Coronavirus: ¿Clero cobarde y falto de fe?



A raíz de la epidemia del coronavirus en algunas de los países afectados y dependiendo de la gravedad de la situación las autoridades eclesiales han comenzado a tomar medidas, en algunos casos, comenzando por exigir obligatoriamente el uso de mascarilla durante la misa y recibir la comunión en la mano (como Hong Kong en enero y febrero) y luego en otros países, bastante más severas como la suspensión de misas con público, como en Italia, Bélgica, o en España (en algunas ciudades como Madrid, Navarra, Sevilla, etc).

Ahora que también ha llegado el virus a Latinoamérica ha ocurrido lo mismo y acá ya la Conferencia Episcopal Perú ha recomendado seguir las misas a través de Internet, cerrar las capillas pequeñas, entre otras medidas preventivas.

A raíz de esto ha surgido en las redes sociales y medios de comunicación el debate de si tomar este tipo de medidas de por parte de las autoridades eclesiales es síntoma de cobardía o falta de fe. He aquí mi opinión:

Dios puede protegernos del coronavirus y de mil plagas más

Está claro que Dios al ser Todopoderoso puede protegernos del coronavirus y cualquier enfermedad. Dice el Salmo:

“El que mora en el secreto de Elyón pasa la noche a la sombra de Sadday, diciendo a Yahveh: «¡Mi refugio y fortaleza, mi Dios, en quien confío!» Que él te libra de la red del cazador, de la peste funesta; con sus plumas te cubre, y bajo sus alas tienes un refugio: escudo y armadura es su verdad”(Salmo 91,4)

“Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.»” (Marcos 16,17)

Dios, quien ha establecido las leyes naturales en su creación, no está sujeto a ellas, y si es su voluntad, puede alterarlas. Como sabemos por la enseñanza de la Iglesia, Dios no es simplemente como un gran relojero, que pone a andar un reloj y se limita a observar mientras lo ve avanzar, sino que hay una creación/intervención continua en la que Dios conserva en el ser lo creado, que, si no existiese en Él, dejaría de existir. Por ello, la antropología teológica no habla sólo de creación, sino también de conservación en lo creado.

Pero está escrito: No tentarás al Señor tu Dios

Pero eso no quiere decir que Dios tenga que alterar las leyes naturales que Él mismo ha establecido por voluntad del hombre, por lo que una mala interpretación de esos textos puede traer nefastas consecuencias.

Pondré un ejemplo: no ha sido una sola vez que aparece en las noticias cuando algún pastor protestante, en base a Marcos 16,17 cree que puede sin riesgo manipular serpientes y termina muerto por picadura. ¿Falló Dios en su promesa? No. Falló él al pretender obligar a Dios que obrara un milagro.

Así, si un salmo diceaunque pase por senderos oscuros, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.” (Salmo 23,4), no debe entenderse como que deliberadamente yo deba a exponerme a caminar por lugares peligrosos a altas horas de la noche pensando que Dios me tendrá que proteger, sino que por el contrario, si por determinada situación es realmente necesario para mí pasar por una situación así, no deberé temer y puedo confiar que Dios lo ha previsto. Cualquier cosa que ocurra será lo mejor para mí de acuerdo a su voluntad.

De allí que aunque la propia Eucaristía recibimos realmente el Cuerpo de Nuestro Señor, no por eso los celiacos y alcohólicos no tienen normas especiales para comulgar (la explicación de esto, está tratada AQUI).

Cuando Satanás tentó a Cristo le dijo: “Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna (Mateo 4,6) precisamente por esto el Señor respondió “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios” (Mateo 4,7)

Tentar a Dios es por lo tanto, intentar obligar a Dios a hacer nuestra voluntad, o en otras palabras, pretender presionarle para que se ponga a nuestro servicio y no nosotros al suyo.

¿Cómo se entiende esto en el contexto de la epidemia del Coronavirus?

Por tanto, es evidente que, aunque Dios puede sí así es su voluntad proteger a los cristianos a que no se contagien (y eventualmente algunos mueran) de coronavirus asistiendo a los servicios religiosos, no podemos nosotros pretender obligarlo a obrar tal milagro alegando tener mucha fe. Tampoco tiene sentido denostar a nuestras autoridades religiosas si prudencialmente consideran, de acuerdo con la situación de cada lugar, que algunas medidas son necesarias para proteger las vidas de las personas.

El coronavirus es un riesgo real para la vida de las personas, y por no tomar las medidas a tiempo me parece realmente necesario para que no pase lo que ha ocurrido por ejemplo en Italia donde ya han muerto más de 1.800 personas de los casi 25.000 infectados.

Ha sido precisamente aquí en Lima donde uno de los primeros infectados fue un sacerdote, que aunque ya Dios mediante, se recupera favorablemente, se vio bastante grave. 

Mi consejo, por tanto, para quien lo quiera escuchar (y que no es más que la simple opinión de un laico) es:

  • En cuanto a la asistencia a los servicios religiosos obedece y respeta las pautas y recomendaciones de las autoridades religiosas de tu país/ciudad/parroquia.
  • Evita caer en juicio temerario acusándoles de cobardía, pusilanimidad o falta de fe por tomar medidas donde lo que buscan es proteger la vida de nuestros hermanos.
  • En cuanto a aquellos lugares donde se permita, dada las circunstancias, de implementar medidas creativas y razonables para no suspender los servicios religiosos públicos sin aumentar el riesgo para la población, dales la bienvenida.

———————————————————-

Nota: Te recuerdo que ya está disponible nuestro Curso Online de Apologética Católica. Si te interesa inscribirte, haz clic AQUI.

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

37 comentarios

  
José Alar
Artículo escrito desde la fe, la humanidad, la sensatez y el sentido común.
15/03/20 3:46 PM
  
Oscar de Caracas
No me queda más remedio que llamarles pusilánimes y faltos de fé pues se esconden de nosotros, detrás de comunicados.
Satanás está feliz viendo que los hombres de Dios huyen y se esconden de un microbio.

