La parábola del caos litúrgico

Todos los días vemos parábolas. El mundo está lleno de ellas y, si no las aprovechamos, es porque no queremos. Cuando nuestro Señor predicó, no solo nos dejó el medio centenar de parábolas que aparecen en los Evangelios, sino también nos enseñó a entender todo lo que vemos a nuestro alrededor como una parábola que Él mismo ha puesto ahí. No hay nada en este mundo que no nos hable de Dios si sabemos verlo como realmente es, incluso las circunstancias y sucesos que de algún modo parecen apuntar en dirección contraria.

Hace unos días, en una Misa de diario, me tocó ir en la fila para comulgar detrás de un señor de esos que consiguen crear el caos litúrgico. Había dos filas y el señor retrasaba tanto la nuestra que solo llegaban los de la otra a comulgar, el cura no sabía lo que pasaba y estiraba el cuello para averiguarlo, los de la otra fila dudaban si pasar a la nuestra y adelantar, algunos se chocaban con los que tenían delante y, en general, todo el mundo estaba distraído.

Como imaginarán los que me conozcan bien, lo primero que surgió de mi interior fue la impaciencia y la irritación. Ir ordenadamente a recibir al Comunión es bastante sencillo y, en la medida de lo posible, a uno le gusta que no le distraigan en el momento de comulgar. No es mucho pedir, ¿no? ¿No? ¿NO?

Mirando con desaprobación al señor causante del caos, me sentí avergonzado de mi impaciencia al descubrir que no iba más deprisa porque era tan anciano que solo podía avanzar a pasitos minúsculos, sin levantar apenas los pies del suelo. Bastó darme cuenta de eso para que se me abrieran los ojos de la fe y me pareciera estar viendo en carne y hueso la parábola de la viejecilla que echó los dos centimitos en el cepillo del templo, a pesar de que era todo lo que tenía para vivir. Aquel señor, que apenas tenía fuerzas y al que no podía quedarle mucho de vida, empleaba toda la energía que tenía en ir a Misa un día de diario. Solo podía dar minúsculos pasitos, pero esos pasitos los daba en dirección al Señor sacramentado. Sin ninguna obligación de hacerlo y, además, en una horrible iglesia moderna que quitaba toda la devoción. Es decir, única y exclusivamente por amor a Dios.

¿Qué más puedo decir? No lo conozco, pero ojalá Dios me dé una vejez como la suya. Muchos escritores espirituales han señalado que el hecho de envejecer es una ayuda que recibimos para ir desprendiéndonos de las cosas de este mundo y preparándonos así para la vida eterna. Esa ayuda, sin embargo, solo resulta beneficiosa cuando ese desprendimiento forzado de tantas cosas de la vida, como la salud, la fuerza física o la belleza, se acepta voluntariamente y se aprovecha para poner el corazón cada vez más en el cielo y en Dios.

¿De qué sirve la vejez si no es un tiempo que nos acerca más a Dios? De nada. Más aún, ¿de qué sirven la juventud, la madurez o la niñez y todas las etapas de la vida si no nos acercan más a Dios, si no sirven para darle gloria y si no son un peldaño que nos acerca al cielo? De nada, de nada y de nada.

El anciano de la fila de la comunión, en cambio, podía decir con el salmista: oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo; mi alma está sedienta de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua… tu gracia vale más que la vida. Dichosos los que puedan decir lo mismo y bendito sea el caos litúrgico que puedan crear a su paso.

75 comentarios

  
Jorge Cantu
¡Amén!

Gloriosos pasos de este pobre ancianito que me recuerdan los pasos trabajosos y dolientes del Señor en pos de la Cruz.

El Señor nos conceda caridad para cuidar con paciencia de nuestros mayores y llegar a perseverar en el amor del Señor hasta el final.
03/10/22 6:45 AM
  
Francisco
Cierto es, a veces la impaciencia nos atenaza y no llegamos a ver ni a apreciar las cosas buenas que Dios nos pone delante cada día.
Buen ejemplo el del anciano con sus pasitos pequeños hacia la sagrada eucaristía.
Paz y bien.
03/10/22 7:25 AM
  
África Marteache
La vejez es la edad de los valientes. No perdemos mucho tiempo en observar a los ancianos, pero eso es lo que estamos destinados a ser. Pidamos a Dios que, cuando nos encontremos como él, seamos capaces de mantener el espíritu presto para desear vehementemente la Eucaristía.
03/10/22 8:58 AM
  
Estefanía
Pues eso no ocurre en mi parroquia porque las primeras filas están reservadas a personas con dificultades de movilidad y , además, delante del primer banco hay " aparcamiento " para las sillas de ruedas. El sacerdote, antes de repartir la comunión al conjunto de los fieles,se acerca a esos bancos y les da la comunión a todos los que están impedidos.
Uno a uno y con una sonrisa.
Eso también es una parábola, me parece.

03/10/22 9:04 AM
  
África Marteache
Lo de los pasitos minúsculos me lo sé muy bien. Mi madre me decía: "hija mía, anda más despacito" y yo, que tengo el paso corto, me pisaba los pies y aquella situación duró tanto que no he logrado recuperar el paso normal y todo el mundo se ríe de mi porque me quedó atrás a pesar de no tener ningún problema específico, porque no se puede andar años como un viejo y recuperar el paso que quedó atrás cuando tú misma ya has llegado a esa edad y ahora todo el mundo trata de ayudarme en los transportes públicos porque creen que mi lentitud es debida a algún problema motriz.
Se equivocan y no lo saben, no es un problema motriz, pero mi lentitud les confunde. Si alguien es lento y le obligan a serlo mucho más es lo que pasa. Como la señorita de la pluma verde.
03/10/22 9:09 AM
  
JUAN NADIE
Es curioso yo también le he pedido a Dios que me de la perseverancia de algunos ancianos y ancianas que veo en misa. Van todos los días, unos con la muleta otras con el andador, con evidente esfuerzo y a paso muy lento, pero con una devoción que es un ejemplo para todos.
Algunos han ido muriendo. Pero hasta el último aliento han ido a misa, hasta que no han podido mas.
03/10/22 9:18 AM
  
