El niño y su educación en la Edad Media

El niño y su educación en la Edad Media

Por el Dr. Horacio Boló

  

The route to school, de Emile Claus

  La Dra. Inés F. de Cassagne ha escrito un artículo muy interesante sobre el tema. Generalmente se cree que la Edad Media fue un periodo oscuro y bárbaro y que Europa recuperó la luz y la civilización cuando redescubre los valores y la cultura de la Antigüedad Clásica en el Renacimiento. Nada más lejos de la verdad.

    Veamos cómo se trataba y se educaba a los niños en la Edad Media.

    La Edad Media en toda Europa va a impregnarse del espíritu de la Regla de San Benito, fundador del monasterio de Monte Casino y de la Orden Benedictina que fue la verdadera cuna de toda la cultura europea. Leamos algunos preceptos de su regla dedicada a los monjes de su orden, escrita en el siglo VI.

   “Cada edad y cada inteligencia debe ser tratada de una manera adecuada.” (Capítulo 30, 1)

    “(en los niños y los ancianos)… siempre se ha de tener en cuenta su debilidad y de ningún modo se atendrán al rigor de la regla.” (Capítulo XXXVII,1)

 

    Al referirse al mayordomo del monasterio dice:

    “Cuide con todo su desvelo de los enfermos y de los niños. En el día del juicio darán cuenta de ellos.” (Capítulo XXXI, 9)

    Es necesario resaltar que en el mundo de la antigüedad se valoraba muy poco a los niños y desde el comienzo los primeros cristianos condenaron el aborto y el abandono de los recién nacidos. En la Roma antigua el padre tenía un poder absoluto sobre los niños, la famosa pater potestas era un régimen difícil de imaginar para nosotros. Cuando nacía un chico se lo colocaba a los pies del padre y si éste lo levantaba quería decir que lo aceptaba y el chico iba a vivir, pero si le daba la espalda significaba que lo rechazaba y el niño iba a la muerte. Soranos de Efeso (siglo II de nuestra era) fue tal vez el primer ginecólogo y pediatra, pero es interesante saber que definía como uno de las principales funciones de la puericultura como “el arte de decidir cuáles son los recién nacidos que merecen ser criados” (Gynaecia 2, 5). El famoso Séneca nos refiere que “… estrangulamos a un perro rabioso, ahogamos a los niños” y Tácito se sorprendía de la costumbre de los judíos de no suprimir a ningún recién nacido. Un tal Hilarión, que vivió en el primer siglo de nuestra era, le escribía a su mujer: “Te pido y te suplico que cuides mucho a nuestro hijo pequeño… en cuanto al que viene, suerte para ti si es varón, si es mujer arrójala.” Es interesante ver cómo, en esta época en la que se pensaba de esta manera, aumentaban los abortos, se multiplicaban los divorcios y las uniones ilegítimas, nacían tan pocos niños que se dictaron leyes en Roma en las que se estipulaba una reducción en el monto de la herencia a las parejas sin hijos. Como vemos todo esto empezamos también a vivirlo nosotros en nuestra sociedad.

Señalemos que en Holanda ya se ha empezado a discutir la eutanasia para los recién nacidos y los menores de 12 años y la decisión, tal como lo propugnaba Soronos en Roma en el siglo II, puede estar en manos de los médicos. Como vemos Occidente se aleja del espíritu que le dio origen, niega sus raíces y vuelve a lo peor de la Antigüedad. La tradición de los pueblos germanos que invadieron Roma no era muy diferente.

    Durante los siglos XI, XII y XIII hay un aumento notable de la población europea lo que atestigua el cuidado que se daba a los chicos. Un poema de principios del siglo XIII enumera los elementos que había en las casa de campo para atender a los bebés. Cunas, vestidos, biberón, andadores, juguetes y palanganas para su baño ya que debía bañárselo dos veces al día.

    A partir del siglo V los monasterios comienzan a recibir a los niños abandonados, sobre todo de las clases populares para las que representaban una carga. Su número fue muy grande, ya que incluso hubo abades que se quejaban de que los monasterios se habían transformado en verdaderos jardines de infantes. Los padres podían visitar a sus hijos. Se prescribe que deben tener buena comida, vestido adecuado y calefacción en invierno y se indica que deben tener recreos y se recomienda que el Abad premie a los buenos con algunas golosinas.

