InfoCatólica / Que no te la cuenten / Archivos para: Abril 2021

30.04.21

La “Luz sagrada”: un fuego que no quema en el Santo Sepulcro

Según leemos en Infocatólica, una vez más ha fallado el intento de unificar las fechas de la Pascua entre los ortodoxos rusos y la Iglesia Católica.

¿Cómo? Sí; como leemos. Sucede que, desde hace siglos, católicos apostólicos romanos festejamos la Pascua (y la Navidad) “antes” que ellos (este año de 2021, será el 2 de Mayo). Es que, el calendario litúrgico de la Iglesia Católica no siempre coincide con el calendario de las iglesias denominadas “ortodoxas”; y esto desde 1582, año en que se adoptó el calendario gregoriano contra el calendario juliano, vigente hasta por entonces.

Sin embargo, aún antes de ese cambio de agujas, e incluso luego del cisma de Oriente (1054) en Jerusalén sucedía algo que hoy se desconoce casi por completo en ámbitos católicos; y nos referimos a lo que, cada Sábado Santo según la liturgia “ortodoxa” pasa en el Santo Sepulcro. Como viene sucediendo desde hace siglos conforme lo atestiguan los papas de la antigüedad: “el milagro de la Luz”.

Hace muchos años, estudiando el tema de las Cruzadas, leíamos este pasaje que, en su momento, no entendimos. Se trataba del famosísimo discurso de Urbano II durante el Concilio de Clermont, al convocar a las Cruzadas (1095) quien decía:

“Poneos en marcha hacia el Santo Sepulcro; arrancad aquellas tierras del poder de la raza maldita y guardadlas para vosotros… Jerusalén… Allí murió Cristo por nosotros; allí fue enterrado. Y en el sepulcro continúa realizándose el milagro anual. Pues –os digo lo que bien sabéis– todos los años, durante la Pasión, las lámparas se encendían sin intervención humana en la oscura iglesia. Y ahora, solo unos cuantos han presenciado el milagro; . Esto debe servirnos de estímulo ¿Quién tendrá el corazón tan duro que no se conmueva con tan gran milagro?”[1].

Pero… ¿a qué se refería? ¿qué eran esas “lámparas”?

En su momento dejamos pasar el dato pero, varios años después lo entendimos.

Se trataba del milagro anual del “fuego santo” o “luz sagrada” que, desde el siglo IV, al parecer, viene ocurriendo casi ininterrumpidamente en el Santo Sepulcro, el lugar donde fue colocado el Cuerpo del Señor después de Su crucifixión y muerte.

El fenómeno, atestiguado por Eusebio de Cesarea (s. III) y San Gregorio de Nisa (s. IV), entre otros, es mencionado como una una luz increadadurante siglos. En 865, el monje francés Bernardo describe lo que pudo ver en Jerusaléng:

El Sábado Santo por la mañana, después de la misa, la gente canta ‘Kyrie eleison’ (’Señor, ten piedad’) hasta que se iluminan las lámparas que cuelgan sobre el Santo Sepulcro y el patriarca empieza a distribuir el Fuego entre los fieles“).

Así de claro.

Sólo recién un par de siglos después de la separación entre oriente y occidente, la Iglesia Católica comenzó a silenciar o a minimizar este prodigio (reiteramos), aún mencionado por Urbano II después del cisma. Este fue el caso de Gregorio IX quien la denunció, al parecer sin pruebas, como un simple fraude.

Según señala Niels Christian Hvidt, quien viajó a Tierra Santa para presenciar el prodigio, el mismo sucede año tras año y es presenciado por el Patriarca de Jerusalén y, posteriormente, por el Patriarca armenio, previo a un examen riguroso de las autoridades civiles, tanto de sus vestimentas como del mismo lugar donde fue colocado Nuestro Señor.

Así le narraba a Hvidt, a finales de los ’90, el Patriarca ortodoxo de Jerusalén, Diodoro I († 2000):

- Periodista: “¿Su Beatitud, qué ocurre cuando usted entra en el Santo Sepulcro?".

- “Entro al Sepulcro, y me arrodillo, en santo temor, frente al lugar donde Cristo yacía después de Su Muerte, y donde Él resucitó, de entre los muertos. Orar en el Santo Sepulcro, en sí mismo, es siempre para mí, un momento muy sagrado, en un lugar muy sagrado. Es aquí, donde Él resucitó, con Gloria, y es de aquí, desde donde Él propagó Su Luz al mundo (…).