Luis López
Nadie puede sentirse viejo en la Misa Tradicional, sino eternamente joven y en su propia casa, al oír desde el principio:

"Introibo ad Altare Dei, ad Deum qui laetificat juventutem mean"
03/10/22 10:32 AM
  
Forestier
Es bastante general en los que estamos en edades avanzadas, hacerse la pregunta ¿Que hago en este planeta si ya no tengo un trabajo profesional, si mis expectativas son casi nulas, si han fallecido la mayor parte de parientes, amigos y conocidos, si mi cuerpo es una filfa comparado con lo que era...? Las respuestas pueden ser variadas, pero la que ofrece Bruno, es la única que puede responder de modo significativo y satisfactorio. "Alea iacta est"
03/10/22 11:23 AM
  
Lucía Victoria
Cuando puedo, suelo escuchar misa en el asilo que hay cerca de mi casa, justamente por eso. El padre que oficia la Misa, todos los ancianos que asisten a ella, e incluso las propias hermanas que los cuidan son octogenarias (o más). Y tengo que decir que disfruto de forma especial esas misas, porque me parece que estoy con la mejor y más variada muestra representativa de mi idea de un "pueblo fiel".
03/10/22 11:55 AM
  
Lucía Victoria
Lo que quizás no se ha detenido a considerar, Forestier, es que toda esa soledad, los achaques y hasta vulnerabilidad de las edades más avanzadas, si ofrecidas al Padre convenientemente (es decir, en unión a su Hijo), pueden llegar a ser auténtico oro para el Cielo... ¿y no se acrisola el oro por el fuego ?

Si no es para presentárselo como ofrenda agradable, no se explica por qué Dios ha querido que sea justo al final de nuestra vida cuando más sufrimiento (físico y moral) podemos llegar a experimentar.

"Por esta razón, alégrense, aun cuando ahora tengan que sufrir un poco por adversidades de todas clases, a fin de que su fe, sometida a la prueba, sea hallada digna de alabanza, gloria y honor, el día de la manifestación de Cristo. Porque la fe de ustedes es más preciosa que el oro, y el oro se acrisola por el fuego" (Pedro, 1, 7).

¡Ánimo!
03/10/22 12:05 PM
  
África Marteache
Cierto: Salvo si eres multimillonario en la vejez no das, recibes, y hay dos tipos de personas: las que piden con naturalidad y los que no sabemos hacerlo. Es normal que la gente no esté pendiente de ti, así que hay personas que tienen gracia para hacer notar su presencia y otras que no.
03/10/22 12:13 PM
  
jandro
Recuerdo un viejecito, muy viejecito, que despues de recibir la comunion, y sin temor a miramientos humanos, ponia sus brazos sobre el pecho en forma de cruz de equis y volvía a su asiento. De él aprendí, discretamente, a hacerlo

Con el tiempo dejé de verlo... Así son los mayores... pasados el rubicon de los NN años, un día se les precipita una enfermedad y abandonan este mundo
03/10/22 12:38 PM
  
Bruno
África:

Muy buena la referencia a la señorita de la pluma verde. Muy pocos se acuerdan de las estupendas comedias de Muñoz Seca, quitando quizá la inolvidable venganza de Don Mendo.
03/10/22 1:00 PM
  
África Marteache
Bruno: ¡No me digas que con tu edad has leído "La pluma verde"! Creí que nadie se daría cuenta y he pensado no ponerlo por eso.
03/10/22 1:25 PM
  
África Marteache
El Catolicismo de Muñoz Seca conseguía que lo que parecía ridículo resultara conmovedor o "las apariencias engañan".
03/10/22 1:30 PM
  
Forestier
Lucía Victoria: Me has leído precipitadamente. Vuelme a leerme sin
prisas, especialmente la última frase en el que cito a Bruno, y te hubieras ahorrado tantos consejos. .
03/10/22 1:49 PM
  
Hugo Z. Hazcquenbush
No fue la fe sino la mismita realidad lo que te abrió los ojos, Bruno.
No es más que mirar a la gente sin las gafas del prejuicio y se abre todo un abanico de misericordia.
Lo mismo que piden desde hace tiempo los gays, los divorciados vueltos a casar, y tantos otros "pecadores" que os impiden ir a vuestras devociones a vuestro gusto.
Yo también tengo mis prejuicios, Bruno; pero a diferencia vuestra los conozco y lucho contra ellos.
Bienvenidos sean a la comunión, pues, los ancianitos lentos, los gays, [email protected] [email protected], y cualquier otro Hijo o Hija de Dios.
No sea que nos acerquemos a ellos y solo sean ancianitos que apenas pueden dar 2 pasos.


(Lo cierto es que ,me lo has puesto a web)
03/10/22 1:49 PM
  
África Marteache
Los escritores de mi juventud solían conseguir miradas transversales, miradas distintas, a las cosas cotidianas, como cuando Wenceslao Fernández Flórez contaba aquello del señor que en pleno chaparrón en Galicia, y con el paraguas chorreando, llamaba a la puerta de una casa y se encontraba con un salón perfectamente encerado y sin un solo paragüero; o el que tenía un solo par de calcetines bonitos, pero muy desgastados, les había echado soletas a cuadros, se fue a la Sierra donde estaba nevando, se tuvo que quitar los calcetines para secarlos al fuego y pasó la vergüenza de su vida.
La dignidad, algo que se ha perdido, jugaba malas pasadas.
Detrás de todas aquellas aventuras cotidianas había muchísima ternura, que es cosa que hoy no se encuentra.
03/10/22 1:53 PM
  
África Marteache
Huguito: Por muy vieja que sea no soy un gay ni un divorciado vuelto a casar. Lo mío es la vida misma, lo de ellos es su voluntad. Ahora no vengas a decir lo mucho que te conmueven los ancianitos y los enfermos de los que jamás te has ocupado.
Y no me compares a mi vecina, con 86 años, cuidando de un hijo enfermo física y psiquícamente, con un gay o un divorciado. Esa señora es una mártir o una heroína y ya está apuntada entre los que son mejores que yo, pero el gay o el divorciado no tienen por qué ser mejores.
03/10/22 2:01 PM
  
