InfoCatólica / José Miguel Arráiz / Categoría: Política

29.11.16

24.11.16

¿Cuál es la real magnitud de la crisis venezolana? Yo te lo explico…

A raíz del último artículo de mi blog titulado “Oremos: Siguen muriendo venezolanos tras largas horas de hacer cola” un lector me preguntó sobre qué tan grave era la crisis, porque había visto un diputado mexicano del partido de la Izquierda, candidato independiente a las elecciones para la Presidencia del País del 2018, Gerardo Fdz Noroña, en el que se aprecia en un vídeo editado por él en su canal de YouTube, con otro acompañante caminando por las calles de Caracas por la noche, donde se ve la gente muy tranquila, pasando momentos placenteros.

Leer más... »

Oremos: Siguen muriendo venezolanos tras largas horas de hacer cola

Colas en Venezuela

Ya es el pan nuestro de cada día, escuchar cada día una y otra vez noticias de personas que incluso mueren en las largas colas para conseguir alimentos, medicinas o cualquier otro producto de primera necesidad.

Hoy por ejemplo, el Impulso, diario local de mi ciudad dio como noticia la muerte de la señora Rosa Torrealba de 55 años que murió en una cola para comprar una bombona de gas de diez kilos. La señora hacía cola desde las 1:00 am de la madrugada y duró 12 horas en la cola sin haber comido. Cuando regresaba agotada y con la bombona en la espalda se derrumbó cayendo contra el pavimento y la bombona la golpeó en la cabeza para morir horas después.

Leer más... »

9.11.16

Moraleja del resultado de las elecciones de USA

Cuando me levanté en la mañana y me enteré que ganó Donald Trump estaba exultante de gozo. Me contuve de no gritar porque sabía que me iban a escuchar los vecinos.

Y no es que piense que Donald Trump vaya a ser buen presidente de USA. Si he de ser sincero, cuando escucho sus discursos encuentro mucho del “populismo” que viví en carne propia con el presidente Hugo Chávez. Me produce un cierto Déjà vu cuando intenta aprovechar la inconformidad de parte de la población que está resentida con los extranjeros por considerar que les quitan las fuentes de trabajo. Aunque en menor grado, es el mismo modus operandi que usa la envidia como combustible, táctica que utilizó nuestro antiguo presidente Chávez, así como también Hittler (contra los judíos), Mao (contra los intelectuales), Stalin, Fidel Castro, el Che Guevara y Pol Pot (contra los “imperialistas”) por nombrar unos cuantos. Hablo con conocimiento de causa, porque vivo en Venezuela, un país donde ese discurso es el pan de cada día, con el que el actual presidente intenta justificar su propia negligencia echando siempre la culpa a los demás: si no es el imperio, son los empresarios, sino los burgueses o los oligarcas. La diferencia que en el caso de Trump, el chivo expiatorio son los extranjeros.

Pero a pesar de esto, para mí siempre ha estado claro que Trump es una “hermanita de la caridad” en comparación con Hillary Clinton.  Estamos hablando de una mujer que apoya, promueve e intenta exportar el aborto libre y financiado por el Estado durante los nueve meses de embarazo. Una mujer que justifica y defiende el tráfico de órganos provenientes de fetos de bebes abortados del que Planned Parenhood fue protagonista, mientras persigue a quienes les pescaron con las manos en la masa.

Una mujer que pretendía designar los jueces de la corte suprema de justicia de la principal potencia del mundo acorde a su forma de pensar anti-vida, y al mismo tiempo perseguir a quienes no piensen como ella coaccionándolos legalmente por medio de la imposición y legislación de leyes injustas.

Leer más... »

9.05.16

Los pecados de Venezuela

Colas en Venezuela

No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará” (Gálatas 6,7)

Mirad: el que siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad; el que siembra en abundancia, cosechará también en abundancia.”  (2 Corintios 9,6)

La situación de mi país Venezuela es una verdadera pesadilla.  Es increíble que en medio de una bonanza petrolera la deuda externa del Gobierno más la de PDVSA ha llegado a 150.000 milones de dólares, y cuando Chavez llegó al poder apenas era 25.000 millones de dólares. Durante el gobierno del chavismo nos hemos convertido en el país más inseguro y violento del mundo (con una tasa de 90 fallecidos por cada 100.000 habitantes), con mayor inflación existente (cerrando en 270,7% en el 2015, y estimado un 720% para el 2016), con un salario mínimo de aproximadamente 16 dólares mensuales, que junto con un bono de alimentación llega a duras penas a 30 y el cual no alcanza ni para comer. Contantamos con 8000 empresas privadas menos que cuando Chavez inició su mandato. El sector eléctrico está colapsado y sufrimos apagones (el Gobierno le llama “racionamiento eléctrico”) de cuatro horas diarias (próximamente al parecer serán de 8) que sufren tanto los hogares como las empresas del país. Las empresas públicas trabajan sólo dos días a la semana. Hay un desabastecimiento total en casi cualquier rubro de productos pero sobre todo en alimento y medicinas, lo que hace que las personas pasen largas horas haciendo cola para conseguir alimentos, incluso de un día para otro. A diario vemos cómo mueren personas en los hospitales, por enfermedades tratables pero que por falta de medicinas no se pueden atender. Una simple subida de tensión te puede costar la vida, sin mencionar cómo se quedan sin tratamiento los diabéticos, enfermos de cáncer, de SIDA y todas las demás enfermedades graves. Me parte el corazón cada vez que escucho a mi hija comentar que alguna compañera suya no va para la escuela porque en su casa no tienen que comer. Pudiera parecer que estoy exagerando pero aquellos que están conmigo en Venezuela saben que más bien me estoy quedando corto, y la situación más que mejorar cada día empeora. Cuando parece que vamos a tocar fondo vemos que todavía se puede caer más bajo.

Leer más... »