El purgatorio, la Iglesia primitiva y los padres de la Iglesia

Nota: Para descargar este artículo en PDF clic AQUI

El purgatorio ha sido una de las doctrinas que ha sido más rechazada por protestantes. Frecuentemente se suele escuchar de la boca de fundamentalistas sin el menor rigor histórico que es un invento de San Gregorio Magno en plena edad media. Entre algunos ejemplos que tomé de varios artículos de la Web están el del conocido protestante anticatólico Dave Hunt:

En el Catolicismo, el “purgar” ocurre en un lugar llamado purgatorio, inventado por el Papa Gregorio el Grande en el año 593 DC (1)

Un comentario similar hace Daniel Sapia, quien cita al anterior bastante a menudo:

La idea del Purgatorio, un lugar ficticio de purificación final, fue inventada por el Papa Gregorio el Grande en el año 593. Había tal renuencia en aceptar la idea (puesto que era contraria a la Escritura) que el Purgatorio no se hizo un dogma católico oficial por casi 850 años, en el Concilio de Florencia en 1439” (2)

¿Es cierto que el purgatorio es un invento de San Gregorio Magno en la edad media tal como afirma Hunt y repite Sapia? ¿Es cierto que había tal renuencia a aceptar la doctrina del purgatorio que no se hizo dogma de fe hasta el concilio de Florencia?

Antes de responder estas preguntas es necesario estudiar la doctrina del purgatorio, ya que si no no la podremos reconocer en los escritos de la Iglesia primitiva:

Como define el purgatorio el Catecismo de la Iglesia y los Concilios Ecuménicos

El Catecismo de la Iglesia Católica lo explica de la siguiente manera:

CIC 1030 Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.

CIC 1031 La Iglesia llama Purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al Purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820: 1580). La tradición de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura (por ejemplo 1 Co 3, 15; 1 P 1, 7) habla de un fuego purificador:

Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador, según lo que afirma Aquél que es la Verdad, al decir que si alguno ha pronunciado una blasfemia contra el Espíritu Santo, esto no le será perdonado ni en este siglo, ni en el futuro (Mt 12, 31). En esta frase podemos entender que algunas faltas pueden ser perdonadas en este siglo, pero otras en el siglo futuro (San Gregorio Magno, dial. 4, 39).

Es oportuno comenzar aclarando la inexactitud de Sapia, (a quien unas lecciones de historia no caerían mal) que ya antes del concilio ecuménico de Florencia dos concilios ecuménicos habían definido de forma diáfana el purgatorio: el primero y el segundo concilio ecuménico de Lyon en el 1245 y en el 1274 respectivamente:

“…Finalmente, afirmando la Verdad en el Evangelio que si alguno dijere blasfemia contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni el futuro [Mt. 12, 32], por lo que se da a entender que unas culpas se perdonan en el siglo presente y otras en el futuro, y como quiera que también dice el Apóstol que el fuego probará cómo sea la obra de cada uno; y: Aquel cuya obra ardiere sufrirá daño; él, empero, se salvará; pero como quien pasa por el fuego [1 Cor. 3, 13 y 15]; y como los mismos griegos se dice que creen y afirman verdadera e indubitablemente que las almas de aquellos que mueren, recibida la penitencia, pero sin cumplirla; o sin pecado mortal, pero sí veniales y menudos, son purificados después de la muerte y pueden ser ayudados por los sufragios de la Iglesia; puesto que dicen que el lugar de esta purgación no les ha sido indicado por sus doctores con nombre cierto y propio, nosotros que, de acuerdo con las tradiciones y autoridades de los Santos Padres lo llamamos purgatorio, queremos que en adelante se llame con este nombre también entre ellos. Porque con aquel fuego transitorio se purgan ciertamente los pecados, no los criminales o capitales, que no hubieren antes sido perdonados por la penitencia, sino los pequeños y menudos, que aun después de la muerte pesan, si bien fueron perdonados en vida…”
I Concilio de Lyon, XIII concilio ecuménico

“… Mas, por causa de los diversos errores que unos por ignorancia y otros por malicia han introducido, dice y predica que aquellos que después del bautismo caen en pecado, no han de ser rebautizados, sino que obtienen por la verdadera penitencia el perdón de los pecados. Y si verdaderamente arrepentidos murieren en caridad antes de haber satisfecho con frutos dignos de penitencia por sus comisiones y omisiones, sus almas son purificadas después de la muerte con penas purgatorias o catarterias, como nos lo ha explicado Fray Juan; y para alivio de esas penas les aprovechan los sufragios de los fieles vivos, a saber, los sacrificios de las misas, las oraciones y limosnas, y otros oficios de piedad, que, según las instituciones de la Iglesia, unos fieles acostumbran hacer en favor de otros. Mas aquellas almas que, después de recibido el sacro bautismo, no incurrieron en mancha alguna de pecado, y también aquellas que después de contraída, se han purgado, o mientras permanecían en sus cuerpos o después de desnudarse de ellos, como arriba se ha dicho, son recibidas inmediatamente en el cielo.”
II Concilio de Lyon, XIV concilio ecuménico


El concilio de Florencia simplemente reafirmaba lo que ya estos concilios ecuménicos ya habían definido siglos antes:

“…Asimismo, si los verdaderos penitentes salieren de este mundo antes de haber satisfecho con frutos dignos de penitencia por lo cometido y omitido, sus almas son purgadas con penas purificatorias después de la muerte, y para ser aliviadas de esas penas, les aprovechan los sufragios de los fieles vivos, tales como el sacrificio de la misa, oraciones y limosnas, y otros oficios de piedad, que los fieles acostumbran practicar por los otros fieles, según las instituciones de la Iglesia. Y que las almas de aquellos que después de recibir el bautismo, no incurrieron absolutamente en mancha alguna de pecado, y también aquellas que, después de contraer mancha de pecado, la han purgado, o mientras vivían en sus cuerpos o después que salieron de ellos, según arriba se ha dicho, son inmediatamente recibidas en el cielo…”
Concilio de Florencia, XVII concilio ecuménico

Lo mismo reafirma el concilio de Trento (del 1545 al 1563):