Coda
Esto no es el ébola que tiene una mortalidad del 80% y es muy poco infecciosa, esto es el Covid19 con una mortalidad muy baja de hasta el 1% hasta los menores de 55 años y de 24% en mayores de 70 años. Estos datos son del CDC de USA, tengo la tabla.

Yo no tengo miedo.

----------------------
JM: Puede que no sea tan infeccioso como el Ébola, pero infeccioso es y peligroso también. Sino no hubiesen en Italia muerto ya más de 1400 personas de los 18000 infectados. No parece un porcentaje pequeño.

Por otro lado, no se trata solo de la propia vida, de trata de la vida de muchas personas que también vale, así sean mayores de 55 o 70 años. La preocupación por el bienestar del prójimo es también parte de nuestra fe y el segundo mandamiento. "El que no ama a su hermano a quien ha visto; Como puede amar a Dios a quien no ha visto" (1 Juan 4,20)

Por tanto, magnífico que no tenga miedo, pero debería también amar/preocuparse por el bienestar de los demás.
15/03/20 4:06 PM
  
Inés
Tiene razón, es un juicio temerario contra los pastores y una tentación a Dios querer ir contra las reglas sanitarias. Mejor es seguirlas, ya que la obediencia es grata al Señor. Y arrepentirse, orar en Espíritu y Verdad y ayunar. Pensemos en las personas que han muerto solas, sin la familia ni el consuelo de los sacramentos, recemos por el descanso eterno de sus almas y el consuelo para sus familias y seres queridos. Y demos gracias a Dios por Su Misericordia para con nosotros. En una revelación privada que sigo hace 18 años San Miguel Arcangel dice que si el Altísimo no escucha una grito de arrepentimiento su ira se derramara sobre todos, buenos y malos. También dice que las almas pequeñas que perseveran en oración, ayuno y penitencia son las que retienen la Ira de Dios y quienquiera desee hacer alarde, ¡haga alarde del Señor!
15/03/20 4:09 PM
  
José Luis (OFS)
Nunca pensaría que en este pueblo de la comarca valenciana, iba a llegar el coronavirus, pero ha habido algunas personas que estuvieron en italia, y algunos italianos que estuvieron en China, pues ya se complicó la cosa.

Esta mañana quería ir alguna iglesia. Había una abierta, pero el sacerdote se puso furioso conmigo, y quedé excomulgado por no aceptar una herejía arriana. Menudas voces, de quien iba a celebrar la Santa Misa. Fui a ver si había alguna abierta, estuve recorriendo varias, y todas cerradas. Apenas había gente en la calle, y la policía de tráfico va procurando que todos estén en sus casas, si no, pues hay multas.

Es una pena cuando se pierde la fe, no un poco, pero es que se pierde en su totalidad.

Cuando se acabe el plazo de la cuarentena, la mayoría de la gente, volverán a seguir pecando de extrema gravedad, y es precisamente lo que ha atraído este aviso del Señor, para la conversión del corazón, una verdadera conversión y perseverar. Pues sufrir ahora necesitamos paciencia y mucha oración, y evitar el sufrimiento después de la muerte.

Es necesario permanecer siempre en gracia de Dios, en la vida y en la muerte, somos de Dios, no a la muerte del alma.

Estos consejos que nos ofreces, hermano José Miguel, es de gran utilidad para nosotros, y saberlo aprovechar espiritualmente, para seguir al Evangelio.

Los sacerdotes, que les necesitamos, no nos gustaría que lo perdamos por causa de esta plaga.
La ciencia médica no lo puede arreglar todo de un solo golpe, pues el Señor ya les va ayudando a encontrar los remedios necesarios.
15/03/20 5:00 PM
  
Cordá Lac
No se trata de tentar al Señor. Se trata del orden de las cosas (es un decir, lo de cosas): el resumen de los Mandamientos pone como primero amar a Dios y luego viene el segundo: ¿cual es el orden que nosotros ponemos? Delante va lo de santificar las fiestas y después aceptar lo que Dios nos envíe (riqueza o pobreza, salud o enfermedad, etc.). Se trata de qué vida es la más importante, esta o la vida perdurable. Se trata de saber qué es «sagrado»: unos lo saben bien y lo manifiestan (8M) sobre todo y otros parece que ya no saben qué es «sagrado».

----------------------
JM: Por supuesto que hay orden en las cosas, pero es una falacia que cae dentro de la dialéctica de los contrarios el entender la situación como que hay una de dos opciones posibles: adorar a Dios versus el bien del prójimo. Si fuese así fuese siempre obligatorio asistir a los oficios religiosos independientemente de las circunstancias, pero eso NO ES lo que enseña la Iglesia. Por ejemplo, el Catecismo explica:

2181 La Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave.”

La fe no está reñida con la razón. Si existe como en estas circunstancias, una epidemia que se puede contagiar con la proximidad, corresponde a la autoridad eclesiástica establecer luego de un discernimiento los prudentes métodos para seguir haciendo lo primero sin atentar contra lo segundo.
15/03/20 5:16 PM
  
sofía
Excelente artículo.
Paz y bien.
15/03/20 5:44 PM
  
Adrián Ferreira
Hermano que Dios te proteja a ti y a los tuyos.

Excelente artículo y ciertamente tentar a Dios es asumir un riesgo innecesario, y en cambio confiar en El; es que a pesar de asumir un riesgo necesario sabemos que El esta con nosotros y nos protege. Era innecesario que Jesús se lanzará del templo, en cambio muchas veces mientras predicaba se vio en situaciones de peligro donde parecia que le atraparian y nada ocurrió porque no era su hora.

Un abrazo hermano, me encomiendo en tus oraciones en particular por mi esposa que esta en un grupo de riesgo ahora y yo por mi parte estaré rezando por tus intenciones con mucho cariño. Dios te guarde y sigue así dócil a la gracia de Dios.

