InfoCatólica / Espada de doble filo / Categoría: Signos de la fe

14.05.13

Heterodoxia, humildad y la fe de los sencillos

Anciana rosario 2Hay cosas de las que no conviene hablar en domingo. En lo posible, el día del Señor debería estar dedicado a bendecir a Dios y a disfrutar de sus maravillas. Por eso no comenté la noticia sobre el tristemente famoso sacerdote de Entrevías cuando fue publicada en InfoCatólica, el pasado domingo.

No creo que haga falta comentar las tonterías que el pobre D. Enrique decía sobre el aborto, el “matrimonio” gay, la Iglesia o el celibato sacerdotal, porque se trataba de una heterodoxia de un nivel tan bajo que movía a la pena más que a otra cosa, a la vez que emitía claros efluvios sesentayochistas y trasnochados. Hay algo, sin embargo, que no me gustaría dejar pasar sin realizar un breve análisis: las palabras que dedicaba a su madre.

Leer más... »

23.01.13

Lorenzo’s y el mundo

Niño con síndrome de DownEsta mañana, he leído una anécdota que sucedió el otro día en Houston, Texas. En un restaurante italiano con el simpático nombre de Lorenzo’s, uno de los camareros atendía la mesa en la que estaba sentada una familia con varios niños. Uno de ellos, Milo, de cinco años, tenía síndrome de Down. Por lo visto, eran clientes habituales y acudían a Lorenzo’s a comer en familia bastante frecuentemente.

En la mesa de al lado, un señor comenzó a quejarse del ruido que causaba Milo. Según el camarero, “Milo no se estaba portando mal; sólo hablaba y hacía pequeños ruidos”. El señor, sin embargo, siguió quejándose y terminó cambiándose con su familia a otra mesa. En ese momento, afirmó en voz alta que “los niños especiales deberían ser especiales en otro lugar”.

El camarero, con un valor y una cortesía propios de otra época, se acercó y le dijo sin armar alboroto: “Señor, me temo que no voy a poder seguir atendiéndole”. El hombre se levantó airado y se marchó con su familia del restaurante. La familia de Milo, en cambio, no se enteró de nada y siguió comiendo tranquilamente.

Leer más... »

2.01.13

Aprende de la mula y el buey

Mula y bueyLa mula y el buey no están en los belenes por casualidad. No son una figura más, de tipo popular como el famoso caganer catalán o exótico como los camellos de los Reyes Magos. Son imágenes proféticas, una Palabra de Dios para ti, que ves ese nacimiento sin enterarte de lo que estás viendo. Son un toque de atención del Señor, cuando sólo te fijas en el río de aluminio o en la bombillita del fuego de los pastores, que “parece de verdad”.

Como señaló Benedicto XVI en su libro “La infancia de Jesús“, la mula y el buey no aparecen en ninguno de los cuatro evangelios. ¿Por qué entonces están en nuestros belenes? Muy sencillo. Porque esos belenes no son una simple costumbre inofensiva y simpática, son lo más osado que existe en este mundo: un acto de fe.

Leer más... »

30.12.12

Oración por los enemigos, de Nikolai de Zica

Nikolai of ZicaTraduzco hoy para el blog una oración de Nikolai de Zica, un obispo serbio ortodoxo de la primera mitad del siglo XX, considerado santo por los ortodoxos y conocido a menudo como el “Crisóstomo serbio".

Es una oración-meditación sobre el amor a los enemigos y el papel de esos enemigos en la historia de salvación que Dios tiene con cada uno de nosotros. Como verán los lectores, el buen obispo no se pierde en generalidades dulzonas o abstractas. Sin duda, había experimentado en su propia vida lo que era tener enemigos. Como tantas veces hace la fe, pone cabezabajo al mundo tal como estamos acostumbrados a entenderlo.

Dedicado a Luis Fernando.

Leer más... »

16.07.12

La herencia que me dejó mi madre

TestamentoHace tiempo, pedí a una lectora, Yolanda, que explicara un poco más un comentario que había dejado en el blog sobre la herencia de su madre y la oración por los difuntos.

Han pasado dos años, pero, como decía Santa Teresa, la paciencia todo lo alcanza, así que tengo el gusto de traer al blog esta preciosa historia verídica. Con el valor añadido de que se refiere a la oración por los difuntos, un tema del que apenas se habla entre católicos hoy, por la mera y tristísima razón de que no está de moda.

Leer más... »