África Marteache
La humanidad puede dar pena, los pecadores damos pena, pero el anciano que caminaba trastocando la fila no da pena, lo que da es ternura y respeto.
03/10/22 2:12 PM
  
Pampeano
Ya que el post toca de ancianos, recuerdo una "jaculatoria" de una tía abuela cuando era niño, soltera ella: "Señor, dame cordura en la edad madura". La soltaba cada vez que tomábamos una merienda con ella, lo que era habitual pues teníamos, si o si, que visitarla al bajar al centro de la ciudad, y nos decía mi madre, van a verla porque "los ancianos viven del cariño de los jóvenes".
03/10/22 2:48 PM
  
Lucía Victoria
Sí suelo ser un poco precipitada, así que le ruego me disculpe en lo que le haya podido incomodar, Forestier.
Eso sí, el "consejo" -que no es mío, sino de la Beata Conchita Cabrera- me lo quedo y me lo aplico, confiando en que además le pueda servir a alguien que pase por aquí.
Bendiciones.
03/10/22 3:04 PM
  
Bruno
África:

Las comedias de Muñoz Seca siempre tienen frases o conversaciones que se le quedan a uno grabadas. Muy a propósito para el blog vendría algunas veces esta de la pluma verde (citando de memoria):

-...como es una señora y uno tiene educación.

-¿Que usted tiene educación?

-Sí, señor, la tengo.

-Pues que le devuelvan el dinero.


Y graciosísima, aunque no venga ahora a cuento, aquella de "¡no te apazguates, niña, que es ingeniero!".

Que no se lean ya estas comedias tan ingeniosas y divertidas es una muestra de lo mala que es la educación y lo bajísimo que es el nivel de lectura de la gente, desgraciadamente.
03/10/22 3:17 PM
  
Sancho
Hazcquenbush:
Bienvenidos sean a la comunión quienes están en gracia de Dios, porque "los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios" (Rom 8, 14), mientras que los que son conducidos por el espíritu del mundo, son hijos de Satanás. Y ¿por qué querrían los hijos de Satanás pasar a comulgar? Evidentemente, para reivindicar el pecado y subvertir la Iglesia de Jesucristo. ¿No es ese tu caso?

"Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación" (1 Cor 11, 28-29).
03/10/22 3:26 PM
  
Vladimir
La mayoría de esas personas, de cierta generación hacia atrás, van cargadas de riqueza. Mis abuelos, no fueron ni a la escuela, pero sabían más del Cielo, que muchos teólogos de hoy día. Benditos sean por ello y por la Fe que nos transmitieron y que hoy constituye nuestro mayor tesoro.
03/10/22 3:48 PM
  
África Marteache
Pues lo dicho, palabras en desuso: ternura, dignidad, respeto...y salero.
Ese, "Señor, dame cordura en la edad madura" es de un sentido común más que notable. Mi abuela decía: "Cuando yo no sea" cada vez que quería referirse a su muerte y soltaba jaculatorias continuamente: "Sálvanos, Señor, que perecemos", cada vez que tenía que subir las escaleras ayudada por mi madre y por mi, después de haberle dado un ictus, y la vecina que la veía:
- ¡Que bien acompañada va!
- Sí, con mis dos hijas.
A lo que yo le respondía:
-Abuela, que soy tu nieta.
-P´al caso lo mismo da.
03/10/22 4:14 PM
  
JUAN NADIE
HUGO Z
Lo de web no esta mal. Vamos mejorando.
Sigues viviendo en tu mundo.
El primer problema que veo es que tu no crees en Dios. No se muy bien en que crees pero en Dios realmente no.
A partir de ahí, nada tiene sentido. Resulta incomprensible tu afan por que la Iglesia vulnere su moral.
Acusas de falta de misericordia de una manera sentimentaloide y sobre todo injusta.
La Iglesia tiene una moral muy clara. Los actos homosexuales son intrínsecamente malos. Algo además con plena coherencia doctrinal y lógica no ya con la cosmovisión católica sino simplemente con una cosmovisión iusnaturalista.
Si no crees en Dios. ¿Porque te afecta que alguien piense que los actos homosexuales no son lícitos? ¿De verdad que no captas el sinsentido de tus preocupaciones existenciales? Y digo existenciales porque son recurrentes, y salen por peteneras sea cual sea el tema del post.
Si tu eres gay, con un par, diviertete sin corromper a nadie si es que eso es posible, pero no mires atras porque no te va a servir de nada.
¿Porque necesitas convencerte de que no es malo?
03/10/22 4:19 PM
  
África Marteache
Lucía Victoria: Lo que dice Forestier es algo que hoy en día todos nos hemos planteado porque ésta es una época en la que vida va por etapas y, por lo tanto, la jubilación es un buen palo. Antiguamente la vida fluía de manera que se pasaba de una edad a otra sin apenas cortes bruscos porque las personas mayores ya tenían un lugar en la familia que nadie les podía quitar o bien trabajaban hasta que ya no podían porque no estaba marcada edad de jubilación. Nadie hablaba de jubilados ni de la tercera edad ni otros eufemismos. Se pasaba de hijo a padre y de padre a abuelo con gran serenidad, por lo que nadie se planteaba ¿qué hago yo aquí?
Incluso las solteras pasaban de hija a tía y luego a tía-abuela sin solución de continuidad. Mis tías abuelas y mis tías eran lo mismo y tenían la misma función. Mis tías-abuelas, como mi madre se casó muy joven, tenían cuarenta y tantos años cuando yo nací porque eran más jóvenes que mi abuela. Mi abuela y sus hermanas iba siempre las tres juntas a todas partes, así que eran las tías por antonomasia. Eran familias extensas unidas por vínculos muy fuertes.
03/10/22 4:48 PM
  
Feri del Carpio Marek
Hombre, ¿dos filas para comulgar en una misa de diario? Después de todo las cosas no están tan mal en Madrid como se suele leer por aquí.

