El Papa Sarto, un papa santo

Sexta Prueba de portada 1Hoy, 20 de agosto, se celebra el centenario de la muerte de San Pío X y mañana, 21 de agosto, es la memoria litúrgica del santo (porque el día 20 ya estaba “ocupado” por San Bernardo). Para conmemorar este aniversario, la editorial Vita Brevis ha traducido y publicado San Pío X. El Papa Sarto, un papa Santo”, una vida de este papa, escrita por F.A. Forbes, una religiosa del Sagrado Corazón contemporánea del papa y autora de múltiples biografías de otros santos. El libro ha sido traducido por Urko de Azumendi, historiador, miembro de Familia y Vida y uno de los candidatos por Impulso Social en las últimas elecciones europeas.

Como me ha tocado a mí hacer la revisión editorial de la obra, estoy disfrutando bastante de la historia de este Papa. Para entender bien la importancia de su canonización, hay que tener en cuenta que el último papa en ser canonizado había vivido más de trescientos años antes que él (San Pío V, en el siglo XVI). Eso nos puede dar una idea de de lo excepcional de su figura.

Giuseppe Sarto venía de una familia humilde y sabía perfectamente lo que era la penuria, el pasar frío y el depender de la caridad de otros. Quizá por eso, mantuvo toda su vida, incluso siendo obispo y papa, la costumbre de vivir austeramente y emplear su dinero en ayudar siempre que podía a los que no tenían nada, hasta quedarse también él sin nada. Así lo muestra, por ejemplo, esta anécdota de su tiempo como Patriarca de Venecia:

-¡Cómo cambian los tiempos! -le decía un amigo que había ido a visitarlo, viendo que el cardenal sacaba de su bolsillo un hermoso reloj de oro- ¿Recuerda aquel otro, de plata, que allá en Tómbolo [donde había sido vicario parroquial], andaba siempre camino del Monte de Piedad?

El Patriarca miró tristemente el reloj y luego dijo, sonriendo:

-La persona que me lo regaló tuvo la desafortunada idea de hacer grabar en su tapa el escudo patriarcal.

Junto con esta historia, me pareció especialmente divertida otra, relatada en el libro, en la que un compañero sacerdote y su hermana conspiraron para engañarlo y lograr que se comprara por fin una camisa nueva. Creo que el Papa Francisco simpatizaría con estas anécdotas que se cuentan de San Pío X. Claro que también me ha recordado en ocasiones a otros papas, por ejemplo en este pasaje:

En las fiestas solemnes, en San Pedro, prohibió los aplausos de costumbre en las funciones papales y, al dar la orden, la explicó así: “No está bien que el siervo sea aplaudido en la casa de su dueño”.

¿Cómo no recordar, al leer esto, lo que dijo Benedicto XVI sobre los aplausos en El espíritu de la liturgia?:

“Cuandoquiera que surgen los aplausos en la liturgia como consecuencia de algún logro humano, es una clara señal de que la esencia de la liturgia ha desaparecido totalmente y ha sido sustituida por algún tipo de entretenimiento religioso".

El Papa Sarto fomentó la comunión frecuente y permitió que los niños hicieran la primera comunión al llegar al uso de razón, en lugar de esperar a la adolescencia, contra los restos de rigorismo jansenista en la Iglesia. De nuevo, una anécdota suya me recordó al Papa Francisco:

Una dama inglesa obtuvo una audiencia privada con el Papa y le llevó su pequeñín de cuatro años para que lo bendijera. Mientras ella hablaba con el Santo Padre, el niño los contemplaba a poca distancia, y cuando el tono descendente de la conversación pareció indicar que terminaba, se acercó hacia el Papa, le colocó sus manitas en las rodillas y se le quedó mirando fijamente a los ojos.

-¿Cuántos años tiene? -preguntó Pío X, acariciándole la cabecita.

-Cuatro -respondió la madre-. Dentro de dos o tres, espero que pueda hacer su primera comunión.