-------------------
JM: Hermano, que gusto saber de ti y que estás bien. Claro, te encomiendo en mis oraciones a ti y a tu esposa. Un abrazo y Dios te bendiga.
15/03/20 6:14 PM
  
Maria
Efectivamente no es Ébola y tiene una mortalidad muy baja,lo que quiere evitar el gobierno es el pico,x no colapsar hospitales.xq no hay capacidad para atender a 1000 personas a la vez q requieran uvi.
El gobierno comunista NO HA CERRADO LOS TEMPLOS,son los Obispos los que van mas allá,se puede acudir guardando las debidas pautas.Personas q no estamos en riesgo podemos acudir,si es responsable que personas mayores y todas las PERSONAS DE RIESGO se queden en casa.
La Misa es la vida central del cristiano,es Dios Mismo,no se trata de ir de héroes ni de irresponsables,se trata de dar a DIOS lo que es de Dios y al César lo que es del César,y el César ha dicho que se puede acudir a actos religiosos con las debidas precauciones.
O a algún Obispo o autoridad civil se le ha ocurrido decir que no se puede ir a comprar alimentos????
Y el ALIMENTO del alma....qué????
SACERDOTES: "NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE"
Los de Mercadona tienen menos miedo que ustedes.

----------------------------
JM: Yo puntualizaría varias cosas:

- Yo no daría por sentado que hay personas que no estamos en riesgo. Creo que se podría decir que hay personas que tienen menos riesgo que otras, pero el riesgo de muerte para los contagiados existe para todos (jóvenes y adultos) como ya se ha visto.

- De acuerdo con que no solo de pan vive el hombre, pero un cristiano en gracia de Dios, si en alguna ocasión de causa mayor no puede comulgar no pierde el estado de gracia, y corresponde a la iglesia determinar la forma conveniente de administrar los sacramentos.
15/03/20 6:23 PM
  
Néstor
Según de qué medidas se trate, porque hay una variedad bastante grande. No es lo mismo lo que hicieron en Polonia, por ejemplo, que en Italia, ni están todos los Obispos de acuerdo en ese tema. Depende también de las prioridades de cada uno, y ahí entra inevitablemente la forma en que se entiende o no la fe. Por otra parte, es obvio que también hay gente que aprovecha para pescar en río revuelto a ver si después las cosas quedan, por ejemplo, en el caso de la comunión en la mano.

Saludos cordiales.

-----------------------
JM: Por supuesto, pero mi comentario se refiere a las medidas que en este caso tomen las autoridades eclesiáles, las cuales, se podrá estar de acuerdo o no con alguna en concreto, pero corresponde a nosotros los laicos acatarlas.
15/03/20 6:25 PM
  
Rubén (de Argentina)
¿El temor a que algo o alguien nos cause la muerte nos exime de cumplir lo que Dios manda? Si los apostoles y los primeros cristianos por miedo a morir hubieran negado a Cristo, ¿qué se estaría diciendo de ellos? Claro que hay falta de fe; coincido con Oscar de Caracas. Porque el mismo Cristo nos dijo: "Haced esto en conmemoración mía". No puso condiciones; no dijo "haced esto excepto que..." Y a partir de ahora nunca más aquellos que están de acuerdo con los templos cerrados, con la supresión de las misas, digan "Señor, no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme". Porque no creen en ello y al decirlo estarían cometiendo un acto de hipocresía.

El Papa San Gregorio Magno conjuró la peste del año 590 haciendo un procesión masiva, a la que concurrió todo el pueblo de Roma. Yendo a misa no se tienta a Dios, todo lo contrario, se demuestra fe, porque no es una acción gratuita (como querer agarrar una serpiente con la mano para ver si después de una picadura el veneno me mata o no; el Señor no manda agarrar serpientes con la mano) sino que se está cumpliendo con aquello que pidió Cristo (Él sí mandó a que se lo conmemore). Ni un pajarito cae a tierra sin la voluntad del Señor, porque aún nuestros cabellos están todos contados. Pero estamos en los tiempos en que es más importante cuidar el cuerpo y temer a lo que puede matarlo, que salvar nuestra alma y temer a Aquel que puede enviarla a la condenación eterna.

-----------------------
JM: El problema de su argumento es que está lleno de falacias. Me explico:

En primer lugar cae en el mismo error de dialéctica de los contrarios que analizo en el artículo porque parte de una premisa falsa: Dios no manda asistir a los oficios religiosos en cualquier situación o circunstancia. Usted interpreta pues el mandamiento de manera distinta a cómo lo hace la propia Iglesia.

No se trata pues de una obediencia sin discernimiento de un mandamiento cómo se lo entienda cada quien, se trata de una obediencia escuchando a quienes tienen la autoridad para interpretar esos mandamientos, que es precisamente la Iglesia. De allí que si en determinado momento, un Papa actuó prudencialmente de una manera (caso de San Gregorio) es porque consideró que en esa situación y circunstancia era lo correcto. De la misma manera ahora si en otra circunstancia otro Papa determina que es mejor tomar otro tipo de medidas, también toca acatar.

Un segundo error es presentar la situación como si solo hubiese dos alternativas: salvar el alma o salvar el cuerpo. ¿De verdad cree que por no poder asistir a una misa pública va a perder su estado de gracia de Dios? ¿Cree que si determinado domingo por enfermedad no puede asistir a misa se va a condenar? Si no cree eso, entonces su argumento se refuta solo.

Por otro lado, es cierto que Dios sí pidió que se celebre la Eucaristía, pero esto no es lo que las autoridades eclesiales en algunas partes han dicho va a dejar hacerse, por lo que usted ataca a un muñeco de paja. La medida que se ha tomado en algunas localidades es no celebrar eucaristías públicas: la Eucaristía se seguirá celebrando y los fieles participando a través de otros medios como la TV o las redes sociales donde podrán transmitirse.
15/03/20 6:40 PM
  
José
Tienes razón y añadiría que se debería haber tomado antes las medidas si había sospechas altas de transmisión. Además ha habido debates estériles sobre modos de piedad, que si misa sí o no, que si comunión en mano o boca, etc.. entiendo ese pietismo obsesivo pero más parece una Fé insuficiente. Todo pasa y sólo Dios queda. Ánimo a todos y reconocimiento a los buenos pastores y a esa sociedad civil que se deja la vida por atendernos. La santidad está ahora en las Familias, en los Hospitales, en la Policía , Farmacias y hasta en el Supermercado.. el resto intentará no dañar a los demás que eso nuestro Padre lo valora muchísimo siendo como es el Mandamiento más difícil.
15/03/20 6:42 PM
  
Rafael
Durante siglos, la gente acudía a las misas en medio de pestes y conflicts, hoy eso ha cambiado. Las autoridades nos dícen: "Corran y sálvese quien pueda".

