El juramento de Pentecostés

Para celebrar la Solemnidad de Pentecostés, honrar al Espíritu Santo y deleitar a los lectores, traigo al blog el legendario juramento de Pentecostés que hacían todos los años los caballeros de la Tabla Redonda, tal como lo relata Sir Thomas Malory en La Muerte de Arturo:

“El rey nombró a todos sus caballeros y, a aquellos que no eran ricos en tierras, les dio tierras y les ordenó que nunca cometieran desafueros ni asesinatos y evitasen siempre la traición. Asimismo, les mandó que no fueran nunca crueles, sino que se apiadasen de todo aquel que pidiese piedad, so pena de perder su honra y el señorío del Rey Arturo para siempre, y que siempre socorriesen a las damas, damiselas y señoras, so pena de muerte. También les dijo que ninguno debía emprender batalla por disputa injusta, de forma ilegítima ni por bienes temporales.

Esto juraron todos los caballeros de la Tabla Redonda, tanto jóvenes como viejos. Y cada año se les tomaba de nuevo juramento, en la gran solemnidad de Pentecostés”.

Le Morte d’Arthur, libro III, capítulo XV

Contra lo que pretenden hacernos creer, la caballería no es algo de otra época (y si lo fuera, sería en descrédito de una época que se jacta de no tener ya caballeros). En estos tiempos de mezquindad, no haríamos mal en imitar en lo bueno a aquellos caballeros de la Tabla Redonda y aprovechar la gran solemnidad de Pentecostés para pedir al cielo cada año el olvidado don de la magnanimidad, es decir, la aspiración a las cosas grandes, nobles y buenas.

Sigamos, ante todo, el ejemplo de Cristo nuestro Señor, el Primer y Último Caballero, que supo vivir con humildad, cortesía, honor y libertad ante los bienes de la tierra y dar la necesaria batalla para defender a los oprimidos por el pecado, el diablo y la muerte. Que el Espíritu de Dios, fuente de toda caballería, nos conceda el horror a la cobardía, un corazón que se apiade ante el sufrimiento y el firme empeño de servir siempre a la gran Reina y Señora de Cielos y Tierra como sus pobres y torpes caballeros.

20 comentarios

  
Parmandil
¡Me encanta! Si no se milita bajo la bandera del Rey Eternal, se es "perverso caballero".
01/06/20 5:42 PM
  
Pablo
"...y que siempre socorriesen a las damas, damiselas y señoras, so pena de muerte."

Bruno, este juramento es claramente sexista y patriarcal. Las damas se pueden defender solas sin necesidad ninguna de cishetero con espada.
Además no tiene en cuentas otras realidades como las caballeras, los damos y damiselos y los señoros. Según sea el día.
Además eso de defender a la monarquía y utilizar una fiesta religiosa es claramente ofensivo para otras formas de pensar.

Esto es solo una humorada, para señalar que hoy en día lo que ayer era hermoso. Se puede considerar absurdamente malo.
¡¡¡Pa lo que hemos quedao!!!!
01/06/20 5:56 PM
  
Palas Atenea
Algo te ha había visto cuando en el blog de Juanjo dije que eras medieval y él contestó que también (es decir medio renacentista medio medieval). Pero de eso nada, la magnanimidad no es renacentista es mucho más antigua, en el Renacimiento esa virtud está missing, hay que retroceder siglos para verla brillar. Destellos de eso se encuentran en Chesterton, en Belloc o en Tolkien, pero ellos también recurren a un mundo de ficción para que se entienda o directamente al Medievo o al mundo clásico, sin ambages, como Belloc.
Es bueno volver a las virtudes olvidadas por si alguien las entiende porque ser magnánimo es mucha tela, es algo así como remontarse como el águila y ver el mundo desde arriba. Y no porque uno sea grande sino porque el Espíritu de Dios es grande y te eleva.
¡Qué cosas dices y de qué cosas tan hermosas hablas!








01/06/20 6:04 PM
  
Jk
La Iglesia debe de mirar con orgullo su historia, ya basta de falso catolicismo acobardado postconciliar validando leyendas negras, inclinado ante paganos junto a sus idolos, herejes y mundanos, y pidiendo perdón hasta por existir.
01/06/20 6:18 PM
  
Parmandil
Palas: San Ignacio, por favor. Y Carlos I.
01/06/20 6:22 PM
  
Palas Atenea
Parmandil: Si, si, pero hay virtudes asociadas con ciertos periodos históricos en los que parecía que regían las conductas y el Renacimiento no es época de caballeros ni la magnanimidad la virtud más extendida. Hasta ahora mismo hay caballeros y son magnánimos porque yo conozco uno cuando no esperaba conocer ninguno. Y, además, ese caballero fue tan magnánimo que hasta me nombró su Hada Madrina.
01/06/20 6:42 PM
  
Palas Atenea
Fíjate que hasta Elvira Roca Barea dice que los italianos, los primeros que empezaron a elaborar la "Leyenda Negra" a principio del Renacimiento, llamaban a los españoles medievales-entraron más tarde en ese periodo histórico-y ciertamente el modelo de caballero persistió en España más que en Italia. Los dos que has nombrado, por ejemplo. Porque ya me dirás tú Enrique VIII o Pico della Mirandola.
01/06/20 6:49 PM
  
