Décimas para un mártir cristero. A San José Sánchez del Río

Mi amigo, el profesor José Ferrari, me envió estas hermosas décimas dedicadas al próximo santo mexicano, el joven cristero San José Sánchez del Río.

Amén de la letra (deliciosa de por sí) comparto también la música que hizo componer a un grupo folclórico argentino, con ritmo de corrido, en honor a este mártir de Cristo Rey.

Prosit.

P. Javier Olivera Ravasi

¿Quién fue heroica ligadura
entre fusil y poema,
entre rubí de diadema
y una frente prematura?
¿Quién paradoja y costura
de dos humanas fronteras?
Esas manos tempraneras
encumbraron estandarte
y se volvieron baluarte
de las entrañas cristeras.



Fue José Sánchez del Río
-de Michoacán, sahuayense-
clarín y juglar castrense;
niño en años, hombre en brío.
(Le parece un desvarío
a la gente indiferente
que vida tan incipiente
se trunque por un delirio,
no comprenden el martirio
de su amor intransigente).



Vida de juego y encanto
flor de harina su inocencia
grabado de providencia
en pliegos de risa y llanto.
Sobre su pecho un quebranto
rayaba la nueva aurora,
su savia apenas aflora
y ya irrumpe el infinito
con la plegaria de un grito
tras su pena redentora.



Animaba el campamento
su voz aguda, señera,
un rosario por hilera
le desgranaba el aliento.
La Fe quemaba su acento
como lumbre de candela,
tesón y metal de espuela
contra el blasfemo enemigo.
Acabó siendo testigo
por soldado y centinela.



Trenzado firme el Destino
apeó su temple inmortal
cuando salvó al general
inerme ante el asesino…
Designio angosto y divino
prestó su caballería,
rezumaba de porfía
por aquel cielo añorado
que se ha rasgado el costado
para calmar su agonía.



Sangre nupcial tu alabanza
por febrero sembradío,
San José Sánchez del Río
tierra y sudor de labranza.
Hora de Dios que te alcanza
con puñales inhumanos
rogando por tus hermanos
en ese cruento calvario;
callado como un sagrario
todo México en tus manos.


Lobreguez, miedo y tristeza
declinan en su letargo,
bebiste el cáliz amargo
por una dulce promesa.
Gloria de Cruz tu grandeza
traza victoria el suplicio,
se yergue un nuevo Tarsicio
sobre la faz de esta grey…
Vitoreando a Cristo Rey
a los pies del Sacrificio.

– _José A. Ferrari_ –

15 comentarios

  
Palas Atenea
¡Qué canción tan preciosa, padre! ¡Que Viva Cristo Rey!
15/10/16 7:04 PM
  
Palas Atenea
¿Y sabe lo que le digo, padre? Aquellos primeros apóstoles franciscanos que fueron a México, ninguno de los cuales es santo, consiguieron el primero de todos los mexicanos, San Juan Diego, y ahora San José Sánchez del Rio. Yo, que seguí sus peripecias, siento su alegría desde el Cielo.
También Tata Vasco de Quiroga, que fue obispo de Michoacán, a la que pertenece Sahuayo, recibe con este niño santo la compensación a sus esfuerzos misioneros.
15/10/16 7:23 PM
  
Javier Olivera Ravasi
Siii!!! Pero no olvidemos también al primer santo mexicano, mártir por cierto, San Felipe de Jesús, quien dio su vida en Filipinas y está enterrado, medio escondido, en la Catedral del DF. Dios la guarde, cara Palas. Y que viva México! PJOR
15/10/16 8:16 PM
  
Joan Fenix

Hermoso ..

Gracias al Santo Padre por las canonizaciones de estos nuevos Santos Americanos ......
15/10/16 11:22 PM
  
P.S.
Palas ..