No se trata de tener que obededer porque estaríamos tentando al Señor. Se trata que la nueva generación de cleros han contribuido a la dilución de la fe de los creyentes. Cuando hay una fe firme y abundante, Dios no tarda en obrar milagros. Por eso hay un evento antiguo que durante la peste bubónica un párroco caminó por todas las calles del pueblo llevando la custodia y dando comunión a las personas y el pueblo dejó de sufrir la peste. ¿Qué sucedió allí? La fe. Una fe fuerte lleva a Dios a manifestarse. En la actualidad, da lo mismo una cosa que otra. Se aplaude en misas, se toca la comunión con las manos, se canta lo que sea y como sea en los coros, se cantan cumpleaños, se relaja cuando se lanza agua bendiga y haciendo un chiste cuando se bendice con el agua bendita diciendo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y tomándolo en broma mientras se dice, bajo la excusa de que hay que ser alegres en el Señor.

Y luego, surge un estornudo y hay que cerrar templos y verlo por tv o escucharlo por radio porque "no se puede tentar al Señor".

Pues sí, son unos cobardes y faltos de fe. Suena duro, pero sí. ¿Por qué casi no se ven milagros? Porque Dios no se manifiesta dentro de un pueblo que anda sin de, al menos que tenga un plan salvífico. Pero si no hay fe, casi no vemos lo que tanto se espera.

En vez de correr, deben tomar las misas más en serio y ponerse a fortalecer la de los cristianos. De lo contrario, seguiremos viendo que nos cierran los templos por un estornudo o un ruido y terminamos permitiendo la gran desolación.

--------------------------
JM: Es un error evaluar situaciones del pasado equiparándolas a una situación actual sin tomar en cuenta las posibles diferencias de cada una. Por ejemplo, las medidas que se pudiesen tomar contra la peste bubónica son distintas a las que se puedan tomar contra la peste española, el ébola o ahora el coronavirus. En muchos casos no se tuvo claro ni siquiera cuales eran las formas de contagio. Por tanto, si actualmente se cuenta con más información que antes no es sensato tomar ejemplo de tiempos pasados donde en base al contexto histórico y las circunstancias se pudo actuar de forma distinta.

Demás está decir que también es falaz el argumento de que una forma de actuar es correcta por el mero hecho de que que así actuaron en el pasado.

Dios se manifiesta dentro de un pueblo creyente, por supuesto, pero de allí no se deduce lo contrario: que un pueblo creyente pueda hacer que Dios se manifieste de determinada manera: eso lo decide Dios en su providencia. Y si en su providencia ha permitido saber que existe determinada enfermedad que se transmite de determinada manera, y el conocimiento de cómo puede evitarse su contagio, sería negligencia exponerse desobedeciendo las pautas que recibimos de parte de nuestros propios pastores, y caer en juicio temerario al acusarles de cobardes.

Usted mismo, si las desobedece puede terminar afectándose no solo usted sino a sus seres queridos u a otras personas que no tienen culpa de su falta de sentido común.

En resumen: la fe no está reñida con la prevención.
15/03/20 7:37 PM
  
Gonzalo
Muchas gracias por tratar de aportar sensatez a este debate. Por lo que he visto, la mayoría de los comentaristas en Infocatólica parecen no entender la gravedad del problema, e incurren una y otra vez en las falacias que Vd tan bien refuta. Gracias. Ojalá el resto de blogueros de Infocatólica también fueran más claros en su sensatez.
15/03/20 8:25 PM
  
Elisa
Como médico en medio de la epidemia, sospecho que hay mucha falta de humildad que se quiere camuflar con alardes de fe y valentía. Muchos pecados de un golpe.
15/03/20 8:34 PM
  
claudio
Con relación a las medidas externas es posible que tengas razón.

Pero lo importante son las medidas internas que los Pastores deben reiterar en Cuaresma, la cercanía con Dios (los Samaritanos le pidieron que se quedara y Cristo lo hizo y se quedo dos días), ponerse a revisar nuestra conducta ante el riesgo y estar velando y orando porque nadie sabe la hora (ni la circunstancia), cilicio y ceniza.

El Derecho dispone en el Canon 1247 El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor, o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo.
1248 § 1. Cumple el precepto de participar en la Misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el día anterior por la tarde.
§ 2. Cuando falta el ministro sagrado u otra causa grave hace imposible la participación en la celebración eucarística, se recomienda vivamente que los fieles participen en la liturgia de la Palabra, si ésta se celebra en la iglesia parroquial o en otro lugar sagrado conforme a lo prescrito por el Obispo diocesano, o permanezcan en oración durante el tiempo debido personalmente, en familia, o, si es oportuno, en grupos familiares.
15/03/20 8:49 PM
  
Lupe
Me parece un excelente articulo, lo mismo habia comentado sobre tentar a Dios, creo que sin darnos cuenta caemos en ese error. Muchos creen que se va a perder la fe y muchas almas se van a condenar porque falten a misa estos días de prevención, creo yo que eso es falta de fe y confianza en Dios porque el cristiano realmente comprometido no perderá su fe por faltar a misa, creo que es ahora cuando la fe tiene que hacerse mas fuerte y la oración debe ser mas persistente, es momento de usar este tiemoo para hacer oración en familia. Cuando esta emergencia pase (confio en Dios que será muy pronto) todos podremos ir a misa y ansiosos de recibir el cuerpo dw Cristo y con la emosión de volver a la casa de Dios.
15/03/20 9:02 PM
  
José
Elisa totalmente de acuerdo y complementa el blog y mi reflexión. Ánimo y muchas gracias por tu labor. Protégete . Rezo por tí.
15/03/20 9:03 PM
  
Ecclesiam
Hay que hacer unas breves consideraciones.