“Habiendo la Iglesia católica, instruida por el Espíritu Santo, según la doctrina de la sagrada Escritura y de la antigua tradición de los Padres, enseñado en los sagrados concilios, y últimamente en este general de Trento, que hay Purgatorio; y que las almas detenidas en él reciben alivio con los sufragios de los fieles, y en especial con el aceptable sacrificio de la misa; manda el santo Concilio a los Obispos que cuiden con suma diligencia que la sana doctrina del Purgatorio, recibida de los santos Padres y sagrados concilios, se enseñe y predique en todas partes, y se crea y conserve por los fieles cristianos. Exclúyanse empero de los sermones, predicados en lengua vulgar a la ruda plebe, las cuestiones muy difíciles y sutiles que nada conducen a la edificación, y con las que rara vez se aumenta la piedad. Tampoco permitan que se divulguen, y traten cosas inciertas, o que tienen vislumbres o indicios de falsedad. Prohíban como escandalosas y que sirven de tropiezo a los fieles las que tocan en cierta curiosidad, o superstición, o tienen resabios de interés o sórdida ganancia. Mas cuiden los Obispos que los sufragios de los fieles, es a saber, los sacrificios de las misas, las oraciones, las limosnas y otras obras de piedad, que se acostumbran hacer por otros fieles difuntos, se ejecuten piadosa y devotamente según lo establecido por la Iglesia; y que se satisfaga con diligencia y exactitud cuanto se debe hacer por los difuntos, según exijan las fundaciones de los testadores, u otras razones, no superficialmente, sino por sacerdotes y ministros de la Iglesia y otros que tienen esta obligación”
Concilio de Trento, XIX concilio ecuménico Sesión XXV, Decreto sobre el purgatorio

Pero mucho antes de estas definiciones conciliares era ampliamente conocida la doctrina del purgatorio, tal como demuestran las siguientes evidencias patrísticas.

Santa Perpétua

Santa Perpétua fue una mártir cristiana martirizada en el 203 junto con otros cinco cristianos: Felicitas, Revocato, Saturnino, Secundo y Saturo.

Mientras está en prisión tiene una doble visión donde ve a su hermano que tenía 7 años muerto salir de un lugar tenebroso en el cual estaba sufriendo. San Perpétua reza por el descanso eterno de su alma y luego de ser escuchada por el Señor tiene una segunda visión donde ve a su hermano sano y en paz, porque su pena había sido rectificada.

“ Sin ninguna demora, en esa misma noche, esto se me mostró en una visión. Yo vi a Dinocrate saliendo de un lugar sombrío, donde estaban también otras personas, y él estaba reseco y muy sediento, con una apariencia sucia y pálida, con la herida de su rostro que tenía cuando había muerto. Dinocrate había sido mi hermano en la carne, hace siete años, quien murió de una terrible enfermedad…Pero yo confié que mi oración había ayudado a su sufrimiento, y oré por él cada día hasta que nosotros pasamos al campo de prisioneros…hice mi oración por mi hermano día y noche, gimiendo y lamentando para que me fuera concedido. Entonces, un día, estando todavía prisioneros esto se me mostró. Vi que el lugar que había observado previamente sombrío estaba ahora iluminado, y Dinocrate, con un cuerpo limpio y bien vestido, estaba buscando algo para refrescarse. Y donde había estado la herida, yo vi una cicatriz; y esa piscina que había visto antes, vi sus niveles descendidos hasta el ombligo del muchacho. Y uno extraía agua de la tina incesantemente, y cerca de la orilla había una copa llena de agua; y Dinocrate se acerco y empezó a beber de ella, y la copa no falló. Y cuando él estaba satisfecho, se fue del agua a jugar felizmente, como lo hacen los niños y entonces desperté. Entonces entendí que sido trasladado del lugar del castigo
La pasión de Perpétua y Felicidad, 2:3-4
(3)

San Abercio

Obispo de Hierápolis en Frigia en la segunda mitad del siglo II y principios del III, fue muy venerado desde muy antiguo en la Iglesia griega y posteriormente por la Iglesia latina. Se sabe que visitó Roma para luego regresar a través de Siria y Mesopotamia. Antes de morir compuso su propio epitafio datado a finales del siglo II o comienzos del siglo III donde pide que se ore por él.

“El ciudadano de una prominente ciudad, la que erigí mientras vivía, para que pudiera tener un lugar de descanso para mi cuerpo. Abercio es mi nombre, un discípulo del pastor casto que alimenta sus ovejas en las montañas y los campos, cuyos grandes ojos los vigilan todo, que me enseñó los fieles escritos de la vida. Estando listo, yo, Abercio, ordené que esto fuera escrito, en mi septuagésimo segundo año. Que cada uno que esté de acuerdo con esto y quien lo entienda ore por Abercio“.
Epitafio de Albercio
(4)

Hechos de Pablo y Tecla

Los Hechos de Pablo y Tecla escrito en el siglo II (año 160) narran la historia de una conversa que se convirtió al escuchar las predicaciones de San Pablo y luego de deshacer el compromiso con su novio se dedica a asistir a Pablo en la evangelización. Leemos allí una oración de intercesión para que una cristiana fallecida sea trasladada al lugar de los justos.

“Y después de la exhibición, Tryfaena nuevamente la recibe. Su hija Falconilla había muerto, y dijo a ella en sueños: Madre, tú deberías tener esta extranjera Tecla en mi lugar, para que ore por mí, y yo pueda ser transferido a el lugar de los justos
Hechos de Pablo y Tecla
(5)

San Clemente de Alejandría

Nació hacia el año 150, probablemente en Atenas, de padres paganos; después de hacerse cristiano, viajó por el sur de Italia y por Siria y Palestina, en busca de maestros cristianos, hasta que llegó a Alejandría; las enseñanzas de Panteno (jefe de la escuela catequética de Alejandría, en Egipto) hicieron que se quedara allí. Hacia el año 202, la persecución de Septimio Severo le obligó a abandonar Egipto, y se refugió en Capadocia, donde murió poco antes del 215.

Su conocimiento de los escritos paganos y de la literatura cristiana es notable; según Quasten, en sus obras se encuentran unas 360 citas de los clásicos, 1500 del Antiguo Testamento y 2000 del Nuevo, por tanto es considerado cronológicamente como el primer sabio cristiano conocedor profundo no sólo de la Sagrada Escritura sino de obras las obras cristianas anteriores a él, e incluso obras de literatura profana.

En Los Stromata o Tapices (Στρωματεις) habla de la purificación por “fuego” que sufre el alma posterior a la muerte cuando no ha alcanzado la completa santidad.