El Papa contempló fijamente los ojos claros del niño y le hizo esta pregunta:

-¿A quién se recibe en la Sagrada Comunión?

-A Jesucristo- respondió el niño en el acto.

-¿Y quién es Jesucristo?

-Jesucristo es Dios -respondió el niño con igual prontitud.

-Tráigamelo mañana -dijo el Papa, volviéndose a la madre- y yo mismo le daré la comunión.

San Pío X también fue el papa al que le tocó luchar a brazo partido con el modernismo, ese “resumen de todas las herejías” de Loisy, Tyrrell y compañía, el papa de la renovación de la formación sacerdotal, el reformador de la curia, el defensor de la música religiosa frente a las representaciones operísticas en las iglesias, el que acabó con la intromisión de las potencias civiles en el cónclave, el impulsor de la creación del Código de Derecho Canónico, el papa de los milagros (que él atribuía siempre al poder de las Llaves y no a su persona, por supuesto) y el papa que murió lleno de dolor por el inicio de la Primera Guerra Mundial.

En fin, si siguiéramos contando cosas sobre este magnífico papa no terminaríamos nunca, así que, para conmemorar el centenario me permito aconsejar dos cosas a los lectores. En primer lugar, que recen por la Iglesia, por el Papa Francisco y por los católicos perseguidos por intercesión de San Pío X. Y, en segundo lugar, que lean la vida del Papa Sarto, ya sea en este libro de Vita Brevis cuando se publique o en libros de cualquier otra editorial. No se arrepentirán.

37 comentarios

  
rojobilbao
Fue el último pontífice que llegó al papado comenzando su carrera eclesiástica desde abajo, curita rural. Ni nuncio, ni profesor de universidad ni otro encumbrado puesto ecelesial.
20/08/14 3:49 PM
  
Fray Nelson
Existe la idea, repetida sotto voce, de que el Papa Sarto, quizás por su orientación tan pastoral, o por su origen tan modesto, carecía de la formación teológica y la penetración intelectual suficiente para captar los aspectos supuestamente positivos del ambiente académico de su tiempo.

Según este bulo, su lucha contra el modernismo sería una opción prácticamente desinformada, marcada por "nostalgia de cristiandad," y por una acumulación de malos entendidos y desinformación sobre lo que es la ciencia. Un resumen de esta postura negativa y denigrante de la figura de Pío X está en la página web laicismo.org, por ejemplo.

Presumo que la nueva biografía de la que nos hablas ayuda a deshacer esa leyenda negra, pero, ¿nos podrías adelantar algo, Bruno? Gracias.
20/08/14 4:59 PM
  
Francisco Javier
También San Juan XXIII aparece en un video en youtube pidiendo que no se aplauda en el templo.

Lo comento, porque lo mismo Pío X y Benedicto XVI son papas "carcas".

Pues el modernísimo Juan XXIII ahí estaba diciendo: "Me entristecen los aplausos. ¡Templum Dei! ¡Templum Dei!"
20/08/14 5:43 PM
  
Luis Fernando
¿Se sabe de algún otro Papa, san Pedro aparte, que tuviera el don de sanar enfermos?
20/08/14 5:49 PM
  
ult
Me parece muy interesante y admirable como persona y como santo. Las anécdotas son muy elocuentes y me hacen simpatizar con él.
La cuestión intelectual no creo que tenga nada que ver con la santidad. Aunque al parecer hay algunos a los que les parece lo más apasionante, ellos sabrán por qué.
Sobre aplaudir en la Iglesia, a mí nunca me ha gustado y nunca lo he hecho, no porque esté bien ni mal, sino porque me parece fuera de lugar.
Creo que esta biografía puede estar muy bien. Tomo nota.
Saludos cordiales
20/08/14 6:30 PM
  
Maite C
Muy desafortunado Fray Nelson con su punto de vista tan simple respecto a San Pio X. Debería de aprender mucho sobre el Santo Papa, en lugar de hablar por hablar sin conocimiento de causa. ¿Leyenda negra dice Vd.? ¿Pero en que país vive? Cuantos desatinos !!

