InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Iglesia en el mundo

26.10.09

El Anglicanismo, sin doctrina propia

Un lector, Marcos, que conoce bien Inglaterra y el ambiente religioso por aquellos lares me ha enviado estos interesantes párrafos sobre el Anglicanismo y sus diversas variantes, incluyendo a los anglocatólicos. Como me han resultado muy interesantes, a pesar de su brevedad casi telegráfica, los reproduzco en este post separado, esperando que aclaren algo a quienes no conozcan nada del tema y permitan a los demás profundizar en él.

Un aspecto esencial para entender el Anglicanismo, como se refleja muy bien en lo que escribe Marcos, es que no es algo equivalente a la Iglesia Católica, simplemente con algunas pequeñas diferencias. Es algo radicalmente distinto y vinculado en su esencia a una realidad étnico-nacional, de manera que, cuando la identidad nacional desaparece, forzosamente tiene que entrar en crisis y disolverse, como estamos viendo actualmente.

Quizá Marcos pueda responder a las preguntas que hagan los lectores interesados en el Anglicanismo y el Catolicismo en Inglaterra.

Leer más... »

22.10.09

Viene del norte

No sabría expresar la alegría que ha sido para mí leer la noticia del brazo tendido de la Santa Sede a los anglocatólicos, que siempre me recuerdan a Newman, Froude, Baring, Knox y a la esposa de Chesterton.

Durante mucho tiempo, leí el blog de un pastor anglocatólico que terminó por convertirse individualmente al catolicismo, junto con su familia, hace unos meses. Una cosa que siempre me conmovía de este anglocatólico era su angustia al pensar que, si se convertía, tendría que abandonar a sus fieles parroquianos.

La creación de una estructura que permita a los anglocatólicos volver a la Iglesia sin por ello perder su identidad y sus comunidades ya formadas es, a mi juicio, una muestra del amor cariñoso de madre que tiene la Iglesia por sus hijos y que es un fiel reflejo de la misericordia de Dios Padre. Así ha sido la Iglesia siempre conmigo: paciente, cariñosa y acogedora, a pesar de mis debilidades y pecados. Así que no me extraña nada que también lo sea con los anglocatólicos.

Para celebrar esta ocasión, he escrito un pobre soneto sobre la Traditional Anglican Communion y los demás anglocatólicos a los que, Dios mediante, pronto podremos recibir con los brazos abiertos, porque están ya a las puertas de casa:

Leer más... »

19.10.09

Juan Pablo II y su pontificado

El pontificado de Juan Pablo II fue el tercero más largo de la Historia de la Iglesia. A lo largo de tantos años, el último Papa dejó una huella imborrable en la Iglesia y en muchísimos católicos.

Me ha parecido interesante hablar hoy de ese pontificado, reconociendo las muchas cosas buenas que Dios regaló a su Iglesia gracias a la fe, el amor por la Iglesia y el entusiasmo misionero del primer Papa polaco. Por supuesto, junto con todas esas cosas buenas, el pontificado de Juan Pablo II, como toda obra humana, tuvo también carencias, dificultades y fracasos de los que debemos aprender. Incluso la deseable canonización de este gran Papa no implicaría la ausencia de fallos o carencias en su pontificado.

Quiero empezar con un acto de sana humildad, que aconsejo también realizar a los lectores. Reconozco que no estoy capacitado en absoluto para formarme una opinión global del pontificado del último Papa, ni mucho menos para atreverme a valorarlo. Por lo tanto, me voy a limitar a señalar, de forma casi telegráfica, algunos de los muchos puntos positivos del mismo y, también, algunos aspectos que, a mi juicio, fueron mejorables. Desearía que quede muy claro que estos aspectos positivos y negativos no son necesariamente atribuibles de forma directa y en todos los casos al propio Juan Pablo II, sino que, en algunos casos, pueden deberse a colaboradores, al momento histórico, al ambiente mundial a las acciones de otros, etc. Creo que es evidente que varios aspectos negativos fueron sufridos por el Papa, más que ser responsabilidad suya.

Leer más... »

1.10.09

Círculos y esferas: las otras religiones y el cristianismo

Durante los últimos días se ha estado hablando, en el blog La Puerta de Damasco, de D. Guillermo Morado, sobre la relación y comparación entre el cristianismo y otras religiones. Es un tema complejo y relevante, especialmente en una época como la nuestra, en la que las otras religiones no corresponden a tierras lejanas, sino que están presentes en la misma Europa a través de la inmigración e incluso en nuestras casas, gracias a la televisión.

He leído hace poco un texto de Ronald Knox sobre este tema y creo que aporta una intuición interesante a la discusión. Sólo son unos pocos párrafos sacados de “El torrente oculto”, pero Knox tiene, a menudo, la habilidad de encarar los temas de una forma propia, que arroja una nueva luz sobre ellos. Además, su buen humor y su fina ironía inglesa hacen que sus aportaciones sean siempre refrescantes, además de interesantes.

Leer más... »

29.09.09

El caballo de Troya: Todos somos Iglesia

Quaestio Quodlibetalis XXI. El otro día, hablábamos de eslóganes ateos y hoy vamos a hablar de un eslogan cristiano. Bueno, más bien un eslogan no muy católico, pero que se oye con cierta frecuencia. Me refiero a la máxima “Todos somos Iglesia”, que ya he leído varias veces en algunos comentarios, bienintencionados pero a mi juicio gravemente erróneos, de este blog.

Su utilización varía, pero, en general, suele utilizarse como una forma de diluir la enseñanza y la práctica de la Iglesia. Por ejemplo, ante el hecho de que la Iglesia siempre ha enseñado que el divorcio es inmoral, se responde que seguro que había gente que no estaba de acuerdo. Por lo tanto, como “todos somos Iglesia”, no es verdad que la Iglesia enseñara eso, sino sólo que parte de la Iglesia enseñaba eso. Con ello se consigue, en la práctica, una legitimación o excusa para no tener que aceptar ninguna doctrina que a uno no le guste o con la que no esté de acuerdo. De hecho, existe un grupo llamado “Somos Iglesia” que utiliza esta táctica, con diversas variantes, para defender, entre otras cosas, el sacerdocio de la mujer, la determinación democrática de la doctrina de la Iglesia, la abolición del celibato sacerdotal, etc.

Leer más... »