Primero, que hay falta de fe en la mayoría de los sagrados pastores, eso no es un juicio temerario, sino muy probable. En efecto, la pésima formación doctrinal deriva en falta de fe, pues no se puede creer en lo que no se escucha, como está en Romanos 10, 14. El semipelagianismo reinante es un gran ejemplo. Luego no es necesario conocer la respuesta de los sacerdotes a esta crisis para sostener la falta de fe en muchos pastores sagrados.

Segundo. Durante la crisis del Coronavirus, se mantienen abierto ciertos negocios (supermercados y farmacias), y esto por dos razones. La primera, puesto que se toman las medidas sanitarias para acceder a los mismos con el mínimo posible de contagio, y la segunda, porque la vida natural pende de que se accedan a estos negocios.

Pues bien, incluso en el supuesto de que el riesgo de contagio sea alto, como quiera que la vida natural depende de ello, se seguiría que aún en estas circustancias estarían abiertos estos negocios, porque si uno va a comprar comida, sería probable que la vida natural corra riesgo, pero si no va a comprar comida, es seguro que la vida natural corra riesgo.

Tercero, dado lo dicho en lo anterior, es necesario sacar algunas conclusiones. Si «La Eucaristía es "fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11).» (CIC 1324), y la vida cristiana es la vida del alma, se sigue que la eucaristía es la fuente y culmen de la vida del alma. Ahora bien, como quiera que la vida del alma consiste en el bien de la gracia santificante, y «el bien de la gracia de un solo individuo es superior al bien natural de todo el universo» (Santo Tomás de Aquino, STh, I-II, q. 113, a. 9, ad 2) se sigue que es mucho más la vida del alma, que es sobrenatural, que la vida del cuerpo, que es natural. Pero la Eucaristía es la fuente y culmen de la vida del alma, como hemos dicho, luego la Eucaristía alimenta al alma como el pan alimenta el cuerpo. Pero es más el alma que el cuerpo, luego es más la Eucaristía que el pan.

Si, pues, se mantiene disponible, con probable riesgo del cuerpo, aquello donde se adquiere lo que sustenta al cuerpo (supermercados), con más razón aún debe mantenerse disponible, con probable riesgo del cuerpo, aquello donde se adquiere lo que sustenta el alma (Eucaristía).

Respuestas a algunas objeciones

1. La Eucaristía es fuente y culmen de la vida del alma. Pero como quiera que, absolutamente hablando, sólo es necesaria la oración para alcanzar la salvación, luego, absolutamente hablando, no es necesaria la Eucaristía para la salvación. Y, como no es absolutamente necesaria, ésta puede prescindirse si hay riesgo de muerte.

Respondo: Aunque no fuere absolutamente necesaria, lo que de suyo es muy conveniente al alma, de suyo es muy conveniente que se mantenga, así como de suyo, para la vida natural, es muy conveniente la vacunación de los niños, de suyo es conveniente que se mantenga. Así, como quiera que el bien del alma es mejor que el bien del cuerpo, aún con riesgo de muerte, puede mantenerse lo que conviene al alma; salvo que de este riesgo se siguiesen cierta o muy probablemente males para el bien de la gracia. Así, los pastores sagrados pueden tratar de salvar su vida, sin pecar, si con ello redunda el bien de la gracia de su rebaño; o bien, pueden entregarla, sin pecar, para el mismo bien.

2. La salud del cuerpo debe mantenerse para la glorificación de Dios. Pero, si se mantuviera la Eucaristía, muchos fieles perderían la salud y por consiguiente muchos no podrían dar más gloria a Dios. Luego es conveniente la cancelación de la Eucaristía para gloria de Dios.

Respondo: Sólo se puede omitir con causa grave aquello que no es absolutamente necesario pero es relativamente necesario. Sin embargo, si de la omisión se siguiese de modo cierto o muy probable males para el alma de los fieles, así como ninguno omite vacunar al hijo si de esto se siguiese de modo cierto o muy probable males para el cuerpo, no se debe omitir, aún con riesgo del cuerpo, aquello que no es absolutamente necesario para el bien del alma. Y, omitir la Eucaristía trae de modo cierto o muy probable escándalo para los fieles, pues como éstos no poseen suficiente doctrina, se inclinan muy fácilmente a varios males para el alma, como el creer que es más importante la vida del cuerpo que la vida del alma, o bien, que Dios no tiene poder para contener una enfermedad, entre otros.

------------------------
JM: Ok ahora hago las precisiones yo:

"Primero, que hay falta de fe en la mayoría de los sagrados pastores, eso no es un juicio temerario, sino muy probable."

Por supuesto que puede ser probable en sentido general, pero decir que porque el clero haya tomado ciertos medidas eso demuestra que hay falta de fe o cobardía es un pensamiento esencialmente falaz.

"Si, pues, se mantiene disponible, con probable riesgo del cuerpo, aquello donde se adquiere lo que sustenta al cuerpo (supermercados), con más razón aún debe mantenerse disponible, con probable riesgo del cuerpo, aquello donde se adquiere lo que sustenta el alma (Eucaristía)."

Aquí hay una falacia de falsa analogía. Evidentemente sin alimento es imposible subsistir, por tanto, debe mantenerse disponible el abastecimiento de alimentos aun existiendo ciertos riesgos a la hora de adquirirlo.