Su lucha contra el modernismo fué espectacular, con la condenación de los 65 errores modernistas, y las causas y remedios contra la herejía modernista.

Un Sumo Pontífice, humilde y sencillo "de verdad", al que muchos deberían imitar. En resumen un Pontificado espectacular.

Tome nota:

Lea Vd. "San Pío X" escrito por el P.Jerónimo Dal-Gal en 1954. En España lo editó Publicaciones Cristiandad.

Lo tenía mi tio abuelo sacerdote, y es lo mejor que se ha escrito sobre San Pio X. Muerto mi padre, ahora está en mi poder.

20/08/14 6:49 PM
  
luis
Hizo muchas cosas buenas, con las intenciones más santas, pero no todas las hizo bien.
El modo importa.También la formación intelectual.
Mucho de la reacción progresista en el siglo XX obedece a la torpeza de algunos colaboradores.
20/08/14 6:56 PM
  
Bruno
Fray Nelson:

Se trata de un libro sencillo, para uso de fieles sin preparación teológica. Aún así, tiene un capítulo entero dedicado a la crisis modernista.

Conviene señalar que las críticas de los modernistas contra el Papa y contra los que defendían la doctrina de la Iglesia fueron terribles. "¡He aquí que llega Pío X con una piedra en una mano y un escorpión en la otra!", decía el modernista Tyrrell (en referencia a Lc 11,11-12). Generalmente, además, esas críticas apestaban a complejo de superioridad: los teólogos (solo los modernistas, por supuesto), eran inteligentes, modernos, científicos, ilustrados, bienintencionados y los únicos que podían hablar sobre teología, mientras que el Papa, el magisterio en general y los teólogos ortodoxos se pintaban como ignorantes, retrógrados e hipócritas.

En respuesta, hay que recordar que no todos los papas son teólogos académicos ni tienen por qué serlo. El magisterio y los teólogos tienen misiones diferentes y complementarias. Pretender que el Papa no pudiera corregirles porque no era un académico era como abolir el Magisterio y querer crear una nueva iglesia dirigida por teólogos, al estilo del protestantismo.

Por otra parte, no se puede olvidar que algunos de los colaboradores del Papa en la condena al modernismo estaban entre los hombres más preparados de la Iglesia: el Cardenal Merry del Val (con unos orígenes totalmente opuestos a los del propio Pío X, pero su colaborador más cercano), el Cardenal Mercier (rector de la Universidad de Lovaina), Billot, Lemius, Grandmaison, etc. Otros colaboradores fueron más torpes, sin duda, e incluso algunos aprovecharon la polémica para arremeter contra sus enemigos personales, como siempre sucede entre hombres pecadores.

Curiosamente, podría decirse que los documentos de San Pío X contra el modernismo fueron capaces de comprender y sintetizar el movimiento modernista, con sus antecedentes y consecuencias, mejor que los propios modernistas, perdidos en posiciones mutuamente contradictorias y a menudo sacudidos por las dudas de fe. Por desgracia, la mayoría de los principales modernistas terminaron por dejar el sacerdocio y/o la Iglesia (en varios casos, hacia el ateísmo): Loisy, Houtin, Tyrrell, Turmel, Hébert, Murri o Buonaiuti. Y también en muchos casos, ocultaban que hacía años que habían perdido completamente la fe.
20/08/14 7:05 PM
  
Bruno
Maite C.:

Creo que no ha entendido a Fray Nelson, que no estaba diciendo nada en contra de San Pío X, sino, al contrario, señalando los errores de algunos de sus críticos.
20/08/14 7:11 PM
  
Bruno
Luis:

"pero no todas las hizo bien"

Je, je. "Todo lo hizo bien" solo puede decirse de una Persona en toda la historia.
20/08/14 7:12 PM
  
luis
Por otra parte, cometió un error que tendría fatales consecuencias a mediados del siglo XX, luego de que el poder de reformar lo tomaran los viejos modernistas devenidos progres. Efectuó una reforma litúrgica por mano de una comisión, trastocando el milenario Breviario, persuadido de que en materia litúrgica bastaba con la autoridad pontificia. Está bien explicado por Alcuinus Reid.
20/08/14 7:16 PM
  
luis
Bruno,
a veces hacer el bien mal es peor que hacer el mal.

