El origen pagano de la Navidad y el nacimiento del Sol invicto

Algunos protestantes o neopaganos de la actualidad, cuando llega el tiempo de la Navidad, comienzan a sostener que el catolicismo celebra el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo cada 25 de diciembre por una injusta apropiación de ciertos Padres de la Iglesia a partir de un festival pagano de tiempos del emperador Aureliano: la fiesta del “sol invictus".

Sin embargo, resulta interesante saber que la opción del 25 de diciembre es el resultado de los intentos realizados por los primeros cristianos para averiguar la fecha de nacimiento de Jesús, basándose en cálculos de calendario que nada tenían que ver con los festivales paganos.

Fue más bien al contrario, ya que el festival pagano del “Nacimiento del Sol Invicto", instituido por el emperador romano Aureliano el 25 de diciembre de 274, fue con casi toda certeza un intento de crear la alternativa pagana a una fecha que ya gozaba de cierta importancia para los cristianos romanos. Así pues, “los orígenes paganos de la Navidad” son un mito sin fundamento histórico.

Jean Hardouin, un erudito y esotérico francés, intentó demostrar que la Iglesia católica había adoptado festivales paganos para fines cristianos sin paganizar el Evangelio. En el calendario juliano, creado en el año 45 a.C. bajo Julio César, el solsticio de invierno caía en 25 de diciembre y, por tanto, a Jablonski y a Hardouin les pareció evidente que esa fecha debía haber contenido obligatoriamente un significado pagano antes de haber sido cristiano.

Paul Ernst Jablonski, protestante alemán, pretendió demostrar que la celebración del nacimiento de Cristo el 25 de diciembre era una de las muchas “paganizaciones” del cristianismo que la Iglesia del siglo IV había adoptado como una de las muchas “degeneraciones” que habían transformado el original “cristianismo” en el “catolicismo romano”.

Pero en realidad, la fecha no había tenido ningún sentido religioso en el calendario festivo pagano en tiempos anteriores a Aureliano, y el culto al sol tampoco desempeñaba un papel importante en Roma antes de su llegada.

Existían, es cierto, dos templos del sol en Roma. Uno de ellos (mantenido por el clan en el que nació o fue adoptado Aureliano) celebraba su festival de consagración el 9 de agosto, y el otro el 28 de agosto. Sin embargo, ambos cultos cayeron en desuso en el siglo II, en que los cultos solares orientales, como el mitraísmo, empezaron a ganar adeptos en Roma. Y en cualquier caso, ninguno de estos cultos, antiguos o nuevos, poseían festivales relacionados con solsticios o equinoccios.

Lo que ocurrió realmente fue que Aureliano, que gobernó desde el año 270 hasta su asesinato en 275, era hostil hacia el cristianismo, y está documentado que promocionó el establecimiento del festival del “Nacimiento del Sol Invicto” como método para unificar los diversos cultos paganos del Imperio Romano alrededor de una conmemoración del “renacimiento” anual del sol. Algo parecido a lo que haría, luego de Constantino, Juliano el apóstata.

Al crear esa nueva festividad, su intención era que el día 25, en el que comenzaba a alargarse la luz del día y a acortarse la oscuridad, fuera un símbolo del esperado “renacimiento” o eterno rejuvenecimiento del Imperio Romano, que debía ser el resultado de la perseverancia en la adoración de los dioses cuya tutela (según creían los romanos) había llevado a Roma a la gloria y a gobernar el mundo entero. Y si podía solaparse con la celebración cristiana, mejor aún.

Ahora, ¿cómo se llegó a la fecha del 25 de diciembre?

Desde el siglo I y II los cristianos se preguntaban más bien cuándo había sido la el día de la muerte de Cristo. Por la diversidad de los calendarios judíos y romanos, se llegó a la conclusión que Cristo había muerto un 25 de Marzo o un 6 de Abril, en plena Pascua judía, por lo que uno de esos días debían conmemorarse su muerte… y también su nacimiento.

¿Nacimiento? Sí, porque existía la creencia muy propagada entre los cristianos venidos del judaísmo (la llamada “edad integral”) de que los grandes profetas judíos habían muerto en la misma fecha en la que habían nacido o habían sido concebidos.