    Todo este espíritu que impregna la educación tuvo una gran influencia en la sociedad ya que muchos monjes fueron nombrados obispos y en crearon en sus diócesis escuelas parroquiales para la instrucción de los laicos. Por ejemplo el obispo Teodulfo de Orleans ordenó que en todos los pueblos de su diócesis hubiera una escuela y que “cuando los fieles les confíen sus niños para aprender las letras, los reciban y los instruyan con toda caridad y no exijan por ello ninguna paga”. Lo mismo sucedió en toda la Europa del siglo VII. Carlomagno en el 803 recuerda a los padres que deben enviar a sus hijos a las escuelas y en la escuela de su palacio de Aquisgrán estudiaban los niños de origen humilde al lado de los hijos de los nobles.

    En el siglo IX una mujer, llamada Dhuoda, escribió un “Manual para mi hijo” que es el primer tratado de educación y además escrito por una mujer. Uno de los principales consejos que le da a su hijo es “leer y orar”, que tenga muchos libros y los estudie.

    Siguiendo con este espíritu los obispos ordenan en los siglos XI y XII a los curas párrocos a abrir escuelas para la educación gratuita de los niños y muchos señores feudales abrieron escuelas dentro de sus dominios. A estas deben sumarse las escuelas que dependían de los monasterios. A principios del siglo XII sólo en Francia había 70 escuelas dependientes de los monasterios. Una de las primeras fue la de la Abadía de Saint Denis, en las afueras de París a la que asistieron juntos en su niñez el futuro rey de Francia y Suger, que era hijo de humildes campesinos y que luego llegó a ser abad de Saint Denis y regente del reino. Suger construyó nada menos que la primera catedral en ese estilo maravilloso que es el gótico en Saint Denis, la que aún hoy podemos admirar.

    El Concilio de Letrán de 1215 impuso que en todas las diócesis la obligación de abrir escuelas semejantes a nuestras escuelas secundarias, llamadas catedralicias o capitulares, en las que tanto ricos como pobres recibían instrucción gratuita desde los 7 a los 20 años. Continuó siendo gratuita en las dependientes de los monasterios mientras que en las dependientes de los obispos se hizo costumbre que los ricos pagaran y en los sucesivos concilios se castigó a los maestros que exigían que pagaran todos.

    Muchos profesores famosos provenían de las clases populares y las numerosas actas notariales en las que los testigos deben firmar son un testimonio de la difusión de la escritura la sociedad de esa época.

    Por supuesto que las mujeres no estaban excluidas del proceso educativo, es más, por ejemplo en el año 1206 Santo Domingo funda una escuela especial para niñas y bastaría citar los nombres de Hildegarda von Bingen, de Eloísa, Hedewijch de Amberes, mujeres de gran ilustración entre tantas otras. En un próximo artículo hablaremos de la mujer en la Edad Media sobre lo cual se tienen en general ideas totalmente falsas.

    Tal fue el espíritu con el que se educó a los niños y jóvenes en la Edad Media. Y pensar que se han negado a reconocer las raíces cristianas de Europa. Esto va a cambiar siglos más tarde con el comienzo de las Monarquías absolutas.

 

Dr. Horacio Boló

Para Que no te la cuenten

 


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

18 comentarios

  
Silvia
Interesante artículo. Lo voy a pasar a mis dos hijos mayores estudiantes en Magisterio. Esto no se lo cuentan....más bien les dicen que van a ser "agentes del cambio ".
16/03/18 11:15 AM
  
Francisco de México
“Te pido y te suplico que cuides mucho a nuestro hijo pequeño… en cuanto al que viene, suerte para ti si es varón, si es mujer arrójala.”

Los "progresistas" estarían felices en vivir hace 2000 años..... ¡y se quejan de la edad media! Respeto, lealtad, caballerosidad y todas esas cosas tan "pasadas de moda", por eso la odian y la llaman Edad obscura. El verdadero obscurantismo de la historia es aquí y ahora.
16/03/18 2:39 PM
  
Francisco Javier
A mi me educaron con la idea de "edad media = oscurantismo", pero las bases de la grandeza de Europa y su cultura las veo en esa epoca, incluyendo la aparición de las primeras universidades.
16/03/18 3:08 PM
  
El gato con botas
¡Muy bien , Padre Olivera! Con que la jerarquía católica se limitase a difundir estas verdades aprovechando sus sus colegios y universidades, y no digamos en sus televisiones y radios, la difusión del ateísmo no hubiese sido ni la mitad de la que tenemos.
16/03/18 6:58 PM
  
gambino
Hacen falta estos artículos. La gente se cree que en la Edad Media la gente era ignorante y no tenía ningún tipo de educación.

