27.04.22

¿Nuevos derechos?, ¿verborrea de derechos... al olvido, al contacto humano? - Federico de Montalvo

Nuevos derechos: Verborrea, deseos y necesidad de fijar nuevos derechos en Bioética ¿no habrá una inflación de derechos? ¿no interfieren con otros derechos fundamentales anteriores?

En este vídeo Federico de Montalvo Jääskeläinen, Presidente del Comité de Bioética de España, lo explica con precisión.

Este video forma parte del Diccionario de Bioética de BioeticaRed.

5.04.22

¿Qué es la Objeción de Conciencia? - Federico de Montalvo

La Objeción de Conciencia no es una excusa para incumplir cualquier ley, sino la necesidad moral de rechazar el cumplimiento de esa ley.

Forma parte de los Derechos Humanos, aunque sea el incumplimiento de una ley humana.

En este vídeo Federico de Montalvo Jääskeläinen, Presidente del Comité de Bioética de España, lo explica con precisión.

Este video forma parte del Diccionario de Bioética de BioeticaRed.

25.03.22

La noche de los testigos en Madrid

Noche de los Testigos 2022 | Ayuda a la Iglesia Necesitada

El 23 de marzo se celebró la Noche de los Testigos en la Catedral de la Almudena de Madrid. Un matrimonio de Pakistán dió su testimonio sobre la realidad que viven los cristianos perseguidos en Pakistán. La Hna. Gloria, colombiana, contó su experiencia, ella fue secuestrada durante más de 4 años en Mali. También se rezó por la paz en Ucrania.

23.03.22

Consagración al Corazón Inmaculado de María. S. Juan Pablo II. 1984

Consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María. S. Juan Pablo II.

25 de Marzo de 1984.

Y por esto, oh Madre de los hombres y de los pueblos,

tú que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas,

tú que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal,

entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporáneo,

acoge nuestro grito que, movidos por el Espíritu Santo,

elevamos directamente a tu corazón:

abraza con amor de Madre este mundo humano nuestro,

que te confiamos y consagramos, llenos de inquietud

por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos

¡Oh Corazón Inmaculado!

¡Del hambre y de la guerra, líbranos!

¡De la autodestrucción incalculable y de todo tipo de guerra, líbranos!

¡De los pecados contra la vida del hombre desde su primer instante, líbranos!

¡Del odio líbranos!

¡De toda clase de injusticias en la vida social, nacional e internacional, líbranos!

¡De la facilidad de pisotear los mandamientos de la ley de Dios, líbranos!

¡De la tentativa de ofuscar en los corazones humanos la verdad misma de Dios, líbranos!

¡Del extravío de la conciencia del bien y del mal, líbranos!

¡De los pecados contra el Espíritu Santo, líbranos! ¡líbranos!

Oh Madre de Cristo, Aparezca, una vez más, el infinito poder salvador de la Redención: Que éste detenga el mal.

Que en tu Corazón Inmaculado se abra a todos la luz de la Esperanza.