Germán el Contrahecho

En su autobiografía, C.S. Lewis habla con nostalgia de la enorme biblioteca que había en su casa cuando era pequeño y cuenta cómo “estaba tan seguro de encontrar un libro nuevo como alguien que camina por el campo está seguro de encontrar una nueva brizna de hierba”. Recuerdo que estas palabras me llamaron profundamente la atención cuando las leí por primera vez, porque destilan una sensación de inagotable aventura, tesoros escondidos por descubrir y alegrías futuras sin fin. Es decir, en cierto modo, una prenda de lo que será el cielo.

Es exactamente la misma sensación que me produce la Tradición de la Iglesia. Por mucho que la estudie, estoy seguro de seguir encontrando en ella bellezas que no conocía ni podía imaginar, nuevas luces para iluminar mi vida e historias asombrosas del amor de Dios a lo largo de los siglos. Una de esas historias, que acabo de conocer y me ha encantado, es la de Germán el Contrahecho.

Allá por el siglo XI, el día de santa Sinforosa y sus siete hijos mártires, en el año 1.013 del nacimiento del Señor, la condesa de Althausen dio a luz a un hijo varón. La lógica alegría de la ocasión se vio empañada cuando los padres se dieron cuenta de que el bebé sufría lo que los médicos actuales llaman parálisis cerebral, fisura del paladar y o bien espina bífida o bien atrofia muscular espinal. Es decir, una serie de dolencias incurables, que apenas le permitirían moverse y hablar y que, probablemente, acabarían con su vida en unos pocos meses o años. De ahí el nombre de Germán el Contrahecho con el que lo conoce la historia.

Muchos, en nuestra época, dirían que, para la vida corta y llena de sufrimientos que iba a tener el niño, habría sido mejor que no hubiera nacido. Dios, sin embargo, tenía otros planes para él y quiso que Germán sobreviviese. No era capaz de andar, le costó muchísimo aprender a leer y la debilidad de sus dedos le dificultaba enormemente escribir. Sin embargo, sus padres reconocieron en él una gran inteligencia y, cuando tenía siete años de edad, lo enviaron a estudiar a un monasterio de monjes benedictinos del sur de Alemania, situado en una isla del lago Constanza: la abadía de Reichenau (fundada, por cierto, por un santo español que huía de la conquista musulmana, San Fermín).

La abadía albergaba una escuela monástica, con su scriptorium y su gran biblioteca, y era conocida por ser el origen de algunos de los mejores códices miniados de la época. Germán se encontró tan a gusto en el monasterio que hizo los votos monásticos y pasó allí el resto de su vida, por lo que a menudo es conocido como Germán de Reichenau.

Su persistencia en el estudio hizo que no sólo pudiera ponerse al nivel de sus compañeros, sino que los sobrepasara y se convirtiera en uno de los sabios más famosos de su tiempo, con numerosos discípulos que acudían a aprender de él. Escribió una valiosísima historia de los primeros diez siglos de nuestra era (continuada por uno de sus discípulos) y un martirologio. Son famosos sus escritos relacionados con la astronomía (en particular, la construcción de astrolabios y las tablas lunares), la matemática (sobre todo, la geometría y el cálculo de fracciones) y la gnomónica (el estudio matemático de los relojes de sol). “No tenía igual en la fabricación de relojes y de instrumentos musicales y mecánicos”, dice su biógrafo. También escribió sobre música y teología. Además del griego, el latín y el alemán, es probable que conociera el árabe, pues sus libros sobre astrolabios emplean frecuentemente términos arábigos.

Fue, además, un gran poeta. Escribió un largo poema “Sobre los ocho vicios principales” para uso de los monjes y un breve (y precioso) epitafio para su propia madre. Entre otros himnos y poemas, probablemente compuso la bellísima oración Alma Redemptoris Mater, que antiguamente se rezaba todos los días precisamente en esta época del año, hasta la fiesta de la Purificación, el 2 de febrero:

Alma Redemptoris Mater, quæ pervia cæli

Porta manes, et stella maris, succurre cadenti,

Surgere qui curat, populo: tu quæ genuisti,

Natura mirante, tuum sanctum Genitorem

Virgo prius ac posterius, Gabrielis ab ore

Sumens illud Ave, peccatorum miserere.

