Papa Francisco: ¿Ecumenismo versus Proselitismo?

Papa Francisco ante los luteranos

Recientemente en un encuentro con los luteranos, el Papa Francisco ha dicho que el proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico , y ha asegurado ante la pregunta sobre qué hacer para convencer a los que no tienen fe: “La última cosa que tienes que hacer es ‘decir’. Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino. No es lícito convencer de tu fe”. También ha aconsejado limitarse a “preparar la tierra para el Espíritu Santo, el que trabaja en los corazones. Él debe decir, no tú”.

Ante estas afirmaciones muchas personas hemos quedado perplejos y he querido escribir este artículo, para tratar de comprender de la mejor forma posible las palabras del Papa.

Definición de proselitismo

Suelo decir, inspirado en el refrán escolástico, “De definitionibus non est disputandum” (“las definiciones no se discuten”), porque las cuestiones terminológicas son de segundo orden con respecto a las cuestiones de fondo o de contenido y porque cada uno tiene derecho a elegir su propia terminología, dentro de ciertos límites. Sin embargo, es importante que cuando se haga uno de alguna terminología, se explique de manera clara que se quiere decir con ella. Es importante también comprender cómo se entiende dicho término por la mayor parte de las personas en la actualidad. Si hacemos esto estaremos evitando equívocos y malos entendidos.

Como explicó hace varios años Monseñor Fernando Ocáriz, sacerdote y teólogo español, Vicario Auxiliar del Opus Dei y consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la palabra proselitismo ha sido utilizada tradicionalmente en dos sentidos: uno positivo y otro negativo.

En modo negativo para describir un modo de obrar no conforme con el espíritu evangélico, cuando utiliza argumentos deshonestos para atraer los hombres a su Comunidad, abusando, por ejemplo, de su ignorancia, pobreza, etc.

En modo positivo como concepto equivalente al de actividad misionera, y explica que «en la Biblia este término no tiene connotación negativa alguna. Un “prosélito” era quien creía en el Señor y aceptaba su ley, y de este modo se convertía en miembro de la comunidad judía. La cristiandad tomó este significado para describir a quien se convertía del paganismo. Hasta época reciente, la actividad misionera y el proselitismo se consideraban conceptos equivalentes».

En la actualidad el uso que se ha dado a la palabra desde los últimos pontificados ha sido el sentido peyorativo, y este se ha impuesto al punto que cuando alguien habla de proselitismo se suele referir sólo a los métodos deshonestos para atraer a otros a la fe. En la práctica también ha sido un intento por intentar aliviar la situación de los cristianos en países donde el cristianismo es minoría, y a los que con la acusación de proselitismo se les persigue y condena a muerte. El caso de Asia Bibi es uno de muchos casos emblemáticos, y por tanto en la actualidad se prefiere ya no utilizar el término “proselitismo” para describir el intento de atraer a otros a la verdadera fe, sino el de “evangelización”.

En ese sentido, no habría motivo alguno para quedar perplejo cuando el Papa describe al “proselitismo” como el veneno más fuerte contra el camino ecuménico, porque no es lícito en ningún sentido recurrir a métodos deshonestos ni siquiera para llevar el mensaje cristiano, pues sabemos que el fin no justifica los medios.

Pero también explica Mons. Fernando Ocáriz en el artículo previamente citado, que “el problema de fondo es que con la tendencia, que intenta imponerse en algunos ambientes, de usar la palabra “proselitismo” como algo negativo, se pretende afirmar una actitud relativista y subjetivista, sobre todo en el plano religioso, para la que no tendría sentido que una persona pretendiese tener la verdad y procurase convencer a otras para que la acojan y se incorporen a la Iglesia. La descalificación presente en algunos ambientes de la palabra “proselitismo", sobre todo cuando se refiere al apostolado cristiano, mucho tiene que ver, en efecto, con esa «dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida solamente el propio yo y sus deseos» (Ratzinger, Homilía en la Misa de inauguración del Cónclave, 18-IV-2005)”

Es allí donde a muchos nos ha causado perplejidad las palabras del Papa Francisco, porque literalmente ha dicho que la última cosa que tienes que hacer es ‘decir’. Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino. No es lícito convencer de tu fe”.

Entiendo perfectamente que el Papa no está exhortando al indiferentismo, pues más adelante habla “preparar la tierra para el Espíritu Santo, el que trabaja en los corazones. Él debe decir, no tú”, pero aun así se me hace incompresible ver como excluyente el intento de convencer a otros de aceptar la fe cristiana con el accionar del Espíritu Santo, pues siempre se ha entendido que se trata de Dios, causa primera, actuando a través del hombre, como causa segunda.

Demás está decir que cuando intentamos convencer a otros no estamos decidiendo por ellos ni imponiéndoles nuestra fe, le estamos ayudando como un instrumento que somos, dando por entendido que es Dios quien al final hace la obra. ¿O es que acaso no es Dios quien obra en nosotros el querer y el obrar, como bien le parece? (Filipenses 2,13)

¿Una nueva forma de evangelizar?

Por supuesto, como católico entiendo que el Papa como ser humano tiene un estilo pastoral particular. No todos los Papas pueden ser iguales, y parece tratarse aquí de un enfoque distinto o forma indirecta de atraer sólo a través del testimonio. En la historia de la Iglesia muchos santos, como por ejemplo San Francisco de Asís, han logrado atraer al mismo tiempo de forma pasiva (con el puro ejemplo y sin decir una palabra) y de forma activa (exhortando, invitando y convenciendo), pero nunca se quedaron sólo con la primera, y menos enseñaron que la segunda fuese ilícita.

El Nuevo Testamento nos narra que San Pablo “cada sábado en la sinagoga discutía, y se esforzaba por convencer a judíos y griegos” (Hechos 18,4), y a lo largo del Nuevo Testamento vemos describir una y otra vez los esfuerzos que activamente dedicaba para conseguir conversiones. ¿Estuvo San Pablo en ese entonces equivocado?