Por lo tanto, o 25 de marzo o 6 de Abril que, 9 meses mas, hacen 25 de diciembre o 6 de enero (la Epifanía…; fue esta la razón por la cual, hasta el día de hoy, los armenios y hasta los bizantinos, festejan más ese día que la misma Navidad del 25 de diciembre; porque en un mismo día festejan todo)

Es cierto que la primera prueba de una celebración cristiana en 25 de diciembre como fecha de la Natividad del Señor se encuentra en Roma, algunos años después de Aureliano, en el año 336 d.C., pero también es cierto que, ya en el año 221, Sexto Julio Africano, escritor cristiano, establecía en sus Chronographiai, que Jesús se encarnó el 25 de marzo (9 meses después, en la Navidad entonces); y a todo esto lo dice medio siglo antes de que en el 274 Aureliano crease su fiesta del Sol invicto.

Por lo tanto, la Navidad (el 25 de diciembre) es una fiesta de origen completamente católico.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

Lectura recomendada: Thomas J. Talley, The Origins of the Liturgical Year.

15 comentarios

  
Javier
Siempre me llamo la atención que distintas denominaciones protestantes con doctrinas irreconciliables entre ellas, todas coinciden en el anticatolisimo.
14/12/21 6:15 PM
  
LR
Parece que la mención a Jean Hardouin se refiere al jesuita francés del mismo nombre del siglo XVII, quien negaba la autenticidad de las fechas atribuidas a ciertos momentos de la vida de Cristo, como se puede ver en la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/Jean_Hardouin
Esto me plantea un par de cuestiones: ¿La referencia del artículo es a este mismo autor? ¿Por qué se le menciona como autor esotérico?
Un cordial saludo.
------------
Sí, correcto. A ese mismo autor. Cuando hice el artículo leí en algunas fuentes, tanto en español como en francés, que su marcada tendencia hacia autores cabalistas o esotéricos (entre los cuales estaba Spinoza) hizo que algunas de sus obras fuesen condenadas y prohibidas por la Iglesia. Bendiciones. PJOR
14/12/21 9:19 PM
  
Incircunciso
Sea como fuere una cosa está clara, ni se sabe ni es posible saber la fecha en que nació Jesús de Nazaret. Por muchos belenes que se pongan ahora, la posibilidad de que Jesús naciese en un 25 de diciembre es de 1 entre 365.
15/12/21 9:52 AM
  
Rafa
Para este tema, a mí particularmente me resultó bastante útil la lectura del libro de Taylor R. Marshall God’s Birthday. Why Christ Was Born on December 25 and Why It Matters. Creo que se puede descargar en pdf de forma gratuita. Se lee fácilmente (en inglés, por supuesto) y es bastante ameno. También es aconsejable el de William J. Tighe, pero no lo he leído. Sólo lo conozco por una reseña en Religión en Libertad.
Saludos y Feliz Navidad.
15/12/21 10:55 AM
  
JCA
¿De dónde se sacaron el cuento de que el solsticio de invierno caía el 45 aC (año en que se instauró el calendario juliano) en 25 de diciembre, si se declaró en aquel entonces que correspondía oficialmente al 30 de diciembre? Y la fecha se va adelantando (por el redondeo de 365.25 d del año civil juliano frente a los 365,2422 d del año trópico, de ahí la reforma gregoriana del calendario) aproximadamente 3 días cada 4 siglos, o sea que la misma posición del sol habría caído en 25 unos 6-7 siglos después, ni por asomo durante el siglo III.

En cuanto al solsticio real, un programa de efemérides me indica que en el año 1 el solsticio de invierno cayó el 23 de diciembre a las 00:20 y tanto los años anteriores como posteriores oscilaba entre el 22 y 23 (por lo de los bisiestos). O sea, que tampoco.
15/12/21 12:22 PM
  
Javier
Creo que importa muy poco cuando naciera Jesús. Si el 25 de diciembre es la fecha real, si es una tradición de origen tardío, si es la apropiación de una fiesta pagana o si es una mera convención.

