¿Dónde están tus cicatrices?

“Un hombre sabio dijo en cierta ocasión que, cuando comparezcamos ante el tribunal de Cristo, nuestro Señor nos mirará fijamente y preguntará: ‘¿Dónde están tus cicatrices?’. Si respondemos que no tenemos cicatrices, nos lo reprochará, diciendo: ‘¿Es que acaso no había nada por lo que mereciera la pena luchar?’.

Mis queridos amigos, creo que hay algo por lo que merece la pena luchar. La causa de la vida es digna de que luchemos por ella; la causa de Cristo es digna de que luchemos por ella. Cumplamos nuestro deber y sigamos adelante, con decisión, determinación y a pesar de los obstáculos, de modo que algún día podamos enseñar a Cristo nuestras cicatrices”.

Mons. Fabian Bruskewitz, obispo emérito de Lincoln (Nebraska, Estados Unidos), en un acto de Human Life International

…………………………….

Poco puedo decir después de leer esto. Entre otras cosas, por vergüenza.

Si somos sinceros, el mayor problema de la Iglesia en nuestro tiempo no es la secularización, ni el laicismo, ni la falta de vocaciones, ni las heterodoxias, ni el modernismo. Vivimos en la época del catolicismo blandito. Tenemos obispos blanditos, sacerdotes blanditos y religiosos blanditos, porque los seglares somos blanditos. Y viceversa. Los miembros de la mayoría de las órdenes se horrorizarían si les pidieran que viviesen como vivían sus fundadores. Las penitencias de los padres del desierto se nos antojan propias de seres extraterrestres. Los teólogos y predicadores están dispuestos a decir hoy una cosa y mañana la contraria, si cambian los vientos o peligran sus puestos. Nuestras dificultades y penalidades son muy escasas y no pueden compararse con las de la primera evangelización y, aun así, seguimos sin evangelizar y los emigrantes vienen a nuestro país para apostatar de la fe si la tenían.

Como los cartagineses ablandados por las delicias de Capua, tenemos miedo de perder nuestras riquezas (por escasas que estas sean), nuestra comodidad y nuestro Estado del bienestar. Y, para nuestra vergüenza, por ese miedo hemos transigido con maldades inimaginables, con herejías sin cuento y con la pérdida de las naciones católicas para Cristo, sin hacer prácticamente nada. Europa y América están en plena apostasía, en nuestros países se matan niños inocentes por millones, multitud de clérigos venden la fe y la moral por un plato de lentejas y ¿dónde están nuestras cicatrices? Hemos intentado servir a la vez a Dios y al dinero, y las consecuencias han sido las que tenemos hoy ante nuestros ojos. Visitabo super orbis mala et contra impios iniquitatem eorum.

Cristo, sin embargo, sigue siendo el Señor del universo y de la historia y puede hacer milagros también en medio de una generación cobarde y apóstata como la nuestra. Aún no es tarde. Convertimini ad me et convertar ad vos dicit Dominus exercituum. Convertíos a mí y me volveré hacia vosotros, dice el Señor de los ejércitos. El Señor preservará un resto del pueblo santo, porque sus promesas son irrevocables. Y si por servirle tenemos que sufrir un poco, dichosos nosotros: nuestras cicatrices brillarán gloriosas por toda la eternidad en la Jerusalén celeste.

45 comentarios

  
Alberto
Claro que somos blanditos. Si hace decenas de años que no he oido hablar de los novisimos y siempre nos dicen que el Cielo es inevitable, para qué hacer nada.

Sin infierno ni purgatorio, no es necesario luchar por nada, pues lo mismo da.
13/05/19 9:04 PM
  
Juan Mariner
La Iglesia Católica, histórica e interesadamente, en estos últimos siglos, ha seguido un camino de aburguesamiento y derechización en su dirección jerárquica (sobre todo, para domesticarla, y por otras razones), y dejando de lado los grupos sociales que están más en el tajo (gente que sale cada día a ganar su jornal honradamente con energía porque, si no, no come), esto lleva a mucha carga de cobardía (el rico y el derechista es cobarde por naturaleza y lanza a la violencia que necesita al prójimo servil), no alterar el ánimo del contrario, apuntarse a la tolerancia, convivencia, mutuo entendimiento, respeto, comprensión, absorción de las ideas del contrario...