San Pedro, el primer Papa, en su primera gran predicación invitó a convertirse a toda su audiencia: “Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2,38)

No sólo los apóstoles, la exhortación a convertirse proviene de Dios mismo en el Antiguo Testamento a través de sus profetas:

Convertíos por mis reprensiones: voy a derramar mi espíritu para vosotros, os voy a comunicar mis palabras” (Proverbios 1,23)

“Por eso, di a la casa de Israel: Así dice el Señor Yahveh: Convertíos, apartaos de vuestras basuras, de todas vuestras abominaciones apartad vuestro rostro” (Ezequiel 14,6)

De San Juan Bautista y el propio Jesús:

“Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado.” (Mateo 4,17)

“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.” (Marcos 1,15)

Y no sólo ellos y los apóstoles sino durante todos los siglos de la Iglesia. Habría que escribir tomos y tomos para mencionarlos todos, pero recuerdo a San Francisco Javier discutiendo con bonzos tratando de convencerlos, San Antonio de Padua convenciendo a herejes patarinos y haciéndolos retornar a la verdadera fe. San Ignacio de Loyola y un largo etc. ¿Qué hacemos? ¿Los echamos a las patas de los caballos?

Nos salvamos por la fe, la fe viene por predicación, ex auditu, el justo vive de la fe.

Es por eso que un enfoque como el que parece proponerse aquí, en mi opinión, es muy fácil de malinterpretar y puede ser perjudicial y nefasto para sumergir a los católicos todavía más en la apatía. Imaginemos por ejemplo la siguiente conversación entre dos católicos respecto a una posible interpretación de las palabras del Papa:

Dialogo ficticio

Por supuesto, no pasa de ser un chiste pero ¿estamos seguros de que no habrá quienes las entiendan de esta manera? Gestos similares del Papa Francisco han sido interpretados en este sentido, no sólo por católicos sino por protestantes, como por ejemplo este diario protestante que afirma que el Papa prohíbe intentar convertir a los judíos a la fe cristiana. Incluso altos prelados de nuestra Iglesia parecen pensar en esta línea, como por ejemplo el Cardenal Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, que en unas recientes declaraciones dijo que los católicos no debemos evangelizar a los judíos, a los que debemos ver como hermanos mayores, pero sí a los musulmanes, a lo que posteriormente el padre Federico Lombardi, en ese entonces portavoz del Vaticano, salió a aclarar que le habían malinterpretado: que los católicos tampoco deben intentar convertir a los musulmanes, sino sólo evangelizarlos, conceptos que parece que en su opinión son excluyentes.

No hace mucho, el Papa Emérito Benedicto XVI salió de su retiro para poner sobre la palestra lo que él considera un problema fundamental a este respecto. Lúcidamente afirmó:

FE CRISTIANA Y SALVACIÓN DE LOS INFIELES

Es indudable que, en lo que respecta a este punto, estamos ante una profunda evolución del dogma. […] Si es verdad que los grandes misioneros del siglo XVI estaban convencidos de que quien no estaba bautizado estaba perdido para siempre –y esto explica su compromiso misionero–, después del concilio Vaticano II dicha convicción ha sido abandonada definitivamente en la Iglesia Católica.

De esto deriva una doble y profunda crisis. Por una parte, esto parece eliminar cualquier tipo de motivación por un futuro compromiso misionero. ¿Por qué se debería intentar convencer a las personas de que acepten la fe cristiana cuando pueden salvarse también sin ella?

Pero también a los cristianos se les planteó una cuestión: la obligatoriedad de la fe y su forma de vida pasó a ser incierta y problemática. Al fin y al cabo, si hay quien se puede salvar también de otros modos ya no está tan claro por qué el cristiano tiene que estar vinculado a las exigencias de la fe cristiana y a su moral. Si la fe y la salvación ya no son interdependientes, también la fe pierde su motivación.

En los últimos tiempos se han llevado a cabo diversos intentos con el fin de conciliar la necesidad universal de la fe cristiana con la posibilidad de salvarse sin ella.

Recuerdo dos: ante todo, la conocida tesis de los cristianos anónimos de Karl Rahner. […] Es cierto que esta teoría es fascinante, pero reduce el cristianismo a una pura y consciente presentación de lo que el ser humano es en sí y, por lo tanto, descuida el drama del cambio y de la renovación, fundamental en el cristianismo.

Aún menos aceptable es la solución propuesta por las teorías pluralistas de la religión, según las cuales todas las religiones, cada una a su manera, serían vías de salvación y, en este sentido, equivalentes entre sí. La crítica de la religión tal como es ejercida por el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y la Iglesia primitiva es esencialmente más realista, más concreta y más verdadera en su análisis de las distintas religiones. Un aceptación tan simplista no es proporcional a la grandeza de la cuestión.

Recordamos sobre todo a Henri de Lubac, y con él a otros teólogos, que insistieron sobre el concepto de sustitución vicaria. […] Cristo, al ser único, era y es para todos: y los cristianos, que en la grandiosa imagen de Pablo constituyen su cuerpo en este mundo, participan de dicho “ser para”. Por decirlo de algún modo, cristianos no se es por sí mismos, sino con Cristo, para los otros.

Esto no significa poseer una especie de billete especial para entrar en la bienaventuranza eterna, sino la vocación a construir el conjunto, el todo. Lo que la persona humana necesita en orden a la salvación es la íntima apertura hacia Dios, la íntima expectativa y adhesión a Él y esto, viceversa, significa que nosotros, junto al Señor que hemos conocido, vamos hacia los otros e intentamos hacer visible para ellos el acontecimiento de Dios en Cristo. […]

Pienso que en la situación actual es, para nosotros, cada vez más evidente y comprensible lo que el Señor le dice a Abraham, es decir, que diez justos habrían bastado para que la ciudad sobreviviera, pero que ésta se destruye a sí misma si no se alcanza este número tan pequeño. Está claro que debemos reflexionar ulteriormente sobre toda esta cuestión.”

Benedicto XVI, Bastan diez justos para salvar a toda la ciudad.

Traducción de Sandro Magister

Puedo entender que por cuestiones de prudencia “política”, el clero prefiera evitar el uso de cierta terminología para evitar ofender a nuestros hermanos de otras religiones, utilizando sinónimos que signifiquen esencialmente lo mismo. Pero lo que no puedo comprender es que esa terminología parezca prohibir el celo que todo buen cristiano debe tener por atraer a otros a la fe, exhortándole activamente a abrazarla y unirse a ella.

Después de todo, si intentamos convertirlos es precisamente porque queremos su bien. Porque una de dos: si de verdad estamos convencidos de que “solamente por medio de la Iglesia Católica de Cristo, que es “auxilio general de salvación", puede alcanzarse la plenitud total de los medios de salvación.” (Concilio Vaticano II, Unitatis Redintegratio 3) no hay otra elección, a menos de que no nos importe su destino ni les amemos. Pero si pensamos que al final de igual en donde estén, porque están bien allí, apaga y vámonos que estamos perdiendo el tiempo.