En español, la oración, traducida libremente, dice algo así:

Madre del Redentor,

puerta abierta del cielo, estrella del mar,

socorre al pueblo que ha caído e intenta levantarse.

Tú que recibiste aquel saludo de labios de Gabriel

y, ante el asombro de la naturaleza entera,

engendraste a tu santo Creador

permaneciendo siempre virgen,

apiádate de nosotros, pecadores.

Germán murió en Reichenau a los cuarenta y un años de edad. “Entregó felizmente el espíritu”, llorado por los demás monjes y por cuantos le conocieron. “Se hizo todo a todos y fue amado por todos”, nos cuenta su biógrafo, además de señalar que se caracterizó por su “humildísima caridad y su caritativa humildad”, su paciencia, su amor a la castidad y su gran alegría (!) en la práctica de la misericordia. En cambio, fue “enemigo y adversario durante toda su vida de la iniquidad, la injusticia, la vanidad, la malicia y cualquier otra cosa cotraria a Dios”. ¿Qué padres no desearían tener un hijo del que pudieran decirse estas cosas?

Los pueblos antiguos tenían la bárbara costumbre de acabar con la vida de los recién nacidos que mostraban alguna deformidad. Sólo el cristianismo pudo terminar con esa costumbre. A fin de cuentas, si la naturaleza entera había contemplado asombrada cómo una muchacha daba a luz al Creador, ¿por qué no creer también que ese Creador amaba infinitamente al más débil y enfermo de los niños y tenía para su vida un plan maravilloso? La vida de German de Reichenau es la demostración de que Dios no se equivoca y de que no hay personas sin valor en este mundo.

Tristemente, hoy, al menos en España, ha renacido la práctica de matar a los niños que tienen alguna discapacidad y nueve de cada diez padres deciden eliminar a sus hijos antes de nacer cuando saben que tienen una enfermedad grave. “Nadie tiene derecho a obligar al sufrimiento”, decía hace poco un neurocirujano en El País cuando se discutía la posibilidad de abolir el aborto por malformaciones del niño no nacido. Como si el sufrimiento hiciera que una vida no mereciera la pena o la salud determinara la dignidad de una persona.

De nuevo tendrán que ser los cristianos los que consigan acabar con esta plaga, dando testimonio de que el Hijo de Dios se ha encarnado por amor a todos los hombres y, quizá, solicitando la intercesión de Germán. O, mejor dicho, la intercesión del beato Germán de Reichenau, pues Pío IX lo beatificó en 1846 y reconoció así solemnemente que Dios había hecho en él una auténtica obra maestra.

Germán el Contrahecho, el poeta, el monje, el sabio, el políglota, el alegre, el humilde, el amado inmensamente por Dios, ruega por nosotros.

17 comentarios

  
Tomás Bertrán
Este post sólo se explica si se lee con los ojos del alma inflamada por el Espíritu Santo. Gracias Padre.
Añado que este relato me ha recordado lo que mi padre (q.e.p.d.), que era médico, me explicaba lo que le pasaba cuando estudiaba embriología. Al estudiar esta materia y darse cuenta de que de dos células pequeñísimas, el espermatozoide y el óvulo, al fusionarse, al unirse, se formaba el milagro de un ser vivo, de una persona, con toda su complejidad, ante este milagro caía de rodillas y exclamaba : "¡Señor mío y Dios mío!".
15/01/16 4:57 AM
  
Tomás Bertrán
Bruno, perdona por llamarte Padre. Es que anteriormente he leído el post del Padre Trevijano, y creía que todavía estaba en su post. En fin, cosas de la edad que le recuerdan a uno que no es nada y menos en traje de baño.
15/01/16 5:05 AM
  
Jorge Cantú
Gracias, Bruno, por este magnífico artículo que nos revela la ternura del Amor de Dios a los humildes y vulnerables.