Hemos sido mansos como corderos (en esto tenemos los mayores logros), pero no astutos como serpientes (hemos sido más que tontos, pueden crear para nosotros los católicos el premio Nóbel a la imbecilidad). Las dos características son necesarias e imprescindibles, no puede ir la una sin la otra.
13/05/19 9:14 PM
  
Bruno
Alberto:

"Claro que somos blanditos. Si hace decenas de años que no he oido hablar de los novisimos y siempre nos dicen que el Cielo es inevitable, para qué hacer nada"

Sin duda está relacionado, pero no tengo claro si es causa o consecuencia.

Según mi experiencia, cuando los curas no hablan de esas cosas es o bien porque tienen miedo de que la gente se escandalice y les parezca algo muy duro o bien porque a ellos mismos les parece una doctrina muy dura. Es decir, porque unos y otros son blanditos.
13/05/19 9:15 PM
  
Bruno
Juan Mariner:

Más que "derechización" yo hablaría de "politización". Si supiéramos cuántos de nuestros obispos votan al partido socialista, por ejemplo, quizás nos llevaríamos una sorpresa. Aparte de que esa identificación de "rico" con "derechista" está bastante desactualizada. Por otra parte, en España hace muchos años que casi no quedan jornaleros y parece que importamos inmigrantes precisamente para que hagan ese trabajo que nadie está dispuesto a hacer.

En cualquier caso, lo más importante es que nada de esto de lo que estamos hablando tiene que ver con ser "mansos". La mansedumbre del Evangelio no es cobardía. Es manso Cristo, que fue voluntariamente a la cruz. El que tolera calladito el mal para que le dejen seguir viviendo a gusto y viendo la tele no es manso, es un cobardón y no heredará la tierra, sino la vergüenza de haber permanecido callado ante la maldad.
13/05/19 9:22 PM
  
Luis Fernando
2Ti 3,12
Por otra parte, todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos.


Ya sabes cuál es tu situación si no sufres algún tipo de persecución.
13/05/19 9:34 PM
  
Juan Pablo Lizcano
Hasta cuando tanta cobardia, de una buena cantidad de católicos, y otros con su cómoda ignorancia viven con una pipeta de oxígeno, y se olvidan que esa tiene una cantidad determinada que tiene fin. Cierran los ojos y los oídos ante el oxígeno de la vida eterna. Un artículo doloroso pero lleno de la verdad .
13/05/19 9:53 PM
  
Haddock.
¡Hombre!
Yo de restos de puntos de sutura física, no ando escaso, y no hablo de un apendicitis o de una hernia.
Las cicatrices espirituales de años pasados no las comento en atención a las sensibles señoritas que pudieren leer este blog.

Pero me preocupa ante el tribunal de Dios, las que tuve que haber tenido y no las tengo.
13/05/19 10:01 PM
  
Bruno
Haddock:

"Pero me preocupa ante el tribunal de Dios, las que tuve que haber tenido y no las tengo"

Muy buena frase. Podría ser el título de un libro: Las cicatrices que tuve que haber tenido.
13/05/19 10:28 PM
  
Ecclesiam
Hay que tener en cuenta que, los santos fundadores de órdenes y padres del desierto son casos -incluso en sus tiempos- excepcionales.

El Santo Cura de Ars, por ejemplo, llevaba una vida de penitencia que, a su lado, la austerísima vida de un cartujo es una sesión de masaje en salón climatizado:

«Nos vemos obligados a reconocer, nosotros solitarios, eremitas, monjes y penitentes de toda especie, que no nos atrevemos a seguir al santo Cura de Ars sino con la mirada de nuestra afectuosa admiración, y que no somos dignos de besar las huellas de sus pasos ni el polvo de sus zapatos»

De una carta dirigida el 15 de septiembre de 1865 al Rdo. Toccainer por el R. P.
Mauricio Borel, religioso de la Gran Cartuja (Isére).


Si no creemos que estamos sujetos a la inclinación al mal por el pecado original; si no creemos que hemos de completar en nosotros lo que falta a los sufrimientos de Cristo; sino creemos que el morir a nosotros es vivir en Cristo; si no creemos que, haciendo morir al hombre viejo, con el auxilio de la gracia, hacemos nacer al hombre nuevo; si no creemos que participando de la muerte de Cristo participamos de su gloriosa resurrección; en fin, si ni si quiera creemos -en verdad- que todo esto es posible por obra y gracia de Dios, ni si quiera nos atreveremos a -siquiera- pensar en hacer alguna penitencia.

Santa Teresa de Jesús, acertadamente, dijo que la causa de todo pecado que cometemos, en el fondo, es por falta de fe.