Cuenta el gran cardenal Newman que durante la gran crisis arriana en el siglo IV, casi toda la jerarquía fue infiel a su misión, mientras que el conjunto del laicado fue fiel a su bautismo; que a veces el Papa, a veces el patriarca, un obispo metropolitano o de otra gran sede, y otras veces los concilios, dijeron lo que no había que decir, u oscurecieron y comprometieron la verdad revelada; mientras que, del otro lado, fue el pueblo cristiano quien, bajo la Providencia, constituyó la expresión del vigor eclesiástico de Atanasio, Hilario, Eusebio de Vercelli, y otros grandes solitarios confesores, que habrían fracasado sin ellos.

No olvidemos las lecciones de la historia, porque aunque nosotros callemos, las piedras hablarán.

——————————————————————————————————————

Suscríbete a nuestra revista digital gratuita Apologeticum

62 comentarios

  
Luis López
Bueno, lo de "el proselitismo es un veneno...", puede entenderse correctamente en el sentido que has expuesto, un proselitismo soberbio, violento y amenazante. Porque la fe sólo debe exponerse, "dando razón de nuestra esperanza", de una manera pacífica, humilde y a la vez sólida. Y quiero creer que ese último proselitismo no lo condena el Santo Padre.

Pero lo de "no es lícito convencer de tu fe" (tratándose de católicos, es decir, de quienes por misericordia y gracia de Dios poseemos el tesoro íntegro de la fe) no hay por donde cogerlo. ¿Cómo va a ser "Ilícito" sacar del error al cristiano que vive en la herejía? ¿Es que si veo a un Testigo de Jehová debo seguir adelante porque es "ilícito" intentar buenamente sacarle de sus errores?

Realmente dos mil años de fe católica están gimiendo por esta -siento decirlo- absurda y disparatada frase.
14/10/16 7:59 PM
  
Macabeo
-----EDITADO--------

JM: No puedo publicar ese tipo de comentarios. Comprendo su perplejidad pero hay que tratar de tener serenidad.
14/10/16 8:48 PM
  
Rosita
------EDITADO--------
JM: Se agradece la advertencia aunque no se comparta la opinión.
14/10/16 9:10 PM
  
Paco
Hoy en día lo importante no es evangelizar sino caer bien.
14/10/16 9:22 PM
  
Alfonso Gerona Lérida
¿Por qué este Papa es tan dado a crear polémicas con sus, valga la redundancia, polémicas declaraciones? ¿Por qué no tiene más cuidado, más prudencia, al emplear ciertas expresiones y palabras?
14/10/16 9:24 PM
  
enri
Desde mi punto de vista el significado de las palabras del Santo Padre van en esta línea:
"Obras son amores y no buenas razones" o también:
"Por sus obras los conoceréis"
Para mí, sin ningún tipo de duda, el que más ha crecido en el Amor a Dios y a los demás es el mejor cristiano y cada uno de nosotros en la medida que vamos creciendo cada vez más en el Amor a Dios y a los demás vamos siendo mejores cristianos.

Paradójicamente, muchos que creen ser buenos cristianos no lo son tanto y otros que quizás no hayan nacido en el seno de una cultura cristiana sin el apelativo de cristianos, en realidad, pueden ser menos cristianos, pero también igual de cristianos e incluso (y Dios sabe con toda precisión el porcentaje) más cristianos.

Ese es el significado importante de la realidad del crecimiento de la fe y del crecimiento en el Amor para recorrer el Camino de regreso a Dios.

Ánimo y un abrazo,
14/10/16 9:29 PM
  
Miguel Antonio Barriola
Rahner ha sido funesto en este sentido, olvidando el "et - et" católico, se quedó sólo con I Tim 2, 4:"Dios quiere que todos los hombres se salven". Pero descuidando lo que sigue: "y lleguen al conocimiento de la verdad", dejando de lado el mandato de Cristo:"Hagan que TODOS LOS PUEBLOS SEAN MIS DISCÍPULOS" (Mt 28,19).
Además nunca de han opuesto "el maestro interior", el Espíritu Santo y los maestros desde el exterior. Así, "Lidia estaba escuchando (a Pablo) y el Señor le abrió el corazón" (Hech 16, 14). Y... si "hemos de dar razón de nuestra esperanza" (I Pedro 3, 15), no veo cómo se podrá evitar "convencer". Notando además, que "cum - vincere", significa que vencen ambos, no uno solo de los dialogantes. Se "vence - junto con" el otro.
Bien lo intuía Antonio Machado: "TU verdad, ¡no! LA verdad. / Y ven conmigo a buscarla / La tuya guárdatela".
Si esto es una especie de preludio del viaje a Suecia...¿qué debemos esperarnos?

--------------
JM: Muchas gracias por su lúcido comentario padre Miguel Antonio.
14/10/16 9:31 PM
  
Francisco Javier
-------EDITADO---------

JM: Repito, por favor no se pasen que no voy a publicar comentarios pasados de tono.
14/10/16 9:34 PM
  
Dr. Kalel
Leo en Zenit que Francisco dijo "no hay que tratar de convencer a los no creyentes mediante la imposición. El proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico. Por el contrario, debes dar testimonio de tu vida cristiana” Si el acento esta en que no haya" imposición" entonces parece correcto. Reconozco sin embargo que no es lo claro que debería ser y esteces un defecto de un número importante de curas argentinos. Noto desde hace décadas en ellos una rechazo a movimientos tipo opus que apremiarian en conciencia a determinado tipo de vida. Tengase en cuenta que no el opus pero ciertos casos como el del Sodalicio o el de Legionarios lamentablemente parecen dar la razón a este sector. Lamentablemente el sector soft, liquido tampoco da frutos de nada.

