11.09.21

(487) Creer en 1789, pero no del todo

1.- Una reducción pragmática.— El liberalismo de tercer grado, desde mediados del pasado siglo hasta el momento presente, ha asumido la ideología del moderantismo católico. Éste consiste en una atenuación utilitaria de la doctrina católica tradicional; atemperamiento doloso e impostado cuyo fin no es otro que privar de terribilidad a la religión revelada, para suavizarla lo suficiente como para hacer innecesaria la cruz de Cristo y de los cristianos, y poder hacerla cohabitar con el siglo. Es el pragmatismo de la acedia.

 

2.- La gran tibieza.— Y es que no se trata, sólo, de hacer de la propia medianía un canon de catolicismo. Se trata, sobre todo, de institucionalizarla, de manera que se extienda de lo personal a lo eclesiástico. Aguar el catolicismo a lo grande, no a lo pequeño. ¿Cómo? Cambiando de nombre la acedia para transformarla, via hechizo lingüístico, en otra cosa: en humanismo piadoso.

Es una licuefacción de la espiritualidad cristiana, por compresión a bajas temperaturas metafísicas, con las que se reduce el orden natural al punto cero ontológico. 

 

3.- Kantiano y siempre kantiano.— Es objetivo específico disimulado, pero cierto, es ahogar el catolicismo inequívoco de otros tiempos, desenfocándolo a base de inyecciones de plauralismo intelectual moderno. Pero no de cualquiera, sino del principal, el del Antitomás de Königsberg. Con sortilegio criticista, convierte la acedia mortal en autonomismo moral. Lo explica con genio y acierto el P. Castellani, en su prédica del buen samaritano:

«Estos días he leído el famoso libro de Troeltsch El Protestantismo y el Mundo Moderno, el cual alaba al Protestantismo de haber quitado (o “superado") la moral sobrenatural, dependiente de Dios y de la Iglesia, sustituyéndole la moral “autónoma", dependiente de la Razón del hombre. Hoy día sabemos lo que trajo al mundo el famoso invento de Kant, la “moral autónoma": trajo un colapso tremendo de toda la moral, de la sobrenatural y de la natural: trajo justamente las calamidades que sufrimos en este “mundo moderno", que jamás se vieron en los siglos cristianos. ¿Moral autónoma, eh? Ya te voy a dar moral autónoma, dice el Diablo».

Leer más... »

30.08.21

(486) Encontrarse, ¿para qué?

La Iglesia de Cristo, es decir, la Iglesia católica, siempre ha sido defensora de los Mandamientos. Primero, porque Cristo mismo defiende los Mandamientos, hasta los resume, para que mejor los asimilemos. Y por eso dice: «El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré á él.» (Jn 14, 21).

Segundo, porque los Mandamientos están vigentes, no han caducado, participan del Logos, que es eterno. Se han abrogado preceptos ceremoniales y judiciales, pero no los Mandamientos. Esta parte de la ley antigua, que es ley natural moral, no está enterrada, sino, más aún, ¡renovada!, porque ha sido incluso re-comunicada por Revelación, para ser conocida sobrenaturalmente y asentida hasta la muerte, si es preciso (eso hicieron los mártires).

La persona singular, o la sociedad, que actúe contra los Mandamientos, no sólo no ama a Cristo, sino que le odia, y odiar a Cristo, que es causa de vida, significa toda clase de calamidades: adulterios, abortos, eutanasia, ateísmo, fornicación, rebelión de los hijos contra los padres, anticoncepción, usura, idolatrías legales, panteísmos,… injusticias sin cuento….

Ya lo dijo Nuestro Señor. Sin Él no podemos hacer NADA (Cf. Jn 15, 5). Ni a nivel personal ni a nivel social. No debemos entender esto como que sin la gracia sobrenatural no podemos hacer nada, puesto que hay bienes naturales que podemos hacer ayudados por mociones creaturales, mediante las que Dios nos mueve naturalmente.