Sin embargo, no es cierto que si se suspenden las misas públicas por un lapso temporal es imposible la subsistencia de la vida de gracia. Los cristianos no nos nutrimos espiritualmente solo de la Eucaristía, también nos nutrimos por medio de la Palabra de Dios y del resto de los sacramentos. Y como he dicho antes: el estado de gracia no se pierde si no se puede comulgar en determinadas circunstancias.
15/03/20 9:20 PM
  
Drgandalf
Lo que hubiere sido grave es suspender las misas. Yo creo que debe haber más.
Otra cosa distinta es celebrarla sin pueblo o dispensar el precepto.
15/03/20 10:10 PM
  
Maga
Me quedo con lo expuesto por Ecvlesiam del Doctor Angélico. Muchos pastores implícitamente parecen no tener Fe en Cristo Eucaristía y en que es nuestra Medicina y nuestro Médico de cuerpos y almas, como dicen los Padres de la Iglesia. En Galicia, por ejemplo, las Misas públicas se han prohibido y en mi ciudad de Orense, me duo hoy por hacer un tour y todas las Iglesias cerradas,,salvo una , desobedeciendo la normativa de la provincia eclesiástica del Arzobispado de Santiago de Compostela, y en la que estuvimos unas 8 o 10 personas. No pueden prohibir el Santo Sacrificio eucarístico. Eso jamás paso en la Historia de la Iglesia. Jamás. Es un hapax. Los fieles tenemos el Derecho de adorar a Cristo Eucaristia, lo cual me lleva a pensar que no serían dignos de afrontar el martirio como nuestros mártires de la Guerra Civil. Se pueden mantener las Misas, recomendando normas higiénicas y profilacticas dentro de las Iglesias. Parece que le hacen muchos pastores el juego a Gobiernos anticristiano. Jamás se cerraron Iglesias por orden Episcopal por una enfermedad. Los únicos que las cerraban eran los enemigos de la Iglesia. Estamos ante algo inédito.

---------------------
JM: Ya me dirá usted qué parte de lo que Ecvlesiam ha dicho lo ha dicho el Doctor Angélico. Seguro me habré saltado esa parte.

Por otra parte, con todo lo comentado no tiene sentido seguir creándose muñecos de paja: nadie ha prohibido celebrar Misa, en algunas partes solo se ha prohibido celebrar Misas con público, que es enteramente distinto.

Demás está decir que los derechos no son absolutos. Usted por ejemplo, tiene derecho de salir de su casa, pero si está en cuarentena, no puede salir, porque al hacerlo atenta contra el bien común y los derechos de los demás.
15/03/20 10:33 PM
  
M.Angels
Artículo muy sensato.
A todos nos duele no poder asistir a misa un domingo, pero los obispos ni son unos descreidos ni tontos. La situación sanitaria es grave, es un virus muy contagioso y con una mortalidad elevada (1400 muertos de 18.000 contagios es un 7%).
Seamos obedientes a nuestros pastores y a las autoridades sanitarias. Y oremos.
15/03/20 10:40 PM
  
Yolanda
Celebro ver qué en Infocatólica aún quedan dos o tres bloggers inteligentes, sensatos ¡Y con fe auténtica!

Óscar:

Usted no tenga miedo pero haga el favor de pensar en el prójimo y deje de ir esparciendo virus por ahí, para demostrar que es usted el más santo y los demás unos apóstatas.

Y léase el catecismo.
15/03/20 10:57 PM
  
Luis López
Lo que llama la atención, al menos en España, es que muchos obispos han restringido los derechos religiosos (llamémoslos asi) de los ciudadanos, más de lo que ha hecho nuestro gobierno con su último real decreto. Y por cierto, ya sabíamos que nuestro gobierno era abiertamente antirreligioso, pero en esta crisis no se ha atrevido a cerrar las Iglesias. Lo han hecho nuestros obispos.

Eso es insólito y unico en la bimilenaria historia de la Iglesia. Y por muchas razones que busquemos, suena fatal y en el fondo lo que late es una tristisima falta de creencia en el orden sobrenatural.

-----------------------
JM: No es mi labor juzgar cuan prudencialmente acertados han sido nuestros pastores en cada lugar en particular. Usted simplemente acate, que no estamos para que cada quien esté decidiendo por separado que corresponde hacer y qué no en este tipo de situaciones.
15/03/20 11:08 PM
  
Marco Meléndez
¿y cómo queda esto en cuanto al tema de comulgar en mano/boca?

---------------------
JM: Corresponde a nuestros pastores decidir pastoralmente la forma de comulgar.
15/03/20 11:42 PM
  
Grego
La cuestión es si, cumplidas las normas sanitarias, es bueno que se siga suspendiendo el culto público.

En España lo han suspendido en muchos sitios cuando ni siquiera el estado de alarma lo hace, haciendo las debidas recomendaciones sanitarias. Creo que no debería prohibirse, salvo que esas medidas sean razonablemente insuficientes. Proporcialmente, si no hay ocasión próxima de contagio, creo que los beneficios espirituales que se pierden son mayores. Y a la larga puede ser peor para los afectados.

Sin necesidad de llegar al juicio temerario (sobre la intención) de una persona, creo que los Obispos, si no tienen informaciones que nosotros no manejamos, no deberían cerrar los templos ni prohibir el culto eucarístico siempre que se puedan observar las normas sanitarias precisas, decepcionándonos si no es así.

------------------
JM: De acuerdo, la aplicación prudencial de nuestros pastores podrá ser e algunos casos presipitada, exagerada, etc., pero en cualquier caso corresponde a ellos y no a cada persona por separado establecer las medidas prudenciales a seguir.
15/03/20 11:59 PM
  
Ecclesiam
''Por supuesto que puede ser probable en sentido general, pero decir que porque el clero haya tomado ciertos medidas eso demuestra que hay falta de fe o cobardía es un pensamiento esencialmente falaz.''

Es esencialmente falaz si se concluye como necesario. Pero no como probable.

Y, dada las circustancias, es más probable falta de fe en la toma de decisión que simple error en el juicio práctico o prudencial. Pues, como consta la falta de fe en general, se sigue que es probable que en general los obispos tomarán decisiones con falta de fe.

''Aquí hay una falacia de falsa analogía. Evidentemente sin alimento es imposible subsistir, por tanto, debe mantenerse disponible el abastecimiento de alimentos aun existiendo ciertos riesgos a la hora de adquirirlo.