-------------------
JM: No se si estará leyendo otra noticia, pero la que yo enlacé también en Zenit dice textualmente:

"Después de su discurso, el Santo Padre ha respondido a algunas inquietudes que le han planteados algunos de los presentes. “El proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico”, ha asegurado el Papa ante la pregunta sobre qué hacer para convencer a los que no tienen fe. “La última cosa que tienes que hacer es ‘decir’. Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino. No es lícito convencer de tu fe”, ha explicado. Al mismo tiempo ha aconsejado “preparar la tierra para el Espíritu Santo, el que trabaja en los corazones. Él debe decir, no tú”."
14/10/16 9:40 PM
  
Gregory
En lo personal no me cuesta pensar que el papa considera negativo el proselitismo que pretende atraer personas a como de lugar, sin embargo no me cuenta pensar que considera necesario el testimonio como la evangelización constante y que este ultimo necesita del primero de manera urgente. Evangeliun Gaudiun es en mi parecer un buen ejemplo de lo que digo.Por otro lado no olvidemos que el papa se dirigió a una Asamblea ecuménica donde impera el testimonio como mecanismo de anuncio.
14/10/16 9:41 PM
  
Lorenzo Buendía
Lo que dice el papa es para llorar sin consuelo.
14/10/16 9:49 PM
  
Adrián Ferreira
San Pablo dice que la Escritura está “inspirada por Dios y útil para enseñar, convencer, corregir y formar en la justicia” ( 2 Tm 3, 16)

Convencer es algo fundamental, porque tenemos que dar razones de nuestra fé (cf. 1 Pe 3, 15) especialmente con aquellos que no la comparten.

Las experiencias más lindas, las he tenido cuando he mostrado toda la plenitud de nuestra Iglesia a hermanos separados. Hay muchas ovejas humildes que sinceramente no conocían la verdad, no es correcto y es contrasentido pretender acallarnos, como si fuera pecado evangelizar (que finalmente de eso se trata).

Siento dolor por como algunos pastores de nuestra querida Iglesia entienden el ecumenismo. Pido que rezen mucho por nuestros pastores pero especialmente por todas las ovejas, para que no se confundan. Tengo la impresión que estamos viviendo una aceleradísima degradación en la Iglesia y que pronto veremos el anticristo que ya empiezo a considerarlo una presentación deformada del verdadero Cristo, como lo retrata una famosa pintura de Signorelli.
14/10/16 9:53 PM
  
Juan Andrés
Los aplausos de los luteranos allí presentes en distintos momentos de la reunión nos dan una pauta de lo que ellos entendieron sobre cada cuestión en particular. Lo que ha dicho es claro dentro de un proceso que viene desde su elección como pontífice. No le demos más vuelta al tema y que los teólogos hablen "bizantinamente" de doctrina, si quieren, que no le importa en absoluto.
14/10/16 9:58 PM
  
Fulgencio
Me da la impresión de que el papa asocia proselitismo y convencer a imposición. Si es así alguien debería explicarle el significado de las palabras.
14/10/16 10:31 PM
  
Rexjhs
Habría que preguntarle a Francisco qué significa entonces evangelizar, cuando no quiere que se les predique ni a judíos, ni a musulmanes, ni a ortodoxos, ni a protestantes, ni a los indígenas... Indiferentismo, se llama.
14/10/16 10:51 PM
  
Juan Manuel
Primero hay que tener mucho cuidado con las traducciones y asegurarse bien que dijo lo que sale que dijo, ya he visto en varias noticias sobre otras cuestiones lo distorsionados que son.
Segundo y leyendo someramente a lo mejor solo le falto una palabra cito:

“La última cosa que tienes que hacer es ‘decir’(a otra persona). Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino. ASI (o de esa manera) no es lícito convencer de tu fe”.
Pero como dije no estoy en la cabeza del Papa, no se que fue lo que realmente dijo o quizo decir, pero creo que todos muchas veces al decir una frase no se nos entendió por alguna palabra mal dicha o en el orden exacto, el verdadero sentido de lo que queriamos decir. Por supuesto escribiendo y revisando es algo más facil.
14/10/16 11:19 PM
  
Ricardo de Argentina
Muy buena entrada, muchas gracias José Miguel.
15/10/16 2:34 AM
  
Leonardo Zapata
El buen proselitismo (que lo hay malo) es un eficaz veneno para el mal ecumenismo (que lo hay bueno).
15/10/16 2:36 AM
  
Denisovic
¿Estamos, quizá, ante una verdadera perversión de la inteligencia apostólica, es decir, ante un silogismo que acabará en un cisma irreversible?
Solo pensar en lo que puede suceder durante el próximo viaje de Francisco a Suecia, me entran sudores fríos.
15/10/16 4:34 AM
  
Beatriz
Yo prefiero rezar que tratar de entender lo que quiso decir...
15/10/16 5:52 AM
  
Eagleheart
"Cardenal Kock". Koch, más bien.

Y está dicho: Ahora bien, ¿cómo invocarán a Aquél en quien no han creído? Y ¿Cómo creerán en Aquél de quien nada han oído? Y ¿Cómo oirán, sin que haya quien predique? Y ¿Cómo predicarán si no han sido enviados?

Y versículos siguientes.

¡Saludos!
15/10/16 7:58 AM
  
Adrián Ferreira
Juan Manuel: en la cabeza del Papa esta por ejemplo que la única interpretación válida a su encícliclia amoris laetitia es la interpretación de unos obispos argentinos que basicamente contradicen las enseñanzas de Jesús sobre evitar las ocasiones de pecado; tener proposito de no volver a pecar, en fin de todo lo básico para no hacer de la confesión un sacrilegio y ya no hablo de la eucaristía en estado de pecado (sin gracia santificante).

Con esto quiero decirte que no hay que engañarse, el Papa lamentablemente ve mal que evangelicemos hermanos separados y además demostró con su apoyo a esta interpretación a los obispos argentinos cual era su intención real en el sínodo de las familias. A mi ya se me cayó el velo de pensar que es que hay un error de imprenta, es muy triste pero no sorprende nada. De todas formas es nuestro Papa y solo queda pedirle a Dios que se detenga toda esta serie de confusiones sino es que el Papa sea mas consecuente y explique todo conforme la voluntad de Dios por lo menos que las ovejas no se confundan.
15/10/16 8:41 AM
  
Luis López
Pregunto ingenuamente: ¿Sigue vigente aquello que dijo el Papa San Pío X en su encíclica Editae Saepe de 1.910: "Es un hecho cierto y bien establecido que no hay ningún otro crimen que ofenda a Dios tan gravemente, ni que provoque su gran ira, como es el vicio de la herejía”?