Sino que, sin la intercesión de Cristo Crucificado, satisfaciendo al Padre por nosotros, no podemos obtener las mociones naturales y sobrenaturales que necesitamos personal y socialmente para vivir con dignidad, (porque Dios Padre está irritado con nosotros, somos hijos de su ira e inmundos a sus ojos, dice Trento ses VI); es Cristo quien, satisfaciendo por nosotros, nos reconcilia, nos obtiene bienes, nos hace objeto del amor de Dios, en virtud de su Sangre.

Leer más... »

19.08.21

(485) Antisacramento, antimatrimonio y NOM

Paráfrasis 4

«El discernimiento de la presencia de los semina Verbi en las otras culturas también se puede aplicar a la realidad matrimonial y familiar. (Amoris laetitia, 77)

 

Entre los males de esta época, uno de los más graves son los afectan al matrimonio sacramental. Porque aunque es normal que una sombra se cierna sobre el matrimonio adámico, (considerado “meramente natural” por los optimistas, siempre tan pelagianos, como si lo natural no estuviera caído), es normal; pero que afecten al matrimonio sacramental, es más grave.

Pues, ya se sabe, la corrupción de lo mejor es lo peor. La irreligión globalista está penetrando en el matrimonio con más intensidad que nunca. Y lo peor es que, desde la Iglesia docente, se está favoreciendo.

El P. Castellani, con la cabalidad que le caracteriza, avisaba de esto en su sermón de domingo segundo despues de epifanía (1966):

«Pues bien, la falta de religión ha tocado al Matrimonio, que es un Sacramento. Ya era una especie de Sacramento entre los hebreos. Ahora en algunos es un Antisacramento»

La pastoral pro-amoris-laetitia, en estos momentos, parece difundir el antisacramento del matrimonio; y de dos maneras: una, mas atrevida, dice y hace lo que dice y hace Amoris laetitia. Otra, más moderada, dice y hace lo que dice Amoris laetitia, pero introduciendo en ella un condimento atemperador: la filosofía personalista. No es que Amoris laetitia no sea personalista, que lo es; sino que, en la forma moderada de implementarla, utiliza el personalismo como suavizante.

Ironía: que el adulterio ya no sea tan grave, puesto que a partir del 19 de marzo del año 2016, se puede adulterar oficialmente sin perder el estado de gracia; que el uso de anticonceptivos ya no sea tan grave, puesto que, por los mismos motivos, se pueden usar anticonceptivos sin perder el estado de gracia; que las uniones de cualquier otra forma distinta de la sacramental, sin importar la religión (AL 77), cuenten también con la acción del Espíritu Santo; son indicios de que algo sucede: la irreligiosidad de esta época está oscureciendo gravemente el matrimonio sacramental, lo está globalizando. El indiferentismo religioso, el sincretismo y el fraternalismo universal afectan al matrimonio cristiano, lo eclipsan. Pues si se oculta, detrás de las idolatrías, la unión de Cristo con su Iglesia, se oculta la esponsalidad cristiana. Y una vez escondida ésta, se vuelve irreconocible lo sobrenatural, que queda “fraternizado", equiparado con lo natural/caído. Ya todo es natural, ya todo es objeto de la mirada de Cristo (AL 78), ya todo es agradable a Dios, porque todo, sea la idolatría, el sectarismo religioso, o el adulterio, contiene supuestamente semillas del logos.

El personalismo está confundiendo gravemente la noción de matrimonio, al igualarlo al amor conyugal; de sexualidad, al sobrevalorarla y convertirla en productora de gracia, y minimizar en ella el papel del pecado original; y de conyugalidad, al convertir a cada cónyuge en un fin en sí mismo, en plan kantiano. 

Pero no se queda aquí. La mala cosmovisión personalista de AL, disimulada por tantos pastores, y tanto la radical como la moderada, parece haber olvidado que los pecados contra el matrimonio son analogía de los pecados contra el primer mandamiento. Y que una mala doctrina sobre el matrimonio conduce a la apostasía.

