Descarga gratis la segunda edición de mi libro: «El trigo y la cizaña: Una mirada cristiana sobre el mundo»

Tapa de "El trigo y la cizaña"

Esta obra reúne un conjunto de escritos sobre dos temas principales: la filosofía social y política y la historia reciente del mundo. Dentro de ese marco general, trato muchos temas diferentes, pero en todos ellos trato de traslucir de algún modo mi cosmovisión cristiana. Por supuesto, no todo lo que escribo aquí es doctrina cristiana, sino que incluyo muchas cosas opinables entre cristianos. Obviamente, la voz que habla aquí no es la voz oficial de la Iglesia, sino la voz de un católico; empero, salvo prueba en contrario, creo que nada de lo escrito aquí va en contra de la doctrina católica.

La segunda edición de esta obra incorpora 6 nuevos capítulos, totalizando 48.

Este libro es el Volumen 5 de la serie Aportes para una contracultura cristiana, serie cuyo objetivo central es contradecir varias corrientes de pensamiento predominantes en nuestra cultura contemporánea. En esta serie, un humildísimo aporte a la renovación de la cultura cristiana, expongo puntos de vista sobre Dios, el hombre, el mundo, la ciencia y la sociedad que hoy no se encuentran con mucha frecuencia en la prensa y la academia, dado que son desestimados o despreciados (sin razón suficiente) por gran parte de los intelectuales de nuestro tiempo. Procuro poner de relieve que el cristianismo constituye hoy la verdadera contracultura, en la que los seres humanos podemos redescubrir el modo de vivir una vida verdadera, buena y bella y de construir una sociedad más humana y fraterna, según la voluntad del Creador.

Daniel Iglesias Grèzes

CONTENIDOS

1. Socialcristianismo; 2. ¿El socialcristianismo es de derecha?; 3. Populismo; 4. Conservadorismo; 5. Nacionalismo; 6. ¿Fronteras abiertas?; 7. La decadencia de Occidente; 8. Dos caminos para la reforma del sistema capitalista; 9. Secularismo; 10. La sociedad y la apuesta de Pascal; 11. El drama del humanismo ateo; 12. Demagogia; 13. Globalismo; 14. Hablemos de dinero; 15. La pirámide de la riqueza mundial; 16. Liberalismo; 17. ¿Hacia un liberalismo integral?; 18. ¿Libertad versus seguridad?; 19. Cienciocracia; 20. El transhumanismo, la ideología más peligrosa del mundo; 21. Transhumanismo, gnosis y magia; 22. Google, no seas mala; 23. Control demográfico; 24. Un plan (hipotético) para conquistar el mundo; 25. Socialismo corporativo; 26. ¿Rumbo a la plutocracia?; 27. La guerra contra la libertad de expresión; 28. ¿Hacia un totalitarismo blando?; 29. Comunismo; 30. La perspectiva de género, última encarnación del progresismo; 31. La neolengua progresista; 32. Tres odios del progresismo; 33. El progresismo como religión; 34. La pandemia de covid-19 y la agenda progresista; 35. Las medidas contra la pandemia de covid-19; 36. La pandemia de Xi; 37. China, la gran superpotencia emergente; 38. La trampa de Tucídides, ayer y hoy; 39. Cien años del Partido Comunista Chino; 40. Los mejores enemigos que el dinero puede comprar; 41. ¿Hacia el fin del aborto legal en Estados Unidos?; 42. Noticias falsas; 43. Trump podría haber sido reelecto; 44. Una elección cuestionada; 45. Steve Bannon, el estratega de Trump; 46. ¿Hacia una nueva era conservadora?; 47. Cristianismo cultural; 48. La Opción Benito

El libro está disponible de forma permanente para descarga gratuita en esta página: El trigo y la cizaña: Una mirada cristiana sobre el mundo.

La versión impresa de la nueva edición está disponible en Amazon en esta página


Te invito a:

1) Comprar en Amazon libros de mi serie “Aportes para una contracultura cristiana".

2) Descargar libros gratis desde mi sitio web personal.