Toto corde
20/08/14 7:17 PM
  
Miguel Vinuesa
El Solideo de San Pio X está en Madrid, expuesto en permanencia en la parroquia del Santísimo Cristo de la Salud, en la calle Ayala 5.
20/08/14 7:21 PM
  
Luis Fernando
Bruno:
Por desgracia, la mayoría de los principales modernistas terminaron por dejar el sacerdocio y/o la Iglesia.

LF:
Por desgracia para sus almas. Por fortuna para las almas de los fieles. Hoy no se van. Se quedan.
20/08/14 7:48 PM
  
Alejandro Galván
"...persuadido de que en materia litúrgica bastaba con la autoridad pontificia..."

Pero que se habrá creído el papa que es!!!

Ni que fuera el "dulce Cristo en la Tierra"!!!

Lo que hay que leer...

20/08/14 8:06 PM
  
rojobilbao
Fray Nelson, don José Melchior Sarto, futuro san Pío X, por su origen humilde y por quedar huérfano de padre pronto y siendo el primogénito tenía una gran responsabilidad sobre sus espaldas. Su madre no sólo no podía pagarle los estudios si no que además, solventado afortunadamente por medio de una beca el problema, no podía contar con su ayuda económica para sacar adelante a los hermanos menores. Esto sirvió de poderoso acicate para que sacara notables resultados académicos con los que justificó la beca.
Pero es que, además, la biografía, habla a las claras de cómo san Pío robaba horas al sueño para continuar su formación una vez ordenado sacerdote. Nunca abandonó la costumbre de leer y formarse. Es un bulo aún menos consistente que el que circula sobre el santo cura de Ars.
Respecto al modernismo, no fue él quien desmontara las tesis, cosa de la que se encargó fundamentalmente el cardenal español Vives y Tutó, también confesor del Papa, pero sí que fue él quien decidiera los diferentes pasos a dar en todo momento.
20/08/14 8:10 PM
  
rojobilbao
Luis, su trabajo con el breviario fue muy bien recibido. Aunque nunca llueva a gusto de todos.
20/08/14 8:16 PM
  
Carlos
Es un santo al que le tengo mucha devoción. Gracias Miguel Vinuesa por el comentario, iremos...
20/08/14 8:17 PM
  
luis
El juicio, sr. Galván, no es mío, sino de un gran especialista como Monseñor Amman. Y no, la autoridad no basta para tocar la liturgia, hay que saber y respetar la tradición.

A quien le interese una visión crítica y ponderada sobre su reforma litúrgica:

info
caotica.blogspot.com.ar/2014/08/cuando-san-pio-x-abandono-trece-siglos.html
20/08/14 8:26 PM
  
Bruno
Alejandro y Luis:

Por aclarar un poco la cuestión, el quid está en que "bastar" no es un término unívoco.

Desde el punto de vista jurídico, sí que "basta" con la autoridad papal, ya que el Papa es la máxima autoridad en materia litúrgica.

Desde el punto de vista de los contenidos de una reforma/renovación de la liturgia, no "basta" con la mera autoridad, sino que cualquier reforma/renovación debe hacerse siempre en continuidad con la Tradición de la Iglesia, porque la liturgia siempre es manifestación de esa Tradición y el Papa no es dueño sino custodio de la Tradición de la Iglesia. Es decir, el Papa no "inventa" la liturgia.