“El creyente a través de gran disciplina se despoja de sus pasiones y pasa a la mansión mejor que la anterior, pasa por el mayor de los tormentos tomando sobre sí el arrepentimiento de las faltas que pudiera haber cometido después de su bautismo. Es torturado entonces todavía más al ver que no ha logrado lo que otros ya han adquirido. Los mayores tormentos son asignados al creyente porque la Justicia de Dios es buena y su bondad es justa y, estos castigos completan el curso de la expiación y purificación de cada uno
Clemente de Alejandría, Stromata. IV,14
(6)

Pero nosotros decimos que el fuego santifica no la carne, sino las almas pecadoras; refiriéndose no al fuego vulgar sino al de la sabiduría, que penetra el alma que pasa por el fuego“
Clemente de Alejandría, Stromaga VIII,6
(7)

Tertuliano

Tertuliano nació en Cartago antes del año 160. Hacia el año 195 se convirtió al cristianismo, y llegó a ser un notable escritor eclesiástico. Desgraciadamente hacia el año 207 se adhirió abiertamente a la secta herética de Montano y terminó fundando su propia secta (Los Tertulianitas)

Se encuentran en los escritos de Tertuliano numerosas y claras referencias del purgatorio. Entre ellas podrían mencionarse De anima (Sobre el alma) habla de la purificación del alma después de la muerte. En De carnis resurrectione llega al extremo de afirmar que solo los mártires van a vivir directamente a presencia de Dios. En De monogamia (La monogamia) habla de cómo las oraciones por los difuntos pueden ayudarles, y en De corona (La corona) menciona la costumbre de la Iglesia de celebrar la Eucaristía por el descanso eterno de los difuntos.

“Por esto es muy conveniente que el alma, sin esperar a la carne, sufra un castigo por lo que haya cometido sin la complicidad de la carne. E igualmente es justo que, en recompensa de los buenos y piadosos pensamientos que ha tenido sin cooperación de la carne, reciba consuelos sin la carne. Más aún, las mismas obras realizadas con la carne, ella es la primera en concebir, disponer, ordenar y ponerlas en acto. Y aun en aquellos casos en que ella no consiente en ponerlas en obra, es, sin embargo, la primera en examinar lo que luego efectuará el cuerpo. En fin, la conciencia no será nunca posterior al hecho. Por consiguiente, también desde este punto de vista es conveniente que la substancia que ha sido la primera en merecer la recompensa, sea también la primera en recibirla. En una palabra, ya que por este calabozo que nos enseña el Evangelio entendemos el infierno, ya que “por esta deuda, que hay que pagar hasta el último maravedí,” comprendemos que es necesario purificarse en esos mismos lugares de las faltas más ligeras, en el intervalo que inedia antes de la resurrección, nadie podrá dudar que el alma reciba ya algún castigo en el infierno sin perjuicio de la plenitud de la resurrección, cuando recibirá la recompensa juntamente con la carne”
Tertuliano, Sobre el alma, 58: PL 2,751
(8)

Al dejar su cuerpo, nadie va inmediatamente a vivir a la presencia del Señor, excepto por la prerrogativa del martirio, pues entonces adquiere una morada en el paraíso, no en las regiones inferiores”
Tertuliano, Sobre la resurrección de la carne. 43
(9)

“Ciertamente , ella ruega por el alma de su marido. Pide que durante este intervalo él pueda hallar descanso y participar de la primera resurrección,. Ofrece cada año el sacrificio en el aniversario de su dormición”
Tertuliano, La monogamia. 10
(10)

“El sacramento de la Eucaristía, encomendado por el Señor en el tiempo de la cena y para todos, lo recibimos en las asambleas de antes del amanecer, y no de mano de otros que no sean los que presiden. Hacemos oblaciones por los difuntos en los días de aniversario de cada año
Tertuliano, De la corona, 3, PL 2,79
(11)

No se puede dejar de notar que esto lo escribió Tertuliano varios siglos antes de que San Gregorio Magno pensara nacer.

Cipriano de Cártago

San Cipriano nació hacia el año 200, probablemente en Cartago, de familia rica y culta. Se dedicó en su juventud a la retórica. El disgusto que sentía ante la inmoralidad de los ambientes paganos, contrastado con la pureza de costumbres de los cristianos, le indujo a abrazar el cristianismo hacia el año 246. Poco después, en 248, fue elegido obispo de Cartago. Al arreciar la persecución de Decio, en 250, juzgó mejor retirarse a un lugar apartado, para poder seguir ocupándose de su grey. De él se conservan una docena de opúsculos sobre varios temas del momento y, particularmente, una colección de 81 cartas.

Con San Cipriano tenemos al igual que en los anteriores referencias al purgatorio siglos antes de San Gregorio Magno.

“Una cosa es pedir perdón, otra cosa alcanzar la gloria. Una cosa es estar prisionero sin poder salir hasta que haya sido pagado el último centavo y otra recibir al mismo tiempo el salario de la fe y el valor. Una cosa es ser torturado con el largo sufrimiento por los pecados, para ser limpiado y completamente purgado por el fuego, otra es haber sido purgado de todos los pecados por el sufrimiento. Una cosa es estar en suspenso hasta la sentencia de Dios en el Día del Juicio, otra ser coronado por el Señor”
Cipriano, Epístola 51,20
(12)

San Cipriano también atestigua la común costumbre de hacer oraciones y ofrecer la Eucaristía por el descanso eterno de los difuntos, lo cual sería inútil si las oraciones no pudiesen ayudarles.

“…Ofrecemos por ellos sacrificios, como os acordáis, siempre que en la conmemoración anual celebramos los días de la pasión de los mártires.”
Cipriano de Cártago, Epístola 33,3
(13)

En el siguiente texto también se puede ver a San Cipriano atestiguando de forma implícita la costumbre de ofrecer la Eucaristía por los difuntos. Lo niega en el caso particular de Victor en virtud de la violación de las decisiones conciliares que le atribuye al haber ordenado ilegítimamente a Geminio Faustino como presbítero.

“…Y por eso Victor, puesto que contra la forma prescrita hace poco en el concilio por los sacerdotes, se ha atrevido a constituir tutor al presbítero Geminio Faustino, no hay por qué se haga entre vosotros la oblación por su muerte o se rece alguna oración por él en la Iglesia, para que se observemos nosotros el decreto de los sacerdotes elaborado religiosamente y por necesidad, y al mismo tiempo se de ejemplo a los demás hermanos, para que nadie llame a las molestias mundanas a los sacerdotes y ministros de Dios dedicados a su altar y a su Iglesia.”
Cipriano, Epístola 65,2
(14)

Otros textos similares:

“Finalmente anotad también los días en que ellos mueren, para que podamos celebrar sus conmemoraciones entre las memorias de los mártires: por más que Tertuliano, nuestro hermano fidelísimo y devotísimo, con aquella su solicitud y cuidado, que reparte a los hermanos sin regatear su actividad, y que ni en el cuidado de los cadáveres anda remiso allí, haya escrito y escriba y me haga saber, entre otras cosas, los días en los que nuestros dichosos hermanos parten en la cárcel a la inmortalidad con el final de una muerte gloriosa, y celebremos aquí nosotros oblaciones y sacrificios en conmemoración de ellos, las cuales cosas pronto celebraremos con vosotros, con el amparo de Dios.”
Cipriano, Epístola 36,2
(15)

Orígenes

Ilustre teólogo y escritor eclesiástico. Nació en Alejandría hasta el año 231, fue reconocido como el mayor maestro de la doctrina cristiana en su época y ejerció una extraordinaria influencia como intérprete de la Biblia.