«En verdad, en verdad os digo, quien cree en Mí, hará él también las obras que Yo hago, y aun mayores». (Jn 14, 12)

«Pero el Hijo del hombre, cuando vuelva, ¿hallará por ventura la fe sobre la tierra?» (Lc 18, 8)
14/05/19 4:48 AM
  
rastri
Eclesiam

¿Y qué cosas mayores puede hacer el Hombre que aquellas las que hizo Jesús?


Serán acaso estas: Dijo Dios al Hombre:

-Debes destruir el Mundo. mira que si la ciencia de los hombres en su investigar al genética llega hasta donde ves; hasta los elegidos perderán la fe.

Y el Hombre empequeñecido y turbado por tal requerimiento le dijo a su Dios: Señor: ¿Cómo lo puedo hacer; cómo lo haré?

Y Dios dijo a Hombre cómo puede hacer y cómo lo hará.
14/05/19 8:07 AM
  
juvenal
Si católicos blanditos, tu mismo lo sabes Bruno
14/05/19 8:22 AM
  
Residente en Fátima
Vale que ciertos laicos /clérigos me hayan castigado con la marginación por defender la ortodoxia? Si es asi un par de arañazos tengo....
14/05/19 8:27 AM
  
Victoria
Juvenal: Lucas 6: 41-42
14/05/19 8:52 AM
  
Luis López
Los cristianos deberíamos meditar cada día en ese profundo versículo paulino que dice "completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo" (Col. 1,24).

Porque de algún modo si no participamos de su pasión y muerte, no podremos alcanzar la resurrección.

Pero yo pregunto ¿Cuántos cristianos no sólo no están dispuestos -no estamos- a obedecer en eso al Señor, sino más bien cuántos cristianos saben que sólo en el camino de la cruz -la de Cristo y la nuestra, unida a la suya- está la salvación? ¿Cuántos cristianos hoy han sido educados en un cristianismo falso que rechaza compartir sus padecimientos, como si el Señor no lo quisiera?
14/05/19 9:36 AM
  
Mikel
Cristo, sin embargo, sigue siendo el Señor del universo y de la historia y puede hacer milagros también en medio de una generación cobarde y apóstata como la nuestra. Aún no es tarde. Convertimini ad me et convertar ad vos dicit Dominus exercituum.

¡Amén! Muchas gracias Bruno. Lo comenté hace tiempo en otro post tuyo; yo creo que estamos abocados, a nivel de Europa y todo Occidente, a descender todavía más al abismo para reaccionar y entender que no sobreviviremos como civilización sin recuperar el fuego de nuestra fe cristiana, que hemos apagado progresivamente y de manera voluntaria en parte pero que, también, nos han ido arrebatando.
Yo también creo que el ablandamiento del catolicismo tiene una responsabilidad compartida; por un lado, los fieles nos hemos alejado voluntariamente de la fe, nos hemos apartado de la vida cristiana y la práctica religiosa; y si un deportista no se ejercita cada vez le cuesta más alcanzar una forma física adecuada. El ejemplo contrario lo encontramos en los musulmanes, que sitúan su fe (y hacen muy bien) en primer plano; ellos se convierten así en atletas preparados mientras a nosotros nos cuesta cada vez más serlo.
Por otro lado, nuestros pastores (por supuesto no todos pero sí una parte importante, sobre todo de la alta jerarquía) llevan medio siglo propiciando la disolución de la Iglesia con el mundo y, como ha comentado a menudo LF, entre elegir el mundo o una fe acomodada al mundo la gente se queda con el mundo y no con una copia. Por último, todos formamos parte de una gran apostasía que también viene promovida y hecha de fábrica por parte de unas élites financieras que buscan deliberadamente la animalización de la criatura humana y la erradicación de las raíces cristianas de Occidente para desactivar su flanco espiritual y hacerse con su control mediante una reingeniería social brutal, cada vez más apuntalada a nivel legal, complementada por un reemplazo demográfico de culturas ajenas a la nuestra que nos conduce inevitablemente a la extinción, a la desaparición de la Europa nativa, cristiana, de raza blanca. El proceso de disolución de la Iglesia con el mundo está ligado a esta hoja de ruta globalista hacia un gobierno mundial dirigido por dichas élites.
Pienso que a la humanidad le espera una década de mucho dolor, de caer cada vez más para que todo se restaure, seguramente con la Venida del Señor. Que Dios nos ayude a llegar hasta el final y nos dé fuerzas para luchar por Él y tener el honor de mostrarLe nuestras cicatrices. Un abrazo.
14/05/19 9:42 AM
  
Miguel
Interesante. La cuestión para mi es esta otra: como cruzar el océano cósmico que nos separa de la Realidad Divina. Dios. El que es... Es preciso entrar en el barco e hizar las velas. Tener las velas hizadas, es la oración (mejor contemplación o concentración, que etimológicamente vienen a significar lo mismo). Si no se hizan las velas, no es posible navegar.