Luis Z
Sobre justicia en la Tierra.
Aquel pasaje donde un hombre pide a Jesús que reprenda a su hermano por quedarse con la herencia y no repartirla, y Jesús le dice que no es juez para estar repartiendo herencias.
No sé si es lo que se esperaría de Jesús. Yo mismo hubiera acudido a Jesús para que, con su autoridad moral, imparta justicia en la repartición de la herencia. Ya sé que su reino no es de este mundo. Ese pasaje me produjo tristeza.
¿No debemos pedir a Jesús un poco de justicia aquí en la Tierra? Quizá es lo que esperaríamos de un caballero.
Sé que la justicia vendrá después, y será muy dulce.
01/06/20 11:21 PM
  
Ramon
Por qué se empeñan en decir la TABLA redonda y no la MESA redonda? TABLE en inglés y francés és MESA...
02/06/20 12:36 AM
  
Bruno
Ramón:

Traducir es más complicado que simplemente usar un diccionario. En España se acostumbra a decir Tabla Redonda porque esa es la traducción más tradicional en español desde hace siglos y así se llama, si no recuerdo mal, en El Quijote.
02/06/20 12:44 AM
  
Parmandil
Ramón: Si va al diccionario de la RAE y busca "tabla", verá esto:
26. f. desus. mesa (‖ mueble).
02/06/20 1:06 AM
  
Gustavo
Bruno dónde puedo ver la obra de Malory que citas
02/06/20 1:50 AM
  
Bruno
Gustavo:

En inglés se encuentra gratis en muchos sitios, por ejemplo aquí, pero hay que tener en cuenta que es inglés antiguo y puede resultar difícil al que no esté acostumbrado (o muy, muy difícil si es una versión con ortografía antigua).

En español hay varias ediciones, como esta.
02/06/20 4:03 AM
  
Bruno
Palas:

"ser magnánimo es mucha tela, es algo así como remontarse como el águila y ver el mundo desde arriba"

Me gusta la imagen, porque tiene una consecuencia sorprendente: la magnanimidad, el gusto por las cosas grandes, implica ver algunas cosas desde arriba y, por lo tanto, pequeñas.
02/06/20 5:07 AM
  
Tannhäuser
Desconocía totalmente la existencia de ese juramento y te agradezco muchísimo habérmelo presentado. Cada vez estoy mas convencido de que no ha habido edad mejor, mas divina y por tanto mas humana que la Edad Media y dentro de ella, el culmen sería el Siglo XIII, "cuando los reyes eran santos y los santos eran sabios".

Igualmente te agradezco la referencia a la virtud de la magnanimidad, con el enlace a la entrada que versa sobre ella; es importante recapacitar sobre esta virtud, como dices, casi desconocida y además, leer ambas entradas aporta un enorme placer al alma. Por todo ello, gracias, Bruno.
02/06/20 9:21 AM
  
Roberto
Algo que tiene mucha relación con esta fiesta de Pentecostés , es el sacramento de la Confirmación, que te hace "soldado de Cristo", (no se si se dice así ahora); te reviste del Espíritu Santo, te une más a la iglesia, te reviste de sus siete dones............el caso es que la mayoría de los jóvenes que reciben este sacramento desaparecen del ámbito eclesial.
¿No es algo contradictorio?

Pues la respuesta es que creo que una gran parte recibe este sacramento sin saber muy bien de qué va esta historia, a pesar de las catequesis.
Algo que tendríamos que revisar en nuestras comunidades.
02/06/20 10:30 AM
  
Bruno
Luis Z.:

He empezado a responderle, pero como la respuesta se ha alargado, la he convertido en un artículo separado.

Saludos.
02/06/20 4:53 PM
  
Bruno
Roberto:

"el caso es que la mayoría de los jóvenes que reciben este sacramento desaparecen del ámbito eclesial.
¿No es algo contradictorio? Pues la respuesta es que creo que una gran parte recibe este sacramento sin saber muy bien de qué va esta historia, a pesar de las catequesis"

Es un tema fundamental. Hace tiempo, impartí catequesis de confirmación y pasé gran parte del tiempo intentando, con poco éxito, hacer entender a los catequistas (y a algún sacerdote) que lo que ellos pensaban sobre la confirmación no tenía nada que ver con el sacramento y era una deformación pelagiana, completamente ajena al don gratuito y maravilloso del Espíritu Santo.

Espero que podamos hablar de ello alguna vez en el blog.
02/06/20 5:27 PM
  
Bruno
Tannhäuser:

"Igualmente te agradezco la referencia a la virtud de la magnanimidad, con el enlace a la entrada que versa sobre ella; es importante recapacitar sobre esta virtud"

Todo el que tiene alma de caballero siente alegría con solo escuchar el nombre de esta virtud.
02/06/20 11:08 PM
  
Gloria de Chile
"Hace tiempo, impartí catequesis de confirmación y pasé gran parte del tiempo intentando, con poco éxito, hacer entender a los catequistas (y a algún sacerdote) que lo que ellos pensaban sobre la confirmación no tenía nada que ver con el sacramento y era una deformación pelagiana, completamente ajena al don gratuito y maravilloso del Espíritu Santo.

Espero que podamos hablar de ello alguna vez en el blog."

Espero con ansias ese artículo tuyo.
Año a año, personas jóvenes que se preparan y reciben su Confirmación, simplemente desaparecen de la Iglesia, hasta quizás cuántos años más. Algo se está haciendo muy mal, es obvio. Pero, ni siquiera somos capaces de divisar qué.
Nos encantará, a muchos, leer tu artículo.
Gracias.

11/06/20 11:10 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.