Orígenes ve en 1 Corintios 3 una alusión al purgatorio:

Porque si sobre la base de Cristo, haz construido no sólo oro y plata sino piedras preciosas ; sino también madera, caña o paja ¿qué es lo que esperas cuando el alma sea separada del cuerpo? ¿Entrarías al cielo con tu madera y caña y paja y de este modo manchar el reino de Dios? ¿ o en razón de estos obstáculos podrías quedarte sin recibir premio por tu oro y plata y piedras preciosas? Ninguno de estos casos es justo. Queda entonces, que serás sometido al fuego que quemará los materiales livianos; para nuestro Dios, a aquellos que pueden comprender las cosas del cielo está llamado el fuego purificador
Pero este fuego no consume a la creatura, sino lo que ella ha construido, madera, caña o paja. Es manifiesto que el fuego destruye la madera de nuestras trasgresiones y luego nos devuelve con el premio de nuestras grandes obras.”
P. G., XIII, col. 445, 448.
(16)

Lactancio

Comenta Loarte fue llamado el Cicerón cristiano por su elegante manejo de la lengua latina. Nació al Norte de África hacia el año 250, de padres paganos. Probablemente se convirtió al cristianismo en Nicomedia. Durante la última gran persecución, hacia el año 303, se vio obligado a abandonar su cátedra y a exilarse en Bitinia. Después del Edicto de Milán, Constantino le llamó a Tréveris para confiarle la educación de Crispo, su hijo mayor. Poco más se sabe de la vida de Lactancio, que debió de morir en torno al año 317.

En su libro VII de sus instituciones divinas ve en 1 Corintios 3 al igual que Orígenes una referencia al purgatorio:

Pero cuando él juzgue a los justos, él también los probará con fuego. Entonces aquellos cuyos pecados excedan en peso o número, se chamuscados por el fuego y quemados , pero aquellos a quienes la justicia y plena madurez de la virtud ha imbuido no percibirán ese fuego, porque ellos tienen algo de Dios en ellos mismos que repele y rechaza la violencia de la flama”
Lactancio, Instituciones divinas,VII,21
(17)

San Efrén de Siria (+373)

Nació alrededor del año 306, en la población de Nísibis (hoy llamada Nusaybin, en Turquía), Diácono, Doctor de la Iglesia y escritor eclesiástico. Se estima murió en el año 373, aunque algunos autores afirman que vivió hasta el 378 o el 379.
En su testamento solicita que oren por él y cita al libro de Macabeos como evidencia de que las oraciones de los vivos pueden ayudar a expiar los pecados de los difuntos.

“Cuando se cumple el día trigésimo, [después de mi muerte], acordaos de mí, hermanos. Los difuntos, en efecto, reciben ayuda gracias a la ofrenda que hacen los vivientes.[…] Si tal como está escrito, los hombres de Matatías encargados del culto para el ejército, con las ofrendas, expiaron las culpas de aquellos que habían perecido y eran impíos por sus costumbres, cuánto más los sacerdotes de Cristo con sus santas ofrendas y sus oraciones expiarán los pecados de los difuntos”
Efrén, Testamento, 72-28: EP 741
(18)

San Basilio el Grande

Nació alrededor del año 330 en el seno de una familia profundamente cristiana. En el 364 fue ordenado sacerdote, y seis años más tarde sucedió a Eusebio como Obispo de Cesarea, metropolitano de Capadocia, y exarca de la diócesis del Ponto. Falleció en el año 379.

Habla de cómo aquellos atletas de Dios luego de haber sido salvados pueden ser “detenidos” si todavía conservan algunas manchas de pecado.

“Pienso que los valerosos atletas de Dios, los cuales durante toda su vida estuvieron frecuentemente en lucha contra enemigos invisibles, después de haber superado todos sus ataques al llegar al final de la vida serán examinados por el príncipe del siglo, a fin de que, si a consecuencia de las luchas, tienen algunas heridas o ciertas manchas o vestigios de pecado, sean detenidos; pero, si son hallados ilesos e incontaminados, como invictos y libres hallen el descanso junto a Cristo.”
Basilio de Cesárea , Homilías sobre los Salmos, 7,2: PG 29,232
(19)

San Cirilo de Jerusalén

Nació en Jerusalén o en sus cercanías, hacia el año 313 ó 315. Fue padre de la Iglesia y arzobispo de Jerusalén. Se estima murió en el 386.

En sus catequesis reafirma la inmemorial tradición de la Iglesia de orar por los difuntos por su descanso eterno:

Recordamos también a todos los que ya durmieron, en primer lugar, los patriarcas, los profetas, los apóstoles, los mártires, para que, por sus preces y su intercesión, Dios acoja nuestra oración. Después, también por los santos padres y obispos difuntos y, en general, por todos cuya vida transcurrió entre nosotros, creyendo que ello será de la mayor ayuda para aquellos por quienes se reza.

Quiero aclararos esto con un ejemplo, puesto que a muchos les he oído decir: ¿de qué le sirve a un alma salir de este mundo con o sin pecados si después se hace mención de ella en la oración? Supongamos, por ejemplo, que un rey envía al destierro a quienes le han ofendido, pero después sus parientes, afligidos por la pena, le ofrecen una corona: ¿Acaso no se lo agradecerá con una rebaja de los castigos? Del mismo modo, también nosotros presentamos súplicas a Dios por los difuntos, aunque sean pecadores. Y no ofrecemos una corona, sino que ofrecemos a Cristo muerto por nuestros pecados, pretendiendo que el Dios misericordioso se compadezca y sea propicio tanto con ellos como con nosotros”
Catequesis XXIII,9-10
(20)

San Epifanio de Salamina

Nació hacia el año 315 en Judea. Fundó un monasterio que dirigió durante casi treinta años. Fue obispo de Salamina y metropolitano de Chipre. Muere en el 367.

Testifica al igual que los anteriores la utilidad de las oraciones por los difuntos para obtener de Dios el perdón de sus culpas.

“En cuanto a la recitación de los nombres de los difuntos, ¿qué puede haber que resulte más útil y que sea más oportuno y digno de alabanza , a fin de que los presentes se den cuenta de que los difuntos siguen viviendo y no han quedado reducidos a la nada, sino que siguen existiendo y viven junto al Señor, y así quede afianzada la esperanza de aquellos que rezan por sus hermanos difuntos considerándolos como si hubieran emigrado a otro país? Son útiles, en efecto, las preces que se hacen en su favor, aunque no puedan eliminar todas sus culpas
Epifanio de Salamina, Panarion, 75, 8> PG 42, 513
(21)

San Gregorio de Nisa

Nació entre los años 331 a 335. Fue hermano de San Basilio en grande quien le consagró obispo de Nisa en el 371. Falleció en el 394.