Pero no basta con hizar las velas. Es preciso que sople el viento, eso no depende de si las velas están hizadas o no. Y es preciso tener en cuenta otros factores: por ejemplo, las condiciones del mar, el oleaje, la niebla, las tormentas, que el mar se hiele.... Son una serie de cuestiones que no dependen de si las velas están o no hizadas. Lo unico que depende de nosotros es eso, hizar las velas. Lo demás está fuera de nuestro alcance.

(Esto lo dice Jesús con otro simil, en una parábola, la de las virgenes prudentes y las imprudentes. Aquí no se hizan velas, sino que se pone aceite en la lámpara)

En cualquier caso, tener las velas hizadas no quiere decir que naveguemos. Pero si no las hizamos, el viento podria soplar favorablemente, y las condiciones del mar ser las adecuadas, y no navegariamos a pesar de todeko. Tampoco vale decir, me espero a que sople el viento, y luego hizo las velas. Las velas tienen que estar hizadas ya, cuando sople el viento. Y hay que tener conocimiento de cómo hizarlas. Y está el tema de mantener el timon, es llevar la practica de los diez mandamientos.

En todo caso: el viento sopla donde quiere y cuando quiere, como dice el Evangelio. Pero SOPLA! A veces no sopla. Pero muchas, sí. Y sopla con fuerza, yo lo noto. En una palabra, mantenga las velas hizadas y el timón en posición. Lo demás no es cosa suya.

Saludos
14/05/19 11:08 AM
  
Soledad
A mi me parece que se intenta "crear" un cristianismo sin Cruz. Nos tratamos con cariño, no vaya a ser que"nos compliquemos la vida", y se pacta con el mundo por la misma razón.

Cuando tenía quince, veinte años era una buena chica, de la que no creaban problemas graves. Misa y sacramentos y una vida entre algodones. Con lamuerte de mi padre todo cambió, el rostro del sufrimiento se hizo presente. Jesucristo tomó otra dimensión en mi vida, la vida tuvo sentido pleno desde su Evangelio y su Persona.

Si no hay lucha, contra el pecado, contra el error algo falla. Inevitablemente te lañas, como los jarrones, de caer y levantarte. Sigues siendo el mismo jarrón, pero remendado.
Estando el mundo como está, si no sientes el tirón todos los días, algo haces mal. Vaya yo tengo alguna cicatriz que me ha supuesto mucho sufrimiento, unas por el combate, otras por la fragilidad. Y cuando he tratado de eludir las cosas, Dios se a encargado de darme unos cuantos martillazos certeros. Me ha dado y me ha quitado, y por todo doy gracias. Más nunca me he sentido más cerca de Cristo que cuando he notado la Cruz.
El cristianismo se ha convertido en un "buenísimo dulzón centrado en el hombre". Y no es mas el discípulo que el Maestro.
"Sigueme", supone cargar conla propia cruz. Es un llamamiento radical. Vaya el abc
14/05/19 11:36 AM
  
Ricardo de Argentina
El pacifismo es la entronización del vicio de la cobardía a la categoría de virtud. "Virtud" totalmente falsa, claro.
¡Cuánto pacifismo hay hoy en día en nuestros pastores!
Pero si hasta tenemos una escuela de sicoterapia que diagnostica la "falta de sentido" de los pacientes, y propone curarla de una manera rocambolesca: que cada uno se fabrique el sentido que le falta....
Se llama "logoterapia". ¡Es una trampa! Las consecuencias del vicio de la cobardía sólo pueden curarse con el valor que da la gracia, y a ésta hay que pedirla. Con humildad.
Cuando la cobardía te gana, peor aún, cuando deviene pacifismo, o sea cuando te niegas a luchar por el Reino virilmente, y encima presumes de ello, entonces pierdes el sentido de tu existencia, ¡porque ése es el Único Sentido, el principal, el rector!

El hombre se afemina y consecuentemente, la mujer se amachona.
Es el pacifismo.
Dios nos libre.
14/05/19 11:58 AM
  
Martinna
Alberto,
Dices: Sin infierno ni purgatorio, no es necesario luchar por nada, pues lo mismo da.