Eso de saber aprovechar los desprendimientos forzados para hacerlos voluntarios, descubrí que no es tan sencillo como me parecía, cuando vinieron algunos desprendimientos forzados en la cuarentena, que lamentablemente no supe aprovechar, en parte porque en el mediodía de mi vida estoy sucumbiendo bastante a los ataques del demonio de mediodía.
03/10/22 5:01 PM
  
Octavio
Preciosa parábola... gracias por compartirla en el blog
03/10/22 5:02 PM
  
África Marteache
Feri: ¿Qué son "desprendimientos forzados"?
03/10/22 5:08 PM
  
Feri del Carpio Marek
África, si de verdad me estás preguntando eso, significa que no entendiste el artículo de Bruno.
03/10/22 5:33 PM
  
África Marteache
Tienes razón, Feri, no había reparado en ese párrafo concreto y me había quedado en una lectura rápida de la parábola y en su significado global.
03/10/22 5:51 PM
  
África Marteache
Pues no sé, los desprendimientos forzados no dependen tanto de la edad como de la salud. Conozco alguno que tiene 20 años menos que yo y muchos desprendimientos forzados. El calendario biológico de cada quién es distinto. Pero sí, quieras que no te vas desprendiendo de cosas, a veces bruscamente y otras de manera imperceptible, unas veces te duele y otras no te importa. No es lo mismo la salud y la fuerza que la belleza, a no ser que hayas sido artista de cine que, supongo, debe doler mucho. La pérdida de la salud y la fuerza te van haciendo dependiente pero la de la belleza no y, a estas alturas, lo más difícil es mantener la autonomía. Espero reaccionar como el anciano de la parábola cuando eso suceda.
03/10/22 6:06 PM
  
claudio
Estimado Bruno. Los pequeños pasos de un anciano que va hacia Cristo Eucaristía son "enormes pasos" porque está seguro en lo que hace, qué dirección lleva y que lo "esperan".
Es además una actitud sabia, prudente, esperanzada.
Seguramente también haya tomado tiempo el acto de la Comunión y el regreso al banco, todo un ejemplo, una enseñanza.
En tu parábola estimado Bruno vale destacar "el cura no sabía lo que pasaba y estiraba el cuello para averiguarlo", pero no solucionó la situación como tampoco lo hicieron los demás, posiblemente no lo advirtieron ni les interesó, claro no eran samaritanos...
El Señor te brindó esta "parábola" que te hizo bien y nos hace bien, muchas gracias por trasmitirla.
03/10/22 6:14 PM
  
Feri del Carpio Marek
Claro que no dependen de la edad esos desprendimientos forzados, África, yo tengo 40 años menos que tú, y ya me tocaron varios, sobre todo durante la cuarentena, que como dije, no los supe aprovechar. Pero lo que es cierto es que en el ocaso de la vida esos desprendimientos se vuelven lo típico, y es la gran ayuda que Dios nos da para llegar mejor preparados al purgatorio, o en esos casos gloriosos, para entrar directo al cielo. La clave está en lo que dice Bruno, en transformar, por la gracia, lo forzado en voluntario.
03/10/22 6:17 PM
  
África Marteache
Yo hasta ahora, Feri, y no se lo puedo preguntar al Señor porque está dentro del misterio, he sido sometida a pocos desprendimientos y por eso ya he dicho que en mi vida todo es una alabanza. Todo me maravilla: voy andando hasta la basílica de Nuestra Señora y voy dando gracias a Dios; como y doy gracias a Dios; leo y doy gracias a Dios; oro y doy gracias a Dios...Me desplazo en tren 40 km. para ir a la capilla de Adoración Perpetua y voy como transportada por alas, voy a visitar a una señora que vive sola en otra localidad y me deshago en alabanzas a Dios...
Soy perfectamente consciente por las personas de mi edad que me rodean que no todo el mundo puede hacer lo que yo hago y me sorprendo por ello. Lo veo como un milagro y así lo diría si la gente no me mirara como si estuviera loca porque, evidentemente, hay muchas otras personas en mi situación que no se interpelan por ello. Pero yo siempre me he preguntado más por el Bien que por el Mal, más por las personas como el ancianito de la parábola que por las ricas, poderosas o famosas; más por los héroes y los santos que por los villanos...Soy así desde niña. Mi vecina, esa de los 86 años (que por cierto está como una flor) me causa admiración, mi amigo que cuida a su esposa con Alzheimer me deja el alma arrobada, mi otra amiga que va deshaciendo los entuertos de su marido, que tiene una rara enfermedad, me pasma y no se lo puedo decir a nadie porque no me entienden pero si por mi fuera las alfombras púrpura de los reyes ingleses se las pondría a ellos.
03/10/22 7:11 PM
  
África Marteache
Ya sé que los que conocen mi vida pensarán que no es para tanto porque ni guapa, ni rica, ni importante, pero yo no tengo la culpa que no sepan apreciar los tesoros que Dios nos da. Como dijo mi pobre madre: "Con todo lo que Dios me dio a mi me espera mucho purgatorio" y era la hija de un obrero que nunca tuvo un chavo y los últimos años de su vida fueron duros.
03/10/22 7:17 PM
  
Juan Mariner
Hay una costumbre extendida en mi parroquia en la que los ancianos e incapacitados se colocan en el primer banco y sin moverse (el sacerdote lo sabe) y no tienen que hacer casi ningún esfuerzo. Incluso los feligreses de siempre que celebran algo especial les ceden el primer banco siempre.
03/10/22 8:27 PM
  
M.Angels
Sí. La Gracia de Dios obra maravillas donde menos pensamos.
Al Niño Jesús sólo lo reconocieron como Mesías de Israel dos ancianitos que se pasaban gran parte de su tiempo en el Templo "sirviendo a Dios con ayunos y oraciones", como dice bellamente San Lucas: Simeón y Ana.
Pues ya ves, qué valiosos eran a los ojos de Dios. Lo que nadie vio, se les reveló a ellos.
03/10/22 9:10 PM
  
Yolanda
Amén.
03/10/22 10:10 PM
  
Enrique Ll.
"algunos se chocaban con los que tenían delante" no es correcto castellano. Sobre el "se", y debe decirse
"algunos chocaban con los que tenían delante"
04/10/22 11:33 AM
  
Alejandro
Enrique LI, ambas formas son perfectamente correctas. En España es más corriente el uso pronominal. El Diccionario panhispánico de dudas de la RAE es excelente para ese tipo de consultas.
04/10/22 12:15 PM
  