El siguiente texto es una referencia tan clara al purgatorio que no amerita comentario alguno:

Cuando el renuncia a su cuerpo y la diferencia entre la virtud y el vicio es conocida, no puede acercarse a Dios hasta no haber purgado con fuego que limpia las manchas con las cuales su alma está infectada. Ese mismo fuego en otros cancelará la corrupción de materia y la propensión al mal”
Gregorio de Nisa, Sermón sobre la muerte II,58
(22)

San Juan Crisóstomo

San Juan Crisóstomo es el representante más importante de la Escuela de Antioquía y uno de los cuatro grandes Padres de la Iglesia en Oriente. Nacido alrededor del año 350 quizá antes, fue ordenado sacerdote en el año 386 y en el 397 fue consagrado obispo de Constantinopla. Murió en el 407.

Atestigua que fueron los apóstoles mismos quienes instituyeron la celebración de la eucaristía por el descanso eterno de los difuntos y exhorta a no cesar de ayudar a los difuntos con nuestras oraciones, ya que gracias a ellas reciben consuelo.

“No sin razón quedó determinado, mediante leyes establecidas por los apóstoles, que en la celebración de los sagrados e impresionantes misterios se haga memoria de los que ya han pasado de esta vida. Sabían, en efecto, que con ello los difuntos obtienen mucho fruto y consiguen gran provecho. Cuando todo el pueblo y los sacerdotes están con las manos extendidas y se está celebrando el santo sacrificio, ¿acaso Dios no se mostrará propicio con aquellos en favor de los cuales le imploramos? Se trata de aquellos que han muerto conservándose en la fe
Juan Crisóstomo, Homilías sobre la Carta a los Filipenses, 3, 4: PG 62, 203 (23)

“Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre, “porqué deberíamos dudar que cuando nosotros también ofrecemos por los que han partido, algún consuelo reciben”?. Desde que Dios acostumbra conceder las peticiones de aquellos que piden por los demás…” No nos cansemos de ayudar a los difuntos, ofreciendo en su nombre y orando por ellos
Homilías sobre la Primera carta a los Corintios 41,8
(24)

San Agustín

Doctor de la Iglesia nacido en Tagaste (África) el año 354, hijo de Santa Mónica; luego de una vida descarriada se convirtió en el año 387 y posteriormente fue elegido obispo de Hipona, ministerio que ejerció durante treinta y cuatro años. Es considerado uno de los Padres mas influyentes del Occidente y sus escritos son de gran actualidad. Murió el año 430.

Las descripciones del purgatorio de parte de San Agustín también bastante anteriores a San Gregorio Magno son tan claras que tampoco ameritan explicaciones:

“Señor, no me arguyas en tu indignación. No me halle entre aquellos a quienes has de decir: id al fuego eterno que está preparado para el diablo y sus ángeles. Ni me corrijas en tu furor, sino purifícame en esta vida y vuélveme tal que ya no necesite de fuego corrector, atendiendo a los que han de salvarse, aunque, no obstante, como a través del fuego. ¿Por qué acontece esto si no es porque edifican aquí sobre el cimiento, leña, paja, heno?. Si hubiesen edificado sobre el oro, plata, piedras preciosas, estarían libres de ambas clases de fuego, no sólo de aquel eterno, que ha de atormentar para siempre los impíos, sino también de aquel que corregirá a los que han de salvarse a través del fuego.”
Agustín, Enarraciones sobre los Salmos, 37,3: BAC 235, 654
(25)

“Cuando uno padece algún mal, por la perversidad o el error de un tercero, peca, ciertamente, el hombre que por ignorancia o injusticia causa un mal a cualquiera; pero no peca Dios, quien por un justo, aunque oculto designio, permite que esto suceda. .” Pero hay penas temporales que unos las padecen solamente en esta vida, otros después de la muerte y otros ahora y después.". De todas maneras, estas penas se sufren antes de aquel severísimo y definitivo juicio. “Mas no todos los que han de sufrir tras la muerte penas temporales caerán en las eternas“, que tendrán lugar después de juicio. Hará algunos, en efecto, a quienes se perdonará en el siglo futuro lo que no se les había perdonado en el presente; o sea, que no serán castigados con el suplicio eterno del siglo futuro, como hemos hablado más arriba”
Agustín, La Cuidad de Dios, XXI, 13: BAC 172,791-792
(26)

“La mayor parte [de las personas], una vez conocida la obligación de la ley, se ven vencidos primeramente por los vicios que llegan a dominar; así se hacen transgresores de la ley. Luego buscan refugio y ayuda en la gracia, con la cual recuperarán la victoria, mediante una amarga penitencia y una lucha más enérgica, sometiendo primero el espíritu a Dios y logrando después el dominio sobre la carne. Quien quiera, pues, evitar las penas eternas no debe solamente bautizarse. Deberá santificarse siguiendo a Cristo. Así es como pasará del diablo a Cristo.” En cuanto a las penas expiatorias, nadie piense en su existencia si no es antes del último y temible juicio
Agustín, La cuidad de Dios, 21, 16: BAC 172, 798
(27)

No se puede negar que las almas de los difuntos son aliviadas por la piedad de los parientes vivos, cuando se ofrece por ellas el sacrificio del Mediador o cuando se hacen limosnas en la Iglesia. Pero estas cosas aprovechan a aquellos que, cuando vivían, merecieron que les pudiesen aprovechar después. Pues hay un cierto modo de vivir, ni tan bueno que no eche de menos etas cosas después de la muerte, ni tan malo que no le aprovechen mas hay tal grado en el bien, que el que lo posee no las echa de menos, y, al contrario, lo hay tal en el mal, que no puede ser ayudado con ellas cuando pasare de esta vida. Por lo tanto aquí adquiere el hombre todo el mérito con que pueda ser aliviado u oprimido después de la muerte. Nadie espere merecer delante de Dios, cuando hubiere muerto, lo que durante la vida despreció” .
Agustín, De las ochos preguntas de Dulcicio, 2, 4: BAC 551, 389
(28)

Leemos en los Libros de los Macabeos que fue ofrecido un sacrificio por los difuntos. Y, a pesar de que en ningún otro lugar del Antiguo Testamento se lee esto, no es poca la autoridad de la Iglesia universal que se refleja en esta costumbre, cuando, en las oraciones que el sacerdote ofrece al Señor, nuestro Dios, sobre el altar, tiene su momento especial la conmemoración de los difuntos”
Agustín, La piedad con los difuntos, 1, 3: BAC 551, 439
(29)