Sin embargo, no es cierto que si se suspenden las misas públicas por un lapso temporal es imposible la subsistencia de la vida de gracia.''

He tratado de ser breve.

No he cometido falsa analogía, pues la analogía parte de ''un lugar donde adquirir X'' (supermercado, celebración Eucarística) no de ''el único lugar donde adquirir X''. Por el cual la analogía se cumple.

Pues ni el supermercado es el único lugar para obtener alimentos (existe la granja, la caza, pesca, etc) ni la Eucaristía es el único lugar para obtener el sustento del alma (oración personal, lectura de la Palabra, devociones, etc).

Sin embargo, la analogía es muy buena. Pues el mejor lugar para obtener alimento corporal es el supermercado, así como el mejor lugar para obtener alimento espiritual es la Eucaristía. Y esto es lo que sostuve en mi razonamiento.

-------------------
JM: Si admite que es esencialmente falaz acusar al clero que toma estas medidas de cobarde o falto de fe solo si se concluye como necesario, pero no como probable, ¿qué sentido tiene entonces hacer ese tipo de acusaciones públicas? Los cristianos no debemos andar acusando al prójimo ni a nuestros pastores de cosas que son solo probables, eso es juicio temerario.

Y su analogía sigue siendo falsa, porque si bien un supermercado no tiene por qué ser el único lugar para conseguir alimentos, los sitios similares y tiendas de alimentos en general (en donde se corre el mismo riesgo) sí pueden serlo para la población en general. No puede esperarse pues, que la población entera se ponga a cazar y pescar para prevenir el coronavirus, simplemente no es una alternativa.
16/03/20 12:14 AM
  
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
El razonamiento me parece maravilloso, pero, ¿Como se explica que en muchas diócesis,empezando por Roma se prohibieran las misas y/o la comunión en la boca ¿!!!!? antes de que si hiciera ningún decreto gubernativo?

¿No es eso un signo de algo más que cobardía? Ojalá fuera solo eso.

-------------------------
JM: No es mi intención en mi artículo defender o justificar todas las aplicaciones pastorales de las medidas preventivas contra el coronavirus en cada lugar del globo, simplemente recalcar que corresponde a nuestros pastores establecerlas y a nosotros acatarlas.
16/03/20 12:44 AM
  
hornero (Argentina)
Una cosa es que la Iglesia admita casos de excepción en la obligación de asistir a Misa, y otra muy distinta, que cierre las Iglesias y suspenda las Misas con participación de fieles. La Iglesia no es la dueña de las Iglesias, es sólo administradora del Templo del Señor. Dios es el verdadero y único Dueño de su Casa. Y es Él, no la Iglesia, Quien convoca a los fieles a participar en el Santo Sacrificio; voluntad y disposición divina que la Iglesia no puede impedir bajo ninguna razón, mientras el Templo reúna las condiciones que permitan la Presencia del Señor. Ciertamente hay límites obligados, como el cierre durante determinados horarios; pero, en todos los casos la autoridad eclesiástica debe extremar su celo por la disponibilidad de la Casa del Señor al servicio de Su Real Majestad.

-----------------
JM: No argumenta, solo afirma gratuitamente.

Tanto la excepción de la obligación de asistir a misa así como la suspensión de misas con participación de los fieles son parte de la potestad de nuestros pastores precisamente por ser administradores a los cuales corresponde tomar tales decisiones.

Pongamos un ejemplo: por un lado dice "mientras el Templo reúna las condiciones que permitan la Presencia del Señor" pero se olvida también de las condiciones que permitan la presencia de los fieles. Razonando como lo hace, la Iglesia no hubiese podido prohibir celebrar misas en las localidades cerca de Chernobyl luego del accidente, dado que "no es dueña sino administradora de la Iglesia". También se podrían violar todas las cuarentenas en situaciones más extremas. El argumento es en ese sentido absurdo e irracional.

Y si admite por otro lado que hay límites obligados, ¿una cuarentena o una epidemia no lo es? ¿quien puede juzgar si se permite o no, cada fiel por separado o las autoridades de la Iglesia?.
16/03/20 12:51 AM
  
José María Iraburu
Muchas gracias, José Miguel, por tu artículo tan verdadero y clarificador, con el que estoy de acuerdo.

Algunos comentaristas que lo impugnan lo hacen alegando grandes errores y juicios temerarios, que tú con ciencia y paciencia respondes muy bien.

Se podría añadir a lo que argumentas "la obediencia a las autoridades humanas", que están obligadas a procurar el bien común, siempre que lo que manden sea lícito y no intrínsecamente perverso, porque entonces hay que obedecer a Dios y no a los hombres.
La obediencia a las autoridades civiles es una obligación moral en conciencia. Y ya Cristo y sus apóstoles Pedro y Pablo dieron precisa doctrina sobre ello (Mt 22,17ss; Rm 13,1ss; Tit 3,1; 1Pe 2,13ss; y antes, Prov 8,15-16).

José Miguel: el Señor te ha bendecido, te bendice y te bendecirá siempre.
Bendición + JMIraburu

-------------------
JM: Muchas gracias padre por sus palabras, e infinitas gracias por su bendición.
16/03/20 1:32 AM
  
Marcelo
No puedo negarlo pero yo estoy molesto, se demuestra a la sociedad pagana que la Iglesia no vale más que un cine o un club de fútbol. Después se cosecha lo que se siembra, pero aún así y todo estoy bastante dolido con las agachadas del supuesto Clero profesional, asalariado. Hasta hacen el chiste que el único que va a estar en semana Santa es P. Pilato pues se lava las manos. Jesús nos acompañe.
16/03/20 1:34 AM
  
Juan Pablo B.
La Fe sin Prudencia , se parece más en varios a la porfia .
Hasta , opinaria , que es presunción , que es un pecado contra el E.S.

El Cardenal Ignatius Gong Pin-Mei fue 30 años preso , confinado solitario , sin poder celebrar misa ni comulgar .No perdió la Fe .
16/03/20 1:34 AM
  
Alberto el retrogrado reaccionario y rígido
Por otro lado, ¿no cree que, si exponerse a una enfermedad es tentar a Dios incluso aunque se busque un bien mayor, el bien del alma, y aunque se tomen medidas discrecionales de sentido común, entonces estaríamos aviados?

