InfoCatólica / Reforma o apostasía / Categoría: Espiritualidad católica

13.06.22

(687) Algunos fieles de la «Amoris Lætitia» la perjudican al elogiarla

 

–¿Cómo es posible perjudicar a alguien o a algo si se le elogia?

–Se puede, si las causas del elogio son ciertamente malas. Por ejemplo un ejemplo, como dicen los niños. “Este hombre es capaz de forzar cualquier puerta, por muchos candados y refuerzos que haya puesto su dueño. Yo lo he visto trabajar. Es un genio".

 

Se celebró hace unos días en Roma, en la Gregoriana, un Congreso internacional sobre «Teología Moral y Amoris Lætitia» (11-14 mayo 2022). En él intervino el P. Julio Martínez, SJ, profesor de Teología Moral en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), de la que fue rector (2012-2019). De ello dimos noticia en InfoCatólica. Y la doy ahora, con los subrayados, que son míos.

 

Conferencia del P. Martínez, SJ

En la teología moral, señaló el profesor Martínez, «es más cómodo y aparentemente más seguro repetir los caminos heredados del pasado, ignorando los interrogantes, las contradicciones y las búsquedas del presente»… Pero «Amoris Lætitia exige un cambio en la epistemología y en el modo de elaborar el conocimiento moral»

Leer más... »

29.05.22

(686) Resucitados con los mismos cuerpos que tuvieron

Pues yo eso no lo sabía.

Siendo usted un cristiano practicante desde hace tantos años, eso me hace suponer que, si venía ignorando esa verdad de la fe tan importante, será que apenas se predica.

 

 In memoriam de Ángel María Iraburu Larreta

en el día de la Ascensión del Señor (29-05-22)

–La resurrección de los cuerpos

Hubo en la antigüedad algunos grandes filósofos que alcanzaron a conocer la inmortalidad del alma, por su condición espiritual, corrupto ya el cuerpo por la muerte. Así lo enseñaron en modos diversos Platón, Sócrates y Aristóteles. Pero no se llegó a conocer la resurrección de los cuerpos.

Leer más... »

9.04.22

(681) Alegres en la esperanza. y 12

–Dígame, por favor, un par de buenos textos sobre la alegría cristiana. 

–La Misa del III domingo de Adviento, Dominica lætare. Y la exhortación apostólica de Pablo VI, Gaudete in Domino (9-V-1975).

 

Repeticiones justificadas

Podría ser que algunos lectores «ilustrados», despreciadores de la Tradición y de la memoria, se quejaran por las repeticiones que se dan en este artículo, e incluso en los 11 que le preceden en su serie. Respondeo dicendum:

«Repetitio est mater studiorum» es un principio didáctico muy antiguo de la cultura tradicional.

Leer más... »

2.04.22

(680) Alegres en la esperanza. 11– Espiritualidad providencial - Beata Elisabetta Canori

–¿Dos temas en un post?

–Sí. El primero es una síntesis de la espiritualidad providencial. Y el segundo es un ejemplo muy estimulante de la misma.

Ya es hora de que intentemos hacer una síntesis de la espiritualidad cristiana en relación a su naturaleza providencial. Pretenderlo es una tarea difícil, pues toda la espiritualidad, si es cristiana, ha de ser providencial. Pero lo intentaré, enumerando sus rasgos principales.

* * *

1) El misterio de la Providencia debe ser contemplado,  meditado y adorado en toda su majestuosa grandeza, en toda su belleza fascinante. Eso sí, contemplar no es comprender. Dios da a los que sinceramente le buscan luz suficiente para ir conociendo Su voluntad en medio de las turbulencias y cambios de la vida temporal. Pero no siempre desvela en forma clara sus designios, que vamos conociendo a lo largo de nuestra vida.

Leer más... »

28.03.22

(679) Alegres en la esperanza. 10-La esperanza sana y eleva la memoria

 

–Este artículo me recuerda otro suyo de 2014, el número (254).

–Qué memoria… Sí, tratan temas diferentes, pero son hermanos.

 

Rechazo masivo de Dios. Iglesias locales que en pocos decenios pasan de 100  a 20 o a 10. Herejías y sacrilegios. Falta persistente de vocaciones. No Misa, no confesión, no matrimonio sacramental, anticoncepción generalizada, leyes civiles abiertamente contra natura. contra Cristo… Apostasías innumerables.

Los malos cristianos no sufren el peso aplastante de tantos males en el mundo y en la Iglesia, sino que están en ellos como pez en el agua.

Los buenos sufren esos males con humilde confianza y paz, pues viven la Providencia divina con docilidad y esperanza.

Pero algunos de los buenos, no pocos, andan tristes, apocados, desconcertados, quejosos, amargados, buscando y señalando culpables –juzgando– con implacable dureza. Especialmente en estos años presentes, un buen número de fieles se ven aplastados por los males del mundo y de la Iglesia. No pueden con su alma.

Leer más... »