¿Ofende a Dios la herejía, sí o no? ¿O es que le ofendía en 1.910 y un siglo después ya no, y únicamente le ofenden ahora los pecados contra el prójimo, contra el medio ambiente, y por supuesto y sobre todo la intransigencia de los católicos integristas, rigoristas y fariseos?
15/10/16 9:29 AM
  
Eiztarigorri
-----EDITADO------
JM: Entiendo su preocupación, pero comentarios tan fuertes no puedo permitirlos.
15/10/16 1:42 PM
  
Luis Fernando
La cosa es bien simple. Muchos nos sentimos traicionados por el actual Vicario de Cristo.
Y no se puede tapar el sol con un dedo.
15/10/16 2:02 PM
  
ChemaV
Jose miguel, la frase en zenit no lleva los dos puntos, sino un punto y seguido. No es lo mismo 'decir: ' que 'decir.'. Porque el punto y seguido acaba ahí la frase, mientras que los dos puntos hacen referencia a lo que sigue. Según como tu escribes la frase, parece que lo ultimo que un cristiano tiene que decir es: "Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino." Pero si es un punto, lo que no debe hacer un cristiano es, simplemente, 'decir', hablar.
Dicho esto, que creo que es importante puntualizar, yo no estoy en absoluto de acuerdo con la frase del Papa. Porque yo no sé que es lo que ha querido decir exactamente, pero lo que se entiende es que no debemos hablar de nuestra fe. ¿No puso el mismo Papa en la encíclica 'Laudato si': " Ahora, frente al deterioro ambiental global, quiero dirigirme a cada persona que habita este planeta" y "En esta encíclica, intento especialmente entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común." ¿Para que la escribe sino es para intentar 'convencer' a todos los hombres de que es urgente preservar nuestra tierra? ¿'Convencer' de eso es más importante que 'convencer' de que Jesucristo es nuestro salvador? Si Jesucristo dijo: "id y haced discípulos de todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñándoles a poner en práctica todo lo que yo os he mandado.", ¿cómo hacerlo sin predicar (de palabra y obra)? ¿cómo predicar sin creer que lo que predico es la verdad, para todos los hombres? ¿cómo creer que es la verdad para todos los hombres, y no decírselo? ¿como decírselo, y no querer que se convenzan?
Debería cuidarse más el Papa con las frases... él es nuestro pastor, no un cura perdido por el monte.

------------------
JM: He revisado y es cierto, no va dos puntos sino un punto gracias. Ya lo he corregido.
15/10/16 3:05 PM
  
Ricardo de Argentina
Adhiero a lo dicho por LF. Pero con un matiz.
Estamos frente a lo que bien se puede llamar la primera llamada a No-Evangelizar hecha por un Papa. Pero obispos "perros mudos", que de hecho no evangelizaban, los ha habido en cantidades desde medio siglo atrás a hasta parte. O sea que esta proclama papal es una explicitación de algo que, sotto voce, ya se venía gestando en la Iglesia "primaveral" desde hace décadas. Y que explica perfectamente la tan mentada "apostasía de masas" o "silenciosa" que ha afectado a la Iglesia en beneficio del ateísmo, del evangelismo, de la indiferencia y de las sectas variopintas.
Ahora bien, ni Francisco ni toda esa legión de obispos impresentables y muchos ellos indignos se han elegido solos. Los han elegido, digámoslo de alguna manera, desde "el Vaticano". Sé de muy buena fuente y de primera mano que las oficinas vaticanas son un campo minado por los enemigos de la Iglesia. Algo muy feo y muy diabólico está sucediendo allí. Por todo lo cual yo diría: "Muchos nos sentimos traicionados por la camarilla vaticana."

Siglos ha sucedió que numerosas y calificadas voces de protesta se alzaban contra la relajación curial imperante. Desde España clamaron entre otros la Reina Isabel y hasta el Gran Capitán, que le espetó personalmente al papa - al cual acababa de defender de sus enemigos- la perversión que imperaba en la corte y que escandalizaba al orbe católico.
Hasta que Carlos V, colmado el vaso de la paciencia y con motivo de una traición diplomática, mandó en 1.527 a sus huestes teutónicas e hispanas a saquear Roma por casi un año, mientras que el papa veía el desastre refugiado en el castillo de Sant'Angelo.
A partir de aquella paliza Roma cambió completamente: los obispos italianos volvieron a residir en sus sedes (antes se la pasaban bomba en Roma) y la Santa Sede volvió por sus fueros, lo que permitió entre otras cosas la realización del glorioso Concilio de Trento.
15/10/16 3:25 PM
  
Ricardo de Argentina
Brillante la observación de ChemaV: predicar la Ecología sí, predicar a Cristo no.

Esto es grave de por sí, pero hay algo más grave aún y que no debemos perder de vista: que quienes tienen el deber y la gracia de estado para reaccionar y corregir tales desvíos, no lo hagan.
15/10/16 3:36 PM
  
Natalia Barraza de R.
------EDITADO----------
JM: Yo no publico comentarios en los que se hace referencia al Papa como "Bergoglio"
15/10/16 4:37 PM
  
Beatriz
José Miguel, durante años hemos participado en foros protestantes discutiendo con ellos y donde nosotros los católicos éramos 4 gatos y ellos eran Legión y siempre repetimos el Vaticano I ante la tergiversación que hacían sobre la infalibilidad papal: el Papa es infalible cuando enseña excathedra y tiene que cumplir varios requisitos. Infalibilidad no significa impecabilidad. Un Papa no sólo puede pecar (por eso se confiesa y pide que oren x él) sino que también puede equivocarse. Ese discurso a los luteranos no es excathedra y el proselitismo no es un asunto de fe y moral y en mi opinión modesta el Papa cometió un error al decirlo porque da la impresión que no es necesario evangelizar a los protestantes. Que no nos extrañe que en el futuro no muy lejano venga otro Papa y reafirme el proselitismo en sentido positivo.
15/10/16 5:11 PM
  
Galo
No creo estar confundido, pero a mi me enseñaron la existencia de un solo Dios verdadero que engloba al Dios Padre, Dios hijo y Dios Espiritu Santo, por lo tanto lo que dice el Santo Padre es muy logico, pues en nuestros corazones esta Dios como Espiritu Santo el que debe decir y no mi mente imperfecta.
15/10/16 5:35 PM
  
Ricardo de Argentina
Beatriz, el proselitismo es un asunto de fe y de obediencia.
Cristo mismo lo mandó.
Y San Pablo exclamó:"¡Ay de mí si no evangelizara!"
15/10/16 6:09 PM
  
Palas Atenea
¿Y qué va a ser de las misiones? Porque ellas son las que están en entredicho.
15/10/16 7:45 PM
  
javier
Dejen de delirar.... Como va a estar contra la evangelización? No leen sus homilías
, discursos, encíclicas exortaciones.?
15/10/16 7:58 PM
  
GUILLERMO OSPINA ARCHILA
Sigan desde estos foros fomentando tan lamentables campañas anti Francisco. Insistan e insistan hasta que les llegue a Ustedes el Espiritu Santo que les haga reflexionar sobre las consecuencias de lo que están sembrando, de las cuales van a resultar corresponsables....