Verás, los novísimos pueden servir para predicar las verdades últimas, para decirnos que será de nosotros en el más allá. Pero yo creo que, para el más acá, nos ayudará mucho más que nos digan quién es Dios, para conocerle mejor, para motivarnos a luchar porque venga a nosotros su reino, para que aceptemos su voluntad y nos ayude a cumplirla...
Es el amor a Dios el motivo de nuestra lucha, no da lo mismo temer el infierno, que saber que tenemos un Dios de amor que vive en y para nosotros, que nos da sus dones aquí para vencer la muerte y tener con El vida eterna.
14/05/19 12:35 PM
  
Martinna
Miguel,
“No te comas el tarro” relajado descansa en Dios, déjate llevar por El, no seas voluntarioso, no te afanes tanto, sosiégate, deja que el Señor vaya moldeando tu vida, da tiempo al tiempo, lee el evangelio y reza con los salmos.
Es un consejo de abuela como si fueras mi nieto, y disculpa si me paso.
14/05/19 12:47 PM
  
Sss
Bruno, y qué hacemos los que somos blanditos.
14/05/19 12:53 PM
  
Rafa
Almibarado no, delicuescente, líquido, "blandy blue", relativista...
14/05/19 12:57 PM
  
Victor Frankl
Gracias, Martinha. Buen enfoque.
Sobre la logoterapia, Ricardo de Argentina, la busqueda de sentido no aleja de Dios, sino todo lo contrario. Se acaba comprendiendo que sin Dios no hay sentido.
14/05/19 1:44 PM
  
¡Luis Piqué Muñoz
¡Bravo, bravísimo, Grande, Grandísimo Amigo y admirado Bruno! ¡10! ¡Perfecto! Esas bellísimas, durísimas y Verdaderas Palabras ¡son Profecías de un Sabio y valiente ¡valeroso! Profeta! El Infierno no lo pueblan ¡llenan! los Malos ¡sino los Mediocres! ¡los Mediocres pero Malos que digo yo! Y el Purgatorio es el Lugar al que va la Mayoría de la Humanidad ¡de la Iglesia, los ¡Ay! Católicos! Me Pregunto si no se Salvan Más de los que No son Católicos, no pertenecen a la Iglesia ¡no Van a Misa! (!?) ¡pero hacen la Voluntad de Dios! No es el que dice Señor, Señor ¡sino el que hace la Voluntad de mi Padre! Y si para salvarse hay que recibir el Bautismo, Predicar el Evangelio ¡Defender a Cristo! ¡todo eso se Resume en Amar a Dios y al Prójimo! ¡te Bautices, prediques o Defiendas a Cristo! ¡o No! y Creo que Jesús ¡que no era de componendas ni Reglamentos! ¡medias Verdades! lo deja Bien Claro en el Evangelio y Dios, Jesús en la Biblia! Naturalmente que es Mejor ser Católico y Pertenecer a la Iglesia ¡pero eso no Salva! Siempre ¡pero hoy sobretodo! el Infierno está lleno de Bautizados y Católicos ¡Ay! ¡Cicatrices! ¡Sí! ¡Sacrificio por Amor ¡la Cruz! admirado y errado Dr Iraburu! Cicatrices como las que llevo ¡Ay! con mi supuesta Enfermedad ¡encierro 13 Años en un Manicomio! ¡y Defensa apasionada del Amor de Dios, la Justicia y la Verdad ¡o al Menos la Corrección Fraterna! ¡Viva la Cruz, Viva la Prueba de Dios, Dios Prueba Más a los que más quiere ¡sus Elegidos! Viva el Castigo de Dios, que es Justo, Purifica ¡y es Necesario para Buenos y Malos! ¡un Alma del Infierno, un Condenado no Agradece el Suplicio ¡pero si la Justicia de haber sido Juzgado con Equidad y estar donde debe, con su Amo Satán! ¡Nunca agradecería la Injusticia de estar donde no quiere, en el Paraíso, con Dios al que Odia! En fin, yo Pienso que el Problema no es el Papa, Su Santidad, el Papa Francisco ¡que puede ser un Santo, pese a sus clamorosos y gravísimos errores, sobretodo por su tierno y apasionado Amor por los Pobres! Recemos mucho por el Santo Padre que está Confuso ¡muy Confuso! ¡en un Mundo de Confusión! ¡no Puede no Sabe Más! como Xavier y Enric, dos Curas muy Amigos Míos ¡que han Creído y Creen Santificarme con Malos Tratos! ¡Ay! A mí no me Entiende ni la Iglesia (!?) Me echaron ¡Injusta y abusivamente! de una Parroquia ¡y me pueden echar de la 2ª! ¡Ay! Igual abandono la Iglesia ¡no se Salva el que Pertenece a la Iglesia, sino que Pertenece a la Iglesia ¡se Salva! el que hace la Voluntad de Dios! Nada más ¡Un Gran Abrazo, Amigo Bruno! ¡Viva el Papa! ¡Viva la Iglesia! ¡Viva Dios!
14/05/19 5:27 PM
  