PacoJavi
¿Qué consideras vejez?
04/10/22 12:42 PM
  
Marta de Jesús
Preciosa parábola de la vida.
Personalmente mi parábola similar se da en la crianza. Creía tener paciencia, en casa me lo decían una y otra vez, hasta que fui madre. Ni en el matrimonio perdí tanto la paciencia, como en la maternidad, especialmente de mi hijo mayor. Que Dios me perdone y me guíe.
04/10/22 1:40 PM
  
África Marteache
La vejez es un proceso que empieza hacia los 65 años + - y que dura, con varias etapas, hasta la muerte. Cada persona nota sus cosas de manera diferente y por eso el deterioro por edad cronológica no está, ni puede estar, reglado. Hay personas que se resisten a considerarse viejos y personas que no, sobre todo en esta sociedad relativista. Si todo lo solucionamos con voluntarismo el viejo no existe con mayor razón que no existe el sexo.
Nos llamamos viejos aquellos que somos realistas, pero, en puridad, un relativista no puede considerar a nadie como tal si no tiene su consentimiento. De manera que si una folclórica, por poner un ejemplo, piensa que puede cantar y bailar con 85 años ¿quiénes somos nosotros para decirle que se le ha pasado el arroz?.
Hay por lo visto una barrera que no es relativista, por lo menos hasta ahora: la incapacidad o dependencia, pero eso afecta, no según la edad, sino según la salud. Yo creo que el barbero de mi calle, que estuvo trabajando a fondo hasta el confinamiento, es un viejo muy bien conservado hace mucho tiempo porque tiene 86 años, pero si él dice no serlo pues no lo será. En ese caso el viejo y el enfermo son la misma cosa: si estás enfermo eres viejo, si no lo estás no.
Pero yo soy vieja porque tengo 78 años, lo que significa edad provecta, aunque no esté enferma porque me guío por criterios de siempre, no por los relativistas. Es evidente que Adolfo Suárez, que murió con 80 años, llevaba mucho tiempo con Alzheimer pero no era viejo por eso, era viejo porque tenía 80 años y, aunque hubiera estado lúcido como Benedicto XVI, habría sido viejo igualmente.
Tan tonto es no hacer caso de un viejo lúcido como considerar que porque está lúcido es joven.
Por lo tanto, las opiniones de un viejo son tan dignas de consideración como las de uno de mediana edad, a no ser, claro está, que haya una enfermedad psíquica de por medio. Pero eso le puede pasar a cualquiera y hay casos asombrosos, como el de Rita Hayworth, que murió con 66 años y llevaba muchos con Alzheimer. Es decir, no podemos decir que por tener esa enfermedad esa señora muriera vieja, murió bastante joven, pero enferma.
04/10/22 2:11 PM
  
África Marteache
Quiero decir, que murió de una enfermedad que la mayoría de las veces afecta a los ancianos y a ella la afectó siendo cincuentona, por lo que no llegó más que a las puertas de la vejez. Y los hay con mucho más de 90 años que morirán reviejos pero, a lo mejor, de un cáncer o de un ataque al corazón, que son tipos de muerte que se pueden presentar en la juventud y, con mayor frecuencia, en la edad adulta.
04/10/22 4:28 PM
  
rocamador
Pocas cosas más conmovedoras que, durante cuatro años, leer las lecturas y el salmo de la misa dominical en la capilla de la Residencia de Ancianos donde vivió mi padre los últimos años de su vida. Pocas cosas más impactantes que la fe de esas personas tan débiles y tan olvidadas por el mundo. Y sobrecogía cuando el cura rezaba por quienes habían muerto esa semana, a menudo gente que había venido a misa el domingo anterior.
04/10/22 8:36 PM
  
Carmen L
Pues, hasta que no lea la autorizada palabra del (seguramente ocupadísimo en el sínodo de la sinodalidad) magno teólogo Higinio Fernández, seguiré teniendo reparos al respecto. ¿Dónde he oído algo semejante?
04/10/22 11:27 PM
  
Argia
"Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo. No como el que comieron los padres y murieron. El que come este Pan vivirá por siempre."
Juan 6,57-58
Este hombre es anciano, no tonto.
Pasito a pasito a por la vida eterna.
05/10/22 10:34 AM
  
África Marteache
El magno teólogo Higinio Fernández es un viejo objetivo y un joven subjetivo porque si vas de avanzadilla siempre eres joven y si te quedas en la tradición siempre eres viejo. Una de las argucias para no envejecer es ir en la punta de la ola, por eso yo soy vieja y Biden, Soros y Cia. no lo son.
05/10/22 11:30 AM
  
África Marteache
Si prescindimos de la objetivad de las edades del hombre es evidente que Bruno es mucho más viejo que Higinio Fernández. Y lo cierto es que el NOM está gobernado por viejos subjetivamente jóvenes, y lo que no es el NOM también, porque Putin ha entrado, o va a entrar, en los 70 ya que nació en el 52, como no lo quiten tendremos viejos luchando contra viejos. El poder es uno de los factores que suprime la vejez y es evidente que el ancianito de los pasitos cortos no tiene poder alguno o no se hubiera visto obligado a hacer cola ni para comulgar.
05/10/22 11:44 AM
  
África Marteache
Desde que tenía quince años desconfié del dicho "la experiencia es la madre de la ciencia". Pues de eso nada, porque el número de viejos tontos no es menor que el jóvenes tontos. El ancianito de la parábola no iba a comulgar con tanta dificultad porque tuviera mucha experiencia sino porque tenía mucha Fe.
Una experiencia mal asimilada puede ser nefasta.
05/10/22 11:58 AM
  
Francisco
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él”.