Iría bien también que se incluyeran referencias. Cuando se discute con un progresista (no digo ateos, digo progresistas, que son peores que los ateos) exigen pruebas y fuentes de lo que se dice. Luego tampoco hacen caso a esas fuentes, pero eso es otra historia.
16/03/18 9:36 PM
  
Palas Atenea
gambino: Ni te molestes. La gente habla con estereotipos y un estereotipo no se destruye con pruebas. Partimos de un a priori y por esa razón nunca leemos aquello que vaya contra él, la señora Roca Barea está teniendo mucho éxito con su libro pero la mayor parte de la gente que se lo compra es porque ya sospechaba de antemano que algo no cuadraba, sin esa sospecha o no se compra el libro o se rechaza de plano.
Hay muy poca gente capaz de corregir lo que le han dado como cerrado, de tal manera que recuerdo como excepcional el caso de Mario Onaindia, que fue condenado en el famoso Proceso de Burgos, al que oí decir que en la cárcel se dedicó a leer libros de la Guerra Civil Española y descubrió con sorpresa que la guerra había afectado a toda España con mayor intensidad y durante un periodo más largo de tiempo que al País Vasco en concreto. Reconoció que, como su padre había sido gudari, su visión de la guerra era totalmente parcial. Aquello me impactó porque es rarísimo que alguien corrija lo que su propio padre le trasmitió. Ya sé que Onaindía era muy inteligente pero hace falta más que eso para admitir un prejuicio, hace falta honestidad.
16/03/18 10:40 PM
  
Luisfer
Fco. De México. Creo que ha leído demasiadas novelas de caballería. Al menos en España la Alta Edad Media la asamos guerreando contra los moros y entre nosotros. Cada verano había razias que arrasaban la frontera. La edad media de vida era de unos 30 años. Los monarcas cegaban a sus hermanos para evitar que les disputaran el trono. Honor, respeto. .
Lea las crónicas de la época. Eso sin comentar los ataques normandos, vikingos, sarracenos y las disputas del norte de Europa.
Vamos, lo que se dice una época de esplendor y valores humanos




16/03/18 10:44 PM
  
Javier Olivera Ravasi
El comentario de Luisfer viene a corroborar lo que dice Doña Palas...
16/03/18 10:52 PM
  
Palas Atenea
Tendría que añadir al respecto que Onaíndia era socialista, había tomado un camino erróneo con el asunto de ETA (no tenía delitos de sangre) y luego rectificó. Siguió siendo socialista, pero se ganó mi respeto y sentí muchísimo que muriera tan joven. Pido a Dios que iluminara su mente en sus últimas horas y le tenga en su Gloria.
16/03/18 11:15 PM
  
Palas Atenea
Efectivamente, porque a luisfer el hecho de que Santiago de Compostela fuera un centro de peregrinaciones y su famoso Pórtico de la Gloria, el arte románico, Alfonso IX de León que quiso estudios superiores en su reino y por ello creó en 1218 las ‘scholas Salamanticae’, germen de la actual Universidad de Salamanca, Alfonso X el Sabio y sus Cantigas, etc...no pueden derrumbar la torre de sus prejuicios. El aprendió que el Medioevo fue una época oscura y así tiene que ser, tampoco le vamos a pedir que sea como Mario Onaíndia.
16/03/18 11:32 PM
  
Palas Atenea
Por cierto, dada la fidelidad perruna que siento hacia todo el que me enseñó algo y hacia la eminencia, aprovecho esta entrada para rendir homenaje a D. José Fradejas Lebrero, ilustre medievalista, que fue mi profesor de Literatura en el Instituto de Ceuta siendo él muy joven (tiene entrada en internet). Gracias a él y a sus tablas, que teníamos que aprender de memoria, mi visión de la Edad Media no se parece en nada a la de luisfer.
16/03/18 11:52 PM
  
MARIELA
Cuando miraba en el libro de historia esas preciosas láminas con castillos, iglesias...y luego escuchaba la música de la época por la que siento fascinación desde pequeña, ya me podía hablar el maestro de oscuridades medievales que no me tragaba ni una.
17/03/18 1:11 AM
  
Palas Atenea
Además, hay que tener en cuenta que no se debe confundir la paz con épocas de florecimiento cultural o del pensamiento. Los griegos se pasaron toda su historia en continuas guerras y eso no impidió el impulso que dieron a las artes, las ciencias y la filosofía. Ni la vida media de un griego fue superior a la de un medieval, ni guerreaban menos: La Edad Media fue una época de transición y en esos casos puede haber un apagamiento parcial. Los medievales probablemente no percibieron eso por estar sumergidos en su momento histórico como la mayoría de las personas de nuestra época tampoco son conscientes de que vivimos un periodo sin espíritu que ha producido un eclipse de las artes y la filosofía, pero lo cierto es que los grandes pintores, escritores, poetas y l filósofos empiezan a quedar muy atrás.
17/03/18 9:54 AM
  
