InfoCatólica / A tiempo y a destiempo / Categoría: Sin categorías

13.03.13

Veni Creator Spiritus

Veni Creator Spiritus,
Mentes tuorum visita,
Imple superna gratia,
Quae tu creasti, pectora.

Qui diceris Paraclitus,
Altissimi donum Dei,
Fons vivus, ignis, caritas,
Et spiritalis unctio.

Tu septiformis munere,
Digitus Paternae dexterae,
Tu rite promissum Patris,
Sermone ditans guttura.

Accende lumen sensibus,
Infunde amorem cordibus,
Infirma nostri corporis,
Virtute firmans perpeti.

Hostem repellas longius,
Pacemque dones protinus;
Ductore sic te praevio,
Vitemus omne noxium.

Per te sciamus da Patrem
Noscamus atque Filium;
Teque utriusque Spiritum
Credamus omni tempore.

Deo Patri sit gloria,
Et Filio, qui a mortuis Surrexit,
ac Paraclito In saeculorum saecula.
Amen.

Ven Espíritu creador; visita las almas de tus fieles.
Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado.

Tú eres nuestro consuelo, don de Dios altísimo,
fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tú el dedo de la mano de Dios,
Tú el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones
y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne.

Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz,
siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo
y que en Ti, que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó de entre los muertos,
y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos. Amén.

8.12.11

Conditor alme siderum


Himno de Vísperas en Adviento. Grabado por
Dominican students at Blackfriars in Oxford

Creator alme siderum,
Aeterna lux credentium,
Jesu, Redemptor omnium,
Intende votis supplicum.

Qui daemonis ne fraudibus
Periret orbis, impetu
Amoris actus, languidi
Mundi medela factus es.

Commune qui mundi nefas
Ut expiares, ad crucem
E Virginis sacrario
Intacta prodis victima.

Cujus potestas gloriae
Nomenque cum primum sonat,
Et caelites et inferi
Tremente curvantur genu.

Te deprecamur ultimae
Magnum diei Judicem,
Armis supernae gratiae
Defende nos ab hostibus.

Virtus, honor, laus, gloria
Deo Patri cum Filio,
Sancto simul Paraclito,
In saeculorum saecula.

Oh santo Creador de las estrellas
Y sempiterna luz de los creyentes,
Oh Jesucristo, Redentor de todos,
Oye a quienes te imploran con sus preces.

Movido por tu amor te convertiste
En medicina de este mundo agónico,
Para salvarlo de que pereciera
Por obra de los fraudes del demonio.

Para sufrir la rigurosa pena
Que la tierra debía por sus faltas,
Naciste del sagrario de una Virgen
Y subiste a la Cruz, víctima intacta.

Al ver tu gloria y tu poder inmenso
Y al escuchar tu nombre soberano,
Los bienaventurados se arrodillan,
Y con ellos los réprobos, temblando.

De todo corazón te suplicamos,
Oh Juez supremo del supremo juicio,
Que con las armas de la gracia excelsa
Nos defiendas de nuestros enemigos.

Alabanza, virtud, honor y gloria
A Dios Padre, lo mismo que a su Hijo
Y lo mismo que al Santo Paracleto,
Ahora y por los siglos de los siglos

2.11.11

Gabriel Fauré: In paradisum

Gabriel Fauré: Requiem - In paradisum

In paradisum deducant te Angeli;
in tuo adventu suscipiant te martyres,
et perducant te in civitatem sanctam Ierusalem.
Chorus angelorum te suscipiat,
et cum Lazaro quondam paupere
æternam habeas requiem.

Al paraíso te conduzcan los Ángeles;
a tu llegada te reciban los mártires,
y te conduzcan a la ciudad santa de Jerusalén.
El coro de los ángeles te reciba,
y con Lázaro otrora pobre
tengas el eterno descanso.

21.04.11

Miserere Alistano. Semana Santa Zamora

Miserere Alistano culminando la noche del Miércoles Santo de Zamora. Hermandad de Penitencia “Capas pardas” del año 2000 en San Claudio de Olivares.

I
Ten mi Dios, mi bien, mi amor
Misericordia de mí,
Ya me ves postrado aquí,
Con penitente dolor:
Ponga fin a tu rigor
Una constante concordia,
Acábase la discordia,
Que causó el yerro común,
Y perdoname según,
Tu grande misericordia.

II
Y según la multitud
De tus dulces y adorables
Misericordias amables,
Sácame de esclavitud.
Ya me ofrezco a la virtud,
Y protesto a tu bondad,
Que con letras de verdad,
Caracteres de mi fe,
Yo tu amor escribiré,
Borra tú mi iniquidad.

III
Lávame más, buen Señor,
De mi iniquidad, porque
Aun lavado, yo no sé
que me asalta de temor,
Fuentes de mi Salvador,
Que habéis al mundo regado,
A mi corazón manchado,
Lavad en vuestras corrientes,
Y tú dueño de estas fuentes
Limpiame de mi pecado.

IV
Porque yo en mi desvario
Conozco mi iniquidad
Conozco que mi maldad
Atropelló a mi albedrio:
Que fue doble el yerro mio
Mire, ví, quise, caí
Fui sangriento, le ofendí
No puedo ocultarlo ya.
Conozco que siempre está
Mi pecado contra mí.