No será que el que va a misa no está necesariamente tentando a Dios sino dejándolo en manos de Dios? A nadie se le ocurriría salir de casa en epidemia de ébola, pero si alguien sano con algo tan ligero como esto. No es cierto que sea tan mortal. Tu o usted dice que son "1400 muertos de los 18000 infectados" pero esos últimos son solo a los que se les han hecho las pruebas. Hay muchísimos mas asintomáticos o con síntomas leves que ni se enteran.

Yo entonces mañana me voy a sentir obligado a tentar a Dios, porque trabajo en un servicios de emergencias. Espero que Dios no me lo tenga en cuenta. Pero claro, donde vamos a ir a parar. ir a trabajar es infinitamente mas importante que adorar a Dios.

--------------------------
JM: En mi opinión, parte de presupuestos falsos, y no puede por tanto, sino llegar también a conclusiones falsas. Dice por ejemplo "no cree que, si exponerse a una enfermedad es tentar a Dios incluso aunque se busque un bien mayor" sin embargo:

- Usted puede creer en conciencia que busca un bien mayor para usted y su alma, pero al mismo tiempo atenta contra el prójimo, su vida y la de los demás. Y dado que atentar contra la vida del prójimo es un pecado que va en contra del bienestar de su alma, no puede esperar que atentando contra el prójimo de verdad objetivamente busque el bien común.

En el fondo por tanto, objetivamente no busca un bien mayor, lo hace subjetivamente en conciencia errónea. Porque aunque es cierto que los bienes sobrenaturales están por encima de los naturales, no se trata como ya se ha dicho de escoger entre unos y otros. Es la caridad producto de la gracia que hemos recibido como bien sobrenatural, la que nos infunde la preocupación por el bienestar natural de nuestros hermanos.

Por otro lado, subestima la cifra de los 1400 fallecidos italianos sobre los de los 18000 infectados. Pero es que ¿y si hubiesen sido 24.000 o 28.000 infectados cambiaría algo? Si usted tiene familia, seguramente será un número relativamente menor de personas, ¿vale menos la vida de ellos porque no son porcentualmente significativos? ¿Si fuera su hijo una de las víctimas no importaría porque solo es 1? Se trata de una enfermedad para la cual todavía no hay tratamiento, por lo que evitar el número de contagios, independienteente la tasa de fallecidos sea 7 o 5 es importante. Cada vida vale.


16/03/20 1:37 AM
  
Adriana
Lo que he notado es que se respira una sensación de falta de fuerza por parte de la Iglesia. Las medidas preventivas al fin y al cabo se necesitan y la relación entre medicina y fe no debiese ser tan álgida. En el fondo lo que noto es la sensación de que su santidad hubiese podido tener mayor fuerza de cohesión. Es decir, se contrapone un Trump decretando un día de oración por la situación actual, y es un líder político, y se hubiese esperado algo parecido del Papa como líder de la Iglesia Católica. Creo que ese es el punto preciso que arde, porque lo demás se entiende y es comprensible que lo que se recomiende médicamente sea de acatar y no tiene por qué chocar con la fe y su práctica. Por otra parte hay Obispos que sorprenden por su acertada actuación, por ejemplo Polonia (aunque entiendo que allí no esté tan grave la situación) o Ucrania, se nota que nuestra Iglesia está por islas...
16/03/20 1:39 AM
  
Roberto
-----EDITADO------

JM: Si usted quiere defender que recibir la comunión en la mano es sacrilegio, está fuera de tema.
16/03/20 1:56 AM
  
Tulkas
Yo sólo veo dos problemas:

1-¿Cuàntas Misas se han celebrado sin pueblo y en esos templos cerrados?

2-¿Ha aumentado el número de Misas transmitidas por radio y TV u otros medios?

------------------
JM: No es la intención del artículo contestar esas preguntas. Si se pueden contabilizar o no esos datos, tampoco es mi labor hacerlo. Si le interesa esa información, ponga manos a la obra y haga su tarea.
16/03/20 2:28 AM
  
Carolina de Jesús
En Siria, en medio de la guerra, no cancelaron las Misas, no cerraron las iglesias ni tomaron medidas de prevención. Los sirios iban a Misa de todos modos a diario poniendo en riesgo su vida.

El mensaje que está dando la Iglesia es que vale más la vida que la gracia, todo lo contrario a lo que dice el Evangelio.

Los ortodoxos, por el contrario, se negaron a cancelar sus celebraciones litúrgicas y han respondido al gobierno cuando los amenazó por no hacerlo. Qué diferencia...

------------------------
JM: Un conflicto bélico y una epidemia son situaciones esencialmente distintas, para las que son apropiadas medidas pastorales distintas.

Podría ser dudosamente necesario, por ejemplo, suspender temporalmente las misas con públicos en un conflicto bélico, donde no hay riesgo de contagio por el simple hecho de estar personas aglomeradas en un lugar cerrado. No ocurre lo mismo con una epidemia que se contagia como la gripe.

También es falaz que ponga como ejemplo la forma de actuar de los ortodoxos, como si por el hecho de que ellos actúen distinto de por sí demuestra que es la forma correcta de actuar. Y si los protestantes hacen otra cosa, ¿nos los podrá también de ejemplo? Empiece mejor con el caso de la secta protestante Shincheonji, que se resistió a acatar las órdenes del Gobierno de Corea del Sur y más del 60% de los contagiados terminaron siendo sus adeptos o personas vinculadas con ella.

Mejor deje que los ortodoxos acaten las medidas de sus pastores y usted acate la de los suyos.

16/03/20 2:52 AM
Aquí en Perú ya es tarde y me espera una semana llena de trabajo. Como no tendré tiempo para moderar comentarios durante la semana, y no se ve ya que se aporte algo nuevo al debate, cierro los comentarios.
16/03/20 3:45 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.