Vínculo: https://danieliglesiasgrezes.files.wordpress.com/2022/02/dig-el_trigo_y_la_cizana-ed2.pdf

2 comentarios

  
Carlos Dueñas
He leído los capítulos dedicados al liberalismo y me gustaría dejar mi opinión. El liberalismo es más complejo que la descripción ofrecida en el libro. El liberalismo clásico o primer liberalismo es una filosofía política y una ideología que surge en Inglaterra a mediados del siglo XVII contra el poder absolutista de Carlos I y de la Iglesia y que exige tolerancia y libertad religiosa ante la persecución de los disidentes a la iglesia oficial. Recibe forma doctrinal del filósofo John Locke. Nace en un contexto de pluralismo religioso e intenta limitar el poder estatal.

El liberalismo francés es hijo de la Revolución Francesa y del pensamiento ilustrado y surge en un contexto de hegemonía religiosa del catolicismo y pretende reducir el peso social, cultural e ideológico de la Iglesia Católica. Es en parte laicista, pues intenta suprimir privilegios eclesiásticos y establecer la separación Iglesia-Estado, y en parte anticlerical, pues pretende arrebatar derechos a la Iglesia. No es antiestatista y en vez de limitar el poder del estado, tiene como objetivo asumir el poder estatal.

El liberalismo tiene otras corrientes, como el libertarismo y el anarcocapitalismo, surgidos en el siglo XX, que defienden la supresión del estado, y el minarquismo, que apoya un poder estatal limitado a garantizar la libertad del individuo asumiendo únicamente las funciones de defensa, justicia, prisiones y policía.

El liberalismo defiende las libertades políticas y civiles, el estado de derecho y la economía libre de mercado, lo que ha sido asumido por todos los partidos democráticos de derecha e izquierda. En su parte económica, propone una reducción de los impuestos y una limitada intervención del estado en las relaciones económicas, asignando al estado la función de garantizar la libertad, la vida y la propiedad privada. A mi juicio, especialmente en sus formas más extremas, el liberalismo económico puede generar desigualdades e injusticias sociales.

¿Es compatible el liberalismo con el catolicismo? El liberalismo defiende la autonomía del hombre respecto a otros hombres, así como del estado respecto a la religión (separación Iglesia-Estado), pero nada dice de la autonomía del individuo respecto a Dios. En cuanto a la separación de la Iglesia y el Estado, el liberalismo sería incompatible con un catolicismo que defienda la confesionalidad católica del estado, pero no lo sería con un catolicismo que acepte la laicidad del estado, siempre que éste no sea autónomo de la moral.

En cuanto al hecho de que el liberalismo nada diga de la autonomía del individuo respecto a Dios, caben dos posturas: a) interpretar que esa idea es atea por no incluir expresamente a Dios y a la religión católica, en cuyo caso liberalismo y catolicismo son incompatibles, b) entender esa idea como religiosamente neutral, y al no impedir explícitamente que el individuo incluya a Dios y a la religión católica en su vida, el liberalismo sería compatible con el catolicismo.

Por último, hay que señalar que la ideología hegemónica actualmente en Occidente, el progresismo cultural, no es propiamente liberal, aunque derive del liberalismo ideológico. Este fue el caldo de cultivo para el desarrollo del progresismo a partir de la contracultura norteamericana, el Mayo del 68, el posmodernismo y el pensamiento de la escuela de Francfort. De hecho, no es una ideología liberal desde el momento en los liberales son totalmente contrarias a ella, en la medida en que impone una regulación de las vidas personales de los individuos. Curiosamente coinciden en esto con los conservadores, que rechazan ese intervencionismo moral del estado como una dictadura por no defender sus postulados morales. También es curioso que liberales y conservadores coincidan con el marxismo ortodoxo en su crítica al progresismo cultural, defendido por la izquierda moral o posmoderna, y asumido en su parte más digerible por sus votantes y más o menos a regañadientes por la derecha liberal. Para comprobar la crítica del marxismo ortodoxo, véase el canal de YouTube “Formación Obrera”.



---

DIG: Tanto el liberalismo anglosajón como el liberalismo francés son incompatibles con la fe cristiana en la medida en que ignoran la verdad sobre la naturaleza humana y el orden moral objetivo.
06/03/22 10:43 AM
  
Carlos Dueñas
Aclaro que dentro de los liberales, quienes critican el progresismo son especialmente los libertarios, aunque también hay liberales más moderados que rechazan el intervencionismo estatal, así como los excesos del feminismo radical y del discurso LGTBIQ +.

---

DIG: Los libertarios tienden fuertemente al individualismo y por lo tanto a rechazar el principio de solidaridad, que es básico en la doctrina social cristiana.
06/03/22 10:49 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.