Busco mi camino, a través de la obscuridad, hacia la cámara interna, en la cual, caigo de rodillas. Aquí, digo ciertas oraciones que nos han sido dadas a través de los siglos y, habiéndolas dicho, espero. Algunas veces, espero unos cuantos minutos, pero, normalmente, el milagro ocurre inmediatamente después de que he dicho las oraciones. Desde el centro de la misma piedra, en la cual Jesús yació, surge una Luz indefinible. Generalmente, tiene un tinte azul, pero el color puede cambiar y tomar muchos matices diferentes. No puede ser descrita en términos humanos. La Luz se eleva de la piedra, como la niebla se eleva de un lago.

Parece que la piedra estuviera cubierta por una nube, pero es Luz. Cada año, esta Luz se comporta de manera diferente. Algunas veces cubre solamente la piedra, mientras que otras veces, ilumina todo el Sepulcro, para que las personas que están paradas afuera de Él, puedan verlo lleno de esta Luz. La Luz no quema. En los dieciséis años que he sido Patriarca, en Jerusalén, y he recibido el Fuego Santo, nunca se me ha quemado la barba. La Luz es de una consistencia distinta al fuego normal que arde en una lámpara de aceite.

En cierto momento, la Luz se eleva y forma una columna, en la cual el Fuego es de una naturaleza diferente, por lo que puedo encender mis velas de Él. Una vez que recibí la Llama en mis velas, salgo y doy el Fuego, primero al Patriarca Armenio, y luego, al Copto. Después, doy la Llama a todas las personas presentes en la Iglesia".

Según se dice, el milagro no se limita a lo que ocurre dentro del pequeño sepulcro sino que muchos reportan que las propias velas (que los creyentes abarrotados poseen en sus manos) se encienden por sí mismas aún antes de que el Patriarca de Jerusalén salga de lo que fuera la tumba del Seño (aquí el suceso en 2020, sin personas en razón del Covid-19 y con autoridades israelíes dentro del mismo lugar).

Como con cualquier otro milagro, hay personas que creen que esto es un fraude de los ortodoxos, dando a entender que, cada año, el Patriarca de turno ingresa previamente con algún artefacto (encendedor, fósforos, etc.); sin embargo, algo así parece inverosímil por diversas razones: por el estricto control previo de las fuerzas locales, por lo difícil de mantener un fraude tantos siglos (más aún, cuando no existían fósforos ni encendedores, hace mil años…) y por los testimonios autorizados de algún que otro franciscano de la Custodia que hemos consultado.

Además, queda el detalle final: los testigos oculares señalan que, en los primeros minutos, el fuego no quema.

En 2008, un equipo de científicos rusos de la Academia de Ciencias Naturales Pável Florenskii, encabezados por el Prof. Andrey Alexandrovich Volkov, realizó una serie de mediciones físicas en la tumba del Señor el mismo sábado santo de los ortodoxos. La hipótesis principal de su trabajo era que la aparición del fuego se debía a una descarga eléctrica. Sobre la base de esta versión, se decidió registrar el espectro electromagnético de onda larga durante la misa y en el momento de la aparición del Fuego Santo. Del mismo, se concluyó que la radiación electromagnética se registraba de manera automática dentro de una gama de frecuencias de 0 a 360 kHz, apareciendo el fuego entre las 15:04 y las 15:08

Hemos demostrado qué ocurre exactamente, y hemos descrito el fenómeno en términos científicos“, comentó el profesor Florenskii, señalando que no podía rechazar una procedencia sobrenatural para el fenómeno.

¿Qué nos enseña todo esto? Que de ser cierto el milagro, Dios aún sigue manifestando sus dones para bien de los creyentes, a pesar de la incredulidad del mundo anticristiano en el que vivimos.

- “¿Pero acaso –dirá alguno– esto no estaría confirmando en el cisma a los ortodoxos?”.

Y, la respuesta es que, pensar así, no sólo sería una falacia de falsa asociación, sino también, un error por imprecisión histórica pues –amén de que Dios hace milagros cuando le place– la fecha de esta Pascua es más católica que la Virgen María (no sólo viene siendo celebrada desde siglos antes del cisma, sino aún la siguen celebrando los católicos de rito bizantino).

En fin; hay que seguir rezando para que, algún día se logre nuevamente la unión tan deseada, sin claudicar en la Verdad, con quienes se han apartado de la comunión con Roma.