Desde el punto de vista de la oportunidad de una reforma, es evidente que no "basta" con tener la autoridad para hacer esa reforma, porque los Papas pueden equivocarse y de hecho se equivocan en materias prudenciales.

Desde el punto de vista de la obligatoriedad de acatar la reforma por parte de los fieles, sí que "basta" con la autoridad papal, ya que no parece que pueda suscitar problemas de conciencia.

Etc.

Este comentario no pretende valorar la reforma del Breviario hecha por San Pío X, tema que la verdad desconozco casi por entero, sino sólo evitar que las posibles discusiones resulten infructuosas por utilizar un término impreciso, que puede entenderse en sentidos muy diferentes.

20/08/14 8:47 PM
  
Menka
El análisis de modernismo contenido en Pascendi es espectacular y muy profundo.

Muy recomendado para los tiempos actuales.
20/08/14 10:08 PM
  
ult
Lo verdaderamente ejemplar de este papa tiene bastante poquito que ver ni con el modernismo ni con las reformas litúrgicas, pero bueno es saber que se pudo equivocar en materias prudenciales. Cada cual que tome nota sobre lo que crea oportuno.
A mí particularmente me parece que no fue ninguna equivocación dar la comunión a los niños con uso de razón, pero habrá gente que diga que no hizo bien, porque hay gente para todo.
Me quedo con su sencillez y su austeridad. De los que son como niños es el reino de los cielos y él lo sabía.
20/08/14 11:12 PM
  
Alejandro Galván
Bruno:

gracias por la aclaración, MUY, necesaria...
20/08/14 11:46 PM
  
Alf_3
Todos los papas del siglo XX y lo que va de éste, son personajes grandiosos. Cada uno a su manera, que hubieran hecho un mundo mucho mejor, pero la maldad ha avanzado de mucho atrás. Se manifestaron para todo el orbe, pero ni siquiera todos los católicos oímos sus palabras.
Por eso 'estamos como estamos'.
Uno no tuvo tiempo de manifestarse como Papa y hoy providencialmente, tenemos dos papas. Insisto, todos han sido grandiosos.
21/08/14 1:08 AM
  
Germán Mazuelo-Leytón
Fray Nelson OP:

San Pedro el primer Papa fue pescador, y aún más, también fue pecador.
21/08/14 1:57 AM
  
Maga
Un grandisimo Santo. Ora pro nobis.
21/08/14 2:00 AM
  
marcos perez
Estimado Bruno :muy bueno el articulo. Me permitiria agregar que si los catequistas leyeran el Catecismo Mayor de San Pio X, miles y miles de catolicos ,no caerian en los errores graves que caen.Y seria bueno tambien,que muchos curas y obispos le dieran una lectura....
Espero que el libro llegue pronto a Argentina.

criollo y andaluz
21/08/14 4:49 AM
  
Tulkas
En el periódico Der Spiegel hay una serie de artículos de floja argumentación pero que son muy críticos con Sarto.
21/08/14 5:16 AM
  
Joaquín
Aunque san Pío X acertó al ver el grave peligro que suponía el modernismo, los métodos que usó para combatirlo no fueron siempre los más apropiados. Y si bien es verdad que lograron desarraigarlo, por otra parte, a causa del temor a ser tachado de "modernista" se bloqueó el desarrollo de un pensamiento católico fuerte que pudiera oponerse al existencialismo, el marxismo, el irracionalismo, el relativismo y todos los demás "ismos" del siglo XX.
21/08/14 8:20 AM
  
Bonifacio Moro
Luis Fernando:

No sè si son leyendas urbanas o no,pero hay rumores de curaciones de San Juan Pablo II (en vida,quiero decir) y tambièn de Benedicto XVI.

Un saludo
21/08/14 9:55 AM
  
Franc
Precisamente San Pio X, fue un papa que tenía el don de sanar enfermos... Era un hombre muy humilde y prohibía que estás cosas se contasen.

