InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Archivos para: Enero 2022

14.01.22

(498) Desembarrando caminos

Tópico 1

«Dios espera que le aceptes, Dios apuesta por el hombre».

 

Comentario:

1.1. De alguien se dice que espera cuando no empieza a obrar hasta que ocurre algo, que es como el detonante. De Dios, sin embargo, no se puede decir que necesite esperar un detonante para obrar; ni que Dios tenga que aguardar a que el hombre actúe para tomar la iniciativa principal de la acción del hombre. Dios puede hacerlo sin coaccionar, sino liberando y habilitando, porque es omnipotente.

Y cuando se dice que Dios espera que se le abra la puerta, debe entenderse figuradamente, no metafísicamente, no como de una causa primera esperando la acción de otra causa primera. Pues, como enseña la Iglesia:

«Si alguno porfía que Dios espera nuestra voluntad para limpiarnos del pecado, y no confiesa que aun el querer ser limpios se hace en nosotros por infusión y operación sobre nosotros del Espíritu Santo, resiste al mismo Espíritu Santo que por Salomón dice: Es preparada la voluntad por el Señor [Prov. 8, 35: LXX], y al Apóstol que saludablemente predica: Dios es el que obra en nosotros el querer y el obrar, según su beneplácito [Fil. 2, 13]» (Denz 177)

Dios prepara la voluntad para que obre libremente. Por tanto, Dios no espera, sino actúa, según su providencia.

 

1.2. Asimismo, de alguien se dice que apuesta cuando arriesga algo en favor de un resultado incierto. De Dios, no obstante, no se puede decir propiamente que apueste, como si aguardara (con riesgo de fracaso) un resultado inaccesible a su omnipotencia. En realidad, como dice la Sagrada Escritura en el pasaje citado por el Magisterio, «Dios es el que obra en nosotros el querer y el obrar, según su beneplácito (Fil. 2, 13)». Por tanto obra, no apuesta.

Por eso, de quien obra principalmente no se debe decir que apueste, pues el resultado está principalmente en su mano y no, principalmente, en manos de otro.

En este caso, el ser humano no es un dios, sino una criatura necesitada de su Creador y Redentor. Por tanto, cuando la criatura racional obra libremente, obra por sí misma subordinada y secundariamente, que es lo que corresponde a una criatura libre que no es un dios.

Mas no por obrar movida es menos libre, todo lo contrario. Pues el auxilio del Creador y Redentor, por omnipotente, es activador del movimiento auténtico y verdaderamente real de la causa segunda, que actúa por sí misma, dueña de su obrar, cuando obra. 

Y es por eso que sin Dios nada bueno puede el ser humano, ni a nivel natural ni sobrenatural. Bien por mociones creaturales, bien por mociones sobrenaturales, el hombre se mueve libremente cuando es movido, y por eso es dueño de sus propias acciones.