2.03.20

Murió Ernesto Cardenal: sacerdote marxista

Ernesto Cardenal murió ayer, domingo 1 de Marzo de 2020 en Managua, Nicaragua, a la edad de 95 años. ¡Si hasta parece que Dios se esmera para que algunos se salven a toda costa, dándoles larga vida!

Sacerdote, poeta, teólogo y guerrillero marxista fue educado por los jesuitas -aunque luego se hiciera trapense- como uno de los tantos botones de muestra que la Compañía de Jesús (¡qué compañía, Señor!) significó para la Iglesia Católica del siglo XX: en muchos casos, una milicia indigna de San Ignacio de Loyola.

(Nota: para los más jóvenes que aún no saben qué papel jugó la Compañía en el siglo pasado, remitimos al excelente libro de Malachi Martin, SJ, un clásico sobre el tema: “Los jesuitas. La Compañía de Jesús y la traición a la Iglesia Católica”. También son altamente recomendables, del mismo autor, “Vaticano” y “El último Papa”).

Murió sin pedir perdón y hasta despreciándolo, a pesar de haberlo recibido, motu proprio, de parte de Roma, después de haber estado suspendido a divinis durante décadas por Juan Pablo II (es famoso el vídeo en el que el polaco reprende al sacerdote que lo mira riéndose, en 1983).

Tanto él como su hermano Fernando (este sí, jesuita también suspendido) fueron referencia obligada en el campo cultural y social de los revolucionarios sandinistas nicaragüenses que tomaron el poder en los años ‘70, para instaurar el “paraíso comunista” en la tierra por medio de la “teología de la liberación". .

Leer más... »

29.02.20

Un viaje al Imperio Romano: la primera vez en Estados Unidos

A quienes amamos la historia sabemos que, “utopía” es lo que no sucedió en Roma.

Días atrás regresamos de los Estados Unidos (“América”, como le dicen allí, a pesar de que uno les diga que “América” es todo el continente). Fuimos invitados apenas un par de semanas con el Padre Federico Highton, SE, con una doble finalidad: conocer ciertos “Colleges” o “High schools” clásicos, inspirados en las enseñanzas de John Senior (uno de los grandes educadores norteamericanos del siglo XX) y proponer a sus estudiantes que, de tiempo en tiempo, realizaran un voluntariado misional en países paganos con el Omnes gentes Project.

Y todo gracias a la generosidad de unos amigos “americanos".

Era mi primera visita a EE.UU.; nunca habíamos pisado su suelo y no por un prejuicio chauvinista, patrioterista o nacionalista, sino porque, desde hace décadas, habíamos tomado la decisión de visitar primero (y muchas veces), el viejo mundo, Europa, aquello que, in illo tempore fue la Cristiandad y que hoy es –en su mayoría- Progrelandia o Eurabia.

Y no nos equivocamos.

Lo que aquí sigue entonces, es una mera opinión dicha sin ninguna autoridad más que la de haber visitado allí ese país y haber pensado qué es lo que lo hace distinto.

El interrogante recurrente era “¿por qué crece EE.UU. y no Hispanoamérica?”.

Leer más... »

27.02.20

23.02.20

El patrono de los “homo-fóbicos”: San Pedro Damián

- “¡Ud. es un homofóbico!” –dijo el progre enajenado.

- “Para nada: tener fobia es tener miedo; y tener miedo es de mariquitas” –respondió el cowboy mientras pitaba su puro.

*          *          *

A mediados de 2017 publicábamos AQUÍ, una reseña del entonces recién aparecido “Liber gomorrhianus” de San Pedro Damián, obispo y doctor de la Iglesia, hoy reducido al gueto de los fascistas homófobos (modo de ironía “ON”, para los despistados de siempre).

Sin querer repetirnos y aprovechando su memoria litúrgica (23 de febrero) que seguramente pasará desapercibida para los “James Martin” y demás progres de turno, aprovechamos a republicarla para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

Para acceder al texto, seguir este enlace: http://www.quenotelacuenten.org/wp-content/uploads/2017/07/2017.-Cuando-la-sodom%C3%ADa-era-pecado.-Presentaci%C3%B3n-del-Liber-gomorrhianus-de-San-Pedro-Dami%C3%A1n.pdf

 


VEA NUESTROS LIBROS EN VENTA

– Para realizar una donación voluntaria, AQUÍ

Para la suscripción a Youtube, hacer clic AQUÍ y activar la campanita.

PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

 

 

22.02.20

Un santo anti-liberal. San Ezequiel Moreno Díaz contra el liberalismo

Más de una vez hemos hablado acerca de la ideología liberal (que no es puramente, como algunos lo entienden, de tinte económico; no). Para quien desee ver lo que pensamos, remitimos -entre otras cosas- a esta conferencia dictada en 2019.

Esta vez, presentamos los textos de un -para muchos- un ignoto santo del siglo XIX, canonizado en 1992 por Juan Pablo II: San Ezequiel Moreno Díaz, obispo de Pasto (Colombia), español, de la orden de los agustinos recoletos y misionero en Filipinas y Colombia quien, inmerso en una gran lucha contra la ideología liberal, no dudó en enfrentársele durante toda la vida. Hemos decidido, simplemente y casi sin acotaciones, presentarlo a aquéllos que aún no lo conocían.

Vamos entonces para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


En parte de su testamento:

 

“Confieso, una vez más, que el LIBERALISMO ES PECADO, enemigo fatal de la Iglesia, y reinado de Jesucristo y ruina de los pueblos y naciones; y queriendo enseñar esto, aun después de muerto, deseo que en el salón donde expongan mi cadáver, y aun en el templo durante las exequias, se ponga, a la vista de todos, un cartel grande que diga: ‘EL LIBERALISMO ES PECADO’ (…). Creo que uno de los venenos más activos y eficaces con que cuenta el infierno, es la mezcla de la verdad y el error, de lo bueno y de lo malo. Y este veneno es el que están tomando muchos, y dándolo a tomar a otros (…). Yo he gritado contra ese mal, y aun lo he sufrido por gritar. No me arrepiento de haber gritado. Si en ese punto tengo que arrepentirme, será de no haber gritado más[1].

 

Leer más... »