Me parece admirable la generosidad y amor de los padres del Beato Germán, su visión de fe en la educación de su hijo.

Me llama también la atención, el contraste del ambiente monacal amoroso y edificante que vivió el Beato Germán con respecto a la visión tenebrosa y enfermiza que nos presenta la película "El Nombre de la Rosa" basada en la novela de Umberto Eco.

La admirable historia de este santo amerita ser llevada al cine.
15/01/16 5:21 AM
  
Mª Virginia
Hermosísimo post,Bruno, ¡¡muchas gracias por hacernos conocer a este beato!! Bendita sea la Comunión de los Santos.
15/01/16 7:07 AM
  
Maribel
Cuando los hombres dejen de creer que todo lo pueden manejar y modificar al majen de Dios y a su antojo , habremos entendido lo que somos .
Esta historia lo confirma.
15/01/16 10:39 AM
  
Santiago
Comparto esa sensación de que los tesoros de la Iglesia nunca dejaran de sorprenderme, son muchísimos. Por eso me dejaba tan triste cuando en la catequesis los niños de 10 años se aburrian en mi paŕroquia porque se les explicaba con tanta soseria todos los años lo mismo. En cambio disfrutan si les cuentas Historia Sagrada, vidas de santos, oraciones antiguas, milagros, palabras de Cristo... no un aburrido 'hay que ser buenos', 'tú qué opinas de'.
15/01/16 1:01 PM
  
Bruno
Tomás Bertrán:

"ante este milagro caía de rodillas y exclamaba : "¡Señor mío y Dios mío!""

Sí. A pesar de lo que pretenden los ateos, el problema no es que Dios no haga milagros, sino que hace tantos que ya no nos llaman la atención.

"la visión tenebrosa y enfermiza que nos presenta la película "El Nombre de la Rosa" basada en la novela de Umberto Eco"

Aparte de la habilidad literaria del autor, una buena parte del éxito de esa novela se debe a que confirma los (erróneos) prejuicios de nuestra época sobre los monjes medievales.
15/01/16 2:17 PM
  
Bruno
Maribel:

Así es. El ser humano sólo se entiende de verdad mirando a Dios.
15/01/16 2:18 PM
  
Germán Mazuelo-Leytón
De lectura obligada querido Bruno. Hermoso.
15/01/16 3:18 PM
  
jb
Gracias Bruno. Cosas de "InfoCatólica" que se empeña en agrandarme el horizonte hacia la Luz.
15/01/16 5:39 PM
  
Adriana
El ser humano saturado de tanto bienestar, va perdiendo la capacidad de admiración. Hoy no les interesa admirar la superación de una persona con limitaciones porque en el sistema en que esta montado el mundo hoy,no se quiere dar tiempo para atender una persona como Germán el Contraecho, para alegrarse de su superación. Nadie quisiera contratar laboralmente a una persona con esas patologías, y poco a poco el mundo languidece. Parece irónico que cuanto todo pareciera sin aristas, sin errores, sin fallas debiera ser uno más feliz pero no es así. Se pierde la alegría de vivir al ver lo pequeño como despreciable y pensar que también en esas vicisitudes Dios obrar hermosos milagros. Estos tesoros a uno lo llenan de impulso para buscar el rostro de Dios.
15/01/16 5:52 PM
  
Palas Atenea
La Iglesia tiene historias preciosas y, de vez en cuando, aparecen vidas como perlas de sabios, poetas, miniaturistas, músicos...en una de las catequesis del miércoles dadas por Benedicto XVI nos dio a conocer a San Romano Mélodos o Romano El Melodioso, el mayor himnógrafo griego, cuya fiesta se celebra el 1 de octubre. Hay quién dice que fue el mayor poeta eclesiástico de todas las épocas.
15/01/16 6:02 PM
  
Beatriz Mercedes Alonso (Córdoba - Argentina)
¡¡¡DIOS MÍO, QUÉ GRANDE ERES!!!