------------------
JM: No toda crítica a cualquier cosa que diga o haga el Papa es una "Campaña anti Francisco". Sea razonable.
15/10/16 8:01 PM
  
Lucía Martínez
Infocatólica, muchas gracias por ser luz en medio de las tinieblas.
15/10/16 10:16 PM
  
Notung
En una homilía hablaba de lo mismo en RadioVaticana, busquen "Evangelizar no es una función...".

Cito: "el Papa recordó una pregunta que le planteó un chico en el almuerzo con los jóvenes en la JMJ de Cracovia: le preguntó qué le puede decir a un amigo ateo:
«¡Qué buena pregunta! Todos conocemos a personas que se alejaron de la Iglesia: ¿qué les tenemos que decir? Yo le respondí: ‘¡escucha, la última cosa que tienes que hacer es decirle algo!’ Empieza a hacer y él verá lo que haces y te preguntará. Y cuando te pregunte tú dile…’ Evangelizar es dar testimonio: yo vivo así, porque creo en Jesucristo. Despierto en ti la curiosidad de una pregunta… ¿por qué haces eso? Porque creo en Jesucristo y anuncio a Jesucristo, no sólo con la Palabra – se debe anunciar con la Palabra - sino también con mi vida»."

La frase de "La última cosa..." es calcada a la de esta ocasión.

Yo la verdad es que no lo entiendo. Supongo que si alguno tiene capacidad para hacer milagros, curar a gente y multiplicar panes, tendrá mucho éxito, pero hasta el Señor tuvo que salir a predicar y discutir sobre el verdadero sentido de las Escrituras, por no hablar que sus milagros no eran simples obras humanitarias sino signos del Reino. Pero aparte de eso, yo veo a mucha gente que hace cosas maravillosas y tienen todo tipo de creencias o increencias, y no por ello me convierto necesariamente a sus creencias filosóficas o religiosas, por mucho que admire su labor, ya sea con los refugiados o con el medio ambiente o lo que sea. También con nuestros hijos ¿debemos guardar silencio hasta que nos pregunten por el motivo de nuestras heroicas hazañas?

Mi propia conversión se debe a leer obras de apologética y escuchar a personas que defienden la fe con argumentos, no por observar a nadie repartiendo pizza en la calle, pero será que soy un indigno fariseo.
15/10/16 10:20 PM
  
Ricardo de Argentina
Palas, no sólo las Misiones, sino también toda la Apologética.
Una enormidad.
16/10/16 12:12 AM
  
Luis Fernando
Guillermo Ospina, yo soy católico, no papólatra ni franciscólatra.

La idolatría es pecado. Siempre.
16/10/16 1:24 AM
  
Ricardo de Argentina
El comentario de Guillermo Ospina me trae a la memoria la respuesta de una católica cuando intenté hacerla razonar acerca de algunas cuestiones referidas al actual pontífice. En tono indignado me respondió "¡¡No me hables mal de Francisco!!", y se cerró. Y yo no le había hablado mal, sino que simplemente le había señalado algunas incoherencias que había notado en su discurso.
Curioso fenómeno de dogmatismo cerril que bien podría calificarse como "Totus tuus Franciscus", y que por provenir de católicos que en ciertos aspectos doctrinales se muestran muy "elásticos", "abiertos", "omnicomprensivos" y sobre todo, "tolerantes", no deja de sorprender.
16/10/16 1:36 AM
  
Beatriz
Ricardo, prosélito significa converso. Es terminología. No es doctrina de fe o moral.
16/10/16 1:46 AM
  
Ricardo de Argentina
Beatriz, ¿qué dices?
Un converso es un alma que se ha acercado sustancialmente a Dios, no es ninguna "terminología".
La conversión de quien está en el error es una obra de misericordia espiritual, es una obligación moral y religiosa para todo cristiano y es una fiesta en el Cielo.
16/10/16 2:07 AM
  
ChemaV
Yo estoy con el Papa en que, a veces, es mejor callar y simplemente amar. Sin duda. Pero sólo a veces, porque otras tantas debo hablar, y no hacerlo es un pecado. Porque se piensa que los que hacen proselitismo e intentan convencer son las religiones (en este caso, la católica), mientras que la sociedad entera es inicua. Pero no es así: esta sociedad en que vivimos es fuertemente proselitista, y o te unes a la forma de pensar de la mayoría, que se proclama a tiempo y a destiempo desde todos los "púlpitos" de comunicación de masas, o eres un outsider, y dentro de poco, perseguido. Así que mientras el Papa dice que no hay que ser proselitista (y eso es verdad... hasta ahí), el mundo se nos come. ¿O se piensan que la juventud no es "catequizada" continuamente? ¿Dónde están los jóvenes en nuestra iglesia? El mundo se los lleva, pero no podemos hacer 'proselitismo'?
Y todavía andamos tristes porque las iglesias se vacían... o somos hipócritas, o somos tontos... no sé que es peor.

-----------------------
JM: Más allá de la terminología, lo que no se debe hacer es emplear métodos deshonestos para atraer a los no creyentes a la fe católica, pero métodos honestos, todos.
16/10/16 2:25 AM
  
Néstor
¿Será que Zenit quiso "explicar" las palabras del Papa y agregó eso de la imposición? Por otra parte, ¿a cuánta gente nos estamos "imponiendo" hoy día los católicos? ¿Cómo marcha el registro de imposiciones? :) Por favor, si para que digamos algo tiene que haber poco menos que un terremoto. ¿Es ése el peligro de la Iglesia hoy, unas compactas huestes evangelizadores que avasallan todo lo que se les pone delante? Reír o llorar, a elección. Por lo que respecta al tema, San Pablo dice que es parte de su misión traer en cautividad a todo entendimiento a la obediencia de Cristo.