“En la patria no habrá lugar alguno para la oración, sino sólo para la alabanza. ¿Por qué no para la oración? Porque nada faltará. Lo que aquí es objeto de fe, allí será objeto de visión; lo que aquí es objeto de fe, allí será objeto de visión; lo que aquí se espera, allí se poseerá; lo que aquí se pide, se recibe allí. Con todo, en esta vida existe una cierta perfección, alcanzada por los santos mártires. A esto se debe el uso eclesiástico, conocido por los fieles, de mencionar el nombre de los mártires ante el altar de Dios, y no para orar por ellos, sino por los restantes difuntos de quienes se hace mención. Es hacerle una injuria rogar por un mártir, a cuyas oraciones debemos encomendarnos nosotros. Él luchó contra el pecado hasta derramar su sangre. A algunos, imperfectos todavía, pero sin duda parcialmente justificados, dice el Apóstol en la carta a los Hebreos: Todavía no habéis resistido hasta derramar en vuestra lucha contra el pecado”
Agustín, Sermón 159, 1: BAC 443, 498
(30)

San Gregorio Magno

Papa y doctor de la Iglesia, es el cuarto y último de los originales Doctores de la Iglesia Latina. Defendió la supremacía del Papa y trabajó por la reforma del clero y la vida monástica. Nació en Roma alrededor del año 540 y murió en el 604.

Ve en Mateo 12,32 una referencia implícita al purgatorio

“Tal como uno sale de este mundo, así se presenta al juicio. Pero se ha de creer que hay un fuego purificador para expiar las culpas leves antes del juicio.. La razón para ello es que la Verdad afirma que si uno dice una blasfemia contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero. . Con esta sentencia se da a entender que algunas culpas pueden perdonarse en este mundo y algunas en el otro, pues, lo que se niega respecto a unos, hay que comprender que se afirma en relación a otros.. Sin embargo, tal como ya he dicho, se ha de creer que esto se refiere a pecados leves y de menor importancia.”
Gregorio Magno, Diálogos, 4,39: PL 77,396
(31)

Conclusiones

Esta es solo una selección parcial de los textos patrísticos referentes al purgatorio. La verdad se hace difícil a la luz de lo anterior entender como hay quien persiste en afirmar que el purgatorio ha sido un invento de la edad media. Ruego a Dios que sea por ignorancia y no por malicia. Afortunadamente estos textos están al alcance de todos y dejan una evidencia indiscutible de la fe de la primera Iglesia…

…Nuestra Iglesia.

Nota: Las actualizaciones de este artículo se realizarán en su fuente primaria en www.apologeticacatolica.org

Referencias

(1) La justicia, el perdón y la restauración, Marzo 31, 2008 por Dave Hunt
(2) El Purgatorio ¿Verdad de Dios?, Daniel Sapia
(3) Texto en ingles en ANF,III:701-702
http://www.ccel.org/print/schaff/anf03/vi.vi.iv
(4) Traducido de Inscripción de Abercio (A.D. 190),in PAT,I:172
Texto en inglés en http://www.ccel.org/ccel/wace/biodict.txt
(5) Hechos de Pablo y Tecla en ANF,VIII:490
Texto en inglés en http://www.ccel.org/print/schaff/anf08/vii.xxvi
(6) Stromata / Miscellanies, Book VI, Chapter 14; ANF, Vol. II, 504
Texto en inglés en http://www.ccel.org/print/schaff/anf02/vi.iv.vi.xiv
(7) Stromata / Miscellanies, Book VII, Chapter 6; ANF, Vol. II
Traducido de http://www.ccel.org/print/schaff/anf02/vi.iv.vii.vi
(8) Patrología I, Johannes Quasten, pag. 311
El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 69
(9) Patrología I, Johannes Quasten, pag. 311
(10) Ibid.
(11) El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 69
(12) Epistle 51 [55], To Antonianus About Cornelius and Novatian, 20; ANF, Vol. V, 332
Traducido de http://www.ccel.org/print/schaff/anf05/iv.iv.li
http://www.newadvent.org/fathers/050651.htm
(13) Carta 39 n.3 (HARTEL, 583, BAYARD, ML 4,323 A: epist. 34)
Texto en inglés en http://www.newadvent.org/fathers/050633.htm
(14) Carta 1 n.2 (HARTEL: CSEL v.3 p.2 pg.463s, L. BAYARD, Saint Cyprien. Correspondance (Paris 1945), ML 4,399 A – B: epist. 66).
Texto en inglés en http://www.newadvent.org/fathers/050665.htm
(15) Carta 12 n.2 (HARTEL, 503s, BAYARD, ML 4,328 b – 329 a: EPIST. 37)
Texto en inglés en http://www.newadvent.org/fathers/050636.htm
(16) Tomado de Enciclopedia Católica, Purgatorio
(17) Lactancio, The Divine Institutes, Book VII, chapter 21; ANF, Vol. VII
Texto en inglés en http://www.ccel.org/print/schaff/anf07/iii.ii.vii.xxi
(18) El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 69
(19) Ibid, pág. 70
(20) Tomado de http://www.mercaba.org/tesoro/CIRILO_J/Cirilo_25.htm
Texto en inglés en Catechetical Lecture XXIII: 9-10; NPNF 2, Vol. VII, 154-155
http://www.ccel.org/print/schaff/npnf207/ii.xxvii
(21) El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 70-71
(22) Sermon on the Dead; Jurgens, II, 58
(23) El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 71
(24) Texto en inglés en http://www.ccel.org/print/schaff/npnf112/iv.xlii
http://www.newadvent.org/fathers/220141.htm
(25) El más allá en los padres de la Iglesia, Guillermo Pons, pág. 71-72
(26) Ibid, pág. 72
(27) Ibid, pág. 72-73
(28) Ibid, pág. 73
(29) Ibid, pág. 73-74
(30) Ibid, pág. 74
(31) Ibid, pág. 74-75

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

21 comentarios

  
Eleuterio
Infinitas gracias, José Miguel, por traernos las fuentes que vienen a demostrar que el purgatorio, efectivamente, no es un invento ni de San Gregorio Magno ni de nadie, por decirlo así, sino mera realidad espiritual que desde hacía tantos siglos antes a tal santo ya se tenía consideración de su existencia.

Lo que no me ha quedado claro es si, para continuar leyendo el desarrollo de lo que escribes (es decir, si fue quien dice que fue el que se "inventó" la idea del purgatorio)hay que acudir a ww.apologeticacatolica.org o lo plasmarás aquí mismo, en tu blog de InfoCatolica.

De todas formas, casi me inclino a pensar (en la línea de lo dicho por ti) que la ignorancia, aquí, juega un papel determinante.
09/05/09 8:22 AM
  
Luis López
Estimado José Miguel. Espléndido artículo, ilustrativo de los fundamentos patrísticos -y escriturarios- de la doctrina del Purgatorio. Sólo me gustaría comentarte que para Agustín, la doctrina del Purgatorio no era "definitiva" sino plausible y seguramente verdadera (hasta siglos después no hubo una proclamación dogmática). En "La ciudad de Dios" (XXI, 26 (4)) Edición Biblioteca Homo Legens Pag. 986, dice claramente que "Pues bien, esta opinión no la quiero rechazar, porque quizá es verdadera".