En una ocasión le visitó una mujer con su hijo moribundo y le pidió que lo curara, el le dijo que sólo Dios hacia milagros... La mujer le dijo que lo sabía, pero que también sabía que el era su vicario y si lo pedía se haría , el sonriendo impuso las manos al niño que mejoró milagrosamente.

Muchos le llamaban el papa Santo y no Sarto... Un cardenal le preguntó si era cierto lo de los milagros que hacia y jocosamente le respondió que el papa tiene que hacer de todo en el Vaticano.

San Pio X, ruega por nosotros.
21/08/14 9:58 AM
  
Yolanda
Joaquín:

¿Podrías glosar, detallR, ampliar o precisar un poco más tu comentario?
Gracias de antemano.
21/08/14 5:15 PM
  
Maite C
JURAMENTO ANTI-MODERNISTA
Motu Propio: “SACRORUM ANTISTITUM”
Impuesto al clero en septiembre de 1910
por S.S. Pío X

“ Yo...abrazo y recibo firmemente todas y cada una de las verdades que la Iglesia por su magisterio, que no puede errar, ha definido, afirmado y declarado, principalmente los textos de doctrina que van directamente dirigidos contra los errores de estos tiempos.”
“En primer lugar, profeso que Dios, principio y fin de todas las cosas puede ser conocido y por tanto también demostrado de una manera cierta por la luz de la razón, por medio de las cosas que han sido hechas, es decir por las obras visibles de la creación, como la causa por su efecto.”
“En segundo lugar, admito y reconozco los argumentos externos de la revelación, es decir los hechos divinos, entre los cuales en primer lugar, los milagros y las profecías, como signos muy ciertos del origen divino de la religión cristiana. Y estos mismos argumentos, los tengo por perfectamente proporcionados a la inteligencia de todos los tiempos y de todos los hombres, incluso en el tiempo presente.”
“En tercer lugar, creo también con fe firme que la Iglesia, guardiana y maestra de la palabra revelada, ha sido instituida de una manera próxima y directa por Cristo en persona, verdadero e histórico, durante su vida entre nosotros, y creo que esta Iglesia esta edificada sobre Pedro, jefe de la jerarquía y sobre sus sucesores hasta el fin de los tiempos.”
“En cuarto lugar, recibo sinceramente la doctrina de la fe que los Padres ortodoxos nos han transmitido de los Apóstoles, SIEMPRE CON EL MISMO SENTIDO Y LA MISMA INTERPRETACIÓN. POR ESTO RECHAZO ABSOLUTAMENTE LA SUPOSICION HERETICA DE LA EVOLUCION DE LOS DOGMAS, según la cual estos dogmas cambiarían de sentido para recibir uno diferente del que les ha dado la Iglesia en un principio. Igualmente, repruebo todo error que consista en sustituir el deposito divino confiado a la esposa de Cristo y a su vigilante custodia, por una ficción filosófica o una creación de la conciencia humana, la cual, formada poco a poco por el esfuerzo de los hombres, sería susceptible en el futuro de un progreso indefinido.”
“Consecuentemente: mantengo con toda certeza y profeso sinceramente que la fe no es un sentido religioso ciego que surge de las profundidades tenebrosas del "subconsciente", moralmente informado bajo la presión del corazón y el impulso de la voluntad, sino que un verdadero asentamiento de la inteligencia a la verdad adquirida extrínsecamente por la enseñanza recibida EX CATEDRA, asentamiento por el cual creemos verdadero, a causa de la autoridad de Dios cuya veracidad es absoluta, todo lo que ha sido dicho, atestiguado y revelado por el Dios personal, nuestro creador y nuestro Maestro".
“En fin, de manera general, profeso estar completamente indemne de este error de los modernistas, que pretenden no hay nada divino en la tradición sagrada, o lo que es mucho peor, que admiten lo que hay de divino en el sentido panteísta, de tal manera que no queda nada más que el hecho puro y simple de la historia, a saber: El hecho de que los hombres, por su trabajo, su habilidad, su talento continúa a través de las edades posteriores, la escuela inaugurada por Cristo y sus Apóstoles. Para concluir, sostengo con la mayor firmeza y sostendré hasta mi ultimo suspiro, la fe de los Padres sobre el criterio cierto de la verdad que está, ha estado y estará siempre en el episcopado transmitido por la sucesión de los Apóstoles; no de tal manera que esto sea sostenido para que pueda parecer mejor adaptado al grado de cultura que conlleva la edad de cada uno, sino de tal manera que LA VERDAD ABSOLUTA E INMUTABLE, predicada desde los orígenes por los Apóstoles, NO SEA JAMAS NI CREIDA NI ENTENDIDA EN OTRO SENTIDO.
“Todas estas cosas me comprometo a observarlas fiel, sincera e INTEGRAMENTE, a guardarlas inviolablemente y a no apartarme jamás de ellas sea enseñando, sea de cualquier manera, por mis palabras y mis escritos...".


