 80 % de los católicos españoles no se confiesa.

No son estas cifras, sin embargo, las que han hecho que me subiera la sangre a la cabeza. Lo que me ha fastidiado sobremanera es que el artículo parece atribuir este problema a los fieles. Ya he oído a muchos sacerdotes decir lo mismo: “es que la gente no viene a confesarse”, “prefieren otras cosas”, “no nos ven como intermediarios ante Dios”, “creen que no tienen pecados”… No es extraño que el artículo concluya que la confesión es un “sacramento destinado a desaparecer”.

Leer o escuchar este tipo de cosas me deja patidifuso. ¡Curas sinvergüenzas! Si no me lo desaconsejaran la caridad cristiana y el respeto debido a los ungidos del Señor, añadiría un párrafo entero de insultos. O dos, que el papel es barato, sobre todo el virtual.

Leer más... »