Y de esta forma, hablan de semillas del logos en las ofensas contra el matrimonio, como analogado de las supuestas semillas del logos en las ofensas contra la verdadera religión. Es lógico, pues, que la (falsa) libertad liberal para elegir la forma de culto, (hoy lamentablemente reconocida por muchos católicos), sea equiparada a la (falsa) libertad para elegir la forma de cohabitación, hoy también reconocida por muchos de los mismos. La deducción es irrefutable: si todas las religiones son queridas positivamente por Dios, entonces también todas las “formas de matrimonio” (incluyendo aquí las “irregulares", las paganas o cualquiera que invente la conciencia subjetiva) son también positivamente queridas por Dios. Este es, en definitiva, el mensaje que se transmite.

Forma parte del proyecto de globalización del matrimonio, que comentábamos en el post anterior, asemejarlo a la globalización de las religiones, en pos de la fraternidad universal. La Anticristiandad que pretende construir el nuevo orden, a la manera de una ciudad inmanente y autodeterminada, no admite, ni admitirá, la santa doctrina católica del matrimonio indisoluble natural y sobrenatural, figura viva de la unidad excluyente con que Cristo desposa y vive con su Iglesia.

Sincretismo en lo religioso, sincretismo en lo matrimonial. Así son las cosas. La libertad de culto liberal conduce a la libertad de unión conyugal. Lo más grave es que muchos crean, engañados, que se puede ser idólatra y adúltero y estar en gracia de Dios.

 

17.08.21

(484) Globalización del matrimonio

El P. Castellani, en sus muy cabales Domingueras prédicas, concretamente en el sermón del domingo de epifanía, 1966, nos advierte de algo que ya se estaba viendo venir, o que al menos él y otras mentes lúcidas lo estaban avistando:

«Es que ha acontecido un fenómeno nuevo en el mundo, una plasmación de una especie de Catolicidad falsificada; es decir, los hombres de hoy están queriendo inventarse una religión universal, no solamente fuera de la Católica sino aun contra la Católica; y el historiador inglés Toynbee (que si quieren aburrirse pueden leer en “La Nación” de los Domingos) predica que esa religión debe inventarse y que indefectiblemente será inventada; y con él muchísimos otros. A mí me parece verla formarse ante mis ojos; pero ese parecer mío no podría comunicar sin escribir un libro.

¿Por qué debe inventarse? Porque simplemente no se puede hacer un Imperio Mundial, una unificación del mundo sin un cemento unificante de índole religiosa; y un gran Imperio Mundial es anhelado y exigido por una gran parte del mundo actual» 

Las predicciones se están cumpliendo. Constatamos, no sólo, que la Iglesia contemporánea está implicada en la construcción de esta nueva civilización universal de amor fraterno, sino que se dan pasos en el desenfoque doctrinal de la fe católica, para, desdibujada, aproximarla a esa religión global.

También ocurre esto con el matrimonio, y lo comprobamos en Amoris laetitia. La manera de hablar del matrimonio en esta exhortación postsinodal, tiende, en clave personalista, a 1º identificarlo con el amor adámico en general; 2º desacramentarlo y desenfocarlo; y 3º globalizarlo para que entre a formar parte de esa religión fraterna planetaria. Veamos sólo algunos pasajes.