21/08/14 7:20 PM
  
Berty
Gracias por la publicación del juramente antimodernista, Maite C. Nunca lo había visto.
Saludos
25/08/14 6:44 PM
  
antonio
Enorme Santo, muy amigo de otro Grande Don Orione, es interesante, Don Orione y el Modernismo.
Gracias es enorme el juramento antimodenista, no lo conocía, es evidente que debería ser aplicado, volver a las fuentes.
Evidentemente no es simpático, como Benedicto XVI, ambos aman, lo que se debe amar, primero DIOS, y después los hombres(San Pedro).
30/08/14 3:55 PM
  
Gelasio
Leí la anécdota del niño de 4 años que recibió la 1ª comunión de manos del Papa cuando yo tenía 10, en el libro de Arborio M. de Santelia "Instantáneas inéditas de los cuatro últimos papas", que fue publicado en vida de Pío XII.
San Pío X abolió la cruel e inhumana práctica de los "castrati". La última víctima de tan horrenda mutilación falleció en 1977 con más de 80 años.
Antonio: la frase de san Pedro es "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres".
José Luis: Tras el viaje de Pablo VI a Nueva York en 1965 se dijo que una niña neoyorquina paralítica había sanado siguiendo por televisión la visita del Papa a su ciudad. De todas formas, los milagros obrados en vida no cuentan para la causa de beatificación y canonización. Una vez casi me llaman hereje por decirlo, pero la norma es de la Iglesia, no mía.
09/09/14 9:30 PM
  
Gelasio
Luis Fernando:Perdona que antes te haya llamado José Luis. Ha sido un lapsus. Al menos he acertado uno de los dos nombres, je, je.
Cuenta José Mª Javierre en su libro "Pablo VI pontífice romano" que siendo patriarca de Venecia, el cardenal Sarto solía limpiar su pluma en su sotana negra y así no se notaba la mancha de tinta. Pero le eligieron papa y entonces vestía una sotana blanca. No tuvo más remedio que abandonar esta costumbre. José Mª Javierre escribió también una biografía del primer papa elegido en el siglo XX. La tituló "Pío X".
Al emprender el viaje a Roma para asistir al cónclave del que saldría elegido papa, el cardenal Sarto se despidió de los venecianos diciéndoles: "Volveré a vosotros vivo o muerto". San Juan XXIII, que también fue patriarca de Venecia, hizo que su antecesor cumpliera la promesa: envió su cuerpo a la ciudad de las góndolas, donde estuvo expuesto unas semanas en la catedral de san Marcos. Luego fue devuelto a Roma.
Vivió y murió pobre, tan pobre que en su testamento suplicaba a los cardenales que siguieran pasando la pensión a sus dos hermanas, ya que no contaban con otro medio de subsistencia.
Siendo patriarca de Venecia, en la catedral se cometió una profanación. El cardenal Sarto ayunó como expiación. Una de sus hermanas le dijo: "El patriarca no tiene la culpa". Y él respondió: "¿Quién sabe?"
09/09/14 10:24 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.