Es la Iglesia verdaderamente "columna y fundamento de la verdad" (1 tim. 2,15), y por tanto tiene conocimiento y sobre todo autoridad para fijar doctrinas definitivas.

Y ni que decir tiene que Agustín -padre espiritual de Lutero, no lo olvidemos-, en esa magna obra, defendía también el Sacrificio de la Misa (XIX, 23),(XXII,19),la Presencia Real (XXI, 20)(XXI, 25), la oración por los difuntos (XXI, 24), la mediación de los santos (XXI, 18), y -clarísimamente- la salvación por la acción conjunta de la fe y las obras (XXI, 25).
09/05/09 10:01 AM
  
Luis Fernando
Hale, punto y final a este tema. Irrebatible. Cualquiera que pretenda decir que el purgatorio es un invento de San Gregorio Magno, o es un ignorante o falta a la verdad a propósito.

Por cierto, otra de las acusaciones típicas de los protestantes contra la doctrina del purgatorio es que la misma es de origen pagano. Nada más lejos de la realidad. Creían en ella los judíos que vivían en tiempos de Cristo. El Talmud así lo atestimonia:

«Se ha enseñado que la escuela de Shammay decía que: "En el día de juicio existirán tres grupos. Uno será el de los completamente rectos; otro, el de los completamente perversos; y otro el de los que no son ni una cosa ni la otra. Los totalmente rectos quedarán inscritos y sellados inmediatamente. Los totalmente perversos serán inscritos y sellados inmediatamente para el infierno, según está escrito: 'y muchos de los que yacen en el polvo de la tierra despertarán: unos para vida eterna, otros para oprobio y vergüenza eternos. Los que no son ni una cosa ni otra, bajarán al infierno, aullarán y luego ascenderán, según está escrito: 'Someteré al fuego la Tercera parte, los purificaré como se purifica la plata y los expurgaré como se expurga el oro. Invocará mi nombre y lo escucharé. Sobre éstos dijo Ana: 'El Señor mata y hace vivir, hace descender al Infierno y subir de él.»
(Rosh ha-shanah 16b-17a.)

No es que necesitemos del Talmud para nada, pero con esa simple cita se desmonta la pretensión de un posible origen pagano de la doctrina católica sobre el purgatorio. A menos, claro, que se quiera llamar paganos a los judíos de la era del Segundo Tempo.
09/05/09 10:43 AM
  
Luis López
Releyendo un libro sobre los Padres de la Iglesia, me he encontrado con una referencia -a mi juicio muy clara- al Purgatorio. Se trata del "Pastor de Hermas", libro citado en el Canon de Muratori (segunda mitad del siglo II), pero que seguramente se escribió a inicios del siglo II, y que muchas Iglesias cristianas lo tuvieron como inspirado hasta la definitiva lista de libros inspirados de finales del siglo IV. En ese libro se utiliza una bella metáfora de la Iglesia como una torre contruida sobre el agua (el bautismo), y parece hablar de una Iglesia que se construye (nuestra Iglesia Militante), y una Iglesia ya contruida e ideal (la Iglesia triunfante del Cielo). Pues bien cada uno de nosotros somos piedras en la construcción de la Iglesia, y se alude a unas piedras que sirven para la contrucción, otras que no sirven y son rechazadas, y un tercer grupo de piedras que "no pueden unirse a esta torre, sino que se ajustarán a otro lugar más pequeño, y eso cuando hayan sido probados y hayan expirado los días de sus pecados. Por eso se librarán, porque participaron de la palabra justa" (Pastor de Hermas. I, Tercera Visión). ¿No es una clara alusión a lo que llamamos "Iglesia Purgante"?
09/05/09 11:39 AM
  
Flavia
Por si les interesa: hay un Santuario en Francia, único en el mundo, dedicado a la oración por las almas del purgatorio y a la enseñanza de la doctrina de la Iglesia sobre el Más Allá. Se llama Notre-Dame de Montligeon. Mírenlo en internet, es una maravilla y es centro de peregrinaciones internacionales. De verdad, no se lo pierdan.
Creo firmemente en el purgatorio. No como un lugar de castigo, no como un campo de concentración, sino como fruto del Amor de Dios que nos purificará. Se ha definido al purgatorio como el noviciado del cielo. Sin embargo, el sufrimiento de esas almas es grande, porque ahora conocen el Amor de Dios y quisieran volar a El, pero antes deben ser preparadas. En este sufrimiento nosotros podemos ayudarlas con nuestras oraciones. Ese dolor es compatible con el gozo que sienten al abandonarse confiadamente a la acción de Dios en ellas. Alguien ha dicho que el sufrimiento en el purgatorio es muy similar al sufrimiento interior de las almas místicas en sus grados más elevados. Esto es un misterio que ya entenderemos plenamente un día.
Mientras, en virtud de la comunión de los santos, OREMOS CADA DÍA por las almas del purgatorio, que luego no nos olvidarán.
09/05/09 12:24 PM
No Eleuterio, todas las actualizaciones del artículo siempre las hago en el blog.

El comentario lo hago porque me he dado cuenta que hay algunos sitios católicos en Internet que toman mis artículos y los publican, con lo cual no tengo ningún problema mientras citen la fuente primaria que en este caso es apologeticacatolica.org. Dejo claro esto porque aunque hay personas que se molestan cuando otros sitios toman sus publicaciones (lo cual respeto), no es ese mi caso. Por mi mejor, porque llegan a mayor número de personas, y por eso siempre he dejado claro que quien desee puede distribuir lo que publico.