Lo que importa es es el hecho en sí, qué significa que Dios se encarnara para redimir a los hombres del pecado cumpliendo las viejas promesas hechas al pueblo de Israel, inaugurando con su muerte y resurección y forma nueva de ser humanos.
15/12/21 5:00 PM
  
Cipriano Malecón
Que ignorancia.
No utilizaron la fiesta del Sol Invictus sino las Saturnales (que terminan con la fiesta del Sol Invicto) y que se celebran desde el 217 adC
15/12/21 5:47 PM
  
Marco M.
Los embarazos humanos no duran nueve meses, porque el "mes" no es ninguna medida de tiempo válida. Los embarazos duran una media de 38 a 42 semanas de 7 días, 273 dias de media si cogemos 39 semanas. El equivalente en "meses" depende de que meses se trate (de 28, 29, 30 o 31 dias). Así pues, pretender obtener la fecha del 25 de diciembre "sumando" nueve "meses" al 25 de marzo es una absurdidad que no aguanta una clase de matemáticas básicas. A falta de registros históricos fiables, es imposible saber qué día exacto nació Jesucristo, y empezarlas en hacerlo tampoco creo que aporte absolutamente nada al cristianismo ni a la fe. Celebremoslo el 25 de diciembre por tradición, y dejemos de buscarle explicaciones "cientificas" sin sentido.
15/12/21 6:31 PM
  
Marta de Jesús
Javier, con usted.
El año litúrgico nos recuerda toda la historia de la Redención. Desde la Anunciación a la Resurrección. Si nació el 25 de diciembre o el 20 de noviembre importa bien poco. No dudo de la importancia de la teología y de su interés. Pero la Fe de los sencillos a veces alumbra más.
15/12/21 7:13 PM
  
Mariano
Les dejo otro articulo mas completo del mismo autor sobre este tema. Bendiciones

https://www.infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1812231230-origenes-paganos-de-la-navida
16/12/21 12:24 AM
  
Eduardo
Incircunciso:

Si se acepta la historicidad de san Lucas, y que Zacarías ofició en el turno de Abías, antes de concebir a Juan Bautista, esto ofrece dos posibles fechas de la concepción de san Juan Bautista (pues los sacerdotes de cada turno iban dos veces al año al templo a oficiar). Una de ellas es precisamente a finales de septiembre, con lo cual tenemos el nacimiento del Bautista a finales de Junio, y consiguientemente el nacimiento de Jesucristo a finales de Diciembre. Y no parece sensato que san Lucas estuviera pensando en la fecha del Sol invicto o de las Saturnales al indicar lo del turno de Abías. Por ello, si se acepta la historicidad de los datos que aporta san Lucas, es perfectamente coherente la fecha del 25 de diciembre y no es correcto decir que pudo haber sucedido igualmente en cualquiera de los 365 días del año.
16/12/21 10:03 AM
  
Vladimir
"... ni se sabe ni es posible saber la fecha en que nació Jesús de Nazaret. Por muchos belenes que se pongan ahora, la posibilidad de que Jesús naciese en un 25 de diciembre es de 1 entre 365".
Si no es posible saber la fecha en que nació Jesús, porque no tenemos ningún parámetro para determinarlo, entonces, precisamente por esa falta de parámetros, carecemos de fundamento para afirmar que el 25 de diciembre es una fecha equivocada.
16/12/21 10:29 PM
  
Marta de Jesús
Dicho lo dicho, interesante comentario de Eduardo. Sería un puntazo que hubiera nacido a finales de diciembre. Pero no afecta a nuestra Fe.
16/12/21 11:19 PM
  
Juan.c
Gracias padre por este artículo, hice varias copias para agregarle a algunas cristologias y libros de teologia fundamental que tratan el tema
17/12/21 11:54 PM
  
sofía
Eduardo da un buen argumento para finales de diciembre.
Pero yo pienso además que María sabría que día nació su hijo y que es normal que los apóstoles le preguntaran, de modo que lo del 25 de diciembre sería una tradición desde los inicios del cristianismo.
Cierto que no afecta a nuestra fe que sea una fecha u otra, pero que no nos la cuenten: eso de suplantar al sol invicto, nada de nada.
Incluso en el caso de que hubiera sido simbólico, el canto de Zacarías, ofrece desde mucho antes elementos de sobra para que Jesús sea considerado la luz del mundo desde el principio y su celebración no vino a sustituir la fiesta del sol invicto - fiesta que puso por primera vez el 25 de diciembre Juliano el Apóstata, precisamente con la pretensión de sustituir a la navidad cristiana.
18/12/21 11:25 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.