Del evangelio según san Juan (14, 21-26)

05/10/22 2:07 PM
  
África Marteache
Talentos recibí pocos, Hugo, así que si me van a medir por eso creo que tú lo vas a tener peor ya que es evidente que recibiste muchos, tantos como para fabricarte una religión a tu medida.
Me alegro mucho de que la ancianita te besara por construirle un ascensor gratis et amore. Y lo mismo digo de las enfermeras, trabajadores sociales, maestros y abogados de oficio. Yo fui maestra, pero cobraba todos los meses, por lo que, si mi trabajo tuvo algo de humano y si sirvió o no para mejorar a mis alumnos, tendrían que decirlo ellos, no yo, si me metes por haber sido maestra entre los benefactores de la humanidad tú sabrás lo que haces.
En realidad me costó lo mío, cuando fui jefa de portal, que los vecinos se rascaran el bolsillo para que una empresa como la tuya pusiera un elevador porque una de las vecinas no podía subir diez escalones, pero la puñetera empresa cobró, no como la tuya que trabaja gratis.
Eres un cínico.
05/10/22 6:59 PM
  
África Marteache
Bueno, los ateos creen que nos vamos a ir por el sumidero, tú crees que nos vamos a ir a la gloria y, por tus mismas creencias, es imposible que me condene. Ni yo, ni nadie. ¡Viva la Pepa!
05/10/22 7:19 PM
  
África Marteache
En la empresa lo único que puede funcionar, y ya es mucho, es la justicia, pero la misericordia jamás porque no es rentable.
05/10/22 7:30 PM
  
Pedro 1
En la Iglesia actual veo dos parábolas, una quirúrgica y otra lisérgica. La parábola quirúrgica es esa costumbre de buena parte del clero de vendernos un Evangelio y una religión con extirpación de todo lo que el modernismo aborrece, como si fueran tumores malignos. Desaparece del Cuerpo de Cristo todo aquello que no sea el buenismo y la misericordia. La doctrina y la moral se esconden o se cambian. El pecado ni se menciona. Todos al cielo, cuando lo hay. El sacramento de la confesión es vista como una antigualla de unos pocos enfermos. La parábola lisérgica la veo en que si comparas esta Iglesia con la de antes, piensas que estás flipando. Y los que se la creen están flipando.
05/10/22 9:41 PM
  
Farias
JUGLARIA POR EL
TROVADOR BENET SUBIDER CONSTART CATALAN DE SERRALONGA


LA NIÑA BURGALESA Y EL CID



En otro tiempo salí
de Serralonga , mi suelo,
allende los Pirineos,
y entre vueltas y rodeos,
yendo hacia Burgos con duelo
una gran mesnada ví.



Y distante de ellos fui,
con paso lento y moroso,
tras la silenciosa hilera,
y el Cid, figura señera,
de aspecto muy portentoso,
entre todos iba allí.



Los pendones que llevaban
los conté casi sesenta;
y entre esas gentes venían
damas que mucho valían
con muy fina vestimenta,
que a infantes acompañaban.


Y con andares pausados
transpusieron los linderos
de esa principal Cibdad.
Y presos de gran piedad,
con gestos muy lastimeros
en sus rostros delineados,


los vecinos burgaleses,
por aquellos compungidos,
a sus ventanas salían
y con temor compartían
con acallados gemidos
pesares por sus reveses:


“¡Dios qué buen vasallo fuera,
si yo hubiera buen Señor!”
Mas no hay nadie que allí acuda
a dar al buen Cid ayuda
y a aliviarle en su dolor;
pues no es valiente cualquiera.


Y por más que a la Posada
el Cid presto se llegó
y dio fuerte con su pie,
nadie le dijo :”abriré!”.
Grande el silencio reinó
en Villa tan bien poblada.

Si sus vasallos leales
a grandes voces pedían,
que les abrieran las puertas,
las voces estaban muertas,
y las casas no sea abrían
para atender a sus males.


De pronto ,de una oquedad ,
una pequeña figura ,
frágil, de blondos cabellos ,
en sus ojos los destellos
de inocencia, sin pavura,
lo enfrenta con corta edad.

El Cid desde su corcel,
el afamado Babieca,
asombrado da sus ojos
en quien sin llanto o sonrojos,
lo mira seria, sin mueca,
segura de su papel.

Y a la niña así le expresa :
“¡De gente tan principal,
que en esta Cibdad se mueve,
sólo una infante se atreve
a darme el recado oral,
sin ser de temores presa!”.


Y con voz firme y gallarda,
cual dama de gran prestigio,
sabia con tan poco años,
se dirige sin engaños
a quien puesto en tal litigio
padece el ver que ella tarda.


“Mío Cid, Señor invicto,
sabed que anoche una esquela
que el Rey veloz despachó
en nuestro Burgos entró,
y la sangre se me hiela
al decir su veredicto.”

“El Rey Don Alfonso manda,
con dura saña y crudeza,
que no os demos, sus vasallos,
ni el pienso de los caballos,
ni el descanso de una pieza,
ni siquiera magra vianda.”

“¡Ya sabemos, Campeador,
qué bien ceñiste la espada!,
mas celando vuestros hechos,
ganó la envidia otros pechos,
y así tendió ruin celada
ante el Rey nuestro señor.”

“Terrible ordenó el destierro,
el Rey Alfonso al buen Cid,
y proclamó en sus decretos
quitar todos los respetos
a tan insigne adalid,
cual si fuera un vulgar perro.”

“Nada, nuestra voluntad,
-aunque sin dudas querría-,
cederá a vuestros pedidos,
y quien tal haga, perdidos
todos sus bienes vería,
y el alma con la heredad.”

“Tal es Señor Don Rodrigo,
el mandato que aquí pesa,
y que a todos firme liga,
que muerte da a quien te abriga;
y así de esta noble empresa
tendríais doble el castigo.”


“Podeis tomar por la fuerza
todo aquello que aquí ves.
Nadie impediros podría,
ni haceros frente osaría;
pues no hay hombre burgalés
que vuestros designios tuerza.”

“Mas es vuestra tierra , Cid.
Así que nos perteneces,
y sabeis cuanto dolor
es no poder el valor
pagaros cuanto mereces.
Pero ya es tiempo, ¡Partid!.”

La niña vuelta se dio
regresando hasta su hogar.
El Cid sigue sus pisadas
y entiende en las voces dadas,
que ya en Burgos no hay lugar;
y entonces ,sin más, partió.

