7.12.15

¿Iglesia de los pobres o riquezas de la Iglesia? (4-4). Y conclusión

Las obras de la Iglesia

Pero la hermosura de los templos, de los ornamentos y de la sagrada liturgia, nunca opacó a Cristo en los pobres; baste para ello pasearse alrededor de una iglesia o capilla para poder ver un grupo de personas que se mueve para dar de comer, atender, vestir y ayudar a los que más necesitan.

Y esto sucede a nivel mundial.

No es fácil inventariar el total de instituciones de ayuda social y educativa de la Iglesia Católica en todo el mundo. ¿Y por qué? Porque la Iglesia no es una empresa y no realiza ese inventario; se ocupa más de la caridad que de las estadísticas. Sin embargo, para quienes están dominados por la numerolatría (la adoración del número es propia de nuestra era) se han hecho algunos cómputos, que por la lentitud en la captura de información, suelen publicarse años después. Tales razones pueden hacer que los resultados difieran aunque sin contradecirse en lo esencial[1]. Hagamos el intento entonces, recabando los datos de diversas fuentes.

Leer más... »

5.12.15

Civilización

Civilización

 Juan Manuel de Prada

3 diciembre 2015

Los pueblos que han renegado de su civilización siempre pierden a la larga las guerras contra los pueblos que conservan la suya. Y acaban siendo sus esclavos, porque sus gobernantes sin fe siempre los traicionan.

 

En una alocución ante el parlamento francés tras los viles atentados yihadistas de París, el presidente François Hollande afirmó: «Francia no está participando en una guerra de civilizaciones, pues estos asesinos no representan a ninguna civilización».

 

La frase fue reproducida en titulares de prensa, glosada enfáticamente en las tertulias de encefalograma plano y suministrada como alfalfa a las masas; pero nadie se atrevió a señalar que se trataba de una falacia lógica de libro, pues emplea una premisa cierta para desembocar en una explicación falsa con la secreta intención de ocultar que la certeza de la premisa se funda en razones muy distintas a las que se enuncian.

 

Leer más... »

4.12.15

¿La papolatría es pecado?

(Interesante reflexión de pluma ajena; puede servir, para complementar, esta gran entrada del Padre Jorge González en Infocatolica).
 
 

 

Alejandro VI

La elevación al trono de Pedro de S.S. Alejandro VI (quien si bien fue el Papa de la providencial donación de América al Imperio Español, tuvo algunas costumbres poco edificantes durante algún tiempo), puso a la Sierva de Dios Isabel La Católica en un aprieto. Isabel conocía bien a quien había sido antes el Cardenal español, Rodrigo de Borja; ahora como Sumo Pontífice, le merecía el mayor de los respetos y sumisión religiosa, pero como pecador, no; y no podía aprobar conductas indignas de un prelado que causasen incluso escándalo a los fieles. 

Así, con motivo de haberse celebrado en Roma, con toda fastuosidad, las bodas de Lucrecia Borja, hija del Papa (nacida varios años antes de la asunción de éste al trono pontificio), la Reina Isabel citó al Nuncio Apostólico Mons. Francisco des Prats, a Medina del Campo, donde se encontraba la corte. Allí, con exquisita discreción (al punto que hoy se conoce esta reprimenda sólo por un informe secreto del nuncio al Papa, conservado en el Archivo Secreto Vaticano) luego de despedir a sus secretarios y ayudantes, presentó sus quejas:

Leer más... »

3.12.15

Pemán y San Francisco Javier

En el día del gran patrono de las misiones, el texto y el audio (inigualables) del gran poema de José María Pemán, “El divino impaciente".

“Despedida” entre San Ignacio y San Francisco Javier

JAVIER
(Arrodillándose ante el P. Ignacio)
Sólo quiero
que me déis, por despedida,
la bendición y el consejo.

Leer más... »

2.12.15

¿Iglesia de los pobres o riquezas de la Iglesia? (3-4)

¿Está bien que la Iglesia tenga bienes?

Dos son las objeciones que aparecen habitualmente respecto de las riquezas y la Iglesia: por un lado, están aquellos que plantean como una hipocresía el que la Iglesia tenga bienes materiales cuando Jesucristo no los tuvo; por el otro hay quienes opinan que sería una contradicción el tener hermosos y adornados templos ante la indigencia que hay en el mundo.

Para poder responder habrá que echar un poco de mano a la teología, es decir, a pensar la Fe. Si el lector no la tiene, entonces le pido paciencia; y si la tiene quizás nos sirva repasarla.

En primer lugar, sobre la riqueza Jesucristo ha hablado unas cuantas veces; así, en el Evangelio de San Mateo se lee: No os procuréis oro, ni plata, ni calderilla en vuestras fajas; ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento (Mt 10,9-10).

—Suficiente —dirá alguno apasionado— la Iglesia debe vender ya mismo todo y dárselo a los pobres si quiere seguir en serio a Cristo.

—¿Y por qué no empezamos con los suyos, puesto que usted también está bautizado? –le dirá el cura…

Leer más... »