Hugo Z. Hackenbush
Dios no preguntara eso sino ¿Cuanto amor has repartido?
Lo demás no importa.
Y lo sabes, Bruno
14/05/19 6:41 PM
  
Bruno
Hugo Z. Hackenbush:

"Dios no preguntara eso sino ¿Cuanto amor has repartido? Lo demás no importa. Y lo sabes, Bruno"

Hum. Veamos que dice Dios (el de verdad, no el imaginario sentimentaloide):

"Sus heridas nos han curado" 1P 2,25; IS 53,5.

"Completo en mi carne lo que le falta a la pasión de Cristo" Col 1,24

"Todavía no habéis llegado a derramar vuestra sangre en la lucha contra el pecado" Hb 12,4

"El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga" Mt 16,24

"Aprendió sufriendo a obedecer" Hb 5,8

"perfeccionó mediante sufrimientos al guía de nuestra salvación" Hb 2,10

"Nada quise saber entre vosotros sino a Cristo, y este crucificado" 1Co 2,2

"Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos" Jn 15,13


Parece que no es el amor blandito el que Dios nos pide, sino el de Cristo crucificado por los hombres. Ese es el verdadero amor. Y deja cicatrices: "les enseñó las llagas y el costado".
14/05/19 7:00 PM
  
María Estela
Sr. Bruno: Creo que hay algo que si nos esforzamos lo podemos lograr: hacer lo posible para que vuelva Jesús Eucaristía a los altares de los templos parroquiales. EL ALTAR ESTÁ VACÍO DE JESÚS. En su propia casa, la que le pertenece por derecho propio, La Casa de Dios, fue sacado del altar y puesto en una capillita equis anexa. ¿Por qué lo hacen a un lado, si es el mismísimo Dios y Señor Nuestro, presente en la sagrada eucaristía? Es terrible escuchar misa viendo al frente un ramo de flores y una sillota y ante ese desdén es inevitable que me suene un tanto cuanto falto de sustancia el sermón del sacerdote que consagró su vida a Dios y aún así, no tiene ningún problema en hacerlo a un lado.
Esto pasa en varias parroquias y se extiende más.

Aunque lo autorice quien lo autorice, con un y cien argumentos para quitar el sagrario del altar, EL LUGAR DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, ES SU ALTAR, EN SU SAGRARIO, AL FRENTE, EN SU LUGAR DE HONOR QUE LE CORRESPONDE, COMO DIOS Y SEÑOR QUE ES.

Ya llevo dos cicatrices por solicitar el regreso de Jesús al Altar.

Si usted Sr. Bruno, también está de acuerdo en que el sagrario esté a un lado, elimine mi comentario, por favor.

Gracias.
14/05/19 7:49 PM
  
Pablo
Aunque entregara mi cuerpo a las llamas...
" Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.

Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece,

no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,

no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá."
14/05/19 8:39 PM
  
Palas Atenea
"Dios no preguntara eso sino ¿Cuanto amor has repartido?
Lo demás no importa".
No hay amor sin heridas, ni heridas sin cicatrices si la persona sobrevive a esas heridas. El preguntar cuánto amor has repartido es preguntar por las cicatrices, de lo contrario el amor es de baratillo.
Es imposible amar mucho sin sufrir mucho, en cambio es posible llamar amor a cualquier sentimiento amable, de agrado, de satisfacción o que apele a sentimientos de ínfimo grado. La degradación del amor, como de cualquier sentimiento de excelencia, a un sentimiento placentero se lleva haciendo muchos años, como bien indica Ulrich L. Lehner en su libro.
Cuando no hay saltadores capaces de listones elevados lo que procede es bajar el listón y seguir llamándole con el mismo nombre, aunque esté a 25 cm. del suelo, para que nos satisfagamos todos diciendo: "He pasado el listón".
14/05/19 9:55 PM
  