05/10/22 11:37 PM
  
Farias
San Ignacio herido dice:

Tengo la pierna quebrada,
y hay en el alma cenizas.
¿Voy tras las glorias huidizas
que al pasar dejarán nada?
06/10/22 5:24 AM
  
África Marteache
¡Muchas felicidades, Bruno, en tu onomástica!
06/10/22 8:05 AM
  
Osvaldo
Estimado Bruno: feliz día de San Bruno! Hoy cuando rezaba las laudes por su festividad, en la proclamación de la antifona del salmo, es me hizo presente tu persona viendo tambien un hilo conductor con el nombre de tu blog.
Que Dios derrame abundantes bendiciones para vos y tu familia!
06/10/22 5:40 PM
  
África Marteache
Pues prescinde de las formas, las formas no son tan importantes, se puede insultar a una persona sin necesidad de ser grosero y de hecho Hugo lo hace. A mi me han llamado de todo, ahora mismo acaban de llamarme amargada sin conocerme de nada y el otro día el Cristiano Viejo me puso de chupa de dómine sin que nadie viniera en mi rescate. Paso de esas cosas.
No existen los cristianos perfectos, hartos estamos de decir que somos pecadores, la Verdad del cristianismo no está en nosotros sino en Jesucristo. Si alguien que murió en la Cruz no te conmueve y andas buscando tres pies al gato jamás encontrarás el camino.
07/10/22 8:40 AM
  
África Marteache
No sé lo que pasa últimamente pero las personas están cada vez más alteradas y lo que me viene a la cabeza es la sentencia griega que dice: " A aquél que los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco".
07/10/22 3:41 PM
  
Sancho
Pues hay muchos milagros eucarísticos, otra cosa es que algunos no quieran saber nada de ellos ni de los análisis que se han efectuado. Lo mismo puede decirse de innumerables otros milagros, muchos de ellos muy documentados y con cantidad de testigos. Así que yo no despreciaría las palabras de san Pablo: "Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor" (1 Cor 11, 27).

"Vuelve al Señor y deja de pecar, suplica ante su rostro y deja de ofenderlo (Eclo 17, 25).
07/10/22 4:42 PM
  
Farias
COPLAS DE FARIAS EL INCOMBUSTIBLE

Recuerdo , en tiempo pasado,
de este Blog del señor Bruno,
raudamente,
varias veces fui expulsado
por mi fablar importuno,
impertinente.

Y hasta tuve que sufrir
el ver mi ingreso bloqueado
y no poder:
mirar, respirar, sentir,
y ni siquiera un bocado
aquí leer.


Mas parece que al final
el Sinedrio se apiadó
de mi suerte,
y si no me porto mal
y algún verso escribo yo,
no me advierte.

Pero tengo que decir
en esta edad avanzada
de mi lucha,
que de tanto discutir
jamás convencí de nada
a quien escucha.

Con todo, Bruno, me admira
ver que decir se tolera
mansamente,
a quien chacota transpira
y la suelta cual si fuera
muy decente.


Anda emporcando este ruedo
un tal Hugo, y no cartujo,
santo, menos,
Bruno!, ¡Quítese ya el miedo!,
y sin el menor tapujo
ponga Frenos.
07/10/22 5:04 PM
  
Miguel García Cinto
Estimado Bruno:
Es el post más corto o uno de los más cortos de tus post. Me he gustado muchísimo, ¿Por qué? Porque soy un anciano de 85 años con limitaciones físicas. En las misas que asisto me gusta recibir al Señor en la boca, por tal motivo procuro ser el último o uno de los últimos por causa de Covid 19, que si bien gracias a Dios se ha reducido notablemente, al recibir al Señor en la boca, deseo que nadie de los que me preceden en la recepción de Jesús Sacramentado, puedan sentirse incómodos por escrúpulos ante la posible impregnacion de los dedos del sacerdote con mi lengua. No obstante, mi profunda fe en el Señor, no creo que nadie se contagie por tal motivo, ni creo que exista pruebas de contagio, si bien por respeto a los demás comulgante, me gusta recibir al Señor el último o de los últimos. El Señor te bendiga y te guarde.
08/10/22 12:52 PM
  
¡Bendito sea Dios!
¡Qué buen apunte!
"¿De qué sirve la vejez si no es un tiempo que nos acerca más a Dios? De nada. Más aún, ¿de qué sirven la juventud, la madurez o la niñez y todas las etapas de la vida si no nos acercan más a Dios, si no sirven para darle gloria y si no son un peldaño que nos acerca al cielo? De nada, de nada y de nada."
Lo encierras todo!
Gracias, Don BRUNO.
***
Estaba un poco perdida; vivía en un Geriátricoque que parecía un Paraíso... por lo hermoso! Pero llegó el Enemigo... Hasta que ... al terminar una S. Misa que solicité ( fueron 3 en 14 meses de estadía...) la segunda, con motivo del cumpleaños de mi hijo, y eso le causó "disgusto" a una Enfermera y a una enfermita, creo que No son Católicas,.. La enfermita me lanzó un vaso de agua por la nuca... lavándome la ropa y el scooter en que me movilizaba... lo cual hizo que mi hijo me cambiara de sitio, pues "nadie" le respondió a la pregunta :¿Quién se responsabiliza de la seguridad de su Mamita? Si no hay Responsabilidad Civil?...
Mientras tanto, he seguido un Curso de Apologética Católica, dirigido en línea por Don Miguel Arráiz, y lo hice en un mes... pues me lo propuse .
Hoy, desde un nuevo Geriátrico en el corazón de la ciudad de Cúcuta, dirigido por el Dr. Reinaldo Morelli, llamado el Árbol de La Vida, estoy leyéndote nuevamente Don Bruno, y qué alegría hacerlo! Y el Tema, Los Ancianos... y las variadas opiniones...
Me quedo con las palabras que escogí: " ¿De qué sirve la vejez si no es un tiempo que nos acerca más a Dios? De nada..." de nada. Nuevamente, Felicitaciones por sus palabras, Don BRUNO "De Doble Filo".
08/10/22 8:13 PM
  