V
A ti sólo te ofendi,
Hice delante de ti,
El mal con que te agravié:
Lo confieso para que,
O bien me castigares,
O bien si me perdonares,
Te justifiques Señor,
En tus palabras de amor,
Y venzas cuando juzgares.

VI
Ya ves que en iniquidades
Fui concebido, Señor
¿Qué quieres de un pecador
Que se concibio en maldades?
Merezca ya tus piedades
Quien en culpa se formó;
Si esta hechura se quebró:
templa tus ojos airados,
Pues en males y en pecados
Mi madre que concibió

VII
Ya ves, ¡oh Dios de mis cultos,
Pues amaste la verdad,
Con cuanta sinceridad
Te confieso mis insultos
Tú los inciertos y ocultos
Arcanos que has reservado,
Allá en el seno sagrado,
De tu alta sabiduría,
Ciertos, claros como el dia
Me los has manifestado.

VIII
Me rociarás ¡oh! Bondad,
Con hisopos de tu sangre,
Hasta que en fin se desangre,
La vena de mi maldad.
Me limpiaré, y tu piedad,
Si sobre mí se conmueve,
Y el sacro rocío llueve,
Me lacarás y seré,
Puro, limpio quedaré,
Y blanco más que la nieve.

IX
A mi oido le darás
Un gran gozo y alegria,
Cuando oiga anunciar el dia,
En que me perdonaras,
Mis entrañas llenarás
De placer, escucharán
Tu voz y te cantaran
Himnos a ti consagrados,
Y mis huesos humillados
De contento saltarán.

X
Aparta tu rostro ya
De mis pecados y mira,
Que tu dulce vida expira
Por mi, que por mi se da,
Tu sangre pidiendo está,
El perdón de mis maldades,
Y para que a tus piedades,
Veloz mi espíritu harás,
Destruye, consume y borra
Todas mis iniquidades.

XI
Un corazón limpio haría,
!oh Dios! En mi pecho ímpuro,
Rompe este corazón duro,
Derrite esta nieve fria.
¡Ah! engañosa pasión mia,
¡cuán blancamente me engañas!
Tú Señor, que a nadie engañas,
Dame un casto y dulce acento,
Y un noble espirítu recto,
Renueva tú en mis entrañas.

XII
No me arrojes enojado
De tu presencia, Señor
Que esta hechura, tu dolor
Y tu sangre te ha costado.
Perdí a Dios, dejé a mi amado,
Y pues que yo te perdí,
Deja que se anegue aquí,
Mi culpa en un mar de llanto,
Más a tu espiritu santo,
No lo retires de mí.

XIII
Vuélveme ya la alegría
De tu salud que he perdido,
Y volvera a su camino,
Y placer, el alma mia,
Venga ya el alegre dia,
Que ponga fin a mi mal,
Y con la gracia final,
Confirmarme en tu afición
Con un noble corazón,
Y espiritu principal.

XIV
Yo mismo, enseñaré
A los malos tus caminos
De sus torpes desatinos,
Señor los apartaré:
Yo con tu luz guiaré
A los tristes hijos de Adán,
Ya que tan ciegos están
En los locos desvaríos,
De su error, y los limpios
A ti se convertirán

XV
Líbrame de sangre ajena,
¡oh Dios de mi salud!,
Yerros de mi juventud
Me han labrado esta cadena,
Cautivo el corazón pena,
Gime, llora y llorará:
Y el mundo todo sabrá
Que el mar de mis culpas mengua
Con lágrimas y mi lengua
Tu justicia cantará.

XVI
Señor abrirás mis labios,
Publicaran tus grandezas,
Y te volvere en finezas,
Cuanto te quite en agravios
Si para tus desagravios
Das aliento a mi esperanza,
Te entregaré sin tardanza,
Este corazón de roca,
Y agradecida mi boca,
Anunciará tu alabanza.

XVII
Por que si el hubiera querido,
Sacrificio ensangrentado,
Cierto que lo hubiera dado,
Para aplicarte ofendido,
Pero estoy bien advertido
Que el corazón miras más,
Y pues lágrimas me dás,
Lloro mis dias infaustos,
Buen Dios, que en los holocaustos,
Tú no te deleitarás

XVIII
Sacrificio es para Dios,
Un espiritu rendido.
Atribulado afligido,
Partido de pena en dos:
Confiado llego a Vos,
Resuelto a no pecar más,
Que un corazon que verás,
Ya contrito y humillado
Arrepentido enmendado
Mi Dios, no despreciaras.

XIX
Con benigna compasión,
Señor con dulce piedad,
Con tu buena voluntad,
Trata a la amada Sion:
Benigno tu corazón,
Acabe de hacer también
Que no tarde más mi bien,
Que se enjuaguen ya mis llantos,
Que se edifiquen los santos
Muros de Jerusalen

XX
Entonces aceptaras
De justicia el sacrificio,
Las oblaciones propicios,
Y los holocaustos más,
Entonces recogera
De montes, valles y cerros
Victimas que por sus yerros
Penitentes gemiran;
Entonces, Señor pondrán,
Sobre tu altar los becerrros.

17.04.11