Luisfer
Palas, un eclipse de las artes en un siglo que ha generado más de cincuenta vanguardias!!?
Por favor, lea Vd. un poco. La ignorancia es atrevida.
Hasta Mario Onaindia iba a los museos. Sea como él.
Por cierto tres generaciones después de Alfonso X, sus descendientes tan civilizados se maaron entre ellos. En fin, seguro que se le olvidó.
Presume Vd. qué mi visión de la Edad Media es oscura. Allá Vd. Imagino que tiene mucho tiempo libre. Otros tenemos que dirigir tesis doctorales de historia (precisamente) en una región como Castilla la Mancha, fronteriza durante casi cinco siglos. Imagine Vd. si sé de que trata todo ese periodo de la historia. Académicamente, colocar un artículo tendencioso y hacer de él tesis indiscutible no es propio de gente sensata y bienintencionada. Ahora bien, esto es muy antiguo. El que quiera encontrar brillo en la Edad Media lo logrará, el que brutalidad, también; porque de todo hubo en ochocientos años.
Qué a Vd. le parece todo chachi Pirulí allá Vd, pero no proyecte en los demás, especialmente en mí esa predisposición estereotipada sobre un tema que no puede en ningún caso derivarse de mis palabras y sí por cierto de las suyas dónde lo afirma desde el principio al hablar de su profesor.
Me temo Palas que ni la ecuanimidad ni la lectura atenta la pueden describir a Vd.





17/03/18 1:44 PM
  
Palas Atenea
¿Se refiere al XXI? Le recuerdo que el S. XX, que sí dio múltiples escuelas en las artes pictóricas y escultóricas, con dos guerras mundiales y otras de por medio, no es superior al Renacimiento en ese sentido. Como sabrá la progresión en las artes no es lineal.
Yo no aludo al artículo, si es tendencioso o no, me refiero única y exclusivamente a su contestación a Francisco que es igualmente tendenciosa porque le dice esto:

"Al menos en España la Alta Edad Media la asamos guerreando contra los moros y entre nosotros. Cada verano había razias que arrasaban la frontera. La edad media de vida era de unos 30 años. Los monarcas cegaban a sus hermanos para evitar que les disputaran el trono. Honor, respeto. .
Lea las crónicas de la época. Eso sin comentar los ataques normandos, vikingos, sarracenos y las disputas del norte de Europa.
Vamos, lo que se dice una época de esplendor y valores humanos"

Lo cual es una visión tan globalizadora y poco realista como cualquier visión romántica de la Edad Media, si le hubiera respondido en otro tono no habría dicho nada porque, efectivamente, la Edad Media, como todas, tiene sus pros y sus contras. Todos conocemos las razzias o azeifas medievales y la Guerra del Peloponeso y ahí quedó el Medievo español y la cultura griega, según usted.
17/03/18 3:14 PM
  
Palas Atenea
Por cierto, lo que usted dice de la Edad Media se corresponde como un guante con el estereotipo que por ahí corre, otro tipo de visiones idealizadas no constituyen estereotipo porque no son predominantes. Lo que usted piensa de la Edad Media se corresponde al 95% con lo que piensa la mayoría y, al no estar equilibrado, es un cliché.
17/03/18 3:24 PM
  
Francisco Javier
Toda epoca tiene sus cosas buenas y malas. Y no me diran que porque hoy es el siglo XXI todo es bueno y progreso. Acaso el que hoy dia Europa sufra del terrorismo islamista (cosa que no ocurria hace unas pocas decadas) quiere decir que eso es progreso social? vaya gente.
17/03/18 11:57 PM
  
Percival
Pero lo que recoge aquí el padre es precisamente para compensar el desequilibrio en esta temática. Y tiene que poner peso en el lado de la balanza donde normalmente no se coloca nada, precisamente para eso.
Y me parece muy bien.
Y viendo la furibunda reacción de Luisfer, entiendo que hay razonamientos que no pueden contra las dogmáticas arraigadas llenas de pasión (en las que entran en juego las filias y fobias de las propias historias personales).
Así como es difícil razonar con un beodo, es muy difícil razonar con un "ilustrado" convicto y confeso.
18/03/18 1:59 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.