África Marteache
Al Sr. Miguel García Cinto y a las Sra. que da gracias a Dios:
Quiero decirles que esta tarde, al rezar el Santo Rosario les he tenido presente a los dos. Son ustedes dos valientes cristianos, modelo para todos nosotros, dulces, apacibles y temerosos de Dios. El que se queda el último para comulgar en la boca y la que tuvo que cambiarse de residencia y ha hecho un Curso de Apologética Católica.
En las letanías está contenido todo, así que repito tres veces la jaculatoria de aquello por lo que pido expresamente y hoy he repetido: "Auxilio de los cristianos" pensando en los dos. Que Dios les bendiga y nos conceda conocernos en la Patria Celestial. Laus Deo.
08/10/22 10:51 PM
  
¡Bendito sea Dios! desde Colombia.
Un GRACIAS para la muy querida bloguera AFRICA M, por su intención en el Santo Rosario. Me he leído ( por el tiempo que para los ancianos parece que no corre) las intervenciones de todos... Y así como YOLANDA con una palabra enciera todo, Amén, su pensamiento, su escritura y consiguiente lectura, son provechosas. Tanto como las que se le ocurren a nuestro querido Don BRUNO MORENO.
Quiero decirle que lo de anciana me cabe bien por mis 83 años largos... y qué difícil lo de apacible, modelo...(?) pero sí Temerosa de Dios. Acá en Colombia es difícil encontrar una santandereana apacible... hay demasiados chistes que nos sugieren todo lo contrario. Pero que se me note que ya llevo la tercera vez que recorro los volúmenes de La Sierva de Dios LUISA PICCARRETA, y voy en el N° 12 que habla de las excelencias de Vivir en La Voluntad de Dios. Haciendo mis "pinitos"... Gracias! Sigamos Orando en La Comunión de los santos... hasta el abrazo en nuestra verdadera patria celestial.
08/10/22 11:50 PM
  
África Marteache
Hoy, Domingo vigésimo octavo del tiempo ordinario, las Lecturas , tanto del Segundo Libro de los Reyes como del Evangelio según San Lucas 17, 11-19 nos hablan del Agradecimiento, lo pongo con mayúsculas porque es una virtud moral.
Y a mi me resulta particularmente grata porque de la acción de gracias a Dios ya había hablado.
Una de las carencias en la educación que recibí es, precisamente, el haber hecho hincapié en que el amor al prójimo es bilateral, cuando la mayoría de las veces es unilateral. No es que nos dijeran que los actos buenos tengan que tener recompensa en este mundo, pero, de alguna manera, se suponía que el beneficiado se daba cuenta de lo que habías hecho. Esta lectura del Evangelio nos dice claramente que no es así porque, si de 10 leprosos curados solo uno volvió a dar gracias a Jesucristo, eso supone un 90% de desagradecidos.
Y vemos que es así, nosotros solemos serlo sin darnos cuenta, pero cuando haces de benefactor sí que te das cuenta que el favorecido se toma las cosas a beneficio de inventario, con toda la naturalidad del mundo como si el otro hiciera el bien con la misma ligereza con la que se hace el mal. Pero así como hay una mal banal, el bien no lo es nunca porque el que lo hace sabe lo que está haciendo aunque no alardee de ello. A semejanza de Dios cuando en el Génesis dice que vio que el mundo era bueno, aquel que ayuda, se compadece, da consejos o practica la Caridad de una u otra manera, también sabe que es bueno.
El párroco de mi pueblo dijo una vez una cosa muy sabia, seguramente dictada por su propia experiencia: "Los pobres son pobres y hay que ayudarlos, pero eso no significa ni que sean buenos ni que aprecien el gesto".
09/10/22 2:03 PM
  
África Marteache
El agradecimiento no es trueque, el trueque es el cambio de favores. Si alguien al que le hiciste un favor se le ilumina la cara cuando te ve no está devolviendo nada, está agradeciendo. Pero yo he conocido a quien te vuelve la cara precisamente porque le hiciste un favor, la experiencia no es agradable.
09/10/22 5:10 PM
  
África Marteache
Si se puede agradecer a Dios, al que nunca podrás darle nada, es señal de que "el que es agradecido es bien nacido" y que el agradecimiento no tiene nada que ver con esperar la devolución de nada sino con el mero reconocimiento.
09/10/22 5:13 PM
  
hornero (Argentina)
Sí, los viejos con sus limitaciones causan algunas dificultades.

No lo parece el “hombree viejo del pecado” que aparenta buena salud y gran resonancia humana. Cuenta con algunos miles de años, desde que se despeñó por el pecado original.

No obstante su vejez, se jacta: “No soy viuda ni conoceré luto”. Y sin embargo, en media hora será devastada” (Apoc.).

Su ciencia dominada por el i-rracionalismo-nihilista-ateo afirma contra toda evidencia que la Tierra es un planeta entre otros en el sistema solar y es un pedrusco perdido en los espacios siderales.

No comprenden que la vida aventaja a todos los mundos en perfección, sea vegetal, animal o humana. Que la Tierra es el resultado de inmensos procesos cósmicos de miles de millones de años orientados a su constitución excepcional por un principio o ley desconocida hasta ahora. Que la presencia del hombre inteligente-moral creador de la vida civilizada conoce y gobierna de más en más al mismo cosmos.

Pero los prejuicios tendenciosos que dominan al mundo moderno le impide reconocer la realidad.

Así, limitado por su condición el “hombre viejo del pecado” ha concluido su tiempo histórico, y va su extinción, por el aborto, la homosexualidad, la eutanasia, la droga, el terrorismo, o por la guerra nuclear. Su certificado de defunción no requiere firmas.

Se requiere sólo la cordura de reconocerlo, y la esperanza cristiana de esperar que el “hombre nuevo” que hemos recibido en el Bautismo, nacido en Cristo, se manifieste: “Cuando Cristo, vuestra vida se manifieste, entonces vosotros os manifestaréis en gloria con Él” (Col 3, 4).



11/10/22 10:53 PM
  
Alberto el retrógrado y rígido o quizá simple católico
Recemos mucho para que los católicos nos demos cuenta de la abominación que está ocurriendo dentro de la iglesia católica.

Como acaba de decir el Cardenal Müller, el sínodo por la sinodalidad es un "hostile takeover" de la iglesia Católica.
12/10/22 2:21 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.