Feliz tiempo pascual.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

21/4/2021


[1] Cfr. Harold Lamb, Historia de las Cruzadas (2 vol), Juventud Argentina, Buenos Aires 1954; las cursivas son nuestras. El discurso de Urbano está tomado de los extractos de cuatro cronistas, probablemente ellos lo oyeron en Clermont en lengua vernácula y luego lo tradujeron al latín. Para hacerse una idea gráfica de las Cruzadas, recomendamos los hermosos grabados de Gustave Doré, en Las Cruzadas (Ilustraciones), Edimat, Madrid 2005, pp. 208.

 


 

- CURSOS https://cursos.quenotelacuenten.org/

- Editorial y libreríahttps://editorial.quenotelacuenten.org/

- Youtube: AQUÍ y active la campanita.

- Whatsapp: Haga clic AQUÍ y envíe un mensaje con la palabra ALTA.

- Telegram: Suscríbase al canal aquí: https://t.me/qntlc

- Twitterhttps://twitter.com/PJavierOR

– Para donaciones: AQUÍ

Ud. está recibiendo esta publicación porque aceptó su envío.

 

 

 

 

29.04.21

Cardenal Raymond Burke. Entrevista en español para QNTLC

Raymond Leo Burke nació en USA, en 1948 siendo el menor de seis hijos. Luego de ingresar al seminario menor y terminados sus estudios eclesiásticos, fue ordenado sacerdote en 1975.

Es doctor en derecho canónico (Universidad Gregoriana de Roma).

En 1984  fue nombrado Moderador de la curia y Vice-canciller de la diócesis de La Crosse (USA). En 1989, fue nombrado Defensor del vínculo del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (Roma).

El 1995 recibió la ordenación episcopal, siendo nombrado obispo de su diócesis y en 2003, Juan Pablo II le otorgó el cargo de Arzobispo de Saint Louis (USA).

En 2010, luego ser nombrado por Benedicto XVI como Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica (2008-2014), recibió el título de Cardenal.

Leer más... »

27.04.21

El error del liberalismo, del Card. Billot

De nuestros lectores:

Se acaba de editar en Selecciones Tradición Viva una de esas obras fundamentales que sin embargo han sido ocultadas al gran público. “El error del liberalismo” es por méritos propios una de las obras más conocidas del cardenal Louis Billot, y no por casualidad, pues constituye un magistral documento para conocer los engaños de la Revolución con mayúsculas.

La Revolución, y el liberalismo como su hijo más aventajado, tiene un único objetivo: la emancipación de Dios, y ha utilizado históricamente en engaño de la falsa libertad como banderín de enganche, sin embargo, ya en este siglo XXI a pocos se les escapa que la libertad proclamada por los dogmáticos revolucionarios supone la esclavitud del género humano.

Leer más... »

26.04.21

18.04.21

La bretona, Marie Lourdais

La estrella del pastor por Jules Breton. 1887

Jeanne Marie Andrée Lourdais fue una excelente espía de los generales durante la guerra contrarrevolucionaria. Hija del pueblo bretón y humilde vendedora de especias, llegó a ser vendeana por adopción desde que se instaló en La Gaubretière y participó del levantamiento junto con otras heroínas de la parroquia que pasaron a la historia por haberse desempeñado con una valentía sin límites. Su actuación podría sintetizarse en: salvar sacerdotes, llevar correspondencia secreta, curar enfermos y enterrar a los muertos.

Como no sabía escribir, su breve diario de la guerra fue dictado sin ánimo de inmortalizarse, y con la sola intención de dar a conocer a los suyos la resistencia de un pequeño rebaño fiel a Dios y al rey.

Cambio de oficio

Nacida en 1762 en la aldea bretona de Domalain, poco antes de la Revolución, se trasladó a un pequeño pueblito de la Bocage, La Gaubretière, en plena Vendée, donde abrió un negocio de especias y productos secos. Cuando en 1790 la “Constitución Civil del Clero” se puso sangrientamente en práctica, la jovencita resolvió cambiar de oficio y dedicarse por entero a la causa de los sacerdotes perseguidos. Sabiendo que en Nantes los “refractarios” estaban particularmente hostigados, eligió quedarse allí para ayudarlos en todo lo que fuera necesario: buscándoles refugio seguro y comida diaria, suministrándoles vestimentas para la clandestinidad, además de encargarse de su correspondencia secreta.

Leer más... »