En el n. 36 de AL se dice de la doctrina cristiana del matrimonio que no es real, sino ideal y artificial:

«Otras veces, hemos presentado un ideal teológico del matrimonio demasiado abstracto, casi artificiosamente construido, lejano de la situación concreta y de las posibilidades efectivas de las familias reales»

En el n.37 de AL se habla del matrimonio no como algo que es sino como un proyecto cambiante en función de la conciencia subjetiva:

«Tenemos dificultad para presentar al matrimonio más como un camino dinámico de desarrollo y realización que como un peso a soportar toda la vida. También nos cuesta dejar espacio a la conciencia de los fieles, que muchas veces responden lo mejor posible al Evangelio en medio de sus límites y pueden desarrollar su propio discernimiento ante situaciones donde se rompen todos los esquemas»

Leer más... »

11.08.21

(483) Que el matrimonio es una realidad, no un ideal

Paráfrasis 2

«Para evitar cualquier interpretación desviada, recuerdo que de ninguna manera la Iglesia debe renunciar a proponer el ideal pleno del matrimonio» (Amoris laetitia, n. 307)

Una cosa es ideal si, como dice el Diccionario de la RAE, «no existe sino en el pensamiento». El matrimonio perfecto y santo, sin embargo, no es algo ideal, sino real, y ordinariamente posible por la gracia divina.

En este pasaje y otros similares se da a entender que el matrimonio cristiano, aun siendo una idea, no debe dejar de proponerse, pues es un ideal pleno, un “proyecto” divino. El adjetivo pleno, en verdad, es redundante, pues otra acepción de ideal incide en eso, en su carácter de tipo; las ideas no son de este mundo, sino del suprasensible.

Tenemos entonces una visión idealista del matrimonio: sería algo tan inalcanzable que sólo existiría en la mente de los pastores; éstos, para sentir con el pueblo, deberían tenerlo en cuenta. El matrimonio no existiría sino, digamos, como proyecto, pero no como realidad; convendría entonces tener manga ancha y considerar que lo real no es lo ideal, que hay límites, que hay debilidades en la gente de carne y hueso. En la vida real sólo existirían aproximaciones, y en éstas, semillas de matrimonio, como semillas del Verbo en las falsas religiones. 

Las consecuencias de esta idealización del matrimonio son más graves de lo que parece. Porque si el matrimonio, se entiende que cristiano, es sólo un ideal que debe ser propuesto, entonces, digámoslo claro, la gracia no sería eficaz y sería innecesario que Cristo hubiera elevado el matrimonio a sacramento.

Pero si la gracia es eficaz, como de hecho lo es, entonces un matrimonio puede ser cristiano y santo, puede ser una realidad perfecta; la gracia puede cambiar realmente el corazón de los conyuges, puede auxiliarles de verdad en su camino, elevar la institución matrimonial a ser imagen REAL de la unión indisoluble de Cristo con su Iglesia.

Cuando los cónyuges están en estado de gracia, las acciones propias de su estado de vida son meritorias y adquieren un valor infinito. El matrimonio cristiano puede entonces ser realmente perfecto. ¡Nada de ser algo que sólo existe en la mente de la Iglesia!

Pero si la vida matrimonial se presenta como un ideal, entonces los pecados contra el matrimonio, como el adulterio, no parecen tan graves, sino inevitables, y quedan atenuados; la fidelidad sería sólo un valor modélico a proponer. Y si el pecado es lo normal, dado el idealismo de la vida matrimonial, ¿por qué no se podría estar en gracia y adulterando al mismo tiempo? Sería cuestión de discernir el grado de aproximación a lo ideal, para ser más comprensivos con lo inevitable.

En toda esta idealización del matrimonio hay una desconfianza grande en la eficacia de los sacramentos y en el poder de la gracia. Es lo propio en tiempos de pelagianismo global. Los esposos cristianos, sin embargo, sabedores por la fe de que todo lo pueden en Aquel que conforta su vida en común, han de vivir su matrimonio a la luz de la eficacia de la gracia, acudiendo para ello regularmente al sacramento de la penitencia y comulgando al Señor.

Configurados con Cristo, los esposos viven la realidad perfecta de la unidad del Hijo del Hombre con su Iglesia, y la representan en su unión esponsal, como figuras vivas del orden sobrenatural. Orden gratuito y elevado, supuesto el natural, que es tan real como que dos y dos son cuatro.