San Felipe de Jesús, Franciscano , nacido en México en 1572 , martirizado en Japón en 1597.....
15/10/16 11:29 PM
  
Palas Atenea
San Felipe de Jesús precedió a San Juan Diego en su canonización pero no en su vida terrenal. Para 1572 Juan Diego ya había muerto porque tenía de 54 a 56 años el 12 de Diciembre de 1531 cuando se le apareció la Virgen por primera vez. San Felipe de Jesús, uno de los mártires franciscanos de la Colina de Nagasaki en 1597 es, por lo tanto, posterior al primero aunque su canonización sea anterior (1862).
Cuando estudié la historia del Cristianismo en el Japón ya encontré a este santo mexicano entre los 26 de Nagasaki, junto con otro muy recordado en mi tierra y también franciscano: Fray Martin de la Ascensión (ahí andan dos pueblos peleándose por ser su villa natal). Hubo también mártires jesuitas y japoneses cristianos.
¡Mala acción esconder a un santo! No se puede meter la lámpara bajo el celemín.
PD: En Filipinas no, padre, en Japón, como bien dice P.S.
--------------
Gracias, Palas. Como San Felipe entró en los franciscanos de Manila me había quedado la idea que había sido martirizado allí. Dios la guarde. PJOR
16/10/16 12:12 AM
  
Mª Virginia
¡Muchas gracias padre, por esta hermosa composición! Será cuestión de empezar a incluirla en los cancioneros auténticamente católicos.
16/10/16 6:45 AM
  
Palas Atenea
Seguramente entraría en los franciscanos de Manila porque el galeón de Manila era el contacto directo entre Filipinas y la Nueva España y creo que fondeaba en Veracruz. Así que ya, casi desde el principio, había mexicanos en Filipinas. San Felipe de Jesús fue a Filipinas por otras razones, seguramente comerciales, pero, estando allí, entró en la Orden Franciscana. No deja de ser sorprendente que la toma de Tenochtitlán fuese en 1521 y, para finales del s.XVI, ya hubiese misioneros nativos en otros lugares del mundo. ¡Tan rápida y potente fue la Evangelización!
Filipinas, como México, se evangelizó pronto, el hueso duro de roer estuvo en Japón y en el continente asiático. Muchos misioneros vascos fueron a México y Filipinas pero entre ellos no hay mártires, sin embargo tenemos dos en Asia: el mentado San Martin de la Ascensión, franciscano muerto en Nagasaki en 1597, y San Valentín de Berriochoa, dominico muerto en Hai Duomg-Vietnam-en 1861.
16/10/16 9:41 AM
  
Palas Atenea
En la época de San Felipe de Jesús los focos martiriales estaban en dos islas: Japón y la Gran Bretaña, porque en ambos había persecución organizada por las autoridades de la época, ya fuera el Shogún o el Rey/Reina de Inglaterra. En la época de San José Sánchez del Río lo mismo. Cuando no hay autoridades que ordenen persecución el martirio es raro, por eso no la hubo ni en Filipinas ni en México.
16/10/16 10:16 AM
  
Palas Atenea
Es decir que es interesante hacer la reflexión sobre que las grandes actas martiriales coinciden con persecuciones hechas por alguna autoridad, razón por la que los asesinos son funcionarios. Los indios americanos por su cuenta y riesgo, fuera de algún hechicero encolerizado, no produjeron mártires, hasta el Padre Kino, que vivió entre los apaches, falleció de muerte natural. Pero tenemos grupos humanos: los 26 de la Colina de Nagasaki, los 40 de Inglaterra y Gales y los mártires cristeros, amén de todos los producidos por el nazismo y, sobre todo el comunismo, que fueron victimados por funcionarios: jueces, policía y ejército. Es decir, que los bárbaros no siempre son los que parecen. Ya en Roma empezó así.
16/10/16 10:51 AM
  
Francisco de México
¡Fabulosa!
16/10/16 11:16 AM
  
Silvia Liliana Sueyro
Gracias por compartir hermoso homenaje a este gran niño , ahora gran santo y que nos de fuerza para que imitemos su entrega a Nuestro Señor Que VIVA CRISTO REY!!!!
16/10/16 4:44 PM
  
César Fuentes
Estoy con Mª Virginia: esta canción realmente te acerca al Misterio, y no el Blowind in the wind, o las simonandgarfunkeladas que nos toca soportar muchas veces. Qué letra y melodía tan hermosas y recogidas en un santo para el que El era todo. Y qué ejemplo el de este santito.
Gracias por el post.
16/10/16 5:02 PM
  
cruzado
si tuvièramos la mitad de los COJONES que tenìa ese niño-HOMBRE otro gallo nos cantarìa.¡¡Benditoseas Josè Sàchez del Rio y tus Onmipotentes Guerreros!!
CRUZADA ¡¡YA!!
16/10/16 8:29 PM
  
Miguel García Cinto
Padre Javier:
Le felicito por su publicación, es excelente y no menos emocionante.
Paz y Bien.
17/10/16 7:52 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.