Saludos cordiales.
16/10/16 4:52 AM
  
Beatriz
Ricardo, prosélito, converso, discípulo, son términos. Eres hereje porque no haces proselitismo? Es un asunto de praxis no es doctrinal.
16/10/16 7:56 AM
  
Luis Fernando
He aquí un grandísimo pecador contra el ecumenismo:

San Agustín de Hipona, Sermo ad Caesariensis ecclesiae plebem 6
"Fuera de la Iglesia él puede tenerlo todo menos la salvación: puede tener el honor del episcopado, puede tener los sacramentos, puede cantar el `aleluya´, puede responder `amén´, puede tener el Evangelio, puede tener y predicar la fe en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; pero nunca podrá encontrar la salvación sino en la Iglesia Católica"

Dices eso hoy y te excomulgan.
16/10/16 9:17 AM
  
Almudena 1
No le encuentro el sentido a las palabras del papa.
¿Tenemos que ser perfectos en nuestras obras para poder hablar de Dios?
Cientos de santos, imperfectos en sus obras, pues todos lo somos, no callaron el hablar por sus imperfecciones.
El mismo Papa, imperfecto como todos, habla de Dios, escribe sobre Dios, predica sobre Dios...como Cristiano Católico, como Papa.
Se equivoca, si y a menudo, ¿le decimos que calle, que no diga nada?
Para muchos el será un buen ejemplo, para otros no tanto. Entonces ¿qué nos está queriendo decir?

Estoy de acuerdo con Néstor, no creo que el "proselitismo" cristiano sea hoy un problema grave sobre el que advertir, es más, todo lo contrario.
16/10/16 11:35 AM
  
Quim Muñoz
Mañana publicaré un artículo sobre esta cuestión en mi blog Meditaciones del día: https://meditacionesdeldia.com/ Imagino que disgustaré a más de uno, pero trataré de aportar ciertos matices que no he visto reflejados en los comentarios que he leído hasta ahora. Os ruego leerlo con espíritu constructivo, y estaré encantado de recibir todas vuestras opiniones y comentarios. Un abrazo, por anticipado.
16/10/16 12:57 PM
  
Héctor
Un consejo para todos, nada justifica que insultemos o despreciemos a nuestros hermanos ni a los que no son de nuestra religión (yo mismo he sido testigo de ello), porque el mismo Cristo dice “amaos unos a otros como yo os he amado, en eso reconocerán que sois mis discípulos” (Juan 13,34-35).
También os recuerdo que está escrito “Todo lo que hagáis a uno de estos a mí me lo hacéis” (Mateo 25, 31-46).
Si en nuestro país (piensa en el tuyo personalmente) existiera una mayoría de Iglesias Ortodoxas, o de Ritos orientales, creo que podría realizarse fructíferamente un buen ecumenismo, no proselitista. Pero vivimos una realidad del sectarismo, cosa distinta. Por lo tanto ¿Qué hacer cuando alguien cuestiona dogmas fundamentales de la fe católica? ¿Callar para no parecer intolerante? Hacer esto es justamente faltar al mandamiento de la caridad. Corregir al que está mal, es parte de la caridad. No hacerlo, es pecar de omisión.
Quiero decir que cuando exista la posibilidad de poder realizar el ecumenismo serio, no de chiste o para pasarla bien; es necesario realizarse. Pero cuando existan ataques frontales contra la fe católica, es necesario usar la apologética, que incluso si se usará sanamente, evitaría problemas mayores al ecumenismo. Ya que la apologética es una medida preventiva, una vacuna que previene una enfermedad. El ecumenismo es un tratamiento a una enfermedad ya sufrida. ¿Qué se prefiere? ¿Prevenir la enfermedad o batallar, sufrir a veces morir en la enfermedad?
El Papa Francisco volvió a repetir, junto con los responsables de las comunidades musulmana, bekthasi, católica, ortodoxa, evangélica y judía, una de sus grandes ideas en cuanto al diálogo religioso, la relación entre la identidad y el diálogo.: “Sin identidad no hay diálogo, es un diálogo fantasma”, les explicó el Papa Francisco, a quienes pidió que es necesario “caminar juntos sin perder la identidad". En su intervención, pidió a los presentes, de diversas religiones que nunca pierdan su identidad y que no finjan tener otra identidad para un diálogo. No sería posible ese diálogo explicó el Papa una y otra vez.y añadió que “la verdadera libertad religiosa rehuye la tentación de la intolerancia y del sectarismo, y promueve actitudes de respeto y diálogo constructivo”. Así, el Papa defendió la libertad religiosa no sólo como un derecho, sino también como un espacio común en la que cada hombre y mujer quien indistintamente de su religión o confesión puedan sentirse como hermanos.
“Quien está seguro de sus convicciones no tiene necesidad de imponerse, de forzar al otro: sabe que la verdad tiene su propia fuerza de irradiación”, añadió el Papa, mostrando que el hombre es un peregrino en el mundo y explicando que no vivimos: “ni individualmente ni como grupos nacionales, culturales o religiosos, como entidades autónomas y autosuficientes, sino que dependemos unos de otros, estamos confiados los unos a los cuidados de los otros”.
Todos tienen derecho a recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien comparte una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. LA IGLESIA NO CRECE POR PROSELITISMO SINO "POR ATRACCIÓN". (Evangelii Gaudium. Exhortación Apostólica de S.S Francisco).
16/10/16 1:44 PM
  
Fernando Sánchez
Luis Fernando
La cosa es bien simple. Muchos nos sentimos traicionados por el actual Vicario de Cristo.
Y no se puede tapar el sol con un dedo.

Lo único cierto es que con comentarios así -a tono con casi todo Infocatólica- se cocina, quizá sin querer, un pequeño cisma, otro FSSPX, siempre por aquellos que creen entender mejor la doctrina que el Papa mismo.
Me quedo con San Juan Bosco: "siempre con el Papa".
16/10/16 3:26 PM
  
Ricardo de Argentina
Fernando Sánchez, yo te acompaño: siempre con el Papa.
Que no querrá un Papa -en tanto Vicario de Cristo - traicionar su misión, traicionarse a él mismo -en cuanto Papa- ni mucho menos traicionar a quienes él pastorea.
Pues eso.
En cambio si lo tuyo es "Totus tuus Franciscus", no cuentes conmigo.
Es simple.
16/10/16 8:54 PM
  
