6.07.20

Ayuda a la Iglesia Necesitada. Vigilia de oración por afectados del Covid-19

Vigilia de oración por afectados del Covid-19. Ayuda a la Iglesia Necesitada

Parroquia del Buen Suceso. Madrid

25 de junio, a las 21 horas.

Retransmisión en directo de la Vigilia de Oración por todos los afectados del COVID-19 en España y en el mundo entero, organizada por Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Se oró especialmente por las víctimas de países de necesidad, donde la pandemia golpea aún con más fuerza a causa de la pobreza y la precariedad.

Contó con testimonios en vivo del ámbito nacional e internacional.

Se rezó por los fallecidos, por los enfermos, por los que han perdido su empleo, por los que han visto disminuir sus ingresos y por los que han perdido la esperanza y son víctimas del miedo o de la soledad.

La oración es, junto a la información y la caridad, pilar fundamental de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. Rezando es como mejor podemos acompañar en estos momentos a tantos hermanos nuestros que sufren aquí y en tantos países donde a la situación de pobreza, guerra o persecución, se suma ahora el coronavirus.

31.05.20

2.05.20

4.04.20

24.03.20

Attende Domine - Himno de Cuaresma

Grabación: Monjes y Escolanía de Downside Abbey
Album ‘The Best Gregorian Chant Album in the World…Ever! CD1′

Latín

Attende Domine, et miserere, quia peccavimus tibi.
Ad te Rex summe,
omnium Redemptor,
oculos nostros
sublevamus flentes:
exaudi, Christe,
supplicantum preces.

Dextera Patris,
lapis angularis,
via salutis,
ianua caelestis,
ablue nostri
maculas delicti.

Rogamus, Deus,
tuam maiestatem:
auribus sacris
gemitus exaudi:
crimina nostra
placidus indulge.

Tibi fatemur
crimina admissa:
contrito corde
pandimus occulta:
tua, Redemptor,
pietas ignoscat.

Innocens captus,
nec repugnans ductus;
testibus falsis
pro impiis damnatus
quos redemisti,
tu conserva, Christe.

Attende Domine, et miserere, quia peccavimus tibi.

Español, traducción blog El Atril

Escucha, Señor y ten misericordia porque hemos pecado contra Ti.

A Ti, Rey soberano, Redentor de todos levantamos nuestros ojos en llanto; escucha, Cristo, las plegarias de los que te suplican.

Oh diestra del Padre, piedra angular, camino de la salvación y puerta del cielo: lava las manchas de nuestros delitos.

Rogamos oh Dios, a tu majestad: con tus oídos santos escucha nuestros gemidos, perdona bondadoso nuestras culpas.

Nuestros pecados cometidos los confesamos ante Ti; con corazón contrito te manifestamos lo oculto; que tu clemencia, oh Redentor, nos las perdone.

Inocente, fuiste capturado, y llevado sin poner resistencia, y condenado por los impíos con testigos falsos. A los que redimiste, consérvalos Tú, oh Cristo.