Sin embargo, el problema es que cuando esto ocurre cuando añado algo o corrijo algo, esos sitios quedan con una copia desactualizada. Generalmente no es grave porque lo que suelo corregir es algún error ortográfico, mejorar la redacción de alguno u otro párrafo o añadir una que otra cita, pero es muy laborioso ubicarles y avisarles a cada uno. Con esto me curo en salud y a la vez devuelvo algo de tráfico a apologeticacatolica.org

09/05/09 2:42 PM
Luis, muy interesante el comentario que haces del pastor de Hermas. Yo recientemente estaba leyendo la obra, pero no me percaté de lo que dices. Lo que sucede es que como allí no necesariamente se habla de una expiación posterior a la muerte, sería dificil probar que es una referencia al purgatorio.
09/05/09 2:53 PM
Flavia, me ha gustado mucho tu comentario porque me ha recordado a la forma en que el padre Carlos Carreto ve el purgatorio en su libro "Cartas del desierto". Voy a compartir en uno de los próximos post una anecdota que el padre tiene al respecto.
09/05/09 2:54 PM
Eleutario, esta cita por ejemplo, la acabo de agregar:

“Y después de la exhibición, Tryfaena nuevamente la recibe. Su hija Falconilla había muerto, y dijo a ella en sueños: Madre, tú deberías tener esta extranjera Tecla en mi lugar, para que ore por mí, y yo pueda ser transferido a el lugar de los justos“
Hechos de Pablo y Tecla (5)

No había conseguido traducirla bien y la había dejado por fuera, pero un amigo pastor evangélico me ha hecho el favor. Curioso no? Cuchillo para su garganta, ja ja!
09/05/09 3:14 PM
  
ricardo
En Barcelona, en la Basilica del Sagrado Corazón en el Tibidabo, existe un altar dedicado a las almas del purgatorio.
09/05/09 3:47 PM
  
Flavia
José Miguel, no conozco el libro que citas. Mi opinión fefleja lo que se enseña en el Santuario de Montligeon, totalmente de acuerdo con la doctrina de la Iglesia.
Nos han asustado mucho con el Purgatorio, pero es un lugar de purificación, no de castigo. Purificar no es castigar.
09/05/09 5:44 PM
  
Kino
Cuando una persona muere decimos pasó a la eternidad. En el Más Allá no hay tiempo, no se mide el suceder en minutos o segundos. Esto se nos ha dicho, pero parece que en el estado de Purgatorio sí lo hay. Pues cada alma parece que está en él un "tiempo" distinto según sus pecados. ¿Esto es explicable?
09/05/09 6:53 PM
Tengo entendido Kino que la Iglesia no ha definido la duración del purgatorio en el tiempo. Muchos padres de la Iglesia creían que fuera el tiempo que fuera no excedería el juicio final.
09/05/09 7:26 PM
  
Flavia
El tema me apasiona. Os recomiendo la lectura de " Escatologia " que escribió Benedicto XVI cuando era aún el Cardenal Ratzinger. Está en intaliano. Me gusta muchísimo cómo presenta la noción del "tiempo" al hablar del juicio que recibe el alma al comparecer ante Jesucristo. Nuestros parámetros mentales sobre el tiempo no sirven para el Más Allá.
09/05/09 8:25 PM
  
Torquemada
También los ortodoxos niegan la existencia del purgatorio... ¿Curioso, verdad?

Flavia, la "Escatología" de nuestro querido Papa escrita antes de serlo también está en español, recientemente editada por Herder.
09/05/09 8:30 PM
Tengo entendido que si bien los ortodoxos no han definido el purgatorio dogmáticamente, creen en una purificación del creyente antes de entrar al cielo y también oran por los difuntos. Pero si no existiera un purgatorio esto no tendría sentido, ya que si están en el cielo ¿para qué orar por ellos? y si están en el infierno ¿para qué orar por ellos?
09/05/09 9:14 PM
  
Flavia
Gracias, Torquemada, no me he preocupado de saber si estaba traducida al español. La leí directamente del italiano. Ojalá esté bien traducida, porque es una obra excelente.
09/05/09 11:22 PM
  
Perelandra
Si no hubiera un purgatorio no tendrían sentido las palabras de Cristo "el pecado contra el Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el mundo venidero". No es necesario ser muy listo para darse cuenta que Cristo nos está diciendo que hay ciertos pecados que son perdonados en el mundo por venir, es decir, después de la muerte. Si en este mundo tentador e imperfecto debemos confesar los pecados y ofrecer satisfacción por ellos, o sea expiación y penitencia... cuánto más deberemos expiar y hacer penitencia por los pecados que se perdonen en el mundo por venir! De ahí que en esa simple enseñanza Cristo muestra que quienes son perfectamente dóciles al Espíritu, van al cielo; quienes son rebeldes al Espíritu van al infierno y quienes no son perfectamente dóciles al Espíritu pueden terminar pagando sus faltas en el mundo por venir. Me parece clarísimo a mí, pero no dudo que habrá quien se muestre en desacuerdo.
12/05/09 1:21 AM
  
Carlos
Perpétua no se acentúa (palabra llana terminada en vocal).
14/06/09 10:38 AM
  
Catalina
Si realmente existe el purgatorio vana es la sangre cristo, pues no me limpia totalmente pues tengo que pasar por un fuego purificador. En la Biblia que ustedes mismos leen no existe la palabra purgatorio, menciona el hades como infierno pero ningun lugar previo de purificacion despues de la muerte.
Pero si aun mas estos argumentos no son suficiente para vosotros piensen en aquel momento en el monte getsemani, Cristo en agonia pido al Padre si fuera posible pasar aquella copa... Cristo murio y derramo su sangre,pero ustedes como padres,sabran responderme si creen que DIOS padre si hubiera habido OTRA SALIDA,O ALTERNATIVA para que las personas no se perdieran, hubiera permitido el sacrificio de cristo, creen ustedes como padres que a DIOS NO LE DOLIO? PERO FUE MAS GRANDE SU AMOR POR NOSOTROS,POR ESO DICE LA ESCRITURA: De tal manera amó DIOS AL MUNDO QUE HA DADO A SU HIJO UNIGENITO PARA QUE TODO AQUEL QUE EN EL CREA NO SE PIERDA MAS TENGA VIDA ETERNA.

VAYA si el purgatorio existiera la biblia estuviera llena de versiculos en las cuales nos dirian cuanta oracion hacer por los difuntos para sacarlos del purgatorio.lamenteblemente solo cuentan con fuetes de visiones o sueños de personas, que podrian se cuestionables, solo el enemigo podria haber invetado que la sangre de cristo no es suficiente para limpiar o PURIFICAR EL ALMA DE CUALQUERA QUE SE ARREPIENTE O CLAMA POR SU SALVACION A CRISTO.

Favor publicar mi comentario. Bendiciones a todos
13/10/09 4:09 AM
Catalina, la finalidad del presente post es demostrar que la Iglesia primitiva creía en el purgatorio (objetivo que considero se ha logrado a cabalidad).

El fundamento bíblico del purgatorio y las dificultades que puede tener un cristiano protestante a la hora de comprenderlo, y las diferencias entre el reato del pecado y el pecado mismo ameritan otro post, pero de momento aprovecho de compartirte lo que he escrito hace ya bastante tiempo del tema en apologeticacatolica.org, donde se analizan detalladamente los argumentos que nos traes.

El Purgatorio, ¿Invento de la Iglesia Católica?

Nota: Disculpa si de momento los comentarios no aparecen de inmediato, pero debido a los intentos recientes de un spamer de desbordar el blog con comentarios en varios casos incluso agresivos e insultantes, tuve que moderarlo temporalmente.
17/10/09 7:34 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.