Ricardo de Argentina
Beatriz, me temo estás mezclando los planos: la herejía es un pecado de índole doctrinal, de pensamiento, de lo que debemos creer, mientras que negarnos a evangelizar pudiendo hacerlo es un pecado de omisión, de lo que debemos hacer.
Si Cristo ordenó:"¡Id y evangelizad!", no podemos responderle: "Yo no evangelizo pero me creo todito el Catecismo". Supongo que tú no te atreverías a responderle semejante cosa, ¿verdad?.
16/10/16 9:05 PM
  
carmelo
Sere un procrito? Sera que Jesus lo fue para los patrones de entonces? Ademas cuando proclamar la verdad, profesar la Fe, (tal cual se dono) a sido legal a la legalidad humana?.. no debemos entender todo como aquello que no gloriamos de profesar?, asi lo escuche hoy cuando bautizaban un Niño!
Entonces que puede ser sino otra ojalla mas...
16/10/16 9:59 PM
  
Beatriz
Ricardo, creo que eres tú el que está mezclando los planos hablando de pecado de omisión. Estas diciendo que el Papa nos induce a pecar de omisión? Yo hablo de proselitismo y tu de evangelización. José Miguel ya aclaro que hay dos tipos de proselitismo: positivo y negativo. Mientras que tu te refieres al positivo: evangelizar, yo me refiero al término proselitismo que puede ser bien entendido o mal entendido, y, no, no es doctrina, es praxis, buena (evangelización) o mala (forzar a alguien a convertirse).
17/10/16 12:14 AM
  
Juan Manuel
Que verdad tan cierta es lo que dice san Agustín de Hipona completamente de acuerdo con él, en lo que no estoy plenamente de acuerdo y es en lo que ha reflexionado mucho Benedicto XVI es en los lìmites humanos que uno le puede colocar a la Iglesia Universal, diciendo de otro modo por ejemplo no creo que todos los chinos por milenios esten condenados, por no "pertenecer" oficialmente a la Iglesia de Jesús, ya sea por su cultura, religión, sociedad, etc., definitivamente al infierno. Si ya se lo de la ignorancia invencible pero de todas formas, no es un límite tan claro, hay que tener mucho cuidado.
17/10/16 2:01 PM
  
Chimo
"La cosa es bien simple. Muchos nos sentimos traicionados por el actual Vicario de Cristo.
Y no se puede tapar el sol con un dedo."

Y nos sentimos traicionados en tanto que hijos de la Iglesia.
17/10/16 5:46 PM
  
Federico
Contra lo que dice Francisco, LA IGLESIA CRECE POR PROSELITISMO NO POR ATRACCIÓN. Se crece cuando se aportan razones y argumentos; así aumenta el número de fieles. Por atracción, en cambio, lo que se consiguen son clientes, que es muy diferente.

------------------
JM: Es que ambas cosas no son excluyentes. El testimonio de vida atrae e inspira.
17/10/16 9:14 PM
  
Chimo de Valencia
Beatriz, en "la primera democracia del mundo", que es como ahora se conoce a la India, hay gente sufriendo condenas de privación de libertad por ser católica y vivir en coherencia, bajo la acusación de "proselitismo". No ricemos el rizo más. Lo que en estos casos se espera de Francisco es que explique al mundo que eso que muchos tachan despectivamente de "proselitismo" es verdadera evangelización. No sólo no lo hace sino que se dirige a los católicos observantes a decirles que no "hagan proselitismo". No sólo no aclara la confusión sino que mantiene en sus prejuicios a los alejados de la fe.
18/10/16 3:16 PM
  
Guillermo
Estimado blogger: quisiera que Vd, o cualquier participante del post, me explicara en qué consiste la tan traída frase (papal y no papal) de "no imponer la fe". Fuera de las guerras de religión, finiquitadas hace siglos, ¿cómo se impone la fe? ¿Va uno por la calle con algún trabuco o arma amenazante? ¿Y dónde están o quiénes son los que reciben la imposición? ¿Y por qué no se revelan contra tal dictadura del pensamiento? Tengo mucha curiosidad por saber cómo se impone, porque no consigo imaginarme ninguna forma. Y eso que todo el mundo habla de ella... hasta el Papa.

----------------
JM: La verdad yo tampoco conozco contexto alguno en donde los católicos intenten en la actualidad forzar conversiones. Y la razón es simple: actualmente ni que quisieran podrían. Pasa otra cosa muy distinta en los países donde el Islam es mayoría. Allí sí se fuerzan conversiones.
19/10/16 12:27 AM
  
Beatriz
Chino de Valencia, lee mi segundo comentario, digo que es un error del Papa...
19/10/16 4:20 AM
  
Pax Canisio
Primeramente, el Santo Padre no está realizando una declaración ex cathedra, por lo cual no goza de infalibilidad papal. Ahora, mi persona no logra comprender la razón por la cual muchos hermanos católicos se escandalizan por aquellas palabras vertidas por el Romano Pontífice, cuando las mismas se encuentran perfectamente enmarcadas en un contexto que permite concebir el sentido concreto del término polisémico “proselitismo”, durante la actual instancia. Resulta que el interrogante proviene de un luterano, mientras que la réplica en su conjunto es conducida tanto a quien pregunta, como así también a la comunidad protestante en general. Y todo aquel que dedica tiempo a contiendas, especialmente con disidentes anticatólicos, comprenderá que, por lo general, los métodos proselitistas que ellos aplican resultan ser bastante cuestionables, deshonestos y contrarios al verdadero espíritu cristiano.

Paz en Cristo.

------------------
JM: Quisiera poder compartir su percepción del asunto, pero el Papa no está hablando exclusivamente del proselitismo protestante, sino a la pregunta de qué hacer para convencer a quienes no creen. En otras ocasiones hablando a católicos ha dicho lo mismo: “¿Voy a convencer a otro que se haga católico?... ¡No, no, no!” (Videomensaje por la Fiesta de San Cayetano, 7/8/13)
19/10/16 9:30 AM
  
Beatriz
Para complementar lo dicho aquí: como bien ha explicado José Miguel el término proselitismo puede ser bien entendido: evangelizar, y mal entendido: forzar a alguien a convertirse. Queremos pensar bien del Papa y que él se refiere a lo segundo cuando critica el proselitismo pero como varios han comentado actualmente ningún católico busca forzar conversiones, más bien ocurre lo contrario, se ha descuidado la buena evangelización, en ese sentido esa crítica al proselitismo es un error del Papa porque da la impresión que nos está diciendo a los católicos que no es necesario evangelizar a los protestantes. Recemos por él.
20/10/16 4:52 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.