Qué lástima que historias como ésta, que si se conocieran harían tanto bien a muchas personas, sean tan frecuentemente ignoradas. Una historia así, a la fuerza te cambia la vida. No se puede dejar de percibir la mano de Dios cuando alguien, con tantas limitaciones, llega a alcanzar un desarrollo tan descomunal. Son historias que nos hacen comprender lo poco que vislumbramos la naturaleza divina.

De algo estoy convencida: si los padres que deciden eliminar a sus hijos antes de nacer, cuando saben que tienen una enfermedad grave, tuvieran la oportunidad de conocer historias como ésta, la mayoría de ellos cambiaría de opinión.

Sería maravilloso que alguien tomara la decisión de llevar al cine la extraordinaria vida del Beato Germán, el contrahecho. ¡¡¡Cuántos seres humanos salvarían sus vidas acorde a la voluntad de Dios!!! ¿Existirá alguna forma de lograr interesar a alguien por algo tan beneficioso para la humanidad? Yo por mi parte se lo pediré directamente al Beato Germán, para que interceda por esta intención.

Muchísimas gracias, Bruno, por compartir esta historia que reconforta el alma. Quiera Dios que a muchas personas les llegue noticias de ésta y de otras vidas similares que nos hacen tanto bien. Que el Espíritu Santo te siga iluminando.

Beato Germán de Reichenau ruega por nosotros y por tantos niñitos que quieren que se les respete el primer derecho humano: el derecho a la vida, querido por Dios.
15/01/16 7:45 PM
  
Daniel Iglesias
¡Qué hermosa historia! Dios es admirable en sus santos.
15/01/16 8:10 PM
  
Palas Atenea
La historia de Hermannus Contractus, o Germán el Contrahecho, me ha traído a la memoria, por asociación, el libro de Theodor Haecker: "La joroba de Kierkegaard". Hoy es muy difícil encontrar algún libro de Haecker porque, aunque fue un autor católico muy difundido en Alemania en los años 30 del pasado siglo, sus obras ya no se editan, que yo sepa. La obra es la refutación a un autor danés-cuyo nombre no recuerdo-que escribió un libro en el que sostenía que toda la obra de Kierkegaard estuvo determinada por su defecto físico. De manera que el libro de Haecker trata de demostrar que no hay una vinculación tan estricta como el danés supone entre el cuerpo que le ha tocado en suerte a una persona-o su enfermedad- y su vida mental y espiritual.
El carácter de Kierkegaard era bastante peculiar y su filosofía bastante estoica pero Haecker dice, con razón, que más triste aún es la de Schopenhauer y éste no tenía defecto físico alguno y gozaba de buena salud. Por tal razón supone que es imposible demostrar hasta dónde alguien puede superar una cosa así sin que su espíritu refleje el peso adicional de un cuerpo maltrecho que, además, produce continuos dolores.
Germán el Contrahecho parece darle la razón a Haecker porque no hay evidencias de que tuviera un carácter avinagrado, ni de que su interés por las ciencias y letras se hubiese resentido por razón de sus limitaciones físicas.
16/01/16 2:59 PM
  
JUAN NADIE
Como si el sufrimiento hiciera que una vida no mereciera la pena o la salud determinara la dignidad de una persona.

El artículo es muy interesante, pero la frase es muy potente. Es para meditar en estos tiempos.
17/01/16 1:09 AM
  
Luisfer
Y mira que soy aficionado a vidas de santos y a sus iconografías pero en esta ocasión he sido sorprendido porque no conocía al personaje ni su condición de Beato.
Gracias por el post. Delicioso.
18/01/16 3:07 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.