Palas Atenea
Antiguamente entre nosotros el listón era la santidad, estaba a mucha altura y pocos llegaban; ahora nos dicen que no hay que saltar el listón porque solo es un ideal, de manera que, echando mano de la humildad (otra palabra con la que se pueden hacer maravillas), cada cuál haga lo que pueda sin mirar al listón inalcanzable. Y, naturalmente, con ese gran acicate y humilísimos procuramos quedarnos muy por debajo para que los santos brillen más.
El no considerarse santos para nuestros antepasados era un baldón, para nosotros, en cambio, el no intentarlo es muestra de nuestra incapacidad y la Gracia tampoco puede intervenir en eso porque Dios se la da a sus elegidos, así que a vivir, que son dos días.
14/05/19 10:04 PM
  
Palas Atenea
Tomemos a un santo muy humilde, verbigracia San Martín de Porres. Estoy segura de que él pensaba dos cosas:
1) Que no se consideraba santo.
2) Que la santidad no era un objetivo inalcanzable.
Que es muy distinto del pensamiento de los cristianos actuales:
1) Que no nos consideramos santos.
2) Que la santidad es un objetivo inalcanzable.
Con la humildad de San Martín se podía llegar a santo aunque él no lo supiera; con la nuestra nunca porque nuestra forma de pensar y nuestra conducta está lastrada por un peso que no nos deja volar hacia lo alto, y, encima, lo atribuimos hipócritamente a la virtud de la humildad. Nosotros, que hemos olvidado las virtudes.
14/05/19 10:19 PM
  
Palas Atenea
La lectura actual de las antiguas virtudes es muy curiosa: la prudencia es cobardía; la justicia compete solo al estado, no a cada uno de nosotros; la fortaleza es fanatismo y la templanza mojigatería. La humildad también era una virtud, que ahora sirve para disculparse, y la obediencia es el balido de una oveja incapacitada para obrar por su cuenta. Así que las que las que tenían que ser una disposición del alma para alcanzar el bien se han convertido en disposiciones negativas que ya no llevan a nada y cuyo significado real se ha perdido porque era demasiado "fuerte" y nos comprometía demasiado. Aquello que decía mi sobrina ante cualquier manifestación que la sobresaltara: "¡Qué fuerte!", y que me hacía tanta gracia, ha dejado de hacérmela.
14/05/19 10:55 PM
  
Bruno
Palas Atenea:

"La lectura actual de las antiguas virtudes es muy curiosa: la prudencia es cobardía..."

Clarividente comentario.
14/05/19 11:41 PM
  
rastri
Yo diría que mis cicatrices las tengo en el corazón; una válvula que con el tiempo y la mala vida, digo yo, se me oxidó y tuvieron que cambiármela; pero con esto de la cirugía estética; como si nada; que esas cicatrices ya ni me las veo, así que no puedo presumir. …. de santidad. ¿va de broma?



15/05/19 8:18 AM
  
Palas Atenea
Para el asunto de las virtudes yo sigo la biografía de Santo Tomás Moro porque fue un santo que no tuvo dones especiales, pero si el de la Gracia. No hablaré de las teologales, me centraré en las cardinales. Santo Tomás tenía la virtud de la Prudencia en grado eminente y esta rige las demás.
No podía firmar la Ley de Supremacía mediante la cual el rey se constituía como cabeza de la Iglesia de Inglaterra, pero tampoco quiso discrepar en público porque no lo vio como exigencia de conciencia y no era partidario de buscar el martirio. Así que aguantó con virtud de la Fortaleza los males que esta decisión le llevaron: pérdida de poder en la Corte, destierro domiciliario y luego la cárcel. Fue un hombre cuya Justicia era famosa en toda Inglaterra ya que había sido un abogado incorruptible. Su Templanza está fuera de toda duda porque en ningún momento perdió los papeles y podíamos incluir en ella su famoso sentido del humor.
Cuando fue acusado y condenado injustamente se vio libre de decir lo que pensaba y entonces ya la Prudencia no pudo aconsejarle que pidiera clemencia o que se retractara porque una virtud no puede aconsejar el mal. Por eso es mártir.
La Prudencia puede generar estrategias para salir lo mejor posible de un embrollo, pero, en última instancia, no nos ayuda a huir como la mayor parte de la gente cree en este momento.
En este momento la Virtud de la Prudencia está poniendo a prueba a muchos cardenales, obispos y sacerdotes. Nadie les va a cortar la cabeza en estos tiempos pero pueden sufrir tantos males como Santo Tomás sufrió antes del acto final. Oremos por ellos.
15/05/19 9:20 AM
  
Juan A.
Para tener alguna idea de la relación entre cicatrices y amor es recomendable la lectura de "Meditaciones sobre la Pasión de Jesucristo", de San Alfonso María de Ligorio...
15/05/19 12:21 PM
  
Palas Atenea
He dicho: "en estos tiempos" tres veces lo que es buen indicio de por dónde va mi subconsciente, que diría Freud.
15/05/19 4:49 PM
  
Alejandra
Gracias, Bruno, por recordarnos que la blandura no lleva a ningún sitio. "A los tibios los vomitaré de mi boca"
Y, como siempre, Palas Atenea, es un placer leer tus comentarios a los estupendos post de Bruno.
15/05/19 6:30 PM
  
Francisco Javier Sanuy, cpcr
Me parece que la linea editorial que siguen sí que les ha llevado a tener algunas cicatrices, pero claro, si nos comparamos con Cristo siempre nos quedaremos cortos.

¿Sabe qué texto evangélico me viene a la cabeza cuando pienso en Infocatólica? Jesús en el Templo dando golpes de cinturón.

Espero que la próxima vez que vea su foto de perfil aparezca con un parche y una pata de palo (o sea, un cristiano que las tiene bien puestas.... las cicatrices).
16/05/19 10:29 AM
  
Jesus Pizarro
Segun la Madre Teresa habia que "amar hasta que doliera". Ese amor que produce dolor es la cruz de cada dia. La teologia elevada de muchos la simplifica Jesucristo con "coge tu cruz de cada dia y sigueme. Y Ama a los demas como a ti mismo. No se ama a Dios y a los demas si no existe la cruz. Lo demas es estar de vacaciones en la tierra. Y pretender un cristianis mo sin cruz es utopia y falsedad que ha cuajado en la iglesia por desgracia en la mayoria de los catolicos. No se trata de ser masoquistas sino de amar de verdad y en justicia.
16/05/19 11:06 AM
  
Antonio Mª
Juan Mariner:

Donde Vd. dice: "derechización"

yo, mutatis mutandi,

digo: "bolchevización"

¡Salud, camarada!

16/05/19 7:27 PM
  
doiraje
No sé, el mero hecho de vivir y la naturaleza caída de nuestra alma es una fábrica segura de heridas, cicatrices y hemorragias. Las que nos infligen y las que infligimos. Los toreros y los militares suelen estar orgullosos de las suyas, cuando son producidas en "acto de servicio". Pero la mayoría de las que llevamos los demás no son motivo de especial orgullo. El sufrimiento sin fe, pasado a pelo, es la experiencia más estéril que existe y lleva a la desesperación. Y el que se lleva con fe se asume las más de las veces con resignación. Sólo los que están más cerca de la santidad lo sienten como gracia y dicha.

Yo no soy santo, y las experiencias místicas me quedan muy lejos. El Señor me habla, cuando lo hace o le percibo, desde las realidades más pedestres. Doy gracias a Dios por todo lo que me ha dado y por todo lo que no me ha dado. Y comienzo a intuir muy imperfectamente cómo el Señor va conformando mi vida. Y sus planes muchas veces no me gustan demasiado; sin embargo, es ahora, en esta etapa ya tan tardía de mi vida, que me voy dando cuenta de que ese camino era el mejor para mí, el que puede llevarme a la salvación. ...Pero no puedo evitar que esas heridas abiertas aún y las marcas que van dejándome, me sigan doliendo. Y sólo a veces le siento cerca.
16/05/19 8:11 PM
  
Antonio Mª
A FJS:

"Ladran, luego cabalgamos..."

16/05/19 8:17 PM
  
Maricruz Tasies
Hoy desperté justo pensando en que tengo cicatrices
Ya las tengo
Gracias a Dios
No se me caerá la cara de la verguenza
17/05/19 11:14 AM
  
Christifer Panagiotis
Ya que hablamos de cicatrices, me gustaría traer este tweet del 13 de mayo que encontré y me dejó sin palabras:

BROTHER PRIESTS - I'm burying a man today who had been dying from ALS for the last four years. He didn't take a single painkiller in that entire time because he wanted to suffer for the priests of the Church. Just letting you know that you've been in someone's prayers.

HERMANOS SACERDOTES - Estoy enterrando a un hombre hoy que se ha estado muriendo de ELA durante los últimos cuatro años. No ha tomado ningún analgésico en todo ese tiempo porque él quería sufrir por los sacerdotes de la Iglesia. Sólo para que sepáis que habéis estado en las oraciones de alguien.

El autor del tweet es un sacerdote estadounidense llamado Ryan Hilderbrand.
17/05/19 8:49 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.